Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4521 al 4540 
AsuntoAutor
1816/04 - Del ex Centro H
1817/04 - AMERICA Centro H
1818/04 - INGRESOS Centro H
1819/04 - ¿Cuál es Centro H
1820/04 - China y Centro H
1821/04 - Corea y Centro H
1822/04 - Paraguay Centro H
1823/04 - Presenta Centro H
1824/04 - Entrevis Centro H
1825/04 - La Toma Centro H
1826/04 - CALIDAD Centro H
1827/04 - SALUD EN Centro H
1828/04 - LA INTER Centro H
1829/04 - Carrera Centro H
1830/04 - "El porv Centro H
1831/04 - CARRERA Centro H
1832/04 - VIDEOTEC Centro H
1833/04 - Sobre Ra Centro H
1834/04 - EN CONME Centro H
1835/04 - EL FUTUR Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4758     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1828/04 - LA INTERNACIONALIZACIÓN DE LA GEOGRAFÍA ESPAÑOLA
Fecha:Miercoles, 17 de Noviembre, 2004  12:00:00 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

 
NCeHu 1828/04
 

 

LA INTERNACIONALIZACIÓN DE LA GEOGRAFÍA ESPAÑOLA.

Los intercambios con la geografía y los geógrafos de América Latina.

 

 

Miguel Panadero Moya, Universidad de Castilla-La Mancha. Albacete. España.

e-mail: Miguel.pmoya@uclm.es

 

 

 

RESUMEN

 

La contribución de los geógrafos españoles al desarrollo del pensamiento geográfico en Latinoamérica y la presencia de geógrafos de América Latina en España durante los últimos años es en términos cuantitativos y cualitativos muy notable. La década de los noventa constituye un periodo especialmente floreciente. La reflexión epistemológica que caracterizó la producción geográfica de décadas pasadas se ha visto enriquecida en la actualidad con una proliferación de estudios empíricos sobre las más variadas temáticas, extendiéndose su objeto sobre la mayor parte de los países de América Latina. Las evidencias de esta situación se encuentran en la profusión de tesis doctorales y en las referencias bibliográficas de actas de congresos y colecciones de revistas de geografía.

 

 

 

 

I. INTRODUCCIÓN.

 

Las relaciones entre la geografía española y la geografía de América Latina de estos comienzos del siglo XXI constituyen una fluida corriente de intercambios de personas e ideas con fructíferas consecuencias para sus respectivas comunidades de geógrafos. Estos encuentros dan continuidad a una larga historia de contactos que especialmente en la última década, se han hecho cada vez más frecuentes. Contemplamos aquí sus manifestaciones más recientes precedidas de unos apuntes introductorios sobre los antecedentes de esas relaciones y sobre la labor de sus precursores más notables.

En otra ocasión hemos analizado el significado de la contribución de los investigadores y académicos españoles al desarrollo de los conocimientos geográficos en Latinoamérica durante el siglo XX (Panadero, 2001; Rodríguez Soares, 2001). Dejamos atrás las referencias a la llegada de geógrafos españoles a Iberoamérica en los años cuarenta (el caso de Méjico, recientemente, en Castañeda, 2000), y a su contribución a la formación de las escuelas de geografía de aquellos países. Un cuarto de siglo después, en la etapa de las “nuevas geografías”, en la que los encuentros en ambos sentidos se multiplicaron, la reflexión epistemológica permitió mejorar la formación teórica de las nuevas generaciones de docentes de ambas comunidades científicas. Esta línea de trabajo mantiene todavía el interés de los geógrafos de España y de Latinoamérica y dan prueba de ello algunas recientes aportaciones del lado europeo (Ortega, 2000) y del latinoamericano (Santos, 1999). La insistencia en proseguir con la reflexión sobre esta cuestión es un objetivo que sigue animando a los organizadores de los Encuentros de Geógrafos Latinoamericanos (EGAL) (Mendoza, 2001), pero en la etapa actual ese interés está acompañado de numerosos estudios empíricos. Los análisis de aspectos diversos de la geografía de América Latina que aparecen en los repertorios bibliográficos, en los índices de las revistas españolas de nuestra disciplina y en las bases de datos de tesis doctorales, son cuantiosos y su diversidad temática, amplia distribución espacial y pluralidad de enfoques metodológicos, se corresponde con las expresiones postmodernas del pensamiento geográfico de finales del siglo XX.

 

 

2. PRECURSORES DE LA PRESENCIA ESPAÑOLA EN LA GEOGRAFÍA DE LATINOAMERICA A FINALES DEL SIGLO XX.

 

Joan Vilá Valentí y Joaquín Bosque Maurel abrieron el camino y ocupan un lugar preferente en esta labor. Después, otros geógrafos más jóvenes tuvieron también una influencia directa en el desarrollo de la geografía de América Latina en esta misma etapa. En un primer nivel, entre estos últimos debe citarse a José Estébanez Álvarez, en Madrid, y a Horacio Capel Sáez, en Barcelona.

