Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4241 al 4260 
AsuntoAutor
1565/04 - VISITAS Centro H
1566/04 - V CONGRE Centro H
1567/04 - "Se acab Centro H
1568/04 - Desocupa Centro H
1569/04 - Reseña Centro H
1570/04 - La fieb Centro H
1571/04 - Base de Centro H
1572/04 - Retencio Centro H
Curso de Posgrado Nora Luc
1575/04 - METODOLO Centro H
Re: NoticiasdelCeH Larrosa
1573/04 - A 36 año Centro H
1574/04 - Etnocidi Centro H
1576/04 - Profesor Centro H
1577/04 - Exportac Centro H
1578/04 - Grupo de Centro H
1579/04 - Escalada Centro H
1580/04 - O sistem Centro H
1581/04 - Jornada Centro H
1582/04 - Un país Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4472     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1573/04 - A 36 años, no olvidamos : Tlatelolco
Fecha:Domingo, 3 de Octubre, 2004  20:09:01 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

NCeHu 1573/04
 

MEXICO
LOS CRIMENES DEL ´68 EN TLATELOLCO NO SE OLVIDAN...
 LA JORNADA
03/10/2004


La marcha que anualmente se realiza el 2 de octubre para conmemorar la matanza de 1968 en Tlatelolco y exigir justicia y castigo contra los responsables, derivó ayer en la demanda concreta de que se encarcele ya al ex presidente Luis Echeverría Alvarez, considerado el principal responsable de los hechos.

'Emplazamos a la Suprema Corte de Justicia de la Nación a que cumpla con su obligación histórica emitiendo las órdenes de aprehensión contra Luis Echeverría y demás criminales', fue la demanda que realizó el Comité 68 Pro Libertades Democráticas y que se escuchó en el Zócalo capitalino, tras una movilización que reunió a miles de jóvenes, trabajadores e integrantes de organizaciones sociales.

Esa manifestación provocó uno de las mayores operativos de seguridad que se hayan visto en la ciudad de México. Más de 8 mil elementos policiacos, incluso vestidos de civil, resguardaron edificios públicos y comercios, para impedir que se repitieran los hechos violentos del año pasado.

La marcha inició en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, y recorrió las calles del centro capitalino sin que se presentaran mayores incidentes. Sólo al final, cuando los contingentes ya habían llegado a la plancha del Zócalo se registraron dos hechos de violencia y varias denuncias de jóvenes detenidos por su aspecto o por ser sospechosos de portar explosivos.

Al frente de la marcha caminaron Raúl Alvarez Garín, Raúl Jardón, Jesús Martín del Campo, Enrique Avila, Fausto Trejo y Eduardo Cervantes, entre otros ex integrantes del movimiento estudiantil del 68. Tras ellos, miles de jóvenes que portaban enormes mantas pidiendo alto a la impunidad, coreando que el 2 de octubre 'no se olvida' y que México no debe ser refugio de genocidas.

'Los crímenes de lesa humanidad no se olvidan. Tlatelolco', rezaba una gran cartulina, mientras otras pedían cárcel para Echeverría. Unas cuantas más hacían referencia a problemas concretos de los contingentes en marcha. Por ejemplo, los estudiantes de la Universidad Autónoma de Chapingo rechazaron diversas reformas al sistema de enseñanza agrícola.

Tras guardar un minuto de silencio en memoria de los jóvenes asesinados en Tlatelolco hace 36 años, David Roura, del Comité 68, dio a conocer el pronunciamiento oficial de los ex integrantes del movimiento estudiantil.

En el documento demandaron a la Suprema Corte de Justicia de la Nación cumplir con su obligación histórica emitiendo las ordenes de aprehensión contra Luis Echeverría y demás criminales, para que México no sea 'refugio de genocidas'.

La Suprema Corte actual tiene la obligación histórica de diferenciarse de aquellas cortes cómplices de la impunidad en la historia reciente del país. De no ser así, la credibilidad y la gobernabilidad se verán amenazadas, ya que la sociedad en su conjunto exige el castigo de los culpables del genocidio del 2 de octubre del 68, del 10 de junio del 71 y de los cientos de desaparecidos durante la guerra sucia.

