Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4801 al 4820 
AsuntoAutor
23/05 - Perú, más Centro H
24/05 - Perú, más Centro H
25/05 - Gas boliv Centro H
26/05 - Prórroga d Centro H
27/05 - Revista El Centro H
28/04 - Dos Proyec Centro H
29/05 - Reivindica Centro H
30/05 - El precio Centro H
31/05 - Hacia una Centro H
32/05 - Retrospect Centro H
33/05 - Retrospect Centro H
34/05 - La auténti Centro H
35/05 - El problem Centro H
36/05 - Revista Tr Centro H
37/05 - CACHEMIRA Centro H
41/05 - EL DESORDE Centro H
40/05 - Geografía Centro H
38/05 - Más allá d Centro H
39/05 - "La Segund Centro H
42/05 - LA CONQUIS Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5027     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 24/05 - Perú, más allá de los noventa ( II ) : Raúl Wiener, César Zelada.
Fecha:Jueves, 6 de Enero, 2005  13:56:23 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

 
NCeHu 24/05
 
 
Perú, más allá de los noventa ( II )
 

 
La toma de Andahuaylas: hablamos de fascismo

Raúl Wiener

A la izquierda latinoamericana, especialmente a sus núcleos intelectuales, les ha costado mucho empezar a comprender el fenómeno de Hugo Chávez en Venezuela. La razón no es sólo la complejidad del proceso seguido por el comandante que de golpista se convirtió en candidato contra los partidos tradicionales y de ahí en revolucionario, amigo de Castro y adversario de primer orden de los ultraconservadores que hoy dominan la Casa Blanca. El problema también es el de la evolución de la propia izquierda, que en línea general se desplazaba hacia el centro, buscando asimilar el globalismo y la noción de que sólo con una política de no confrontación era posible llegar a ser gobierno. Entonces, el chavismo tenía que sonar disonante, extraviado, de mal gusto. Por eso ha pasado tanto tiempo sin una definición categórica. Y ha habido tantos ensayos sobre el caudillismo, autoritarismo, corporativismo y champú ideológico del venezolano, que algunos han empezado a revisar curiosamente recién después que comprobaron que los intentos de Estados Unidos y la derecha por renunciarlo, a través de un referéndum, resultaron infructuosos.

Si quisiéramos tomar demasiado en serio la ideología del movimiento de Chávez, tendríamos serios dilemas. En primer lugar porque ha ido modificándose a través del tiempo y sería una perfecta tontería de nuestra parte pedirle que salga armada de los cuarteles o peor aún que aparezca reconociendo en los de la izquierda que teníamos la razón, pero no nos funcionaba lo que íbamos haciendo. Toda la experiencia del nacionalismo latinoamericano, en su versión civil o militar, es el de una profunda lucha de ideas para saber dónde llevar a nuestros países. Fidel Castro mismo es un caso de la forma como un movimiento nacionalista radical se convierte en revolucionario. El APRA es todo lo contrario. La misma izquierda de la que somos herederos, tiene su origen en los movimientos nacionalistas y modernizantes que tuvieron auge a finales de los 50 y comienzos de los 60. Sus alas juveniles se radicalizaron y rompieron, mientras los militares que empujaron a Belaúnde a gobernar para que cumpliera sus ofertas de reforma, lo terminaron sustituyendo y haciendo ellos mismos la experiencia de las nacionalizaciones a través de Velasco.

La izquierda cometió muchos errores en el trato con el gobierno de Velasco. Sin embargo por esas cosas que tiene la historia, en particular por el coraje de sus dirigentes y militantes en la etapa del gobierno de Morales Bermúdez, concluyó convertida en su heredera de oficio, recogiendo la bandera de la resistencia a la contrarreforma y el conjunto de las organizaciones sociales construidas o fortalecidas en ese período. Por supuesto que no olvido aquí que Velasco encarnó un régimen autoritario, que tomó duras medidas represivas contra la izquierda y la derecha a la vez en función a su sobrevivencia (yo estuve preso para que aprendiera a no ser comunista), y limitó la participación popular de muchas maneras, por ejemplo con los comités que controlaban las empresas agrarias asociativas. Pero sin embargo fue un gobierno digno frente a la presión del imperio, progresivo en muchas de sus medidas económicas y sociales, y representó un factor de incorporación de muchísimos sectores de la población a la vida política, en el agro, la industria, los barrios, etc. Esto fue intensamente democratizador, aunque se diera por fuera de todos los preceptos de la democracia formal que conocemos. Estoy convencido que cuanto camine la historia se verá mejor el valor de instante de la vida nacional.