J. Vilá publicó algunos estudios pioneros en el periodo comprendido entre 1967 y 1975, sobre el espacio agrario en Iberoamérica y sobre la enseñanza de la Geografía. Sus encuentros con los geógrafos latinoamericanos le permitieron promover en esos momentos iniciales varias tesis sobre América Latina (Carreras, 1999:103-118) y contribuir a la institucionalización de la geografía universitaria chilena. H. Santis (1999:123) ha relatado las consecuencias de su visita a Chile como miembro de la Comisión de Enseñanza de la UGI. En los años ochenta, diez doctorandos se graduaron en Barcelona en el tercer ciclo universitario bajo su dirección, representando, al concluir el siglo XX, alrededor del veinte por ciento de los doctores chilenos en geografía (Santis, 1999:127). Las aportaciones de Joaquín Bosque Maurel cubren igualmente un largo periodo de la historia de la geografía; se iniciaron en la segunda mitad de los años cuarenta y permanecen en el siglo XXI. Una temprana contribución es su Geografía de América (1950 y 1952). Mayor trascendencia en la geografía latinoamericana tuvo sus reflexiones sobre pensamiento geográfico desde los años ochenta. Varios trabajos sobre esta temática publicados en revistas y editoriales de Madrid y de algunos países de América Latina indican su interés por esta cuestión.

En el foco madrileño destacó también José Estébanez Álvarez, uno de los referentes de la geografía española en las últimas décadas del siglo XX. Su contribución se encuentra sobre todo en las aportaciones sobre teoría y método de la disciplina, páginas de lectura obligada de los universitarios latinoamericanos en los años ochenta. Su magisterio fue reconocido en México, donde le distinguió la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, en Argentina, en Venezuela, en Brasil... (Martín Lou, 2000:xv-xx). En sus últimos trabajos Estébanez afirmó la relación de la geografía española con las propuestas de Milton Santos, de cuyos planteamientos fue un incansable impulsor. A esta tarea pertenece una lúcida reflexión sobre la "Repercusión de la obra científica de Milton Santos en la Geografía Española” publicada conjuntamente con J. Bosque y A. García Ballesteros en Madrid y en Sao Paulo (Bosque, 1996). Por su parte, el centro del núcleo catalán corresponde a Horacio Capel Sáez. De la misma generación que J. Estébanez, prolonga su influencia en la geografía de América Latina hasta hoy. Sus aportaciones más apreciadas tratan sobre pensamiento científico y sobre el conocimiento geográfico de América Latina. Su indiscutible protagonismo científico está asociado a la condición de director y editor de GeoCrítica. Cuadernos Críticos de Geografía Humana, editada en Barcelona entre 1976 y 1994, y en la actualidad, de la revista Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales, que junto a Biblio 3W, Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales, y Scripta Vetera, todas ellas difundidas por la red, constituyen la principal plataforma de intercambio científico entre los geógrafos españoles y latinoamericanos entrado el siglo XXI.

A la contribución de estos cuatro autores se añade en estos últimos años las numerosas páginas sobre pensamiento geográfico escritas por otros colegas; por A. García Ballesteros, J. Gómez de Mendoza y N. Ortega Cantero, R. Méndez, y J. Carpio, en Madrid; C. Carreras, J.E. Sánchez, M. D. García Remón, J. Nogué Font y A. Albet, en Barcelona; M. Panadero, en Castilla-La Mancha; y F. Manero y J. Ortega Valcárcel, en Valladolid. Sus trabajos han sido leídos con interés en las aulas universitarias de los países latinoamericanos, a partir de la segunda mitad de los años ochenta, en los que la implantación de un nuevo orden económico internacional, la incorporación de España a las Comunidades Europeas, y la creación de una Comunidad Iberoamericana de Naciones institucionalizada en conferencias periódicas, han estrechado los lazos de la sociedad española y de sus colectivos de académicos e investigadores con Europa y Latinoamérica.

La geografía de esta otra etapa explora nuevos espacios. Desde sus postulados postmodernistas se contempla como objeto renovado de la disciplina el espacio fragmentado, de las minorías, de la mujer y de las comunidades indígenas (Ortega, 2000:307). Los geógrafos españoles que se han citado integran la tercera generación de estudios sobre teoría y pensamiento geográfico. Sus trabajos aparecen ahora también en las revistas latinoamericanas, mostrando así la influencia de su reflexión científica sobre las corrientes actuales del pensamiento geográfico en la otra orilla del océano que nos une.

