Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4241 al 4260 
AsuntoAutor
1565/04 - VISITAS Centro H
1566/04 - V CONGRE Centro H
1567/04 - "Se acab Centro H
1568/04 - Desocupa Centro H
1569/04 - Reseña Centro H
1570/04 - La fieb Centro H
1571/04 - Base de Centro H
1572/04 - Retencio Centro H
Curso de Posgrado Nora Luc
1575/04 - METODOLO Centro H
Re: NoticiasdelCeH Larrosa
1573/04 - A 36 año Centro H
1574/04 - Etnocidi Centro H
1576/04 - Profesor Centro H
1577/04 - Exportac Centro H
1578/04 - Grupo de Centro H
1579/04 - Escalada Centro H
1580/04 - O sistem Centro H
1581/04 - Jornada Centro H
1582/04 - Un país Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4467     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1568/04 - Desocupación y miseria en Concordia, la ciud ad más pobre de la Argentina (Verónica Toller)
Fecha:Domingo, 3 de Octubre, 2004  16:14:25 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

NCeHu 1568/04

 
Entre Ríos/Argentina
 
POSTALES DE UNA REGION QUE COMENZO A CAER EN LA DECADA DEL 70
Desocupación y miseria en Concordia, la ciudad más pobre de la Argentina

Las cifras del INDEC la ubican con los mayores índices de pobreza e indigencia. El gobernador Busti cruza acusaciones con la oposición e intenta un plan de reactivación.

Verónica Toller
vtoller@clarin.com


Con 170 mil habitantes, Concordia es la cuarta ciudad en importancia de la Mesopotamia argentina. Y la primera del país en cuanto a pobreza: en los dos primeros trimestres del año, el INDEC la ubica a la cabeza con el 71,6% de su población pobre cuando la media nacional es de 44,3%. Y también lidera el nivel de indigencia, con el 39%.

Caminando por su atractiva peatonal o descansando una tarde en el Parque Rivadavia, frente al lago de Salto Grande, estos números suenan a broma pesada. Sin embargo, la falta de fuentes de trabajo se deja sentir al hablar con comerciantes, productores venidos a menos o habitantes del ancho cinturón de miseria que rodea la ciudad. El 54,4% de los menores de 14 años, por ejemplo, están en en riesgo nutricional.

Pero aunque las cifras son impresionantes, esta historia no es nueva. Ya antes el INDEC la señaló como la primera ciudad del país en desocupación (a principios de 2000 y en noviembre de 2002), con el menor ingreso per cápita de Argentina (abril de 2002), la de mayor pobreza (enero de 2003, con el 77,7% y el 50,5% de indigencia) y la de mayor brecha entre ricos y pobres (agosto de 2003).

Acuciado por los números, el gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, presentó el último viernes un plan de salvataje: 20 millones de pesos para construcción de 720 viviendas gracias a la concurrencia de distintos planes (2 mil puestos de trabajo); 15 millones a través de la Comisión de Salto Grande (Cafesg), con obras de agua potable, cloacas, iluminación y pavimento en 38 barrios (1.500 puestos más).

El gobernador puso sus fichas además en los arándanos: en Concordia acaba de inaugurarse una planta empaquetadora y una importante plantación, previéndose en el futuro la generación de 7.000 puestos de trabajos temporarios y 1.500 permanentes.

Para algunos, Busti tiene responsabilidad en lo que hoy sucede en esa ciudad. Fue dos veces intendente de Concordia, atraviesa por su tercer mandato como gobernador de Entre Ríos, fue legislador nacional y, desde hace 22 años, él o candidatos de su entorno político vienen gobernando la ciudad, como señaló días atrás el diputado por el Nuevo Espacio Entrerriano, Antonio Mainez.

La economía concordiense se basa en la industria citrícola (que viene en declive desde el 2000 y sufrió serios reveses en este año), y en la forestal (plantaciones y aserraderos). Tanto para la zafra del citrus como para los obrajes madereros, llega a Concordia mano de obra foránea que en gran medida se queda luego a vivir en la ciudad, aumentando los cinturones de pobreza.

En cuanto al turismo, se nota un crecimiento, especialmente desde la explotación de las termas. En materia industrial, hay algunas importantes, como Baggio, Masisa, Eco y Ayuí. "La desocupación en Concordia tuvo un crecimiento notable al finalizar la obra de la represa Salto Grande, en la década del 70", dijo a Clarín el intendente Juan Carlos Cresto (PJ). Quedaron entonces 10 mil operarios sin trabajo. La mitad de ellos permaneció en la ciudad.

"Tenemos 7.500 planes de Jefes de Hogar, de los cuales, unos 2.500 son para gente de afuera radicada aquí —continuó el intendente-. El 30% de nuestros habitantes no son de Concordia. Vienen de todas las provincias, de Perú, Venezuela, Brasil, Uruguay, Bolivia... Atendemos a todos, especialmente en salud".

A la hora de las críticas, Busti acusó de ser el causante de la situación a su antecesor y dos veces gobernador, Sergio Montiel (UCR). Sostuvo que en 1999, cuando le entregó la gobernación, en Concordia sólo había 300 planes trabajar y la media de desocupación era la media nacional. "Pero vinieron los que iban a resolver todos los problemas, y uno disparó en helicóptero y el otro destruyó la provincia", recriminó el mandatario.


 
Historias de sufrimiento y de ilusiones


Hugo Villoldo (25) tiene 2 hijos pequeños. Su mujer los cuida y atiende la casa, que no es de ellos. "Es difícil. No hay fuentes de trabajo —dice—. La ciudad es insegura". Se levanta antes de las 7, y hasta la caída del sol hace changas para salir adelante. En estos días, intenta aprender el oficio de ladrillero, y está entusiasmado.

Para Susana Bojorque las cosas también son difíciles, aunque hace 10 años que trabaja como gobernanta en uno de los hoteles más grandes de la ciudad. "Pero mi esposo, de 48, no tiene trabajo desde hace dos años. Es la marginalidad que hay para los de más de 40 —sostiene—. El tiene estudios y sabe hacer de todo, puede arreglar una filmadora o hacer una reja, pero...".

Es una mujer con garra y le echa ganas a lo que hace, que es mucho: prepara tortas, dulces caseros, conservas, y los vende. Tiene 3 hijos: "Uno de los chicos quiere estudiar veterinaria, y la nena, medicina. Pero van a tener que elegir entre lo que hay acá en la ciudad". Con su marido han pensado muchas veces en emigrar. "Pero no queremos marcharnos. Nos gustaría empezar algo propio, trabajar la tierra o tener pollos... Bueno, lo prin cipal es no perder las fuerzas", se consuela.

Darío Vercesi (43) es ingeniero civil y trabaja en su profesión. Los que lo conocen dicen que es un luchador. Da clases, atiende clientes y es inspector de obras de la Cafesg. Considera que la construcción se está movilizando en Concordia con algunos grandes edificios que han surgido en los últimos meses. "La construcción genera mano de obra y producción. Sería bueno que se le dé más importancia a la educación técnica. Y recuperar el trabajo como un valor. Con estudios técnicos, los chicos podrían salir mejor adelante", remata.

Fuente: diario Clarín, de Buenos Aires, Argentina; 3 de octubre de 2004.