Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4361 al 4380 
AsuntoAutor
1675/04 - La histo Centro H
1676/04 - Presenta Centro H
1677/04 - Revista Centro H
1678/04 - Uma Crít Centro H
1679/04 - Retos pa Centro H
1680/04 - América Centro H
1681/04 - Desafío Centro H
1682/04 - Octubre Centro H
1683/04 - América Centro H
1684/04 - Tarea pa Centro H
1685/04 - Fw: EN L Centro H
1686/04 - REGION M Centro H
1687/04 - Presenta Centro H
1688/04- "La reneg Centro H
1689/04 - Pasado, Centro H
1690/04 - México: Centro H
1691/04 - La teorí Centro H
1692/04 - Doutorad Centro H
1693/04 - La muert Centro H
1694/04 - Iraq: De Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4596     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1686/04 - REGION METROPOLITANA DE BUENOS AIRES: REFLEXIONES ACERCA DE LOS BARRIOS CERRADOS Y PUEBLOS PRIVADOS
Fecha:Martes, 19 de Octubre, 2004  15:55:14 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

NCeHu 1686/04
 

" REGION METROPOLITANA DE BUENOS AIRES:

REFLEXIONES ACERCA DE LOS BARRIOS CERRADOS Y PUEBLOS PRIVADOS."

 

 

Arq. DP. Sonia Vidal-Koppmann

               Investigadora Adjunta CONICET (DIGEO/IMHICIHU)

               Universidad de Buenos Aires (C.I.M. – F.A.D.U.)


              

Resumen

 

A comienzos del Tercer Milenio, en la Región Metropolitana de Buenos Aires se observa un paisaje de fragmentos urbanos, en donde sobresale la presencia de un fenómeno incipiente: el de los pueblos privados.

Con diversas denominaciones comerciales (ciudadpueblo, pueblo privado, ciudad ecológica, village, etc.), esta nueva forma de urbanizar cerrando espacios y replegándose hacia lo privado, pone en evidencia la ausencia de políticas urbanísticas adecuadas y muestra un proceso fuera de control por parte de los gobiernos locales. Ya no se trata de un barrio cerrado dentro del área urbana, ni de un club de chacras en las zonas periurbanas, ahora estamos asistiendo al nacimiento de ciudades (en algunos casos previstas para más de cien mil habitantes) compuestas por barrios privados y con un equipamiento que les confiere una gran autonomía.

¿Cuántos pueblos privados se están construyendo actualmente, y cuántos de los mismos llegarán a concretarse? ¿Cuál es su incidencia en términos de población y superficie sobre el territorio de los partidos afectados? ¿Responde la normativa actual a esta forma de organización del espacio? ¿Reportan beneficios, en el orden económico y social, para los municipios bonaerenses? ¿Pueden ser, acaso, una nueva forma de pensar la urbanización del futuro?

Obviamente, la presencia de estas nuevas urbanizaciones abre un abanico de interrogantes. Algunos de ellos se han ido dilucidando en sucesivas investigaciones urbanas que hemos emprendido con anterioridad, muchos otros quedan aún sin resolver.

 

Palabras - clave

Urbanizaciones privadas - barrios cerrados - fragmentación urbana - segregación social

 

 

Panorama socio-espacial de la región metropolitana

 

La región metropolitana de Buenos Aires (RMBA), al igual que otras grandes metrópolis latinoamericanas, se caracteriza por los fuertes contrates, resultado espacial de un modelo socioeconómico  con la impronta de la globalización. Pero sin lugar a dudas, es en el hábitat urbano, donde las desigualdades son más evidentes y donde la oposición centralidad-periferia se destaca con mayor relieve. (Figura 1)

En efecto, sólo con observar la ciudad de Buenos Aires, epicentro de toda la región, puede apreciarse el contraste de una zona norte (barrios de Recoleta, Palermo, Belgrano) donde las torres-jardín amuralladas dan cuenta del nivel económico de sus habitantes; y una zona sur poblada de las denominadas “villas miseria”. Según la información provista por el Centro de Información Metropolitana (organismo de investigación de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires), la zona sur concentra 15 villas de emergencia y tres núcleos habitacionales transitorios (NHT), con una población de aproximadamente 145.000 habitantes equivalente al 5,2% de la población total que habita en el Área Metropolitana, y equivalente, en materia de parque habitacional, a unas 30.000 unidades de vivienda.

Otro dato significativo es que la población de las villas se duplicó en el término de los diez últimos años. Según datos oficiales (Subsecretaría de Acción Social del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires) en 1991 los residentes ilegales ascendían a 52.472 y en 2001 la cifra alcanzada era de 112.479 habitantes. Sin embargo, estudios realizados recientemente por consultorías privadas destacan que las cifras de población son superiores al cálculo oficial, ya que existen nuevos asentamientos precarios no censados que elevarían la cantidad a treinta (Tramutola, 2003). Esta situación deficitaria se ve aumentada por la población residente en casas tomadas. Se estima que aproximadamente son unos 150.000 habitantes, a los que hay que adicionar unos 90.000 residentes en pensiones y hoteles, en condiciones de hacinamiento y unas 1.100 personas que duermen en calles y espacios públicos, de acuerdo con el recuento realizado por el Programa Buenos Aires Presente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (Diario La Nación, 2000).