La relación izquierda nacionalismo es un problema que quedó pendiente de la forma como se cerró la década de los90 y se ingresó nuevamente a la democracia de las elecciones. Como si ya no fuera a volver a ocurrir que sectores de la sociedad trataran de expresar un proyecto nacionalista, muchos izquierdistas creyeron que lo que único que había que resolver era su nueva filiación como demócratas. La política cambió bruscamente de parámetros: de un lado la derecha antinacional, pero democrática, en el sentido que presentaba candidatos en las elecciones, aunque promoviera los comandos políticos militares, estados de emergencia y los asesinatos de sus adversarios; el centro (APRA) coqueteando a la izquierda para lograr votos y gobernando como la derecha, y también demócrata, pero con paramilitares; y la izquierda que iba desertando de sus posiciones más radicales, para poder ser creíble como demócrata, imaginando que así llegaría alguna vez al gobierno, aunque a lo que llegamos fue a una división catastrófica.

En los 90 el Perú neoliberal se movía en un vacío de alternativas. Todos los partidos, los que apoyaban a Fujimori y los que se le oponían, que intentaron un gobierno paralelo después del golpe del 92, y una candidatura de lujo (Pérez de Cuellar) contra la primera reelección, asumían que no era el tiempo para programas alternativos. Que todo era cosa de estilos y formas de gobierno. En economía: el modelo neoliberal; en materia antiterrorista: el modelo Montesinos; en constitucionalidad: la carta de Fujimori de 1993. En la izquierda el programa más avanzado era el de los que nos oponíamos a las privatizaciones y tratamos de impulsar la defensa de Petroperú y otras parte del patrimonio público, siempre a la defensiva; mientras que para otros sectores la fórmula ideal era ser socios de la derecha democrática reclamando programas sociales de complemento a la reforma y el ajuste considerados inevitables.

Con este país llegamos a la crisis del año 2000, a los Cuatro Suyos, a la rebelión del pueblo de Lima y la fuga de Toledo para que no le chantaran los muertos del Banco de la Nación, a la instalación precaria del tercer gobierno de Fujimori, el destape del video Kuori-Montesinos como expresión de la descomposición general del régimen, la mesa del entrampamiento de la OEA, el levantamiento de los Humala en Tacna, la aparición de las cuentas del Doc., en Suiza y la fuga del dictador. Ese fue el punto de partida de lo que se llamó sin mucha fortuna "transición democrática", y que era la tercera transición en veinte años que producía nuestra inestable vivencia política. ¿Qué papel iban a jugar las reivindicaciones económicas y nacionales, en el contexto del intento de desmontaje del viejo régimen y de estructuración de un sistema que debería haber encarnado las esperanzas de cambio que se expresaron tan fuertemente durante la crisis? Cada uno tenía su propia opinión. Muchos pensaban que la caída del chino era el comienzo de la derrota del neoliberalismo y un giro hacia mayores decisiones nacionales. Otros, creían más bien que era el momento para hacer las reformas que le faltaron a Fujimori por exceso de populismo en los últimos años de su gobierno. De eso acusó Toledo a Lourdes Flores durante la campaña y luego trajo a Kuczynski para que lo aplicara durante su gobierno, con los resultados lamentables que conocemos.

