Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4361 al 4380 
AsuntoAutor
1675/04 - La histo Centro H
1676/04 - Presenta Centro H
1677/04 - Revista Centro H
1678/04 - Uma Crít Centro H
1679/04 - Retos pa Centro H
1680/04 - América Centro H
1681/04 - Desafío Centro H
1682/04 - Octubre Centro H
1683/04 - América Centro H
1684/04 - Tarea pa Centro H
1685/04 - Fw: EN L Centro H
1686/04 - REGION M Centro H
1687/04 - Presenta Centro H
1688/04- "La reneg Centro H
1689/04 - Pasado, Centro H
1690/04 - México: Centro H
1691/04 - La teorí Centro H
1692/04 - Doutorad Centro H
1693/04 - La muert Centro H
1694/04 - Iraq: De Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4600     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1690/04 - México: Severa descapitalización del cam po (Aída Mendoza Flores)
Fecha:Martes, 19 de Octubre, 2004  21:40:56 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

 
NCeHu 1690/04

MEXICO
SEVERA DESCAPITALIZACION DEL CAMPO
 
Aída Mendoza Flores

Las viejas prácticas priístas que provocaron la irremediable caída de la actividad productiva en el campo mexicano son las mismas que ahora no permiten la recuperación del sector. A pesar de que el gobierno de Vicente Fox muestre una supuesta buena voluntad para lograr dicho objetivo, se continúa con el intermediarismo, el tortuguismo para otorgar créditos, el abandono, la corrupción y el olvido, lo que difícilmente permitirá su rescate en por lo menos 20 años.

Lo anterior fue señalado por investigadores y especialistas en el tema, quienes reiteraron ante Forum que son insuficientes los apoyos gubernamentales para la reactivación del campo mexicano aunque se diga que ahora sí están llegando completos y a tiempo.

Para Antonio Flores Macías, coordinador de la carrera de agronomía de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el campo vive una severa descapitalización y los cerca de 180 millones de pesos canalizados para su reactivación, a través de programas gubernamentales en el transcurso de este año, no son suficientes para contrarrestar los problemas del agro nacional.

Para respaldar sus declaraciones, Flores Macías, se refiere a algunas cifras de la actual situación del campo: de 1982 a 2001 la inversión en fomento agropecuario disminuyó 95.5 por ciento, en tanto que el crédito agropecuario también se redujo en 64.4 por ciento en el mismo periodo.

Agrega que de 1981 a 2001 el producto interno bruto (PIB) por persona, agropecuario y forestal, registró una baja de 14.3 por ciento.

Aunque el gobierno federal anunció desde 2003 un programa especial para apoyar al campo mexicano, llamado 'blindaje agropecuario' y cuyos fondos ascienden a más 100 mil millones de pesos, no se hace viable ni siquiera su estabilidad mucho menos su recuperación.

Según el académico José Antonio Romero Sánchez, de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de esos recursos más del 60 por ciento se gasta en infraestructura, logística e intervención de profesionales, lo que se traduce en un apoyo raquítico directo de cuando mucho 30 por ciento.

Explica: De cada mil pesos que llegan al campesino, 600 son para cubrir gastos de investigación, nómina del personal que labora en las dependencias y una parte más cubre algunos bolsillos de gente allegada a las personas que tienen acceso al presupuesto.

Con esta opinión coinciden líderes de la Confederación Nacional Campesina (CNC), pues aseguran que la ineficiencia y la corrupción es tal, que de cada peso que se aplica a los programas, sólo 40 centavos llegan a productores, el resto se diluye en los procesos burocráticos.

El dinero para fines productivos no se entrega con oportunidad y suficiencia a los campesinos que se sienten engañados. A esto se agrega la ausencia de una política de desarrollo rural y la incapacidad de los funcionarios del actual gobierno para entender la problemática que enfrentan los campesinos mexicanos.

Un aspecto preocupante, dice Alvaro Bracamonte Sierra, profesor e investigador del Programa de Estudios Económicos y Demográficos de El Colegio de Sonora, es la eliminación de los aranceles -a partir de los tiempos cumplidos en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN-, en una cantidad importante de productos agropecuarios, a tal grado de que se percibieron -desde entonces- mayores complicaciones en la difícil situación del agro nacional.