Algo similar sucede en el resto de los partidos que configuran la región metropolitana, sobre todo en los que integran el segundo y tercer cordón, que es donde se verifican los mayores porcentajes de pobreza e indigencia. En este caso, son más de 600.000 los habitantes de las villas (de los cuales alrededor del 50% son menores de 14 años) y la cantidad de viviendas supera las 100.000 unidades.

El déficit de vivienda y las carencias de infraestructuras en un alto porcentaje de los partidos de la región, constituye tan sólo la dimensión espacial del problema; ya que las causas más evidentes del mismo están vinculadas con la situación socioeconómica de la población. Los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) realizada por el INDEC en el mes de octubre de 2002  (INDEC, 2002) señala que en la Argentina 20.830.000 habitantes son pobres (57,5% de la población total del país) y de esta cifra el 27,5% vive en situación de indigencia; es decir, sin recursos para cubrir las necesidades básicas de alimentación. Dentro de este panorama la región metropolitana de Buenos Aires (incluida la ciudad homónima) presenta un cuadro de situación crítico: el 54,3% de su población está por debajo de la línea de pobreza y en la ciudad de Buenos Aires este índice pasó en un año del 9,8% al 21,2%.

En el "Informe de la Situación Habitacional de la Provincia de Buenos Aires" elaborado por el equipo de técnicos que componen el Sistema de Información, Monitoreo y Evaluación de Programas Sociales (Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales - SIEMPRO, 2003) se destaca el alarmante estado de la región en materia de desocupación, pobreza e indigencia. Dicho informe da cuenta de que, desde 1998 hasta mayo de 2002, se perdieron en la región unos 295.000 puestos de trabajo, de los cuales 170.000 empleos corresponden al año 2002 (SIEMPRO, 2003:5). La disminución del empleo formal ha afectado principalmente al sector privado. La reducción de empleos abarcó la actividad de la construcción (41%), el comercio (11,4%), el sector financiero (11,5%) y la industria (9%). Por otra parte, los empleos informales que en su momento habían absorbido la mano de obra desocupada, también experimentaron una brusca reducción, dado que en el último año desaparecieron 130.000 puestos de trabajo de los cuales el 96% corresponden a la región metropolitana.

Cabe agregar, que la RMBA se ubica entre las regiones con más altos índices de desempleo del país y que esta situación afecta mayoritariamente a la población joven (entre 15 y 24 años) ubicada en los estratos socioeconómicos más bajos. Según los datos de la EPH (mayo de 2002) el 46,1% de estos jóvenes se encuentra desocupado; pero, además, el 60% de los jóvenes entre 20 y 24 años no completó la escuela secundaria, y el 28% tiene solamente completa la escuela primaria. (INDEC, 2002)

La falta de una educación adecuada para poder aspirar a un empleo calificado, los altos índices de desocupación y en consecuencia, el crecimiento alarmante de la pobreza conllevan, indefectiblemente, a un conjunto de graves patologías urbanas: delitos a mano armada, prostitución, drogadicción. En síntesis, al aumento de la inseguridad en el área metropolitana.

Estas patologías van asimismo creciendo, en la medida en que la brecha entre los estratos más ricos y los más pobres se agranda. En el informe de SIEMPRO citado precedentemente se consigna que los sectores pudientes de la población tienen un ingreso 27,3 veces superior a los sectores de menores ingresos; y además, que el ingreso promedio de casi el 60% de la población argentina está por debajo de los $ 700 (aproximadamente 219 dólares mensuales), cuando la canasta básica de alimentos se calcula en $ 728. Por lo tanto, la situación de pobreza en la que viven sumergidos millones nuestros conciudadanos es evidente. Sin embargo, el 10% más rico de la población concentra el 37,4% del total del ingreso, con un promedio de sueldos que va desde los $1000 a los $30.000 mensuales.

Este marco de pobreza y de falta de expectativas es un excelente medio para la proliferación de todo tipo de delitos y para convertir a las grandes áreas urbanas en lugares inseguros. Los diarios nacionales con frecuencia publican información que sugiere el avance de la delincuencia; por ejemplo, un informe elaborado por la Procuración bonaerense indica que los asesinatos aumentaron en un 50% con respecto al año 2001, y que los partidos que ocupan los primeros puestos en este lamentable “ranking” son los de Lomas de Zamora, San Martín y Quilmes, todos ellos en la región metropolitana. Asimismo una encuesta realizada por un consultora privada a nivel de todo el país (Consultora Gallup, 2002) confirma que el 55% de los encuestados del conurbano bonaerense cree que su barrio es inseguro, en tanto que el 37% de los encuestados en la Ciudad de Buenos Aires opina lo mismo con respecto a los barrios de la Capital. Como causas del aumento de la delincuencia, el 42% de los encuestados coincidió en la falta de trabajo. Algo semejante señaló en una entrevista concedida a un diario nacional el procurador de la Corte Provincial, quien destacó que el hacinamiento, la falta de trabajo, la marginación y la falta de horizontes alientan la violencia en la región (Diario La Nación, 2002:23).