En la izquierda había los que apreciaron a Toledo como el centro que andaban buscando para asociarse y con toda franqueza declararon que no le iban a pedir que no fuera neoliberal, porque: ¿cuándo alguien ha dicho que el centro no es neoliberal? Para eso es centro. Este fue el paraguas para poner su cuota de personajes prestados al gobierno para el menjunje del gabinete de todas las sangres. Otros sectores se mantuvieron por fuera de esta experiencia, tratando que de alguna forma pudiese revivirse un espacio como el de la izquierda electoral de los 80, con los liderazgos más envejecidos, las ideas un poco más oxidadas y una notoria falta de novedad que fuese capaz de entusiasmar a las masas y en especial a la juventud. Las crisis de Toledo, que lo acompañan desde sus primeros día, han puesto a prueba a la izquierda. Los que optaron por la colaboración con el gobierno ya han sido prácticamente expulsados en su totalidad, y su lectura actual es que hubo un toledismo mientras ellos estaban y ahora hay otro que se ha perdido de sus calificaciones técnicas, que siguen ofertándose en el mercado político. Los que se impusieron inscribirse para después hablar, siguen tratando de lograrlo y casi no tienen presencia en los acontecimientos nacionales. Los que fueron por el terreno de la oposición sindical, han tenido existencia durante las huelgas, y han tenido que soportar nuevas disputas orgánicas para no ser desalojados de sus puestos.

En el 2001, los hermanos Humala son finalmente amnistiados ante la obvia evidencia que se estaba castigando en ellos la insubordinación al gobierno ilegítimo de Fujimori y a su corrupta cúpula militar. Una vez en política activa, Antauro Humala se lanza a sacar un periódico que busca apropiarse del flanco izquierdo del escenario y confrontar duramente con el gobierno de Toledo que caía estrepitosamente en la aceptación popular. Con una caracterización del establecimiento político como una conjunción de pequeños intereses particulares y grandes corrupciones, que se resiste a cualquier cambio. Con propuestas económicas que cuestionaban el privilegio transnacional que impera en el país y la ausencia de políticas de protección de la producción interna. Con un discurso de sanción que buscaba claramente alarmar a la clase dominante y suscitar aplausos en el bajo pueblo. Con una estructura armada con la participación de los reservistas, licenciados de las fuerzas armadas que carecen de espacios de reinserción dentro del sistema.

El nacionalismo militar estaba de vuelta. ¿En disputa con la izquierda?, claro que sí; ¿armando su propia propuesta para captar un sector del país?, obviamente que sí; ¿combinando ideas progresivas con otras equivocadas y hasta reaccionarias, que no sabemos hasta dónde van a marcar su historia?; también es verdad. Mientras unos buscaban un centro más bien ilusorio y ellos mismos se hacían centristas, emergía una fuerza competitiva que polarizaba en el escenario político. Algunos pensamos esta era una corriente con futuro, que incorporaba nuevos actores y que tenía suficientes elementos de progresividad como para dar una batalla por entenderse en el terreno de la defensa del los intereses populares. Para la izquierda progobierno eran provocadores. Para la izquierda proinscripción no existían, porque estaban ocupados en otra cosa. Para la izquierda de los gremios se convirtieron en un aparato fastidioso que invadía las marchas y trataba de imponer hegemonía. En fin, si la izquierda tiene tantos motivos para dividirse en innumerables pedazos, qué iba a querer cerca a un competidor que venía de fuera, con ademanes de tenerlo todo resuelto.

Para los que hemos mantenido diálogo con el llamado etnocacerismo la experiencia ha sido difícil. En varios momentos hemos discrepado duramente, con la peculiaridad que nosotros no lo hemos hecho para tachar al otro con un anatema y ponernos lo más lejos posible. Hemos tenido diferencias serias en el asunto precisamente de la caracterización de la izquierda, en la ausencia de políticas de alianzas (sectarismo), en el asunto del antichilenismo, en los anuncios de fusilamientos para resolver todos los problemas, etc. Pero no nos equivocamos en decir que se trataba de una fuerza enfilada a representar a sectores populares. De hecho, Humala ha comprendido que su mejor referente es el velasquismo que ahora reivindican con mucho mayor fuerza. Pero eso ha sido parte de una evolución que se ha reflejado en cambios en su programa y en la plataforma de Andahuaylas. Pero la izquierda no ha querido ver, no le ha interesado ver. Todo izquierdista que se respete- especialmente los intelectuales, que hablan en la tele o son entrevistados por los diarios-, tiene su batería de citas sobre que el humalismo quiere robarse a nuestros hijos, hacernos comer cañihua todos los días y meternos en un cuartel nacional para hacernos marchar todo el día. Con ellos ni a la esquina. Tan ni a la esquina, que muy poco ha importado la suerte del grupo que estaba en la comisaría cuando había altas probabilidades de que fueran enfrentados con la fuerza. Durante la masacre de los penales, parlamentarios de izquierda intentaron detener el exterminio a los internos senderistas. Aquí, en cambio, la tónica fue: éstos se la buscaron, que asuman las consecuencias.

