Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4541 al 4560 
AsuntoAutor
1836/04 - HUMBOLDT Centro H
1837/04 - CEI: un Centro H
1843/04 - Acto de Centro H
1838/04 - CeHu EN Centro H
1839/04 - Seminari Centro H
1840/04 - De otras Centro H
1841/04 - Afganist Centro H
1842/04 - Faluya 1 Centro H
RE: NoticiasdelCeH Fritschy
1844/04 - La geopo Centro H
1845/04 ¿Qué país Centro H
1846/04 - Feliz dí Centro H
1847/04 - EL BOSQU Centro H
Re: NoticiasdelCeH dante
1848/04 - COMERCIO Centro H
1849/04 - COMUNICA Centro H
1850/04 - El Sur v Centro H
1851/04 - Feliz dí Centro H
1852/04 - Seminári Centro H
1853/04 - Chile mo Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4772     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1842/04 - Faluya 101... (Rashid Jalidi, Centro de Estudios Internacionales, Universidad de Chicago)
Fecha:Viernes, 19 de Noviembre, 2004  02:29:48 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

NCeHu 1842/04

Faluya 101:
Una lección de Historia sobre la ciudad que estamos destruyendo

Rashid Jalidi*
 
IraqSolidaridad (www.nodo50.org/iraq), 17 de noviembre de 2004
In These Times, 12 de noviembre de 2004
Traducción de Loles Oliván para IraqSolidaridad

"La Administración Bush ha avanzado hasta Iraq proclamando las mejores de las intenciones mientras se ha negado resueltamente a comprender que a los ojos de la mayoría de los iraquíes y de la mayor parte de [los pueblos de] Oriente Medio son sus acciones, y no las proclamadas intenciones, lo que cuentan. No importa lo que EEUU diga que está haciendo en Faluya, donde las tropas de EEUU acaban de lanzar un ataque tras semanas de bombardeos. Lo que importa es lo que EEUU está haciendo en Faluya -y lo que la gente ve que está haciendo."

"[...] El pueblo de Inglaterra ha sido conducido en Mesopotamia a una trampa de la que le será difícil escapar con dignidad y honor. Ha sido engañado mediante una ocultación constante de la información. Los comunicados de Bagdad llegan tarde, son insinceros e incompletos. Las cosas han ido peor de lo que se nos ha dicho nuestra administración; nuestra intervención ha sido más sangrienta e ineficiente de lo que la opinión pública conoce. Es una desgracia para nuestra reputación imperial y pronto puede ser demasiado incendiario para aplicarle una solución. Nos encontramos hoy al borde del desastre. Nuestras desafortunadas tropas, indias y británicas, bajo duras condiciones de clima y abastecimiento, están patrullando un área inmensa, pagando un alto precio en vidas cada día por una deliberada y errónea política de la administración civil [británica] en Bagdad pero la responsabilidad, en este caso, no es del Ejército, que ha actuado únicamente a instancias de las autoridades civiles [británicas]".

T.E. Lawrence desde Faluya
The Sunday Times, agosto de 1920

En uno de los recodos del Eúfrates hay una pequeña ciudad que se extiende en el gran desierto sirio donde una antigua ruta comercial unía las ciudades-oasis de la provincia del Nejd, situada en lo que es hoy Arabia Saudí, con las grandes ciudades de Alepo y Mosul en el norte. Está ubicada en la carretera del desierto entre Bagdad y Amán. Esta ciudad es un cruce de caminos.

Durante miles de años la gente ha recorrido de arriba abajo esa ruta desértica. La ciudad es como un puerto de mar en medio del gran desierto, un lugar que une a las gentes de lo que hoy se conoce como Arabia Saudí, Siria, Iraq y Jordania. Los habitantes de esa ciudad están unidos por lazos tribales, de familia o de matrimonio con los pueblos de todos esos lugares.

Las ideas que emergían del este de Arabia Saudí a finales del siglo XXVIII que hoy se denominan ideas wahabíes (las de un hombre llamado Muhamed Ibn 'Abd al-Wahab) enraizaron en esa ciudad hace más de 200 años. En otras palabras, se trata de un lugar en el que las ideas que llamamos fundamentalistas salafíes o wahabíes han estado aplicándose durante diez generaciones.

Esta ciudad es el lugar en el que durante la primavera de 1920 T. E. Lawrence escribió el pasaje arriba citado, donde los británicos percibieron disturbios civiles.

Los británicos enviaron a un explorador reputado y a un antiguo oficial colonial que había reprimido los desórdenes en los extremos del imperio, el coronel Gerald Leachman, con el fin de derrotar este rincón ingobernable de Iraq. Leachman fue asesinado en un altercado con un dirigente local llamado sheij Dhari. Su muerte extendió la guerra que acabó costando la vida de 10.000 iraquíes y más de un millar [de soldados] entre las tropas británicas e hindúes. Para recuperar su control sobre Iraq, los británicos utilizaron la fuerza aérea masivamente y bombardearon indiscriminadamente. Esa ciudad se llama Faluya.