 

 

3. LA PRESENCIA DE GEOGRAFOS LATINOAMERICANOS EN ESPAÑA.

 

La llegada a España de geógrafos procedentes de América Latina para realizar estancias de investigación y para participar en programas de doctorado, cursos de especialización, seminarios científicos, reuniones profesionales, etc., se ha generalizado también. En esta corriente de retorno de intercambios, las universidades españolas han recibido la visita de destacadas personalidades de una geografía latinoamericana que se desarrolla con admirable vitalidad en países como México, Argentina, Chile, Venezuela, Colombia, Cuba y, especialmente, en  Brasil. La huella de su presencia se puede seguir a través de los trabajos que aparecen publicados en las revistas de geografía españolas durante los últimos años; su autoría pertenece a M.T. Gutiérrez de Macgregor, A. Bassols; M. Zamorano, J.A. Roccatagliata, C. Reborati, N. Grey de Cerdán, A. Bolsi y R. Bustos; J.M.G. Kleinpenning; S. Boisier, H. Santis y H. Romero; P. Cunill; S. Montiel y E. Salinas; A.I. Geraiges de Lemos, M.A.A. de Souza, H. Kohn Cordeiro, A.F. Alessandri, L. Cruz Lima y, sobre todo, M. Santos.   

 De cuantos geógrafos latinoamericanos han visitado España en las últimas décadas, ninguno ha producido un impacto comparable al del brasileño Milton Santos, una de las personalidades de las ciencias sociales del siglo XX más relevante. Su pensamiento sobre la disciplina y sobre los problemas sociales de su tiempo está recogido en una extensa producción bibliográfica que tiene notable presencia en España. Su venida se retrasó hasta comienzos de los ochenta, pero sus trabajos ya eran conocidos con anterioridad por los geógrafos españoles gracias a la labor editorial catalana. Su libro Geografía y economía urbanas en los países subdesarrollados (1973) y su contribución sobre "La urbanización dependiente en Venezuela" incluida en Castells (1973), Imperialismo y urbanización en América Latina, publicados en Barcelona, eran citados frecuentemente.

Decidido a extender su  reflexión a los países de habla hispana, Milton Santos aceptó participar en un seminario sobre enfoques teóricos y metodológicos aplicados al análisis del proceso de urbanización de América Latina. Unas Jornadas sobre urbanización y subdesarrollo en Iberoamérica, celebradas en el campus albacetense de la Universidad de Castilla-La Mancha (1986), facilitaron el primer encuentro de Milton Santos con varios colegas españoles. En esos momentos, Geocrítica incluía en el volumen 65 varios capítulos de Espacio y Método, con una nota introductoria de L. Urteaga. Poco después, en 1990, la editorial Espasa-Calpe publicaba en castellano Por una geografía nueva, edición prologada por J. Bosque Maurel. En el otoño de ese año, su autor regresaba de nuevo a España para participar en la reunión del grupo de trabajo de "Estudios Regionales" del CEISAL, que organizó la universidad castellano-manchega en Almagro, y después, en un ciclo de conferencias, en Albacete, acompañado del regionalista chileno Sergio Boisier.

En Almagro presentó su teoría sobre los nuevos signos que configuran el espacio geográfico finisecular: la percepción de la simultaneidad de los acontecimientos a escala global, la unicidad y universalidad de la técnica, la mundialización de las plusvalías gracias a la difusión planetaria de las empresas internacionales, la ascensión de las metrópolis a realidades omnipresentes y, finalmente, el encumbramiento de la información como motor de cambios en la sociedad y en el territorio. La revista Anales de la Universidad Complutense recogía esta proposición en 1991, con la publicación de su artículo “Modernización, medio técnico-científico y urbanización en Brasil”.

En los años siguientes Milton Santos estuvo en Cataluña, para participar en el Colloque International Barcelona-Toulouse (1992); en Madrid, dejando constancia de su presencia con el artículo “Los espacios de la globalización”, en Anales de Geografía de la Universidad Complutense (1993); en Salamanca, para intervenir en el II Congreso de Geografía del grupo de América Latina de la AGE (1993), y en el Foro de Iberoamérica (1994); en Oñate, en un Seminario sobre violencia urbana en América Latina (1994); y de nuevo en Madrid (1994), para ser investido Doctor Honoris Causa por la Universidad Complutense y dictar su discurso de aceptación sobre Los nuevos mundos de la geografía.

Regresó en dos ocasiones más a la universidad castellano-manchega. El ideario de los documentos que en 1992 fueron debatidos en la Conferencia Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo, tuvo su réplica en la primera de estas últimas estancias de Milton Santos a fin de participar en 1994, en Cuenca, en un curso sobre Medio Ambiente Urbano. Sus propuestas serían desarrolladas un año después en el artículo "A questâo do meio ambiente: desafios para a construçâo de uma perspectiva interdisciplinar", incluido en el volumen de Anales de Geografía de la Universidad Complutense (1995), homenaje al profesor Joaquín Bosque Maurel. La segunda en 1997, para intervenir en el IV Congreso del Grupo de América Latina de la Asociación de Geógrafos Españoles. Entre una y otra, Milton Santos fue a Cataluña en 1996 para recibir también la investidura Honoris Causa de la Universidad de Barcelona, y asistir a la presentación de dos libros suyos allí editados, De la totalidad al lugar, y Metamorfosis del espacio habitado. Acababa de entregar en Sao Paulo, a la comunidad internacional de geógrafos, su herencia intelectual, compendiada en el libro A natureza do espaço. Técnica e tempo. Razâo e emoçâo, que sería traducido muy pronto al castellano y publicado en la colección Ariel Geografía (2000).