El fenómeno de aumento del delito, ha sido una de las causas invocadas para justificar el auge de las urbanizaciones cerradas y explican, en parte, la oleada migratoria de sectores de clase media alta hacia el segundo y tercer cordón de la región. Los datos provisionales del Censo Nacional de Población, Vivienda y Hogares de 2001, confirman esta tendencia al mostrar que la Ciudad de Buenos Aires ha perdido el 7,6% de su población y que los partidos del segundo y tercer cordón de la RMBA han tenido un crecimiento explosivo.

Un caso significativo se verifica en el partido de Pilar. El mismo está situado en el denominado "corredor norte" del área y en la actualidad cuenta con 233.508 habitantes, habiendo experimentado en la última década un aumento demográfico del 67,3%. En dicho partido se ha producido también en este período el "boom" de los clubes de campo y de los barrios cerrados, siendo el partido que concentra la mayor cantidad de urbanizaciones privadas (38 clubes de campo, 69 barrios cerrados y tres pueblos privados) (Vidal, 2002:434). Sin embargo, Pilar comparte con el resto de los partidos que integran el tercer cordón, los índices más elevados de pobreza y desempleo. Este es un ejemplo que se puede constatar en la mayoría de los municipios de la región metropolitana: asentamientos de pobreza y enclaves de riqueza compartiendo un mismo territorio. Las razones se pueden sintetizar de la siguiente manera:

a)      Los terrenos ubicados en la periferia son los de mayor superficie y los más baratos. Esta situación atrae a los inversores inmobiliarios para la localización de proyectos que demandan importantes superficies. Asimismo, muchas de las tierras periurbanas son fiscales, sin un uso del suelo determinado; y por lo tanto, factibles de ocupación por familias carenciadas.

b)      La localización de barrios y countries representa una potencial fuente de trabajo, ya sea durante la construcción de los mismos o, posteriormente en actividades de servicios (empleadas domésticas, jardinería, reparaciones y mantenimiento, etc.). Muchas veces esta posibilidad nunca llega a ser cierta, pero arrastra a numerosas familias a asentarse en viviendas precarias en las proximidades de los nuevos barrios.

c)      El trazado de vías de comunicación es esencial para la concreción de los proyectos en la periferia urbana. Las fuertes inversiones en infraestructura vial en la década del 90 constituyó un elemento clave para la ubicación de conjuntos habitacionales en un radio de 60 Km de la ciudad de Buenos Aires. También este mismo argumento es válido para la localización de asentamientos ilegales; ya que sus habitantes realizan a diario largos trayectos para llegar a sus  lugares de trabajo.

 

Si hubiera que sintetizar el  fenómeno del crecimiento de la RMBA a fines del siglo XX, habría que señalar un componente clave: la comunidad cerrada en sus dos versiones, la de los estratos altos y la de los marginados. La expansión de estos dos tipos de asentamientos y su localización próxima en el territorio, muestra de forma tajante los contrastes socioeconómicos y físico-espaciales de la región o, como muy bien lo ha definido el investigador N. García Canclini, la coexistencia de “los desesperados” con “los instalados” (García Canclini, 2002:16).

 

Barrios cerrados y pueblos privados ¿una nueva forma de producir ciudad?

 

Como se dijera anteriormente, con los datos provisionales del censo nacional de 2001 se ha podido constatar un fuerte crecimiento demográfico en los partidos que componen el segundo y tercer cordón de la región metropolitana y un decrecimiento en la ciudad de Buenos Aires y en los partidos lindantes a ella (primer cordón). Por este motivo incluimos el siguiente cuadro, en el que se presentan los porcentajes de crecimiento en los últimos diez años del segundo y tercer cordón y se ha estimado el número de urbanizaciones privadas localizadas en ambos

 

Cuadro 1

Crecimiento demográfico y nuevas urbanizaciones

 

PARTIDO

POBL. TOTAL

% CREC. POBLACION

URB. PRIVADAS

OBSERVACIONES

Alte. Brown

513.777

14,42

0

 

Berazategui

287.642

17,85

8

2 pueblos privados

E. Echeverría

243.715

23,79

15

 

Ezeiza

118.080

59,26

14

 

F. Varela

343.238

37,50

0

 

M. Argentinas

290.530

 21,50

9

 

J. C. Paz

229.760

23,08

2

 

San Miguel

253.133

19,01

15

 

Merlo

468.724

20,17

1

 

Moreno

379.801

32,96

11

 

Quilmes

590.677

1,46

1

 

Tigre

295.561

16,03

57

1 pueblo privado

San Vicente

40.801

31,25

3

 

Pte. Perón

59.592

47,03

3

 

Cañuelas

24.339

33,26

8

 

Marcos Paz

39.419

56,76

1

 