Y no es para menos, agrega: 'La desgravación de la que fueron objeto los productos señalados para su liberación, representó el 30 por ciento de las importaciones totales agropecuarias y 50 por ciento del valor de la producción, excluyendo desde luego el maíz'.

De acuerdo con la información disponible, son 102 mil 563 millones de pesos los que se destinaron para apoyo al campo. La pregunta clave es si esa cantidad -con todo y sus descuentos de gastos previos- será suficiente para atenuar los rezagos de tantos años y sentar las bases hacia una reactivación en el corto o en el mediano plazos.

Las cifras en el campo, preocupantes

Estudios de organismos no gubernamentales señalan que en México, alrededor de 21 por ciento del territorio es considerado apto para la agricultura, pero sólo 12 por ciento se cultiva, el resto se encuentra abandonado y olvidado.

El sector primario de la economía es el más atrasado, la mayor productividad se encuentra en el norte del país, porque se benefició de los proyectos de irrigación, y la región ha orientado su producción al mercado externo. En el centro y el sur, las zonas rurales están rezagadas y las actividades agrícolas se desarrollan con técnicas tradicionales, tales como la tala y quema.

Las reformas económicas no han mejorado la situación en el campo, ya que las deficiencias en la inversión y la baja productividad continúan afectando a la agricultura. Su proporción con respecto al producto interno bruto (PIB) disminuyó de 5.8 por ciento a 4.6 por ciento en los últimos cinco años y México se ha convertido en un país importador de productos agrícolas desde 1992. En 1999 el déficit en la balanza comercial de productos agrícolas fue de 334.8 millones de dólares.

En cuanto a la ganadería representa alrededor de 30 por ciento de la producción agropecuaria, una tercera parte del territorio mexicano es considerado zona de pastoreo y se localiza al norte del país, donde se cría ganado para la exportación hacia Estados Unidos.

Para mediados de la década de los 90 existían más de 30 millones de cabezas de ganado vacuno, 11 millones de cabezas de porcino, 13 millones de caprino y unos 290 millones de aves de corral. Ahora estas cifras han disminuido 50 por ciento.

En materia de la silvicultura México se distingue porque 9 por ciento de su territorio está cubierto por bosques, que ocupan 49 millones de hectáreas en Chihuahua, Durango y Michoacán. En los últimos años esta industria se ha visto afectada por la sobreexplotación, la falta de inversión y por los devastadores incendios forestales.

Programas ineficientes

Después del llamado 'blindaje agropecuario', el gobierno federal firma el Acuerdo Nacional para el Campo (ANC), -28 de abril de 2003- y se marca como una estrategia que resolverá el problema a mediano plazo, aunque también se reconoce que no es la panacea que terminará con años y años de rezago, afirma Armando Ríos Piter, subsecretario de Política Sectorial de la Secretaría de la Reforma Agraria (SRA).

Para dar respuesta inmediata a los millones de campesinos, indica el funcionario de la SRA, se ha creado el Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable, formado por los actores del sector rural: el gobierno federal, los estatales, Poder Legislativo, líderes de las organizaciones campesinas y agrupaciones de productores, quienes tienen voz y voto en todas las decisiones.

Así como el gobierno federal ha mantenido el cumplimiento constante de sus compromisos, de igual manera impulsará a las organizaciones e instancias firmantes para que, de acuerdo con su responsabilidad, den la atención necesaria a las partes que les corresponden en el ANC, indica.

Al ser interrogado sobre las organizaciones en particular, José Antonio Romero denuncia que la corrupción se hace presente en la mayoría de este tipo de organizaciones, 'y no hablo del desvío de recursos -que tal vez no han sido tan sonados- pero hay, por ejemplo, el tráfico de influencias. Muchos de los líderes o funcionarios solamente benefician a sus allegados y al resto de la población campesina la dejan fuera de los apoyos'.

Para la CNC el Acuerdo Nacional es coyuntural, dominado por la burocracia y la ineficacia, no responde a las expectativas que planteó porque sus programas sólo favorecen el avance de las trasnacionales y de grupos afines al Partido Acción Nacional, mientras el gobierno del presidente Fox es incapaz de devolverlo a su curso inicial, por lo que puede convertirse en el más estrepitoso fracaso en la historia de los programas agrarios.