¿Qué es lo que tanto irrita en Humala que hace que algunos puedan pensar que mejor fuera si desaparecen? Me parece que no es la competencia abajo. Tal vez eso haya ocurrido en algún momento durante la huelga cocalera y algunas movilizaciones en el sur. Es porque los medios tomaron a Antauro como un vocero de la radicalidad antitoledista que ponía a la izquierda en compromiso. Tanto esfuerzo por exorcizar el violentismo que marca el izquierdismo originario; por ser demócratas verdaderos, pero sociales, pero más demócratas que sociales; por ir ganando espacios institucionales e irse institucionalizando; y llegan estos pendencieros a mostrar que todo espacio vacío se llena. Creo que en Humala la izquierda cree estar salvando la deuda que le imputa la derecha, de que no delimitó lo suficiente y lo oportunamente que era necesario con Sendero. La propia tesis de que son una tira de locos, payasos y suicidas, abona a dejarlos que se vayan solos al abismo, y a contribuir al gran bloque de la democracia. Lo malo es que el pueblo no apoya este camino.

Algunos creen que es necesario añadirle historia y teoría a toda estas perspectiva. Los pragmáticos dirán que es una pérdida de tiempo. Pero de todos modos hay los que han encontrado la caracterización que explica porqué nos estamos peleando con Humala, cuando Humala se está peleando con el gobierno. El fascismo. Hay alguien que ve las camisas negras de los reservistas y se le ocurre que están tirando para pardo y que la transición de Toledo es el equivalente a la república de Weimar. La analogía, como siempre, es altamente riesgosa. No importa. Los seguidores de Humala son ex soldados como los de Hitler. Uno es mayor dado de baja el otro fue ex sargento. Weimar era una democracia con una constitución avanzada, aquí elegimos al presidente y los parlamentarios. Debe ser casi lo mismo.

En Alemania el gran capital financió la organización contrarrevolucionaria para que destruyera los sindicatos y los locales de los partidos, aquí el gran capital se muere de miedo de ver a sus ex defensores heridos porque después de usarlos los dejaron al abandono. Como dos gotas de agua. El fascismo es la fuerza de choque del gran capital explicaba Mariátegui, ¿se aplica eso al etnocacerismo de los hermanos Humala? Claro, con la palabra fascismo pasa lo de siempre que significa tantas cosas que uno termina por confundirse. Bush es tan fascista que su régimen es ahora señalado como el Cuarto Reich. Pero Hussein también era fascista. A Chávez también lo han fascistizado, pero por no hacer lo de Chávez (girar a la izquierda) a Lucio Gutiérrez le dice facho en el Ecuador. Fascista fue Velasco para Sendero Luminoso. Y muchos subrayan los rasgos fascistas del APRA y los aires de nuevo fuhrer que adopta Alan García. O sea que la definición es clarísima.

Pero vamos al fondo del asunto: ¿es verdad que los Humala nos regimentarán como si todos fuésemos sus soldados? No veo en que se sostiene una suposición de ese tipo. Y si fuera su último objetivo, cómo lograrían imponerlo a los peruanos. Pero el problema del Perú no es esta amenaza hipotética, sino unir fuerzas para cambiar el curso de descomposición de la transición fallida y permitir precisamente que las masas participen, logren protagonismo político que ahora no tienen.