Gral. Rodríguez

64.017

52,79

10

1 pueblo privado

Pilar

228.724

67,43

114

3 pueblos privados

Escobar

172.494

41,58

41

 

Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos de la Guía Intercountries y datos provisionales del Censo Nacional de Población  2001 del INDEC

 

En este cuadro se evidencia que tan sólo en dos de los partidos del área no existen proyectos de urbanizaciones cerradas, en el resto el número variable obedece a la localización en función de las vías rápidas de comunicación y de las mejores condiciones de equipamiento e infraestructura, siendo el corredor Norte el que presenta el mayor número de emprendimientos y el que históricamente comenzó a desarrollarse en primer término, con la construcción de casas-quintas y residencias secundarias conectadas por el acceso Norte y la autopista Panamericana con el centro de Buenos Aires.

Es necesario destacar que las tipologías de las urbanizaciones privadas son variadas de acuerdo con las dimensiones de los proyectos y con el equipamiento interno que poseen. Entre los barrios cerrados que no ocupan más de dos hectáreas de superficie hasta los pueblos privados que aspiran a tener veinte barrios dentro de su perímetro, hay un amplio espectro arquitectónico urbanístico. No obstante, lo que es común a todos ellos es la idea de separarse del resto de lo urbano, con un vallado más o menos transparente según los casos, pero que marca inflexiblemente “un adentro y un afuera”. Esta condición de frontera es aún más notoria en las “ciudades privadas”; es decir  una ciudad satélite privada dentro de un área urbana que la contiene. “Es una nueva forma de barbarie que conduce al fascismo cotidiano de una clase media miedosa de las diferencias que tradicionalmente se encontraban en las ciudades” (Entrevista a Jordi Borja, Diario La Nación, 1999:14).

A los efectos de este análisis se han tomado tres partidos: Pilar, Malvinas Argentinas y San Miguel. En el primero de ellos, la superficie afectada por los nuevos emprendimientos es casi un 20% de la superficie total del partido, lo que equivale a más de 6000 hectáreas destinadas a usos urbanos. Por otra parte, el partido cuenta con tres proyectos en construcción de pueblos privados: Pilar del Este (550 hectáreas), proyectado para albergar alrededor de 25.000 habitantes y con un equipamiento que incluye, además de las áreas para deportes, la localización de un centro comercial y colegios privados;  Estancias del Pilar (450 hectáreas) con una capacidad locativa potencial de 46.000 habitantes y con un equipamiento planificado de sectores deportivos, comerciales y culturales, y por último, Estancia San Miguel, un megaemprendimiento que concentrará 16 barrios privados, tres clubes y un colegio, en una superficie de 850 hectáreas. En el primero de estos pueblos privados, actualmente está habilitado un sólo barrio cerrado de los 14 proyectados; en el segundo se encuentran a la venta viviendas en dos de los siete barrios que componen la totalidad del conjunto y en el tercero hasta el momento no se ha terminado ningún barrio. Asimismo los clubes de campo y los barrios cerrados esparcidos en las denominadas áreas complementarias (ley provincial 8912), configuran un paisaje nuevo, que podría describirse como un conjunto de “islas urbanas”, rodeadas de terrenos degradados, de basurales a cielo abierto, de caminos de tierra, de asentamientos precarios y de arroyos contaminados por la presencia de fabricas poco cuidadosas de sus desechos.

El partido de Malvinas Argentinas situado en el segundo cordón de la RMBA y próximo al corredor Noroeste constituye otro ejemplo significativo. Conforma un partido nuevo, ya que su delimitación data de 1994, fecha en que el partido de Gral. Sarmiento se divide en tres: San Miguel, José C. Paz y Malvinas Argentinas. Durante la última década su población creció más del 20% , como así también los indicadores de pobreza, poseyendo en la actualidad un 60% de hogares debajo de la línea de pobreza, en los cuales el 30% de la población no terminó la escuela primaria y el 60% no completó la secundaria (Catenazzi, 2000:237). No obstante, es un caso interesante porque las autoridades municipales no han tomado una actitud pasiva con respecto a la  recepción de inversiones privadas del sector inmobiliario; sino, por el contrario, han organizado seminarios sobre el tema con destacados especialistas y con la participación de los diferentes actores que intervienen en el proceso (Barrios Cerrados. Nuevas formas de urbanización del Gran Buenos Aires, agosto 1998).

Dentro de este partido se han localizado tres clubes de campo (300 Has.), tres barrios cerrados (79 has.) y tres barrios privados abiertos que encierran calles públicas a través de barreras en los accesos, controladas por sus respectivas empresas de seguridad. Esta última tipología de urbanización, es la que ha presentado mayores conflictos debido a que su existencia es anterior a la ley provincial 8912/77 y sus decretos reglamentarios, en done aparece por primera vez la figura de las urbanizaciones especiales y los clubes de campo. Las situaciones de conflicto surgen a causa del cierre de calles y en algunos de estos casos al levantamiento de muros perimetrales sin autorización municipal.