Si México, advirtieron, no asume sus responsabilidades y considera que el delito de genocidio ha prescrito, aparecerá en el ámbito internacional como un refugio seguro para genocidas como Pinochet, Videla, Kissinger, Fujimori y otros.

Estamos en un punto en la historia del país en el que no se puede seguir ignorando el reclamo puntual de las madres del Comité Eureka. No se puede admitir jurídica y moralmente que los casos de El Charco, El Bosque, Acteal o Aguas Blancas queden impunes o en castigos a funcionarios menores, destacaron.

En la respuesta que den los órganos de justicia a todos estos casos de impunidad estará la suerte de la democracia de este país, puntualizaron.

Previamente consideraron que 'la vida política nacional se desenvuelve en un extraño ambiente de procesos judiciales oscuros e inconclusos, que están marcados por una política vacilante y parcial, que pone en entredicho la vigencia de la legalidad y el estado de derecho. Perspectiva que es extremadamente grave'.

Dijeron que es ampliamente reconocido que el presidencialismo y la figura de Vicente Fox están en crisis y severamente cuestionados. Lo mismo sucede con los legisladores en lo personal y las cámaras como colectivos. Si a esto se añade una crisis en el sistema de justicia del país, simplemente no quedaría ninguna referencia política a la que se le pudiera conceder un mínimo de legitimidad. Por tal razón, el Comité del 68 considera que es su obligación hacer todo lo posible por evitar una perspectiva caótica que daría pie a soluciones de violencia.

Asimismo, refirieron que es preocupante registrar rasgos que apuntan a la impunidad en casos judiciales como Amigos de Fox, Pemexgate, Fobaproa y a la injusticia en el proceso de desafuero de Andrés Manuel López Obrador, además de aquellos que tienen un carácter histórico, como las matanzas del 2 de octubre de 1968 y el 10 de junio de 1971, y las desapariciones y asesinatos cometidos durante la llamada guerra sucia.

De acuerdo con los integrantes del Comité 68, todos estos procesos judiciales no se han llevado a cabo con pulcritud y transparencia. Las soluciones oscuras e incomprensibles que se han dado no satisfacen a nadie. Aunque no lo fueran, parecen marrullerías y chicanadas.

Frente a esta situación advirtieron que existe 'el riesgo de caer en un descrédito absoluto y de verdadero colapso en el sistema de justicia del país, porque desde muy diversos espacios de poder se actúa con parcialidad, ilegalmente, con prepotencia y arrogancia, para obstruir e impedir la acción de la justicia'.

Refirieron que en los casos que han sido canalizados a la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado, 'el problema no es que los acusados y sus defensores recurran a marrullerías y falsedades, el problema es que desde el Poder Ejecutivo, por medio de la PGR y también desde el Poder Judicial, se brindan a los acusados espacios y facilidades para evadir la acción de la justicia'.

Ante los manifestantes negaron que los archivos oficiales de la matanza de Tlatelolco, 10 de junio y la guerra sucia se hayan abierto totalmente, en particular los de la Secretaría de la Defensa Nacional. Sumado a ello, subrayaron que no se han proporcionado los datos que puntualmente se han requerido a la Secretaría de Gobernación.

Sobre la matanza del jueves de Corpus, advirtieron que si la SCJN no atrae la acusación penal y determina que los ilícitos cometidos no prescribieron, dejará la decisión en manos 'de un tribunal de menor jerarquía que puede prestarse a encubrir una acción ilegal bajo diversos detalles propios del proceso judicial, y entonces podríamos considerar que su proceder es una muestra de que está cediendo ante presiones, resistencias y demás medidas políticas oficiales de obstrucción a los juicios'.

Por ello, 'la Suprema Corte de Justicia de la Nación tiene la obligación, primero, de atraer el caso y asumir con toda responsabilidad la decisión que corresponda. Exigimos una resolución que sea consecuente con las leyes y tratados internacionales firmados por México', concluyeron.