La crisis de Andahuaylas es un extraordinario ejemplo: mientras los humalistas apelaron a la gente y se movieron dentro de ellas, tratando de representarlas; el Estado respondió con puras fuerzas de represión, sin convocar a la población a la defensa democrática. Al pueblo se le llamaba a desalojar en Andahuaylas y a espectar en el resto del país. Ferrero decía: sépanlo bien que tenemos suficientes fuerzas policiales y materiales para tomar la comisaría. No tenía nada más. Y los partidos marchaban detrás de esa posición, porque tampoco creen en la participación en las horas decisivas.

¿Humala podría llegar a ser un fascista? No lo sé. No lo creo. Además hay un montón de grados de eventual desviación que puede sufrir su organización y cualquier otro sector político. Pero no estamos para hacer predicciones sino para definir una política. Y de manera clara y responsable. Los que no quieran ver lo que ha pasado que no lo hagan. Las masas no son tan despistadas como creen. El año nuevo del 2005 ha reactualizado el tema de si iremos hasta el final del mandato de Toledo, con el aparato de la dictadura en funciones y con cada vez mayor número de administradores fujimoristas gerenciando el poder, con los partidos metidos en un pacto de sucesión que es el de las mutuas impunidades. Y con los grandes intereses económicos rotándose las manos por la nueva ola de privatizaciones que está lista, el TLC y otras francachelas; o si se retoma y profundiza la resistencia a todo este esquema. Tengo la convicción que lo que ha ocurrido entona la lucha. Lo veremos en las próximas semanas y meses.



 
 
Sobre la insurgencia nacionalista contra el gobierno de Toledo

Cesar Zelada
 
"Quienes usan el camino de la violencia y de la sangre para imponer sus objetivos políticos se ponen al margen de la ley, debiéndose considerar delictivos sus actos y delincuentes a sus autores", es parte de la Declaración de la Mesa Directiva del Congreso de la Republica del Perú, firmado por varios partidos políticos sistémicos (La República, 02 de Enero del 2005).

Mientras, por un lado, los altos mandos de la política y las FF.AA. peruanas se encontraban celebrando con wisky y caviar el nuevo año, por otro, en la ciudad de Andahuaylas (uno de los pueblos mas pobres ubicado en la sierra central del país) un aproximado de 150 reservistas, militantes del Movimiento Nacionalista Peruano -MNP- y dirigidos por Antauro Humala, tomaron por asalto, el 01 de Enero del 2005, la Comandancia de la Policía Nacional exigiendo la renuncia del presidente de rasgos indígenas, Alejandro Toledo, por su inconsecuencia en la lucha contra la corrupción fujimontesinista. El día de ayer, martes 03 de enero, el líder insurgente fue capturado.

El Nacionalismo en el Perú y el Movimiento de la familia Humala.

El nacionalismo peruano tuvo en el Gral. Juan Velasco Alvarado a su máximo representante, que a través de un golpe de Estado al gobierno corrupto-acciopopulista de Fernando Belaunde Terry, se hizo del poder en 1968. Este movimiento nacionalista de izquierda, como parte del nacionalismo que recorría toda la región latinoamericana, tenía como eje de su programa el enfrentamiento al Imperialismo y la aplicación de reformas agrarias y educativas significativas y progresistas.

En el caso de Velasco, una de sus medidas más polémicas fue la expropiación de las minas al Imperialismo Yanqui y la estatización de algunos diarios privados como Expreso. Por estos tiempos, teníamos a Domingo Perón en Argentina, Torres en Bolivia y Salvador Allende en Chile (aunque este último compañero era de tendencia socialista, en la política terminó siendo nacionalista).

En el Perú, Velasco Alvarado, enarbolaba la figura del revolucionario indígena Tupac Amaru y el "socialismo", demagógicamente. Durante su gobierno las FF.AA. peruanas eran superiores a la armada chilena. En esto el apoyo de la extinta URSS fue vital.

Lamentablemente, todos estos reformistas utópicos fracasaron porque no entendieron el callejón sin salida en que se encontraba el capitalismo.