El libro jubilar O mundo do cidadâo. Um cidadâo do mundo, con el que colegas de diversas partes del mundo, profesores, y alumnos de la Universidad de Sâo Paulo, festejaron en 1996 su septuagenario, contiene las referencias a su periplo en España y dos trabajos de geógrafos españoles. Uno, sobre su primera venida, de M. Panadero; y otro, el citado sobre la repercusión de su obra científica en la geografía de nuestro país, de Bosque, Estébanez y García Ballesteros. En su postrer visita, en 1997, Milton Santos había desarrollado en el congreso de los geógrafos latinoamericanistas españoles una definición del territorio como agregado de espacios banales, una cuestión planteada algunos meses antes en El espacio banal, una epistemología de la existencia, título de su discurso de aceptación del doctorado Honoris causa, en Barcelona. Sus últimos libros mostraban sus preocupaciones intelectuales al filo del cambio de milenio. En Por uma otra globalizaçâo. Do pensamento unico à consciência universal (2000), desarrolla las ideas que habían sido planteadas también en “Modo de produçâo técnico-científico e diferenciaçâo espacial”, su aportación al libro de póstumo homenaje a J. Estébanez preparado por la Universidad Complutense (2000). Las conclusiones expuestas en ambas ocasiones aparecerán finalmente como núcleo conceptual del documento O papel ativo da geografía; um manifesto, presentado ante la comunidad de geógrafos brasileños en Florianópolis, durante su XI Encontro Nacional (2000), y publicado de inmediato en España en el número 270/2001 de Biblio 3W, la Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales de la Universidad de Barcelona, su último legado.

 

 

4. EL FOMENTO DE LA INVESTIGACIÓN SOBRE AMÉRICA LATINA.

 

La curiosidad científica de los geógrafos españoles por los países iberoamericanos existió siempre; pero la generalización del interés por las relaciones y el estudio de América Latina sólo se ha acrecentado a partir de las dos últimas décadas del siglo XX, al amparo de algunos hechos favorecedores. El apoyo institucional a la conmemoración del V Centenario del descubrimiento de América, en 1992, la dimensión cultural alcanzada por la Exposición Universal de Sevilla y el impulso de las relaciones con Iberomérica por parte de las Administraciones Públicas, animaron a los geógrafos españoles a tomar como objeto de investigación aquellos países y a renovar los interrogantes sobre el estado y el devenir del espacio y la sociedad latinoamericanas. Cabero (1993:3) hizo notar que el reencuentro se desarrolló en estos años con el sostén del Instituto de Cooperación Iberoamericana o de la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología, organismos del Estado español. Poco después se suscribió entre la Secretaría de Estado para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), las universidades latinoamericanas de países de lengua española y portuguesa, y las universidades españolas, un convenio de colaboración para el desarrollo del programa de cooperación Intercampus. Este programa sería utilizado para el lanzamiento de un conjunto de acciones de movilidad de estudiantes y profesores, y de actuaciones en común entre las universidades de todos los países firmantes del convenio. Numerosos jóvenes geógrafos en formación y profesores de geografía españoles pudieron entonces visitar, conocer y estudiar la realidad latinoamericana; y otra corriente similar fluyó desde las universidades latinoamericanas hasta las españolas, generando estos intercambios nuevos lazos e iniciativas de colaboración en tareas de docencia e investigación que se multiplicaron a partir de 1996. A la reflexión teórica precedente y la edición de libros de texto y enciclopedias con informaciones actualizadas que facilitaron la divulgación de las características de América Latina y renovaron el interés por su territorio, se unió el impulso a la celebración de seminarios y congresos científicos sobre aspectos de su geografía, y el desarrollo de nuevas líneas de investigación que tienen en la promoción de tesis doctorales una de sus principales manifestaciones.

Un indicador de los intercambios que mantienen los geógrafos españoles con los geógrafos de América Latina lo proporciona el apoyo que se ha prestado a la formación de doctores. Para analizar el significado de esta colaboración se ha consultado la base de datos de tesis doctorales del Ministerio español de Educación, Cultura y Deporte (TESEO, 2003), utilizando en la búsqueda la palabra "Geografía" como uno de sus descriptores. De las 795 tesis que aparecen registradas en ella durante los últimos veinticinco años, algo más del ocho por ciento, o lo que es lo mismo, 67 tesis, incorporaban en alguno de sus descriptores la mencionada referencia de Geografía, habiendo sido realizada y presentada en el ámbito de Departamentos de esta disciplina en las universidades españolas durante esta etapa.