El tercer caso-testigo, el partido de San Miguel está situado colindante con Malvinas Argentinas, y al igual que este último fue producto de la división del partido de General Sarmiento. Por lo tanto, son válidas las consideraciones que se han hecho con respecto a la situación de pobreza que abarca a gran parte de su población y al crecimiento acelerado de la misma desde 1991 hasta 2001. En su territorio se han localizado 15 urbanizaciones privadas, que divididas en tres clubes de campo y doce barrios cerrados ocupan una superficie aproximada de 350 hectáreas, lo que equivale al 4,24% de la superficie total del partido. Como característica general, se verifica que la mayoría de los emprendimientos no poseen grandes dimensiones. Se trata de barrios cerrados que no superan las 10 hectáreas. No sucede lo mismo con la tipología de clubes de campo que traspasan ampliamente estas cifras, llegando a tener uno de ellos 200 hectáreas.

Lo que en este caso nos interesa destacar es la localización de las  nuevas urbanizaciones muy próximas a los bolsones de pobreza detectados en el partido. En efecto, los asentamientos precarios se ubican en las proximidades de la cuenca del río Reconquista (altamente contaminado) y en la inmediaciones del límite jurisdiccional con el partido de Moreno. Asimismo  los barrios cerrados y los clubes de campo, casi en su totalidad están comprendidos dentro del perímetro configurado por el límite con el partido de Moreno, el límite del río Reconquista, la avenida Gaspar Campos y la ruta provincial Nº23. Si bien el área que venimos de delimitar es una zona urbanizada, su densidad de población es baja (3051 hab/km2).

Los tres casos descriptos pueden ser considerados como una muestra de un nuevo paisaje urbano fragmentado y anárquico. Históricamente en estos partidos (al igual que en el resto del segundo y tercer cordón) se dio cabida a población de bajos ingresos que pudo acceder a la categoría de propietario, y que, además, podía trabajar en la ciudad de Buenos Aires, gracias a la traza de los ferrocarriles suburbanos. Ahora estamos asistiendo a un nuevo proceso de invasión – sucesión, provocado por los sectores de ingresos medios y altos. No obstante, este retorno a los suburbios tiene características diferentes a la del primer proceso de suburbanización. El tejido urbano en lugar de seguir extendiéndose se cierra en pequeñas celdas que se conectan solamente con equipamientos de gran envergadura (shoppings, hipermercados, centros de esparcimiento, etc.) a través de la red de carreteras. La problemática de la inseguridad de estas áreas suburbanas se ha esgrimido como justificación del carácter cerrado de todas estas urbanizaciones.

 

Los nuevos pueblos del siglo XXI

 

Sin duda el punto culminante de este proceso de urbanización ha sido el lanzamiento de los denominados “pueblos privados”. Estos megaproyectos comprenden un conjunto de barrios cerrados y equipamientos de orden superior tales como universidades, colegios privados, centros de salud y sectores deportivos. En la figura 2 se reproduce el plano publicado en uno de los Suplementos de Countries de un medio periodístico de circulación masiva, donde se muestra la ubicación de los grandes emprendimientos en construcción.

En la región metropolitana se han planteado siete proyectos de este tipo, cuyo grado de concreción es variado. El emprendimiento pionero y más ambicioso está localizado en el partido de Tigre en la zona Norte y su plan maestro propone la construcción de veinte barrios, tres colegios, dos universidades y centros comerciales. El desarrollo urbanístico abarca 1.600 hectáreas y su meta poblacional esta estimada en 140.000 habitantes. Al estar recostado sobre el río Luján, el proyecto optimiza esta ubicación con un barrio cerrado náutico y propone un acueducto desde el mencionado curso de agua para asegurar el riego en todos los sectores. Todas las obras demandaron fuertes inversiones. La información publicada consigna que en el 2000 se invirtieron sesenta millones de dólares y en el 2001, una cantidad similar.

A principios de 2003 en esta “ciudad pueblo” sólo hay un barrio en el que se construyeron 100 casas y viven alrededor de 40 familias de forma permanente. Otros siete barrios más han sido habilitados para la venta y los desarrolladores estiman que están en construcción alrededor de 500 viviendas (Diario Clarín, enero de 2003). En cuanto a los equipamientos, los empresarios responsables de este megaemprendimiento presentaron los proyectos que se desarrollarán en el transcurso de este año. En los próximos meses se inaugurará el primer sector del Centro Médico Nordelta de los sanatorios Otamendi y Las Lomas. Otra de las novedades es la construcción de un paseo de compras, que tendrá 1.200 metros cuadrados cubiertos y se prevé un desembolso de un millón de dólares para llevarlo a cabo (Diario La Nación, enero de 2003).

Dentro del partido de Pilar, se desarrollan tres pueblos privados. Este partido  concentra actualmente una cuarta parte de todos los emprendimientos de la región. El pionero de estos pueblos, Pilar del Este, fue definido por sus desarrolladores como la “primera ciudad satélite privada”. El proyecto comprende la construcción de 14 barrios cerrados, desarrollados en 550 hectáreas, con una capacidad poblacional de 25.000 habitantes y con infraestructura y equipamientos propios “para que sus moradores no tengan la necesidad de acudir al centro en busca de algún servicio”. El presupuesto calculado para este emprendimiento al momento de su lanzamiento (año 1998) era de 600 millones de dólares aportados en el curso de ocho años.

Como el resto de los proyectos hacia fines de 2001 acusó el impacto de la crisis de la economía nacional, y las inversiones y las obras se fueron frenando. A principios de 2003, este pueblo privado posee un sólo barrio en funcionamiento, con 140 casas construidas (sobre un total de 554 lotes), un colegio privado instalado en su interior, un centro comercial y aproximadamente más de cien familias residentes. La tipología de las viviendas está fuertemente condicionada por el sistema de “housing”, pudiendo el futuro propietario optar entre ocho modelos de diferente precio y tamaño. Este sistema de comercialización y construcción ha sido muy aceptado en la mayoría de los grandes emprendimientos y es una característica importante en las nuevas urbanizaciones, ya que su resultado es un paisaje urbano que se repite en miles de hectáreas.

El segundo pueblo privado es Estancias del Pilar, al igual que el anterior unido a la ciudad de Buenos Aires por la autopista Panamericana ramal Pilar. El proyecto se comenzó a construir en 1998 y comprendía en una superficie de 450 hectáreas, siete barrios cerrados, un colegio, áreas comerciales y equipamientos deportivos.

En la actualidad, se están comercializando viviendas en dos barrios, hay 42 casas construidas y 68 residentes (Guía Intercountries 2001-02). La capacidad locativa de esta ciudad alcanzará los 46.000 habitantes; por lo tanto, sería demasiado apresurado hacer algún juicio acerca de su funcionamiento, pues el porcentaje de familias que residen de forma permanente es muy bajo y quedan todavía demasiados equipamientos por concretarse.
        
El tercer pueblo en construcción se denomina Estancia San Miguel. Se encuentra ubicado sobre el mismo ramal de la autopista Panamericana que el ejemplo anterior y muy próximo en distancia. El proyecto comprende la construcción de 16 barrios privados en un perímetro de 850 hectáreas, que encierran una laguna natural de 20 hectáreas y bosques con añosas arboledas. Los promotores insisten en destacar el carácter netamente residencial y deportivo del emprendimiento, argumentando que dentro del mismo no están previstas áreas comerciales, aunque sí un sector de “oficinas inteligentes”.

En la actualidad se están construyendo los dos primeros barrios pues la modalidad de comercialización es mediante el sistema “llave en mano” (o sea la elección de un modelo de vivienda que el comprador recibe totalmente terminado) y ya están instalados un colegio privado que admite alumnos de zonas aledañas y una escuela de equitación también con cursos abiertos a la comunidad de Pilar. No se ha podido obtener información acerca de los habitantes permanentes que posee.

Siguiendo hacia el norte de la región, por el corredor homónimo, en el partido de Campana se está desarrollando otro emprendimiento de envergadura. En este caso sus promotores lo presentan como “pueblo ecológico”, ya que se encuentra vecino a una reserva natural y bordea el río Paraná de las Palmas. Su extensión es de 300 hectáreas y podrá albergar unas 4.000 familias.

Este proyecto pone el acento en las actividades náuticas que se podrán realizar en los tres barrios cerrados que lo integran, y además en la explotación turística, ya que a diferencia de los anteriores, se localizará dentro de su perímetro una hostería y un hotel internacional  de cinco estrellas con un centro de convenciones para mil personas. A los tres barrios residenciales se agrega la denominada  “villa marítima” que consistirá en un conjunto de construcciones de estilo mediterráneo y que comprenderá 14.000 metros cuadrados destinados a locales comerciales y de servicio; 10.000 metros cuadrados de lofts; 35.000 metros cuadrados de departamentos distribuidos en condominios y una bahía con capacidad para 200 embarcaciones.

Es interesante destacar en este ambicioso proyecto que, si bien se promociona que las instalaciones deportivas y turísticas estarán concesionadas y abiertas a la comunidad, se pone énfasis en la seguridad del predio mediante su cerramiento perimetral, sus accesos controlados y la vigilancia privada durante las 24 horas del día.

En el resto de la región metropolitana, en las zonas sur y oeste también se perfilan las nuevas ciudades privadas. El partido de Berazategui, a unos 30 Km de distancia de la ciudad de Buenos Aires, sobre el corredor sudeste, presenta dos megaproyectos: Puerto Trinidad y Abril.

El primero de estos pueblos, está ubicado en la localidad de Hudson y se accede a través de la autopista Buenos Aires - La Plata. Su superficie total es de 336 hectáreas y su diseño urbano está enfocado hacia las actividades náuticas, ya que cuenta con un tramo de costa de un kilómetro a lo largo del Río de La Plata y con tres lagunas artificiales dentro de su perímetro.

El proyecto ha sido calculado para una población de 20.000 habitantes y el puerto de esta "ciudad náutica privada" podrá albergar 600 embarcaciones. La propuesta también incluye la construcción de un área de oficinas (el Business Park y el Power Center) sobre la autopista.

A unos siete kilómetros del ejemplo que venimos de describir, se emplaza el otro pueblo privado de Berazategui, denominado Abril - Club de Campo.. En una superficie de 312 hectáreas han sido proyectados veinte barrios cerrados de los cuales doce ya están terminados y se están comercializando. Deben sumarse, además, 150 hectáreas de bosques.

El equipamiento deportivo se complementa con una hostería con 50 habitaciones, centro comercial, escuela trilingüe y una capilla. Con respecto a esta última, hay que señalar que la presencia de equipamientos destinados al culto dentro de las urbanizaciones privadas ha sido fuertemente cuestionado por las autoridades eclesiásticas.

En este sentido, la localización de capillas en lugares privados ha quedado a consideración de las diócesis correspondientes. De tal forma que, mientras en algunos partidos los clubes de campo cuentan con equipamiento religioso donde se celebra misa regularmente, en otros se ha objetado su asentamiento. Los argumentos en contra de la localización en urbanizaciones  cerradas advierten que ésta sería una manera de privatizar la actividad religiosa, ya que para acceder a los oficios es necesario transponer las barreras de seguridad y ser aceptado por las empresas de vigilancia. Por supuesto, los argumentos a favor son esgrimidos por los habitantes, gerentes y administradores de las urbanizaciones, quienes sostienen "que las iglesias en los countries son una cuestión de seguridad....el problema de dejar entrar a cualquier persona es que junto con los fieles, se corre el riesgo de que entren delincuentes" (Diario La Nación, 1999:17).

Finalmente, en el corredor Oeste se localizan otros dos megaproyectos, aprovechando las ventajas de comunicación con la ciudad de Buenos Aires que ofrece el Acceso Oeste. Ambos casos se encuentran a unos 60 Km del centro metropolitano, ubicados en los partidos de Gral. Rodríguez y Luján y suman aproximadamente 1.550 hectáreas de áreas residenciales privadas.

En síntesis, en la RMBA el conjunto de pueblos privados en construcción y en proyecto abarcan una superficie total de 6.706 hectáreas, lo que sería el equivalente de un tercio de la superficie de la ciudad de Buenos Aires. Si a esta cifra se agregara la superficie ocupada por las otras tipologías de urbanizaciones privadas (barrios cerrados, clubes de campo y clubes de chacras), el resultado sería equiparable a la superficie de la ciudad de Buenos Aires junto con los partidos de Vicente López y San Isidro. (Figura 3)

Si se considera la cantidad de población total que podrían llegar a alcanzar solamente los pueblos privados, las cifras son significativas puesto que muchos de ellos tendrán una población estable equivalente a una ciudad intermedia de la provincia de Buenos Aires; es decir, un tamaño demográfico comprendido entre los 20.000 y los 150.000 habitantes (Vidal, 1992:90). Esta situación obliga a instalar el debate sobre cuestiones tales como la gobernabilidad de estos futuros asentamientos y la legislación que regulará su desarrollo en relación con la planificación de los partidos donde se insertan.

 

Consideraciones finales

 

En los apartados anteriores hemos tratado de exponer sintéticamente algunos aspectos que nos parecieron relevantes con respecto al fenómeno creciente de las urbanizaciones. De lo expuesto podemos hacer algunas reflexiones.

En principio, cabría preguntarse en qué medida estos emprendimientos han generado beneficios para su entorno. Para ello analizamos los ejemplos presentados precedentemente.

En el partido de Tigre, la empresa que está desarrollando Nordelta anunció a fines del año 2000 un plan de obras que contemplaba una inversión de 2.500.000 dólares para la electrificación de la línea del ferrocarril que llega hasta este emprendimiento y dos estaciones localizadas dentro del mismo. En materia vial comenzó la construcción de un camino para unir dos localidades pequeñas próximas a la urbanización y que permitirá un acceso más cómodo para los habitantes de los barrios privados. Dichas obras viales están calculadas en 6.000.000 de dólares.

Algo similar está sucediendo en el partido de Pilar, donde se ha avanzado en un plan de obras públicas para mejorar las condiciones de comunicación de la zona. Los proyectos de electrificación de los ferrocarriles ex – San Martín y ex - Mitre reducirán el trayecto en tiempo entre las estaciones de Retiro - Pilar. Hay que destacar que con la localización de dos campus universitarios en este partido, el movimiento de pasajeros ha aumentado en los últimos cinco años.

No obstante, cabe señalar que los beneficios de estas obras de infraestructura y de equipamiento recaen directamente sobre los habitantes de las urbanizaciones privadas y sólo de manera ocasional representan algunas ventajas para los habitantes de las pequeñas localidades de estos partidos.

