Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4394 al 4413 
AsuntoAutor
RE: NoticiasdelCeH Raul Edm
1705/04 - I MAESTR Centro H
1709/04 - Becas Centro H
1713/04 - El petró Centro H
1712/04 - "A poíit Centro H
1711/04 - Dicionar Centro H
1710/04 - El mito Centro H
1708/04 - CREACIÓN Centro H
1706/04 - Los Balc Centro H
1707/04 - Simposio Centro H
1714/04 - El agua Centro H
1715/04 - Revista Centro H
1716/04 - ¿Un nuev Centro H
1717/04 - Carta de Centro H
1718/04 - ¿Para qu Centro H
1719/04 - La pobre Centro H
Re: NoticiasdelCeH gabriel
Re: NoticiasdelCeH Didima O
Fw: Teología y Eco Centro H
1720/04 - ORDENAMI Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4632     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1718/04 - ¿Para qué sirve el superávit fisca l? (Elena Luz González Bazán)
Fecha:Sabado, 23 de Octubre, 2004  23:03:35 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

 
NCeHu 1718/04
 

ARGENTINA
¿PARA QUE SIRVE EL SUPERAVIT FISCAL?
Elena Luz González Bazán

¨Los chicos chiquititos del pueblo aquel
sólo quieren pan, agua y juguetes
Rey mago de las nubes que se van hacia otros lugares ¨

León Gieco


Las cifras que arrojan son espeluznantes, más de 100.000 niños abandonaron las escuelas bonaerenses en el 2003, y se espera que esta cifra ascienda un 50 por ciento, o sea 150.000 chicos dejarán de estudiar, cuando los fuegos de artificios liquiden este 2004.

Sobre 788.591 alumnos que iniciaron el polimodal, el 13 por ciento ya lo dejó, las causas: lo que se denomina fracaso escolar, muchos abandonan porque van a repetir, otros no; en segundo lugar porque los hermanos mayores se quedan cuidando a los menores para que los padres puedan trabajar, o mejor dicho changuear; el tercero es porque consiguen un trabajo y dejan la escuela, esto lo afirma su responsable Mario Oporto que está al frente de la Dirección de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires.

SUTEBA Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires responsabiliza al gobierno provincial porque se bajó el presupuesto educativo en un 5 por ciento, por otro lado el gobernador Felipe Solá responsabiliza a los docentes por parar. ¿y los chicos?.

Varios aspectos para desmenuzar: los trabajadores bien pagos pueden realizar mejor su trabajo, es conocido que el docente, sobre todo el que enseña en el polimodal o secundario corre de escuela en escuela buscando conformar un salario digno a fin de mes.

Por otro lado los chicos que deben concurrir a la escuela se dividen en un abanico de situaciones, pero hay dos bien claras: aquellos que los padres tienen trabajo y ellos no trabajan y, los que sus familias están golpeadas por la desocupación, concurren a comedores comunitarios, escolares o barriales para alimentarse y obtener así, algún alimento diario.

En este marco de realidad, y con panzas y tripas que chillan concurren a recibir instrucción, está comprobado científicamente que los niños y los adultos necesitan desayunar para tomar energías y para que ese músculo maravilloso que es el cerebro absorba conocimientos.

En la actualidad los bebés que nacen son más pequeños, no superan los 2.500 gramos y si no llegan a 3 kilos tienen serios problemas cognitivos. Y la relación es clara el peso del niño tiene directa relación con la mamá, su alimentación y el estado de desnutrición que se encuentran miles de ellas.

Entonces, ¿Qué conocimientos se pueden absorber cuando un niño que recibe su desayuno, toma solo la mitad y la otra la pasa por una ventana para que coman sus hermanos? ¿Cómo se resuelve que coman todos los hermanitos y todos concurran a la escuela? Por otro lado, ¿qué contención se les da a los niños, para que una vez conseguido un trabajo, pueda trabajar, porque la desocupación a pesar de las cifras grandilocuentes no habla de los 2.000.000 de niños que trabajan, y se los contenga en la escuela y deban seguir trabajando porque nadie acude para saciar su hambre?

¿Cómo se resuelve que el niño mayor, que debe cuidar a sus hermanitos mientras sus padres trabajan, lleve a sus hermanitos a la escuela o algún espacio que los contenga y él pueda seguir estudiando?

¿Qué se hace con los repitentes?, no son lo mismo aquellos que repiten y no estudian por dejadez, falta de responsabilidad paterna, que estos niños que tienen graves problemas de asimilación.

¿Y las escuelas de oficios?, puede ser una salida, buscar las formas de estimular a los chicos en su propia realidad circundante. Y digo esa realidad que tienen, porque el hambre comunitario lleva a los chicos a una preocupación común, es la charla cotidiana en el barrio, en la escuela, si van. Es la falta de la mamá en muchos momentos porque trabaja durante largas jornadas. Es la ausencia del padre, porque se fue, porque la desocupación lo llevó a denigrarse, o bien intenta trabajar como puede.

¿Cómo emparejar la realidad de los niños de la Capital Federal y sobre todo de los sectores medios con la situación de hambre del Bajo Flores, la Villa 31 o tantas más?

Por otro lado los responsables de las áreas educativas hablan sobre el problema alcohol, drogas, prostitución en los sectores bajos, ¿y en los medios y altos?, directamente se oculta…

Las últimas cifras revelan que más del 75 por ciento de los niños, adolescentes y jóvenes entre 11 y 18 consumen alcohol… y muchos afirman que los padres lo permiten, y nuevamente no hablamos de los niños que deben trabajar.

En el 2004 el Ministro de Educación de la Nación Daniel Filmus afirmó que quería intentar llegar a los 180 días de clase. En el balance se vio la debacle que había ocasionado los feriados largos impuestos, los cambios de fechas patrias hacia lunes y viernes, para incentivar la industria del turismo. Por un lado a esta industria turística sólo accede un porcentaje de la población que no supera el 15 o 20 por ciento como máximo. Hablamos de unos 36 millones de habitantes. Este proceso turístico impuesto sirvió, y sirve, para que la empresa turística absorba ganancias en este sistema económico voraz.

En base a esta realidad, en lugar que, durante el transcurso de este año se terminaran los fines de semana largos, se continuó con dicha política, mientras estos sectores gozan de vacaciones siempre, los niños de la miseria esperan, millones de ellos, el martes, juntando cartón, revolviendo basura o trabajando en el campo de sol a sol. Por un lado la escuela es contención, la escuela es un lugar donde se imparte educación, pero también se convive, tienen sus momentos de niños, porque juegan y son parte de una realidad entre pares.

Se gobierna solo para algunos, para los que pueden viajar, para los que tienen recursos, para los que pueden concurrir a la casa de gobierno asiduamente, y salir por el canal oficial, junto al ministro del interior.

El superávit fiscal es para pagar la deuda, pero no la interna, esa aún está en carpeta. El ministro de Economía se regocija con los números, con los superávit fiscales, pero en los delantales blancos de nuestros niños olvidados no hay ningún punto de recaudación, tampoco para los cien mil asientos vacíos, ni para los 2.000.000 de niños que trabajan, no hay ningún punto del producto bruto interno que solucione sus necesidades.

En noviembre habrá convenciones sobre los derechos del niño, y muchos saldrán a llenarse la boca sobre dichos derechos, sin embargo nuestros niños, los olvidados seguirán olvidados. Porque no sirve declamar que no deben trabajar, hay que actuar, accionar y solucionar que los dos millones de niños que trabajan vuelvan a estudiar y jugar, que los que han desertado llenen los espacios vacíos de las escuelas argentinas, porque sólo un Estado y gobierno imbuido del problema le dará solución.

Porque en algún momento se habló que la Ley Federal de Educación es una malformación educativa, sin embargo ella sigue rigiendo los destinos educativos de nuestros chicos y adolescentes, jóvenes y adultos. En algún momento se dijo que había que respetar los entornos sociales, los lugares de asentamiento poblacional, no se puede arbitrar una educación con las mismas características en las zonas urbanas y rurales. En las comunidades originarias que tienen sus lenguas, sus costumbres, sus religiones y creencias.

En realidad existen soluciones que necesitan del superávit fiscal, de este y de los que vengan, volcar toda la recaudación en el presente y futuro. En nuestro presente y futuro. Ahí debería estar destinado el PBI. Y entonces podríamos estar gozosos de las buenas cifras de Economía. Lo contrario, continuar con estos niveles de deserción y responsabilizar a los docentes por los problemas educativos es considerar que nuestros chicos son como El Imbécil de León Gieco: ¨soy su padre y los voy a explicar que piden para no trabajar. No tuvieron la suerte de ustedes de tener un padre como el que tienen¨.


Fuente: www.argenpress.info , 23 de octubre de 2004.