El Movimiento Etnocacerista, creado por Isaac Humala padre, viene funcionando desde fines de los 80s. La ideología del etnocacerismo (que ahora adopta las ideas de Velasco) es una mezcla de indigenismo y nacionalismo militar que reivindica las ideas de combate antichileno de Andrés Avelino Cáceres, sin embargo este nacionalismo militar de Humala es confuso.
"Levanta la imagen de Andrés Avelino Cáceres, cuya defensa de la patria durante la guerra con Chile, y en especial durante la Campaña de la Breña, es un patrimonio de todos los peruanos. Pero Cáceres firmó igualmente el convenio más entreguista del siglo XIX, el Contrato Grace, que entregó al imperialismo inglés el control de virtualmente la totalidad de los recursos naturales del país", son las declaraciones del historiador y sociólogo Nelson Manrique (Peru21, 03-01-05). Esto demuestra el carácter político contradictorio del Humalismo.
El salto a la escena política del movimiento se dió en los últimos días de lucha antidictatorial en el 2000, con un levantamiento en Locumba-Tacna, al sur del país. Luego, serían amnistiados durante el gobierno de Valentín Paniagua.

Ollanta es reincorporado al Ejército y Antauro incursionaría en la política nacional con un programa económico antitransnacional y por la defensa de la industria interna. Muy radicales en el discurso cuestionando el Estado de Derecho, y con una militancia armada que cuenta con la movilización de los reservistas, licenciados de las fuerzas armadas.

Durante las jornadas de lucha y rebeliones más importantes como la marcha de los campesinos cocaleros, Ilave, etc. su presencia fue notable.

Actualmente, cuentan con un tiraje de 50 mil periódicos mensuales (aunque producto de su crisis interna bajaron a 10 mil), y 1000 militantes aproximadamente (la mayoría son jóvenes desempleados y viven en el Sur peruano).

El contexto político de la insurrección: Crisis Política y Recomposición de la derecha y la mafia.

La crisis política no es más que la profundización de la crisis económica y social. Y esto es lo que viene sucediendo en nuestro Perú donde el descontento social es generalizado desde Tumbes a Puno.

"Lo cierto es que la mano que le da la dirección nacional de la CGTP a Toledo (al participar del Acuerdo Nacional y así sostenerlo en el poder) en cualquier momento se puede caer. Por un lado, porque los destapes de corrupción capitalista van a continuar y es probable que por allí salga el vladivideo de Toledo. Y por otro lado, porque este gobierno necesita 8 000 millones de soles, aproximadamente, para poder solucionar las demandas sociales. Sin embargo, su carácter pro-imperialista le hace privilegiar sus compromisos con el FMI como el pago de la colonizadora deuda externa, la privatización de nuestras empresas eléctricas, la política de erradicación forzosa de la hoja de coca, etc., que lo único que logrará es echar más leña al fuego, como ya lo viene haciendo"."Por lo tanto, la perspectiva es que la lucha de clases continuará en ascenso con nuevos levantamientos y rebeliones populares (como la del glorioso pueblo de Bambamarca que paró a la transnacional minera Yanacocha o el de Yurimaguas en la Selva), que son los temblores que avizoran el gran terremoto que puede sacudir al Perú, la región andina, Latinoamérica y el mundo", fue parte del análisis que este modesto autor escribió para la importante página de izquierda www.rebelión.org del 26-11-04 .

A esto hay que agregar que gracias a la estrategia política de Gorriti y Huaman (dirigentes de la Confederación General de Trabajadores del Perú) de sostener a Toledo y la democracia capitalista, el Acuerdo Nacional se ha reactivado, permitiendo así que el gobierno, la derecha y la mafia -el 15% de apoyo popular al fujimorismo es un elemento importante- se recompongan en todos los niveles: Judicial, Político, Económico y Fuerzas Militares.

En lo económico, la Confederación Nacional de Industriales y Empresarios del Perú-CONFIEP- ha elaborado un proyecto de ley para el Congreso, que atenta contra la flexibilidad laboral reduciendo las vacaciones de 30 a 15 días, entre otras cosas. Y en lo militar, con el nombramiento del Gral. Murazzo y el Gral. Muñoz como jefes de las FF.PP. y el Ejercito, respectivamente, que entre otras cosas dieron de baja a Ollanta Humala por "rebelde".Estos Grals. habían jurado fidelidad a la dictadura fujimontesinista en la década pasada.