La SSP desplegó 8 mil agentes de seguridad; muchos vestían de civil. Sólo incidentes menores durante la marcha; 11 detenidos y 4 lesionados

Grupos de estudiantes también realizaron acciones de seguridad y resguardaron edificios y negocios que fueron agredidos durante las manifestaciones del año pasado

Once detenidos y cuatro lesionados fue el saldo de los incidentes que ocurrieron en torno a la marcha conmemorativa de la matanza del 2 de octubre de 1968, a pesar de los 8 mil elementos que desplazó la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP). Muchos agentes cumplieron sus funciones vestidos de civil.

Pese a estos reportes, durante el desarrollo de la marcha, desde la Plaza de las Tres Culturas hasta el Zócalo, no hubo incidentes graves, enfrentamientos entre supuestos estudiantes ni destrucción de algún objeto o comercio.

Los contingentes no sólo fueron vigilados por los miles de elementos policiacos, sino también por grupos de estudiantes que se encargaron de realizar vallas en los sitios donde el año pasado hubo incidentes, como fue el caso de la Torre del Caballito.

El subsecretario de la SSP, Gabriel Regino, negó que hubiera enviado a policías vestidos de civil, y aseguró que sólo comisionó a 110 'empleados administrativos' para realizar funciones de 'indicadores' (personas que se encargan de comunicar al centro de mando cualquier incidente) sin embargo, centenares de elementos vistieron camisetas de color blanco y vigilaron la movilización desde la misma Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco hasta la Plaza de la Constitución.

Según el subsecretario, el accionar del personal de la SSP fue legal, aunque realizaron detenciones sin portar uniforme, como ocurrió en pleno Zócalo con el fotógrafo del diario La Prensa, Jaime Llera.

Los elementos de la SSP se apostaron a lo largo de las aceras de Manuel González, Paseo de la Reforma, avenida Juárez y Madero.

Hicieron una segunda fila detrás de los policías que sí vestían uniforme y en algunos casos se dedicaron a fotografiar o filmar a los manifestantes a bordo de motocicletas sin placas.

El operativo no sólo abarcó las zonas cercanas a la Plaza de las Tres Culturas, también se instaló vigilancia en las inmediaciones del Casco de Santo Tomás y así fue como se logró detener, cerca de las tres y media de la tarde, a tres jóvenes que portaban petardos, latas de pintura y thínner en el cruce de Saturno y Flores Magón, en la colonia Guerrero.

En esta acción fue aprehendido Alejandro Caballero González, de 21 años, quien tenía en su poder 8 petardos y fue puesto a disposición de la quinta agencia bis del Ministerio Público; en tanto que Daniel Trejo Hernández, de 18 años, fue remitido al juez cívico de la séptima agencia. El tercer sujeto no fue identificado.

Los incidentes en los que hubo el mayor número de detenidos y lesionados ocurrieron después de las seis de la tarde, cuando la mayor parte de los contingentes ya habían ingresado a la plaza y comenzaba el mitin político.

La gresca se debió a que la SSP no puso policías a vigilar las zonas aledañas al Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana. Supuestamente el agrupamiento Corredor Alameda, bajo las órdenes del primer superintendente José Barrón, fue destinado a vigilar la calle de Seminario, pero sin explicación abandonaron el punto y se concentraron en la calle de 5 de Febrero.

Esa situación fue aprovechada por un grupo de jóvenes -en su mayoría vestidos de negro y con el cabello pintado- para despojar de mercancía a cientos de comerciantes semifijos que a diario se colocan en la calle Seminario.

De inmediato los vendedores se defendieron y se armó la gresca, lo que obligó a que policías vestidos de civil y uniformados intervinieran para detener el enfrentamiento, situación en la cual fue detenido el fotógrafo Jaime Llera por dos elementos de la SSP que laboraban sin uniforme.

Llera fue obligado a subir a una ambulancia de la Cruz Roja porque supuestamente estaba lesionado. Minutos después fue liberado en la calle de Palma.

Tras la riña, el subsecretario Gabriel Regino dijo lamentar el incidente, que sucedió al finalizar la marcha.

Respecto a los policías vestidos de civil indicó que los 'indicadores' son legales, porque 'es personal administrativo y, según dijo, utilizó a '80 elementos del sexo masculino y del grupo femenil 30'. Sin embargo, desde la calle de Iturbide y hasta la calle de López se colocó una larga valla de mujeres policías sin uniforme.