El nieto de sheij Dhari, hoy un prominente clérigo iraquí, ayudó a poner fin al cerco de los marines estadounidense sobre Faluya en abril de este año. Así, Faluya representa la interrelación de todos los aspectos tribales, religiosos y nacionales de la historia de Iraq.

La Administración Bush no está creando el mundo de nuevo en Oriente Medio. Está librando una guerra en un lugar donde la Historia es verdaderamente importante.

Un cambio a peor

EEUU ha sido una gran potencia en Oriente Medio desde 1933, cuando un grupo de compañías de petróleo estadounidenses firmaron un acuerdo de exploración con Arabia Saudí. EEUU ha sido dominante en Oriente Medio desde 1942, cuando tropas estadounidenses aterrizaron por vez primera en el norte de África y en Irán. Las tropas de EEUU no han dejado la región desde entonces. En otras palabras, han estado en diferentes partes de Oriente Medio durante 62 años.

Hubo un tiempo en que en Oriente Medio EEUU era celebrado como una potencia no colonial, a veces incluso como anti-colonialista, reconocida durante un siglo por su labor educativa, médica y de caridad. Desde la Guerra Fría, sin embargo, EEUU ha intervenido cada vez más en los asuntos internos de la región y en sus conflictos. Las cosas han cambiado fundamentalmente a peor con la invasión y ocupación de Iraq, particularmente tras haberse revelado que el conjunto de pretextos ofrecidos por la Administración para la invasión eran falsos. Y particularmente por el creciente descontento iraquí con la ocupación y por las imágenes del caos infernal que se emite regularmente en todas partes del mundo excepto en EEUU -gracias al excelente trabajo que llevan a cabo los medios de comunicación por mantener fuera de las pantallas de nuestros televisores el verdadero coste humano de Iraq.

Se percibe que EEUU avanza en sus pasos con las botas de los ocupantes coloniales de Occidente todavía hoy amargamente recordados desde Marruecos hasta Irán. La Administración Bush ha avanzado hasta Iraq proclamando las mejores de las intenciones mientras se ha negado resueltamente a comprender que a los ojos de la mayoría de los iraquíes y de la mayor parte de [los pueblos de] Oriente Medio son sus acciones, y no las proclamadas intenciones, lo que cuentan. No importa lo que [EEUU] diga que está haciendo en Faluya, donde las tropas de EEUU acaban de lanzar un ataque tras semanas de bombardeos. Lo que importa es lo que [EEUU] está haciendo en Faluya -y lo que la gente ve que está haciendo.

La mayoría de los expertos estadounidenses sobre Oriente Medio, tanto dentro como fuera del gobierno, han hecho emerger sus conocimientos de la cultura, las lenguas, la Historia y la política de la zona -y su propia experiencia- para concluir que la mayor parte de la política de la Administración Bush para Oriente Medio ya sea en Iraq o en Palestina es perjudicial para los intereses de EEUU y de los pueblos de la región. Unos pocos de esos expertos han tenido la temeridad de decirlo, para escándalo de la Administración Bush y de sus simpatizantes, que están comprometidos con lo que yo llamaría una perspectiva de hacer política en Oriente Medio basándose en no contemplar los hechos y si en la fe.

Esos expertos predijeron que sería difícil ocupar un país vasto y complejo como Iraq, que era probable [que emergiera] una resistencia seria entre la mayor parte de la población y que la invasión y la ocupación complicaría las relaciones de EEUU con otros países de la región. Está claro que hoy todos esos temores estaban bien fundados.

Atrapados en una pesadilla

Tras 20 meses de ocupación, EEUU sigue tomando las decisiones importantes en Iraq. En lugar de ejercerse el control a través de la Autoridad Provisional de la Coalición (APC), se hace a través de la mayor embajada de EEUU en el mundo y su equipo de más de tres mil personas. Podemos estar seguros de que si los iraquíes intentan poner fin a las bases de las tropas de EEUU, o romper los contratos con Halliburton y otras compañías estadounidenses, o dar algún otro paso que enfade a la Administración Bush, el virrey embajador John Negroponte les llamará la atención rápidamente.

Nosotros, y mucho más el gobierno iraquí y su pueblo, estamos encerrados en una pesadilla que aparentemente no tiene fin, en parte debido a que esos expertos que contradijeron las fantasías neoconservadoras de que las tropas estadounidenses serían recibidas con arroz y flores simplemente no fueron atendidos. Advirtieron que es imposible imponer la democracia a través de la fuerza en Iraq. Mao Tse Tung afirmó que el poder político crece desde el cilindro de un fusil; no dijo que ocurriera lo mismo con la democracia. Y así es, no ocurre lo mismo.