Fueron estas las razones las que motivaron la Toma de la Comisaría en Andahuaylas por los humalistas, que dicho sea de paso, venían de bajar su apoyo popular de 6% a 1.5% según las ultimas encuestas.

El Levantamiento en Andahuaylas y la Estrategia Política de los Nacionalistas.

La toma de la Comandancia se realizó de manera fácil -según los insurgentes, los 10 rehenes estaban ebrios- en las primeras horas del día sábado 01 de Enero. Una vez tomada la institución estatal, se hicieron de las armas y uniformes de la policía. Luego se atrincheraron convirtiendo la Comisaría y sus alrededores en una zona de combate.

Al día siguiente, toda la Institucionalidad capitalista -que no pasa del 30% de aprobación en su conjunto- puso el grito en el cielo y hicieron causa común para pedir mano dura con los "terroristas" que amenazan el "orden democrático".

Hay que tener en cuenta que Andahuaylas es un pueblo pobre que vive de la agricultura en buena medida. Durante la guerra con Chile, fue aquí donde Avelino Cáceres organizó al ejército de indígenas para el combate. Para hacernos una idea, históricamente, este lindo y combativo pueblo fue trinchera de los grupos ultraizquierdistas en los 80s. Los sucesivos gobiernos decretaron Estado de Sitio por años. También hay que decir que fue en Huancavelica, ciudad aledaña, testigo del primer Congreso Indígena que reunió cientos de delegados de todo el país durante el mes de Diciembre del año pasado.

Fueron estas condiciones de podredumbre e inseguridad que inclinaron el apoyo de la juventud estudiantil y campesina hacia la medida de fuerza de los insurrectos. Este apoyo se concretizó en movilizaciones de solidaridad de cientos de pobladores andahuaylinos. También se movilizaron en Arequipa, Tacna, Ilave-Puno. Y en el Cuzco, así como en las ciudades anteriores, era común ver pintas con la consigna "Ollanta al Poder". El día que los insurrectos prometieron entregar las armas al pueblo en la Pza. Central de la ciudad decenas de pobladores salieron a ovacionarlo como un héroe.

La Plataforma de Lucha de los Humala consistía en la reivindicación del Imperio Incaico a través del Ama Sua, Ama Quella y Ama LLulla, la pena de muerte para los traidores a la Patria reivindicando a Simón Bolívar y su decreto de 1824 y, fundamentalmente, pedir la renuncia de Toledo por su conciliación con la corrupción y la mafia fujimorista. Luego de la renuncia de éste, solicitaban que se regrese a la constitución de 1979, que asuma el gobierno el Vicepresidente David Waissman, empresario textil judío mas conocido como el payasito por su fisonomía y disparates al hablar, y que se convoque a elecciones para la Asamblea Constituyente.

Esto ultimo muestra su carácter político democrático burgués. Pedir el cambio de Toledo por Waissman, es como cambiar moco por babas. La corrupción no es solo Toledo -este es uno de los agentes del Imperialismo- o Waissman o Dionisio Romero (empresario mafioso, uno de los dueños del Perú), el problema de fondo es esta democracia capitalista putrefacta.

La democracia capitalista y la corrupción.

Por lo tanto, la lucha contra la corrupción tiene una connotación anticapitalista. "El Estado no es más que la junta política, jurídica y militar que administra los negocios de los capitalistas" (Marx y Engels en el Manifiesto Comunista) peruanos y extranjeros. Y así es; en este tipo de democracia empresarial, uno puede decir más o menos lo que quiere, pero los que deciden la vida política y económica del país, son los capitalistas. En el fondo, la democracia es la expresión de la dictadura del capital.

Para esta tarea tienen a sus políticos como Rafael Rey, Baba Caballero, Mufarech, Gonzáles, entre otros, en el Legislativo. A la familia de Toledo en la Casa de Pizarro. A Alan García, Lourdes Flores, Valentín Paniagua, Jaime Salinas, Fujimori, etc. en el campo político, a sus tribunos como Javier Alva Orlandini, y a sus jueces como Walter Vásquez, Maldonado, para dejar libres a los mafiosos de Ernesto Gamarra, Callmel del Solar o Walter Chacon, entre otros.