Exigieron justicia y defendieron la educación pública. Caminatas para recordar el 68 en varias entidades del país

Cerca de mil personas, entre estudiantes y miembros de organizaciones sociales de Guerrero, marcharon este sábado por las principales calles de Chilpancingo para recordar la matanza de Tlatelolco en 1968, donde perecieron cientos de jóvenes.

En Cancún, Quintana Roo, y San Cristóbal de las Casas, Chiapas, al menos doscientos estudiantes recordaron los hechos del 2 de octubre. Mientras, unos 2 mil maestros de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), en Pinotepa Nacional, Oaxaca, marcharon para exigir la derogación de las reformas a la ley de jubilaciones y pensiones, además de recordar los sucesos del 68.

El contingente de Guerrero, compuesto por cerca de mil personas, marchó de la carretera México-Chilpancingo hasta el zócalo Primer Congreso de Anáhuac; ahí, Genaro Robles Jaimes y Sergio Moctezuma Alonso, integrantes de la Federación Estudiantil Universitaria de Guerrero (FEUG), manifestaron la solidaridad de la organización con los cientos de jóvenes y padres de familia que se encontraban en ese entonces en la Plaza de las Tres Culturas y que fueron atacados por militares y elementos policiacos.

Asimismo gritaron consignas en contra de la privatización de la educación y respaldaron el apoyo a los más de 700 normalistas que se oponen a presentar un examen de oposición para la obtención de una plaza de trabajo.

Medio centenar de estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Chiapas y de las normales Rural Mactumactza e Intercultural Bilingüe Jacinto Canek, durante su manifestación, gritaron consignas en contra de los gobierno federal y de Pablo Salazar Mendiguchía. Los jóvenes recorrieron varias calles y avenidas desde las instalaciones de la Facultad de Ciencias Sociales hasta el centro de la ciudad, donde durante 15 minutos bloquearon dos de las principales arterias, provocando un caos vial. Asimismo demandaron educación pública y gratuita.

Cerca de 100 personas recordaron los sucesos del 2 de octubre con un recorrido por las calles de Cancún, Quintana Roo. Con una enorme manta con la efigie del Che Guevara y una paloma atravesada por una espada, como símbolo de la ruptura de la paz, la caravana concluyó en la Plaza de la Reforma, a un costado de la estatua de Benito Juárez, donde los jóvenes criticaron a los gobiernos represores de Gustavo Díaz Ordaz y de Luis Echeverría y compararon a Vicente Fox con los priístas por su autoritarismo.

Unos 2 mil maestros de la sección 22 del SNTE de la región de la costa, en Oaxaca, marcharon en Pinotepa Nacional para exigir la derogación de las reformas a la ley de jubilaciones y pensiones, también recordaron los sucesos del 2 de octubre.

La manifestación concluyó con un mitin en el zócalo de esa ciudad, los oradores rechazaron las reformas neoliberales del gobierno de Vicente Fox y la propuesta del régimen de pensiones y recordaron la matanza de estudiantes.


 


 
MEXICO
BUSCANDO JUSTICIA POR TLATELOLCO

A treinta y cinco años ( * )de la Matanza de Tlatelolco, nacen nuevas esperanzas de que la justicia, tanto tiempo postergada, pueda llegar y condenar a los culpables de un hecho que dividió la historia de México en antes y después del 2 de octubre de 1968. Así lo narró a Mundo Posible el miembro del Comité Político Nacional del Partido de la Revolución Democrática y coordinador del Comité 68, abogado Raúl Alvarez Garín.

 Patricio Aguilar C.

MUNDO POSIBLE / 31/10/2003
(* ) nota de archivo


 

No es difícil descubrir su nacionalidad. Tras su grueso mostacho y su marcado acento, aparece con claridad el origen mexicano de Raúl Alvarez Garín, abogado, miembro del Comité Político Nacional del Partido de la Revolución Democrática y coordinador del Comité 68, organización que promueve las denuncias para llegar a juicios de responsabilidad penal en contra de quienes resulten responsables de la masacre de Tlatelolco, ocurrida el 2 de octubre de 1968. Esa cruzada es la que motivó su visita a nuestro país.