El panorama mejoraría si las urbanizaciones privadas pagaran correctamente las tasas e impuestos municipales y provinciales. Las cifras que maneja la provincia de Buenos Aires han puesto en evidencia que el 71% de los propietarios de viviendas en countries y barrios cerrados mantiene deudas fiscales. En un informe difundido por el Ministerio de Economía provincial, se señala que casi mil viviendas no han sido declaradas y por lo tanto están pagando un gravamen correspondiente a la categoría de "terreno baldío". Muchas de estas edificaciones (valuadas arriba de los US$ 100.000) no están siquiera asentadas en los registros del catastro provincial. (Vidal, 2002: 275).

En segundo lugar, merece una reflexión el tema de la homogeneidad de las urbanizaciones privadas. Casi todos los proyectos están diseñados para un determinado target que abarca los segmentos ABC1 y ABC2 de la población; o sea, que sólo pueden aspirar a vivir en ellas familias de recursos medio-altos o altos. En los pueblos privados, la diferenciación entre barrios está basada en las tipologías edilicias (condominios para parejas jóvenes, departamentos de pocos ambientes, casas para familias numerosas y en crecimiento), condicionadas por el poder adquisitivo de sus futuros habitantes.

Si aceptamos como válida la afirmación de que uno de los elementos básicos de la ciudad abierta es la heterogeneidad social, los pueblos privados se encuentran bastante lejos de alcanzar este status.

Y por último, debemos mencionar la pretensión de estos conjuntos urbanos de separarse del resto de la ciudad. La mayoría de los proyectos no intentan emparentarse con la trama urbana existente, a pesar de que muchos de ellos son vecinos de localidades menores y otros están insertos dentro de áreas urbanas (ejemplos en los partidos de San Miguel y Malvinas Argentinas). Parecería que el énfasis está puesto en la auto-segregación como fórmula eficaz para evadir "los males urbanos".

Al poseer autonomía en materia de infraestructura y equipamientos comunitarios, las nuevas urbanizaciones (y sobre todo los megaproyectos) sólo requieren estar próximas a las vías de comunicación, para que las distancias al centro de Buenos Aires se acorten en tiempos de viaje. Por lo tanto, el asentamiento de estos conjuntos no está condicionado por las economías de aglomeración y está muy poco restringido por las reglamentaciones urbanísticas de cada partido.

En consecuencia, la falta de un encuadre de planeamiento está mostrando como resultante espacial un conjunto de fragmentos de ciudad esparcidos dentro de áreas semi – rurales, sin poseer ningún principio ordenador en común con la estructura urbana y regional existente. Sería aconsejable la implementación, a corto plazo de una estrategia de planificación urbana, que permitiera organizar estos “fragmentos” de ciudad, creando escenarios más coherentes y adecuados al desarrollo local, que faciliten la expansión de la región sin ocasionar impactos negativos.

 

Referencias bibliográficas:

 

CATENAZZI, Andrea. “Dinámica de las transformaciones en la región metropolitana de Buenos Aires.” En  UGYCAMBA – FADU – UBA Jornadas sobre Gestión del Territorio. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, 1999, p.233-241.

GARCIA CANCLINI, Néstor. Latinoamericanos buscando un lugar en este siglo. Buenos Aires: Paidós, 2002.

INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos),. Encuesta Permanente de Hogares. Octubre 2002. República Argentina: Ministerio de Economía  y Obras Públicas, 2002.

MUNICIPALIDAD DE MALVINAS ARGENTINAS. Barrios cerrados: nuevas formas de urbanización del Gran Buenos Aires (Documento de Memoria, agosto 1998). Buenos Aires: Dirección de Planeamiento Urbano, 1998

SIEMPRO, Presidencia de la Nación, Consejo Nacional de Coordinación de políticas Sociales. Informe de la Situación Social de la Provincia de Buenos Aires, Mayo 1998 – Mayo 2002. Buenos Aires: Sistema de Información, Monitoreo y Evaluación de Programas Sociales, 2003.

TRAMUTOLA, Carlos. Informe sobre las villas miseria. Datos reproducidos por el Diario La Nación. Buenos Aires: febrero de 2003.

VIDAL-KOPPMANN, Sonia. “Nuevas fronteras intraurbanas: de los barrios cerrados a los pueblos privados (Buenos Aires, Argentina)”. En Cabrales Barajas F. (comp.), Latinoamérica: países abiertos ciudades cerradas. Guadalajara (Mex.): UNESCO – Universidad de Guadalajara, 2002, p.261-287.

- “Transformaciones socio-espaciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires: barrios exclusivos y pueblos privados”. En Sociedad Argentina de Estudios Geográficos, Las grandes ciudades y sus contradicciones. Buenos Aires: GAEA – Contribuciones Científicas, 2002.

- “El orden intraurbano”. En Randle P. (Dir.) Ciudades Intermedias. Buenos Aires: Fundación Banco de Boston, 1992, p.89-126.

Datos de urbanizaciones privadas extraídos de:

·        Suplemento Countries y Barrios Cerrados, Diario La Nación

·        Suplemento de Countries, Diario Clarín

·        Guía Intercountries 2001-2002, 4ª edición.


 Ponencia presentada en el Quinto Encuentro Internacional Humboldt. Neuquén, Argentina. Octubre de 2003.