Ya se dijo que el interés de estas instituciones académicas por los conocimientos geográficos de los países y regiones latinoamericanos cuenta con una larga tradición. En diferentes ocasiones se ha repetido esta afirmación, acompañada de las referencias cualitativas y cuantitativas que la respaldan, pero ahora se puede añadir que a medida que ha ido transcurriendo el tiempo, la dedicación al estudio geográfico de sus territorios no ha dejado de aumentar. El año 1992, conmemorativo de la efemérides del V Centenario del Descubrimiento de América, marca un antes y un después en este proceso. Durante los quince años que le precedieron se habían presentado trece tesis de contenido latinoamericanista en las universidades españolas, mientras que en los diez años siguientes se han defendido hasta un total de cincuenta y cuatro, es decir cuatro veces más en un periodo de tiempo mucho más corto. Esta dinámica se ha ido incrementando paulatinamente: entre 1990 y 1994, se presentaron once tesis; desde 1995 a 1999, diecinueve tesis; y entre los años 2000 y 2002, se leyeron veintiocho. Esta evolución proporciona un testimonio de la creciente vitalidad de los intercambios entre los geógrafos españoles y los geógrafos de la otra orilla del Atlántico de habla hispana y portuguesa.

La realización de estas tesis doctorales ha sido facilitada por un total de veinticuatro universidades españolas, mostrando así el grado de compromiso con la investigación sobre América Latina de parte de estas instituciones académicas. En la participación en esa tarea se distinguen sensibilidades diferentes. En la mayoría se ha defendido al menos una tesis en el transcurso de estos veinticinco años analizados. Pero se destacan en esta dedicación algunas de ellas. Dos tesis de Geografía de Latinoamérica han sido leídas en las universidades de Alicante, Autónoma de Madrid, León y Salamanca; tres, en la Autónoma de Barcelona; cinco en la de Alcalá de Henares; y sobresaliendo sobre todas ellas, muchas más en la Complutense de Madrid y en la de Barcelona. Doce tesis fueron presentadas en la Universidad Complutense, las cuales representan el 18 % del total de tesis promovidas por las universidades españolas en el último cuarto de siglo, y otras veintitrés se han registrado en la de Barcelona. El 34 % de los doctorados en geografía titulados en España sobre temas latinoamericanos en este tiempo lo han hecho en esta última universidad que se constituye así en la institución que ha demostrado mayor dedicación a la promoción del conocimiento científico sobre América Latina a través de la elaboración de tesis doctorales.

En la dirección de estas tesis ha participado buen número de profesores de las universidades de acogida. A veces esta responsabilidad ha sido asumida en dos ocasiones; son, por ejemplo, los casos de M. Bolós, J.E. Sánchez, J.L. Luzón, en las universidades catalanas, y de E. Chuvieco en la de Alcalá de Henares. En otras, se ha asumido la dirección de tres tesis, como sucede con las orientadas en la Universidad Complutense de Madrid,  por R. Puyol o por A. García Ballesteros  Pero en ningún caso esta dedicación a la promoción de la investigación sobre América Latina admite comparación con la atención prestada en la Universidad de Barcelona por H. Capel, cuyo historial académico en estos últimos cinco lustros registra veintidós tesis doctorales dirigidas sobre Latinoamérica.

La clasificación temática y geográfica de estos apoyos a la formación académica de investigadores procedentes de América Latina y de latinoamericanistas españoles pone también de manifiesto la pluralidad de intereses científicos y de actores territoriales. Una tercera parte han tenido por objetivo cuestiones propias de la Geografía Urbana y la Ordenación del Territorio, y una proporción semejante corresponde a las que se han ocupado de temas diversos que pueden agruparse dentro de los intereses de la Geografía Económica. A su vez destacan los asuntos relativos al medio físico y los problemas medioambientales, que han atraído a un trece por ciento de los investigadores, los de población (7 %) y Geografía Política (7 %), y finalmente, en menor medida, los que han tratado de profundizar en aspectos relacionados con el pensamiento geográfico y el turismo.

Tampoco han recibido la misma atención todos los países latinoamericanos como objeto del análisis geográfico, lo que es comprensible teniendo en cuenta su extrema diversidad en tamaño, población y equipamiento educativo y científico. Determinados países no están presentes en esta base de datos de tesis doctorales, mientras que los ejemplos se multiplican en algunos otros casos. Este hecho puede interpretarse como un referente de los lazos que mantienen las universidades españolas con sus respectivas contrapartes en América Latina y proporciona también un testimonio del vacío existente todavía en las relaciones con otras muchas de aquellas. Así, por ejemplo, se observa  que no aparece ninguna tesis de geografía que haya centrado sus investigaciones sobre Guatemala, Bolivia, Paraguay o Uruguay. Por el contrario, las diferentes regiones de Brasil han prestado su territorio como área de investigación de más de dos decenas de tesis doctorales, una cifra que representa la tercera parte del total de las que se han realizado en España en el periodo analizado. Los demás países quedan muy alejados del registro de los contactos con las universidades brasileñas, aunque de algunos de ellos tampoco puede decirse que éstos son irrelevantes. Las regiones y ciudades de México fueron objeto de estudio para nueve tesis, y en el cono sur, las de Argentina ocuparon a seis doctorandos y las de Chile a cinco. Casi todos los países de la macroregión formada por Centroamérica y las grandes Antillas, y los de las fachadas caribeña y pacífica de los Andes centrales, en Sudamérica, han sido objeto de estudio en algún caso al menos; de todos ellos, Cuba y Colombia, con cuatro tesis doctorales, Panamá y Venezuela con tres tesis, y Nicaragua con dos, destacan por encima de la más limitada dedicación a países como Honduras, El Salvador, Costa Rica, República Dominicana, Puerto Rico, Ecuador o Perú, en los que el estudio geográfico de sus respectivos territorios sólo está presente mediante una única tesis.