Conversa con calma y a pesar que prácticamente no levanta la voz, en toda la entrevista se marca la pasión que lo mueve. Vino a Chile para dejar constancia de los pasos que se están dando en función de iniciar un proceso histórico contra los responsables políticos y materiales de la masacre de estudiantes que culminó con un número indeterminado de muertos. Masacre que marcó a toda una generación, 'la misma que hoy tiene entre 55 y 59 años y es profesional o empresario' o forma parte de quienes mueven al México de hoy.

'El 2 de octubre del 68 se compara a lo que es el 11 de septiembre de 1973 en Chile', afirma, para graficar una fecha que es conmemorada multitudinariamente cada año en el país azteca.

P: ¿Qué es el Comité 68?

Raúl Alvarez: Este comité auspicia las denuncias de juicios de responsabilidad penal por las masacres del 2 de octubre de 1968, del 10 de junio de 1971 y del período de guerra sucia que comprende entre los años 1976 y 1982, donde operan organismos de coordinación de diversas policías y el Ejército en la llamada Brigada Blanca, donde hubo desapariciones de personas y ejecuciones extrajudiciales, dirigidas fundamentalmente contra grupos de oposición y organismos armados como la Liga Comunista 23 de Septiembre, el Partido de los Pobres o las Fuerzas Revolucionarias Acción Popular, todos movimientos que han tenido alguna relación con el movimiento estudiantil.

P: Cuando habla de 'policías' ¿A cuáles se refiere?

RA: A la Dirección Federal de Seguridad, que es la Policía Política; la Policía Judicial Federal, que depende del Ministerio y la Policía Judicial Militar. Todas ellas actuaron coordinadas con el Ejército en tareas represivas.

Tlatelolco divide la historia de México

Raúl Alvarez maneja con exactitud todos los aspectos que marcaron la matanza de estudiantes en el Zócalo de Tlatelolco el 2 de octubre de 1968. Aquel día se celebraba un mitin estudiantil, en el contexto de una huelga nacional universitaria. Claramente concertados, con un plan operativo cuidadosamente definido y con el claro objetivo de 'perseguir hasta el exterminio', como consta en documentos que han sido recuperados en estos largos años de investigación, alrededor de diez mil soldados rodearon con tres cercos que rodearon la explanada donde estaban nos quince mil estudiantes junto a trabajadores ferroviarios, también en huelga. En el segundo piso del edificio Chihuahua, en una tribuna, estaban los dirigentes de la manifestación.

Sobre un papel, Raúl Alvarez nos grafica el escenario del genocidio: 'En el mismo piso donde estaba la tribuna, en el piso de arriba, se instalaron francotiradores del llamado Batallón Civil Olimpia, que se identificaban con un guante blanco que llevaban en la mano izquierda. Ellos estaban emboscados ahí desde varios días antes. A una señal de bengalas, comenzaron a disparar sobre la multitud mientras otro grupo detenía a todos los dirigentes. Esta fue una operación militar compleja, que está totalmente documentada y da cuenta de la intención homicida de sus autores intelectuales y materiales.

'Mientras los francotiradores barrían a la multitud, las fuerzas del Ejército avanzaban impidiendo la huída de los manifestantes', nos narra el abogado mexicano. 'Las balas incluso llegaban hasta los soldados. Esto significa que las tropas no estaban enteradas de todo el plan y hacían aparecer la agresión como que venía de los estudiantes', relata para dejar establecido el complot criminal que bañó de sangre la jornada.

'Una Lucha Sistemática Contra El Olvido'

P: ¿Cuántas víctimas hubo en Tlatelolco?

RA: Ha habido muchas versiones respecto de la cantidad de muertos. No hay una versión oficial de víctimas. Existe una lista que reconocer alrededor de treinta muertos. Pero había una gran cantidad de corresponsales extranjeros que fueron testigos del hecho. Los periodistas ingleses hablan de 150. La Embajada de EE.UU. en su momento reconoce una cifra que está entre los 150 y los 200, pero un general de Ejército, Alberto Quintanar, ha declarado que de ahí salieron entre 8 y 9 camiones llenos de cadáveres. El hecho es que el gobierno priísta (del Partido Revolucionario Institucional, gobernante por más de setenta años en México. N. de la R.)trató de ocultar los sucesos hasta hacerlos pasar como un incidente menor.