La Captura de Antauro Humala.

El día de ayer, lunes 03 de enero a las 10:30pm, Antauro Humala, líder de los etnocaceristas, fue capturado junto a su guardaespaldas, cuando este pretendía imponer nuevas condiciones de entrega. Entre éstas tenemos la de postergar para una fecha indeterminada la entrega del armamento capturado en la comandancia policial, hacer una entrega parcial de rehenes en forma inmediata, y firmar un acta de rendición.
Durante estos 3 días de enfrentamiento, la Administración Toledo, se dió la estrategia de aislar a los rebeldes del pueblo llamando a movilizaciones de reservistas pro-gobierno en Ayacucho, llamando "terroristas" a los insurgentes (contando con los medios de comunicación para ésto) decretando el Estado de Sitio en la ciudad y aplicando el toque de queda con un contingente de cientos de militares y fuerzas contrasubversivas.
Finalizada la toma de la Estación Policial, el saldo es de 5 muertos (4 policías y 1 reservista nacionalista) y varios heridos.
"Los Humala consideran el hecho como una rebelión del Perú profundo y a partir del discurso de reivindicación de lo indígena con el que tratan de justificar un llamado a la rebelión. De ahí que tiene el apoyo de ciertos sectores de la población" explicó Antesana, sociólogo pro-empresarial.
Y esto es cierto en cierta medida. Se puede conjeturar mucho sobre las discrepancias entre Ollanta y Antauro en relación al levantamiento en Andahuaylas o la captura del líder nacionalista. Si fue un error o parte de la táctica de este para frenar el enfrentamiento militar. Lo cierto es que los Humala son ahora un referente político nacional para toda la juventud y nuestro pueblo pobre y trabajador peruano. Después de su captura y la entrega de los reservistas, se han sucedido enfrentamientos entre el combativo pueblo andahuaylino y las fuerzas policiales.
Por esto es necesario dotarse de un método correcto hacia el movimiento que ve en el Humalismo, a la organización que canaliza su voz de protesta por al miseria y injusticia que viven día a día, por culpa de este Estado pro-empresarial opresor.
Por una autentica política revolucionaria

En este sentido es un menester decir que es completamente justa y legitima que se vaya este gobierno, y que no le damos ninguna autoridad a este Estado para hablar de justicia y paz, porque son los mismos que nos matan de hambre con sus políticas neoliberal-capitalistas. Por lo tanto, hay que exigir la libertad del movimiento humalista y su líder Antauro. Sin embargo, hay que decir que los métodos de lucha que tienen como convidado de piedra al pueblo oprimido no ayudan mucho a una revolución sana.

Además, es necesario aclarar que no creemos que la salida de Toledo vaya a resolver el problema de fondo. En Arequipa, se habla de Paro Indefinido y la CGTP esta convocando para una movilización el 20 de Enero contra la flexibilización laboral. Por lo tanto, es importante la pelea porque estas medidas nos lleven a organizar el Paro Nacional de 48hrs para que se vaya todo el gobierno toledista y derrocar el régimen democratico mafioso, creando nuevas instituciones de poder de los trabajadores.

Solo medidas como esta expresaran la fuerza de los trabajadores peruanos. Harán ver al Perú y el mundo entero que en este país nada funciona si nuestro pueblo trabajador así lo quiere, porque somos nosotros la fuerza motriz de la economía y los que generamos la riqueza.



Cesar Zelada es militante de la organización Fuerza de Izquierda Socialista, coordinador de la Campaña Internacional Manos Fuera de Venezuela y prisionero político en Bolivia.


Extraído de www.rebelion.org .





Descubre "La otra cara de Papá Noel".
Bájate el vídeo (70 seg.) entrando aquí:


Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • Ford Focus GHIA nafta ( 53000 ARS) 
     
  • Servidor Hewlett Pakard Modelo LH 3000 ( 10000 MXN) 
     
  • Suites amobladas de Arriendo (Ecuador) ( 400 USD) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !

     
    ------=_NextPart_000_0125_01C4F3F7.81E385E0--