Este análisis de los registros de TESEO permite extraer algunas conclusiones. Las relaciones de los geógrafos españoles con los geógrafos de América Latina son muy intensas, como advertíamos, y presentan una clara tendencia a aumentar. Los países que han tenido una mayor presencia como objeto de las tareas de investigación doctoral, son Brasil, México, Argentina, Chile, Cuba, Colombia y Venezuela. A su vez, los polos universitarios españoles que han facilitado la formación de doctorandos en mayor medida, han sido las universidades de Barcelona y Autónoma de Barcelona, de una parte, y la Complutense de Madrid y la de Alcalá de Henares, de otra. Y, por último, los geógrafos españoles que aparecen en la base de datos de tesis doctorales con mayor frecuencia, A. García Ballesteros, R. Puyol y, especialmente, de forma muy destacada, H. Capel.

 

 

5. LA PRODUCCION GEOGRÁFICA ESPAÑOLA SOBRE LATINOAMERICA.

 

Por otra parte la producción latinoamericana y latinoamericanista incluida en las revistas científicas españolas tiene también una presencia muy importante. En España se publican actualmente más de cuarenta revistas universitarias, específicas de geografía o con contribuciones de esta disciplina, que constituyen el medio de expresión y de difusión del pensamiento geográfico español entre la comunidad científica que usa las lenguas hispanas. Casi todas han incluido en distintas ocasiones artículos de geógrafos españoles y de geógrafos latinoamericanos sobre cuestiones que se refieren a América Latina, en general, o a alguno de sus países o regiones. En un inventario de los trabajos incluidos en estas revistas durante los últimos veinticinco años, se han anotado más de 550 registros.

En términos globales, por cada diez volúmenes publicados, las revistas españolas de geografía acogen un promedio de cinco artículos sobre aspectos geográficos de Latinoamérica. Estudios Geográficos, Anales de Geografía de la Universidad Complutense, y Ciudad y Territorio. Estudios Territoriales son las más activas en este sentido. Han insertado un total de 235 artículos. Si añadimos a éstas las contribuciones que aparecen en el Boletín de la Real Sociedad Geográfica y en el Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles sobre esta temática, podemos concluir que más de la mitad (51%) de los artículos de geografía de América Latina publicados en España han aparecido en las publicaciones periódicas madrileñas. El otro polo editor está en Cataluña, sede de revistas como Geocrítica, Revista de Geografía de la Universidad de Barcelona, Documents d'Analisi Geografica, Treballs de la Societat Catalana de Geografía, y Terra. Revista Catalana de Geografía, Cartografía y Ciencias de la Terra, que han dado publicación a un total de 74 artículos, el 13 % de los trabajos sobre geografía de América Latina aparecidos en publicaciones científicas periódicas españolas. A estos dos grupos se añaden los casos de Ería, de Oviedo; Geographicalia, de Zaragoza; Papeles de Geografía, de Murcia; y Paralelo 37. Revista de Estudios Geográficos, de Almería, que también han acogido frecuentemente materiales sobre Geografía de Latinoamérica.

Un lugar aparte merece la nueva familia electrónica de Geocrítica que tiene su sede en Barcelona. Con ella se ha incrementado rápidamente la aparición de trabajos de geografía de América Latina a través de la red, más de tres centenares de títulos en total, en el 2003, mediante tres de sus colecciones: Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales (267 registros); Scripta Vétera (11); y Biblio 3w. Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales (88).