El hedor de la hipocresía aumenta cuando EEUU, una nación supuestamente comprometida con la democratización y la reforma, no duda en aceptar regímenes dictatoriales, autocráticos y no democráticos como los de Arabia Saudí, Egipto, Túnez y ahora incluso Libia, simplemente porque todos ellos actúan en la línea de las preocupaciones de seguridad estadounidenses o porque dan contratos lucrativos a las empresas estadounidenses. EEUU proclama estar actuando a favor de la democracia y sin embargo abraza a Gadafi. Los pueblos de Oriente Medio perciben esta brecha entre las palabras y los hechos -incluso aunque los [ciudadanos] estadounidenses no se den cuenta de las cosas que se están haciendo en nuestro nombre.

EEUU de hecho tiene un historial reconocido por promover la democracia en Oriente Medio, Inicialmente, comenzó con mejor pié. Se opuso al control colonial y promovió la autodeterminación, como [se estableció] en los Catorce Puntos del presidente Wilson tras la Primera Guerra Mundial [1]. Pero cuando EEUU retornó a Oriente Medio tras la Segunda Guerra Mundial, apoyó rápidamente a regímenes antidemocráticos simplemente porque proporcionaban acceso al petróleo y a [la instalación de] bases militares.

Si se observa con atención, lo que la Administración Bush parece entender por democracia en Oriente Medio es: gobiernos que hagan lo que EEUU quiere.

Conquista y saqueo

La economía de Oriente Medio es otra de las áreas sobre las que oímos hablar muy poco en nuestros medios de comunicación. Es posible que los estadounidenses no sean conscientes de ello pero la venta total de las propiedades del pueblo iraquí a través de la privatización ha sido extensamente difundida por toda la región. Un caso reciente relacionado con la cesión de las líneas aéreas iraquíes Iraqi Airways a un grupo inversor presidido por una familia con estrechos lazos con régimen de Sadam Husein. [El valor de] la compañía alcanza los tres mil millones de dólares porque además del valor por los espacios de aterrizaje en todo Europa y unos pocos aviones hechos jirones, la Iraqi Airways es propietaria de los terrenos en los que están construidos los aeropuertos.

Casos como estos, y hay muchos, causan una rabia profunda contra EEUU y evocan una amarga resistencia frente a las presiones para la liberalización económica que los pueblos de la región interpretan como el saqueo de los activos de su país. Esas medidas privatizadoras despiertan una profunda sospecha en Oriente Medio ante los temores de que el principal activo de la región, el petróleo, será lo próximo [que se privatice].

También aquí la Historia es importante. Desde que se descubrieron las cantidades comerciales de crudo en Oriente Medio a comienzos del siglo XX, las decisiones sobre el precio, el control y la posesión de ese valioso recurso han estado ampliamente en manos de las compañías gigantes occidentales. Ellas decidían los precios. Ellas decidían cuantos impuestos pagarían [por su control]. Ellas decidían quién controlaba a los gobiernos locales. Ellas decidían cuánto petróleo se produciría. Y ellas decidían todo lo demás que tuviera que ver con el petróleo, incluidas las condiciones de exploración, producción y mano de obra.

En estas siete décadas los pueblos de los países donde se ubicaba este recurso han obtenido escasos beneficios de él. Sólo con la aparición de la OPEC, con la nacionalización de las industrias petroleras de Oriente Medio y con el aumento de los precios del crudo en la década de los 70 cambió la situación. Tristemente, fueron las oligarquías, los cleptómanos y las compañías occidentales quienes se beneficiaron en mayor medida del aumento de los precios. El temor de que puedan perder sus recursos es lo que configura buena parte del nacionalismo de los pueblos de Oriente Medio. Y los sucesos de Iraq no hacen sino contribuir a esos temores.

Invadiendo, ocupando e imponiendo un nuevo régimen en Iraq, EEUU puede estar siguiendo, intencionadamente o no, los pasos de las [antiguas] potencias coloniales occidentales -y lo hace en una región en cuya memoria viva permanece una larga lucha para expulsar a los ocupantes coloniales. [Los árabes] lucharon desde 1830 hasta 1962 para echar a los franceses de Argelia. Desde 1882 hasta 1956 lucharon para expulsar a los británicos de Egipto. Eso es el tiempo de una vida en cada una de las personas de Oriente Medio mayor de 45 años. Las tropas extranjeras en su suelo, contra su voluntad, es algo profundamente familiar.


Nota de IraqSolidaridad:

1. Sobre la paulatina penetración intervensionista de EEUU en el mundo árabe a comienzos del siglo XX, véase: Oliván, L.: "El Informe King-Crane sobre Oriente Medio (1919). Introducción y traducción", en Cuadernos de Almenara, núm. 9, Editorial CantAabia, 1992.

* Rashid Jalidi, palestino, es profesor de Historia, Lenguas y Civilizaciones del Próximo Oriente en la Universidad de Chicago donde dirige también el Centro de Estudios Internacionales. Este artículo ha sido publicado el 12 de noviembre de 2004 en http://www.inthesetimes.com. Sobre su labor académica y su obra véase:
              http://history.uchicago.edu



Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • Mercedes 230 C Kompresor ( 15000 EUR) 
     
  • Lote: 6 billetes de gran valor ( 60 EUR) 
     
  • Vendo vinilos de música clásica ( 1 EUR) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !