Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4361 al 4380 
AsuntoAutor
1675/04 - La histo Centro H
1676/04 - Presenta Centro H
1677/04 - Revista Centro H
1678/04 - Uma Crít Centro H
1679/04 - Retos pa Centro H
1680/04 - América Centro H
1681/04 - Desafío Centro H
1682/04 - Octubre Centro H
1683/04 - América Centro H
1684/04 - Tarea pa Centro H
1685/04 - Fw: EN L Centro H
1686/04 - REGION M Centro H
1687/04 - Presenta Centro H
1688/04- "La reneg Centro H
1689/04 - Pasado, Centro H
1690/04 - México: Centro H
1691/04 - La teorí Centro H
1692/04 - Doutorad Centro H
1693/04 - La muert Centro H
1694/04 - Iraq: De Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4601     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1691/04 - La teoría de que los mercados siempre aciertan a largo plazo pierde adeptos (WSJ/Américas)
Fecha:Martes, 19 de Octubre, 2004  21:55:04 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

 

NCeHu 1691/04

 

VOLVER.......

 


 

La teoría de que los mercados siempre aciertan a largo plazo pierde adeptos

Jon E. Hilsenrath
The Wall Street Journal


Durante 40 años, el economista Eugene Fama sostuvo que los mercados financieros eran altamente eficientes a la hora de reflejar el valor intrínseco de las acciones. Su vieja némesis intelectual, Richard Thaler, miembro de la escuela de pensamiento económico "conductista", argumenta que los mercados pueden salirse de su curso cuando los individuos toman decisiones estúpidas.

En mayo, 116 eminentes economistas y ejecutivos se reunieron en la Escuela de Negocios de la Universidad de Chicago para una conferencia en honor a Fama, de 65 años. Allí, el economista sorprendió a parte de la audiencia. Un trabajo que presentó, junto con un colega, argumentaba que los inversionistas mal informados podrían, en teoría, descarrilar los mercados. Los precios de las acciones, dijo, podrían volverse "un poco irracionales".

Tales palabras, viniendo de Fama, el padre intelectual de la teoría conocida como la "hipótesis del mercado eficiente", fueron consideradas por algunos en la audiencia como una concesión inesperada. Por años, las teorías del mercado eficiente fueron dominantes, pero la presentación era una sugerencia de que las ideas de los conductistas se habían vuelto la norma.

"Supongo que ahora todos somos conductistas", recuerda haber dicho Thaler, de 59 años, después de escuchar la presentación de Fama. Roger Ibbotson, profesor de la Universidad de Yale y fundador de Ibbotson Associates Inc., firma de asesoría de inversión, dice que pensó que Fama había "cambiado de opinión sobre el tema" y añade: "Se está produciendo un cambio. La gente está reconociendo que los mercados son menos eficaces de lo que pensábamos". Fama dice que ha sido consistente.

El cambio en esta vieja disputa intelectual tiene grandes implicaciones para problemas de la vida real, desde la privatización de la previsión social, un tema candente en Estados Unidos, y la regulación de los mercados financieros a la forma en que se manejan los directorios de las empresas. Las ideas de Fama ayudaron a fomentar las teorías del libre mercado de los 80 y dieron pie a la industria de fondos indexados, valorada en US$1 billón. Por su parte, la teoría de Thaler sugiere que las autoridades tienen un papel importante que jugar al guiar a los mercados y a los individuos donde estos son propensos a fallar.

Un ejemplo es el debate sobre la privatización de los sistemas previsionales. En un estudio de los esfuerzos suecos para privatizar su sistema previsional, Thaler halló que los inversionistas tendían a acumular acciones tecnológicas arriesgadas e invertían demasiado en el mercado local. Thaler concluyó que los inversionistas tenían demasiadas opciones, lo que limitaba su capacidad para tomar buenas decisiones.

El economista piensa que una reforma del sistema estadounidense de Seguridad Social, debería ser menos flexible. "Si le ofrece a la gente 456 fondos de inversión...no van a hacer elecciones maravillosas", observa.

Pocos piensan que el giro hacia el campo conductista revertirá el énfasis global en las economías abiertas y el libre mercado, a pesar de la creciente atención académica a los colapsos de los mercados. Y aunque Fama parece haber flexibilizado su opinión con el tiempo, el economista asegura que sus ideas esenciales no han cambiado.

Producto de la escuela de pensamiento de Chicago asociada con Milton Friedman, que hace hincapié en las virtudes de los mercados sin restricciones, Fama ganó prominencia en la Escuela de Negocios de la Universidad de Chicago. Es un jugador de tenis ávido, conocido por su estilo disciplinado. Thaler, otro profesor de Chicago, también juega tenis, pero su juego es más arriesgado. Los dos tienen participaciones en fondos de inversión que se ciñen a sus respectivas teorías económicas.

En su forma más pura, la teoría de los mercados eficientes sostiene que los mercados absorben nueva información con la velocidad de un rayo y suministran la mejor estimación posible del valor intrínseco de las compañías que cotizan en bolsa. Como resultado, tratar de derrotar al mercado, incluso a largo plazo, es un ejercicio fútil debido a que se ajusta muy rápido a nueva información.

Los economistas conductistas argumentan que los mercados son imperfectos debido a que las personas a menudo se alejan de las decisiones racionales. Creen que este comportamiento genera grandes bajones en el mercado y oportunidades de compra para inversionistas hábiles.

Para Thaler y Fama, esto es más que un simple debate académico. La investigación de Fama dio pie a la idea de la gestión pasiva de dinero y los fondos indexados. Es director de Dimensional Fund Advisers, empresa de administración de inversión que no cotiza en bolsa y tiene US$56.000 millones en activos. La empresa asume que no puede derrotar el mercado e invierte en áreas amplias, en lugar de escoger acciones individuales. Los retornos anuales promedio durante la última década para su mayor fondo (que invierte en acciones pequeñas, subvaloradas) ha sido de aproximadamente un 16%, cuatro puntos porcentuales mejor que el S&P 500, de acuerdo con Morningstar Inc., firma de investigación de fondos de inversión.

Thaler, mientras tanto, es principal en Fuller & Thaler, empresa de gestión de fondos con US$2.400 millones bajo administración. Sus gestores de fondos se la pasan escogiendo acciones que superan el desempeño del mercado. El fondo de mayor crecimiento de la empresa, que invierte en acciones que esperan produzcan fuertes crecimientos de ganancias, ha registrado retornos anuales promedio de 6% desde que fue creado en 1997, un poco menos de tres puntos porcentuales más que el S&P 500.

Los trabajos de Fama sustentaron la fe de la Escuela de Chicago en el funcionamiento de los mercados. Su argumento, opuesto a la intervención gubernamental, contribuyó a darle forma a los años 80 y 90 al alentar a los formuladores de políticas, muchos de ellos en América Latina, a abrir sus economías a las fuerzas del mercado.

Pero Thaler y una creciente legión de expertos en el comportamiento de las finanzas estaban encontrando pequeñas anomalías que parecían contradecir abiertamente la teoría sobre los mercados eficientes.

Por ejemplo, los analistas determinaron que las acciones denominadas value, es decir que parecen subvaloradas en relación a sus ganancias o activos, tendían a desempeñarse mejor que las acciones de alto crecimiento, las que probablemente incrementarían sus ganancias rápidamente. Si el mercado fuera eficiente e imposible de vencer, ¿por qué una clase de activos se desempeñaría mejor que otra? (Fama afirma que hay una explicación racional: las acciones aparentemente subvaloradas tienen riesgos ocultos y los inversionistas son recompensados por esos riesgos con rendimientos más elevados).

Por otra parte, en un mundo racional, los precios de las acciones deberían fluctuar solamente cuando ingresa nueva información al mercado. Pero con un intercambio diario de más de 1.000 millones de acciones en la Bolsa de Nueva York, el mercado parece estar plagado de corredores haciendo sus apuestas todo el tiempo.

Aunque defender los mercados eficientes se ha vuelto cada vez más difícil, puede que aún sea demasiado pronto para que Thaler declare victoria.

El economista confiesa que la mayoría de sus activos para su jubilación están en fondos indexados, justamente los que las investigaciones de Fama ayudaron a lanzar. Y a pesar de su análisis sobre las ineficiencias del mercado, también reconoce que "no es fácil derrotar al mercado, y la mayoría de la gente no lo hace".


Fuente: wsj.com/Américas , 18 de octubre de 2004.