P: A treinta y cinco años del hecho, ¿cuántos de los asesinos han sido sentenciados o, al menos, procesados?

RA: Ninguno de los responsables ha sido ni siquiera procesado. La impunidad ha sido total. Por los hechos de Tlatelolco hubo 200 procesados. Todos pertenecientes al movimiento estudiantil o comunistas. Si uno pertenecía a alguna organización de esas, bastaba para ser juzgado. Todos fueron encarcelados y sentenciados por las muertes de... ¡dos soldados!

P: A la luz de la Historia ¿Por qué es tan importante este hecho? ¿Qué motiva seguir luchando?

RA: El 2 de octubre es parte permanente del calendario democrático de movilizaciones. Una fecha de coordinación de todas las fuerzas. Desde 1976, se conmemora con manifestaciones muy fuertes. En 1998 reunió a más de 150 mil personas. Es un momento de reflexión y balance para poner en el tapete las situaciones más complejas de la realidad mexicana: los problemas de los campesinos, de los presos políticos, de los zapatistas, los trabajadores o los estudiantes.

De ahí nace la determinación de buscar el juicio por la responsablidad penal de los culpables, en una lucha sistemática contra el olvido. Por la verdad y la justicia.

P: Usted dice que hubo corresponsales extranjeros como testigos, que hay documentación que certifica la existencia de un plan previo para la matanza ¿Cómo se explica entonces la impunidad?

RA: Por la complicidad del sistema político y judicial, que son corruptos y subordinados al poder ejecutivo priísta. Un sistema brutal, de una cobardía generalizada. Pero también por una forma cultural que se extiende de los tiempos de la Revolución Mexicana. Imagínese que hace poco un obispo mexicano, consultado por un problema que había surgido dijo que eso se resolvía 'con unos quinientos muertos'. Ante los reclamos que surgieron por sus palabras, dijo después 'bueno, con trescientos basta'. Hay un absoluto desprecio por los pobres. Se dice también, si matan a un pobre, 'ese no te lo cobran'. En México tenemos una oligarquía en el poder, que, con un sentido nacionalista que engaña, se enfrenta con los Estados Unidos, pero también con el pueblo mexicano.

P: ¿Qué motiva su visita a Chile?

RA: Como hay un largo trabajo de denuncia, y se ha creado una Fiscalía Especial de Investigación, que ha revisado las denuncias, la comparecencia de acusados, la masa documental, los procesos fraudulentos de simulación de justicia, las acciones represivas ilegales y las evidencias de archivos de personas desaparecidas, el proceso está bastante adelantado. En este momento se depende de la Corte Suprema que deberá pronunciarse en las próximas dos o tres semanas respecto de la prescripción de algunas causas y de cuáles son procedentes.

Este pronunciamiento abrirá nuevos casos y se podrá llegar hasta Luis Echeverría, el presidente de ese momento.

Por ello hemos querido informar a las fuerzas democráticas sobre estos hechos, debido a los lazos de amistad entre nuestros pueblos, para que no haya falsas interpretaciones y se conozca toda la verdad.

Es conocida la solidaridad que México y los propios gobernantes del PRI tuvieron con la causa democrática chilena durante la dictadura, cómo se acogió a centenares de exiliados. Sin embargo, para Raúl Alvarez, ésta es una contradicción respecto del verdadero carácter autoritario de los gobiernos priístas y que podrían conducir a equívocos si la realidad mexicana no es claramente conocida en nuestro país.

La matanza de Tlatelolco es una herida que todavía sangra en el consciente colectivo del pueblo mexicano. Y es también una muestra de la brutalidad y saña con que actúa el poder contra quienes expresan su pensamiento desde la movilización y la organización de masas. Es también otro hito de hermandad entre nuestros pueblos, en la lucha intransable por la verdad y la justicia, condiciones inseparables para la construcción de sociedades justas y democráticas.


Fuente: www.argenpress.info .