Esta proliferación de estudios se relaciona también con la convocatoria periódica de congresos de Geografía de América Latina y con la aparición de colectivos organizados de geógrafos latinoamericanistas españoles, como CEDEAL, el Centre d'Estudis d'Amèrica Llatina de Catalunya, y como AGEAL, el Grupo de Trabajo de América Latina de la AGE (Vilá, 1993). Entre los latinoamericanos sobresale la actividad de los periódicos Encuentros de Geógrafos de América Latina (EGAL) o las convocatorias del colectivo argentino HUMBOLDT, en cuyas reuniones han hecho acto de presencia muchos geógrafos españoles. Con las siglas de AGEAL seis universidades han convocado otros tantos congresos de Geografía de América Latina en los últimos años. La relevancia científica de sus Actas es una manifestación fehaciente de la pujanza que ha alcanzado la geografía latinoamericanista española actual. A su vez, la Universidad de Barcelona ha celebrado cinco Coloquios Internacionales de Geocrítica con una nutrida participación de geógrafos latinoamericanistas españoles y de geógrafos de América Latina, cuyas aportaciones se difunden a través de las colecciones electrónicas de Geocrítica.

Las cuestiones presentadas en unos y otros congresos, ya sea en el modelo tradicional o en el formato electrónico, han demostrado que mientras avanzamos hacia la conformación de un espacio único continental europeo en los ámbitos académico e investigador, en el que los departamentos de Geografía de las universidades españolas han establecido múltiples estructuras de intercambio y colaboración con colegas de la vieja Europa, es cada vez más evidente la necesidad de formalizar sólidas estructuras similares con respecto a Latinoamérica. España puede servir de puente en muchos aspectos entre la ciencia europea y la iberoamericana, como bien ha recordado H. Capel (2003) advirtiendo la existencia de universidades y grupos de investigación en muchos de aquellos países que, especialmente en el área de las ciencias sociales, son tan buenos y a veces mejores que los europeos.

Las relaciones actuales entre las comunidades de geógrafos de España y de América Latina se están formulando en dos planos. En ocasiones, cuando las universidades latinoamericanas están sólidamente instauradas, las relaciones con la geografía española adoptan el carácter de asociación para el desempeño de un proyecto de interés común, con participación de investigadores y docentes de todas las organizaciones implicadas. En otras, si las instituciones latinoamericanas son más débiles, la propia evolución de la sociedad española ha permitido diseñar proyectos de cooperación al desarrollo. En la promoción de los contactos con instituciones latinoamericanas se distinguen algunas universidades españolas. Tal vez sean las de Barcelona, la Complutense y la Autónoma de Madrid, las de Sevilla, Santiago de Compostela, Valladolid, Salamanca y Jaume I, las universidades de las Islas Canarias y la de Castilla-La Mancha las que evidencian mayor sensibilidad. La organización de programas de postgrado y doctorado en universidades latinoamericanas por parte de universidades españolas, la creación de Institutos de Estudios Latinoamericanos por algunos departamentos de Geografía en España, y la incorporación de geógrafos a otros centros pluridisciplinares de Latinoamérica y España ya existentes ha facilitado el aumento y la diversificación regional de la incorporación de universitarios latinoamericanos a los estudios de geografía en España.

Un análisis de la producción bibliográfica española sobre geografía de América Latina realizado en el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Castilla-La Mancha muestra la diversidad de temas y ámbitos territoriales en los que centran sus investigaciones de los últimos años los geógrafos latinoamericanistas españoles. Sobre un total de más de millar y medio de registros, de los que son autores más de dos centenares de investigadores, el balance de los resultados de la producción científica sobre Geografía de América Latina realizada en España o publicada en nuestro país por parte de geógrafos latinoamericanos, proporciona una imagen tan alentadora como poco conocida.

En una primera evaluación se puede establecer la tipología de las temáticas y de los ámbitos territoriales preferentemente estudiados por estos geógrafos. En cuanto a las líneas de investigación, una valoración inicial permite destacar la frecuencia de las aportaciones sobre cuestiones que corresponden a la Historia de la Ciencia y el Pensamiento geográfico (por H. Capel, J. Vilá, J. Bosque, C. Martínez, C. Carreras, M.A. Vila, J. Seguinot y S. de la Vega), a Geografía Política (por J.E. Sánchez, M. Panadero, C. Gavira y H. Cairo), a Turismo (por M.J. Marchena, y J. Cámara), a Geografía Rural y otras actividades económicas  (por R. Mata, A. Cebrián, M.A. Martín, J. Córdoba, JA. Segrelles, M. Mollá, A. Sánchez-Crispin y X. Paunero), a Población y Geografía Urbana (por A. García Ballesteros, E. García Zarza, J. Monteagudo, JJ. Natera, F. Cebrián, JL. Alonso, J.L. Luzón, E. Muscar y M.A. Zárate), a Cooperación al desarrollo en Latinoamérica (por D. Márquez, J. Carpio, V. Ortells y A. Escalona), a elementos del medio físico (por J.J. Capel, V. Quintanilla y E. Martínez de Pisón), y a  Cartografía (por E. Chuvieco y J. Sancho).