Al respecto el investigador de la Facultad de Economía de la UNAM, asegura que efectivamente la comercialización de los productos agropecuarios está en manos de las grandes trasnacionales y 'esto representa mayor peligro que la falta de apoyos económicos, porque ya no son aquellos pequeños intermediarios que llegaban con el campesino a ofrecerle cierta cantidad por su cosecha y llevarla a la Conasupo, sino que van más allá'.

Los recursos a destiempo

Víctor Manuel Gandarilla Carrasco, responsable por la CNC del seguimiento del ANC denuncia que el Acuerdo Nacional se ha cumplido a medias. Ejemplificó con cantidades aprobadas el año pasado, de los 2 mil 800 millones de pesos que se comprometió a dar el gobierno para apoyar al Procampo, 650 millones de pesos servirían para incorporar a 600 mil nuevos productores con menos de cinco hectáreas de las zonas de mayor pobreza en el país al programa, pero este dinero no se ejerció y se devolvió a la Secretaría de Hacienda.

Es gravísimo que esto suceda, sentencia, para luego cuestionar los motivos, 'pues el secretario de Agricultura, Javier Usabiaga, reconoció en la última sesión del Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable que no se habían entregado los recursos por deficiencias técnicas de quienes manejan el programa Procampo'.

Los especialistas y líderes campesinos cuestionan la validez del ANC y aseguran que ha fracasado parcialmente porque hay vacíos y subejercicio en la aplicación del presupuesto, 'el dinero se entrega a otros grupos u organizaciones afines al gobierno foxista, como la Central Campesina Unidos, creada por Javier López Macías, alias El Chabelo, quien fue funcionario del Fondo Nacional de Apoyo para las empresas de Solidaridad y ahora recibe apoyo, esto es un juego sucio y debemos detener estas prácticas que rayan en la corrupción, los beneficiados deben ser los campesinos más pobres y ser tratados parejo', considera el coordinador en funciones del Congreso Agrario Permanente.

Apoyos al sector en otras naciones

Antonio Flores Macías, investigador de la UAM, compara los apoyos mexicanos con los otorgados en otras naciones. De acuerdo con la OCDE, mientras que la Unión Europea canaliza 103 mil millones de dólares anuales a subsidios y Estados Unidos brinda 92 mil millones de dólares, en México se otorgan apenas 7.5 mil millones de dólares. Más aún: El apoyo por persona que reciben los agricultores estadunidenses asciende a 346 dólares; en nuestro país éste se estima en 81 dólares.

El investigador agrega que debido a los subsidios que reciben los productores en Estados Unidos, los precios de los productos son más baratos que en nuestro país. Como consecuencia, se calcula que es ya de alrededor del 40 por ciento la demanda nacional de alimentos que se cubre con importaciones procedentes del vecino país.

Las compras hechas a Estados Unidos se han elevado sensiblemente durante el periodo de vigencia del TLCAN: en 1994, las importaciones ascendían a poco más de 4 mil 590 millones de dólares; en 2001, éstas llegaban a 7 mil 404 millones; es decir, se incrementaron casi en 100 por ciento en ocho años.

Equiparar los apoyos que reciben los agricultores mexicanos con los de la Unión Europea, Canadá y Estados Unidos, resulta crucial en un contexto de competencia tan agresiva como el actual. Para ello sería necesario destinar cuantiosos recursos al campo, lo cual, dado lo establecido en el llamado 'blindaje agropecuario', estamos muy lejos de alcanzar.

Al tipo de cambio actual, los 102 mil millones de pesos anunciados significan alrededor de 10 mil millones de dólares, cifra todavía lejana a los apoyos que reciben los productores de las regiones mencionadas. Esto, por supuesto, asumiendo que tales recursos se destinarán efectivamente a apoyar a los agricultores.

Especialistas, investigadores y líderes campesinos coinciden en afirmar que los programas de apoyo implementados por el gobierno de Vicente Fox son 'gotitas de agua en el desierto, que no calman la sed de desarrollo de los campesinos', finalizaron.


Fuente: www.argenpress.info , 19 de octubre de 2004.