A su vez, el registro en términos porcentuales de las zonas geográficas, países y regiones que constituyen el ámbito de referencia de los estudios realizados por los autores incluidos en el estudio revela la preferencia de éstos por determinadas áreas. Argentina (14'3%), Brasil (10%), México (9'3%), Cuba (5'5%) y Chile (4'5%), han servido de escenario para cuatro de cada diez de los estudios que figuran en la aportación española al conocimiento geográfico de América Latina. En similar proporción (40'7%) están los trabajos que abordan cuestiones territoriales de Latinoamérica desde una perspectiva general. Algunos subconjuntos regionales, como los países andinos (8'2%), Centroamérica (4%), o los restantes países del Caribe (2'7%), presentan asimismo un interés nada desdeñable. Por el contrario ciertas áreas permanecen al margen de la curiosidad científica de los latinoamericanistas de nuestro país y de la actividad de los centros de investigación españoles. Las carencias son más notorias en los casos de El Salvador (0'3%), Bolivia (0'3%) y Honduras (0'1%), por ejemplo, y constituyen una invitación a incrementar en esa dirección la necesaria cooperación académica de la geografía española con los geógrafos de Latinoamérica. 

 

 

6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

 

BOSQUE MAUREL, J., ESTEBANEZ, J. y GARCIA BALLESTEROS, A. (1996). "La obra científica de Milton Santos en la geografía española"; en SOUZA, M.A.A. (Org.) (1996). O mundo do cidadâo. Um cidadâo do mundo. Sao Paulo, Hucitec, pags. 426-444; también en: Anales de Geografía de la Universidad Complutense, 16, 1996, pags. 37-54.

 

CABERO DIÉGUEZ, V., (1993); Iberoamérica, en el horizonte investigador y en el quehacer geográfico español, en Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles (1993), p. 3-12.

 

CAPEL, H. (2003). El área de socioeconomía en el Plan Nacional de Investigación Científica y Técnica (2002-2003). Biblio 3W, Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales, Universidad de Barcelona, Vol VIII, nº 425, 30 de enero de 2003. http://www.ub.es/geocrit/b3w-425.htm [ISSN 1138-9796]

 

CARRERAS VERDAGUER, C. (1999); Vilá Valentí i la Geografía a la Universitat de Barcelona. Un homenatge des de dins, en VV.AA., Homenatge a Joan Vilá; Universitat de Barcelona, Barcelona, p. 103-118).

 

CASTAÑEDA RINCÓN, J. (2000): Los profesores de geografía del exilio español en México. Biblio 3W. Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales, nº 252, 10.10.2000. U.B. [ISSN 1138-9796] http://www.ub.es/geocrit/b3w-252.htm.

 

MARTÍN LOU, M.A. (2000): “Semblanza de José Estébanez Álvarez”, en VV.AA.; Lecturas Geográficas. Homenaje a José Estébanez Álvarez; col. Homenajes de la Universidad Complutense, vols. I y II, Madrid, 1732 p.

 

MENDOZA VARGAS, H. (2001); Las oportunidades y desafíos del siglo XXI para la geografía latinoamericana, Biblio 3W. Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales, nº 285,  Universidad de Barcelona, 6 p.

 

ORTEGA VALCARCEL, J. (2000); Los horizontes de la geografía, Ariel, Barcelona, 606 p.

 

PANADERO MOYA, M. (2001): Contribución de la geografía española al desarrollo del pensamiento y los conocimientos geográficos en Latinoamérica. Conferencia inaugural. Congreso de la 2001 Conference of Latin Americanist Geographers (CLAG), Benicássim, Castellón, 12.06.2001. (Actas, en prensa).

 

RODRÍGUEZ SOARES, P.R. (2001): Conferencia de Geógrafos Latinoamericanistas (CLAG). Biblio 3W. Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales; nº. 297, 02.07.2001 <http://www.ub.es/geocrit/b3w-297.htm>.

 

SANTIS ARENAS, H. (1999); La figura del profesor Vilá Valentí en el proceso de institucionalización de la Geografía en Chile, en VV.AA. Homenatge a Joan Vilá. Universidad de Barcelona, Barcelona, p. 119-129.

 

SANTOS, M. (1999): A natureza do espaço. Tecnica e tempo. Razâo e emoçâo. Hucitec, Sao Paulo, Brasil.

 

TESEO (2003): Tesis doctorales en las universidades españolas, 1976-2002. http://www.mcu.es/TESEO/teseo.html [Consulta: 23-12-2003].

 

VILÁ VALENTÍ, J. (1993); El Grupo de Trabajo de Geografía de los Países Latinoamericanos (AGE), en Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles (1993), p. 12-16.


LA GEOGRAFÍA ESPAÑOLA ANTE LOS RETOS DE LA SOCIEDAD ACTUAL. APORTACIÓN ESPAÑOLA AL 30º CONGRESO GEOGRÁFICO INTERNACIONAL (Glasgow, agosto 2004).

 


Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • VENDO PISO EN GETAFE ( 153260 EUR) 
     
  • MONITOR LG F700B 17 FLATRON .24 DOT. 1280x1024  ( 139 EUR) 
     
  • Casa de campo en el Valle de Tobalina (Burgos-Las Merindades) ( 750 EUR) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !