Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4121 al 4140 
AsuntoAutor
1457/04- El ensayo Centro H
1465/04 - Diez año Centro H
1468/04 - De la UN Centro H
1467/04 - Un New D Centro H
1466/04 - Neoliber Centro H
1464/04 - VI Festi Centro H
1463/04 - Mapas de Centro H
1462/04 - Globaliz Centro H
1461/04 - El cambi Centro H
1460/04 - La geopo Centro H
1459/04 - Lista Ge Centro H
1458/04 - "Estamo Centro H
X Conferencia de S Jose Seg
1456/04 - La traic Centro H
1455/04 - I Festiv Centro H
1454/04 - Tercers Centro H
1453/04 - Ciclos e Centro H
1452/04 - Aprofun Centro H
1451/04 - V Encuen Centro H
1469/04 - Terroris Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4350     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1458/04 - "Estamos ante una guerra mundial" (Entrevista a Bernard Lewis )
Fecha:Miercoles, 22 de Septiembre, 2004  11:31:43 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

NCeHu 1458/04


"Estamos ante una guerra mundial"

Bernard Lewis


PRINCETON, Nueva Jersey.– “Me siento como en 1940.” Bernard Lewis está alarmado. Considerado el especialista en Medio Oriente más prestigioso del mundo, es el hombre al cual la Casa Blanca consulta antes de tomar cualquier decisión. Y es el único que adelantó que un ataque como el llevado a cabo el 11 de septiembre de 2001 podía, efectivamente, ocurrir, en su célebre análisis del mundo musulmán “¿Qué ha fallado?”, best seller desde entonces.

Respecto de 1940, Lewis había comenzado aquel año “como joven profesor de historia en la Universidad de Londres, para terminarlo como joven soldado en el ejército de Su Majestad”, recuerda. No es que ahora, cerca de los 90 años, profesor emérito de la Universidad de Princeton y nombrado por la revista Time como una de las cien personas más importantes del siglo, esté pensando en alistarse, pero sí considera que, como los ingleses de entonces, el mundo anglosajón está hoy solo en la defensa de los ideales de la sociedad libre.

“Curiosamente me sentía más optimista sobre el futuro en 1940 que ahora. En ese tiempo sabíamos relativamente bien lo que estaba pasando. Sabíamos quiénes éramos, quién era el enemigo y qué había que hacer para ganar la guerra. No veo una certeza similar en el mundo occidental de hoy. Porque, no nos equivoquemos, lo que estamos viviendo es una nueva guerra mundial”, asegura, con la voz grave y pausada y con el discreto acento británico que ni varias décadas de vida en Nueva Jersey han podido eliminar. La entrevista se desarrolla en la casa de Lewis en los alrededores de la universidad, y -salvo por las fotos de los nietos y por el clavicordio, en el que se deleita tocando a Albinoni- todo en ella habla de una vida dedicada al mundo árabe. Hay una colección de extraordinarios grabados y están las alfombras persas de rigor, fotos de un irreconocible Lewis con túnica y turbante y unos tambores turcos que, con juvenil destreza, insiste en enseñar a tocar a esta redactora.

Lewis habla con fluidez, además de los principales idiomas europeos, persa, árabe, hebreo, arameo y turco. Es sabido que solía interrumpir sus clases con algún chiste en estos idiomas para comprobar la atención de sus alumnos y aprovecha la entrevista para traducir a LA NACION algunos de los que están circulando en Irán. Además, "se defiende" en varios dialectos menores del mundo árabe, en el cual asegura que nueve de cada diez de sus libros han sido publicados.

"El hecho de que Lewis sea judío hace más llamativo el respeto con el que se lo trata en la región -dijo hace pocos días el diario británico The Daily Telegraph, en una reseña laudatoria de su nuevo libro, «From Babel to Dragomans: Interpreting the Middle East»-. Los intelectuales árabes lo consideran como un enemigo honorable o como el más cándido de sus amigos."

-¿Estamos viviendo una guerra contra el islam?

-El presidente Bush la llamó una "guerra contra el terror". Lo es, por supuesto, pero esa definición no es suficiente. Incluso puede provocar malentendidos, porque el terror no es una causa, un poder o una ideología. Es una táctica, y tenemos que identificar al enemigo de una forma más precisa que ésa. En cambio, para el enemigo está muy claro de qué se trata esta guerra: con sólo ver las declaraciones de Osama ben Laden y sus secuaces queda claro que para ellos ésta es una guerra contra los infieles, la continuidad de la lucha del islam, que comenzó con el profeta Mahoma. Esto, definitivamente, no quiere decir que estemos en guerra contra el islam. Decir que es terrorismo islámico, entendiendo la palabra "islam" como una religión, es una tontería, ya que las acciones de esta gente rompen con toda una serie de principios sagrados. Pero sí estamos en guerra contra personas que sienten que su causa es el islam, con gente que representa una versión particular del islam y que tiene, en este momento, un enorme apoyo entre los musulmanes.

-¿Qué tiene en común esta guerra con las otras guerras mundiales?

-La llamada Primera Guerra Mundial no fue una verdadera guerra mundial, sino una lucha europea. La Segunda Guerra Mundial así como la tercera (que fue la Guerra Fría) fueron guerras contra el totalitarismo, en sus formas de fascismo o de comunismo. Esta vez también estamos en guerra contra un cierto tipo de totalitarismo. Tenemos que darnos cuenta de que, por su misma naturaleza, esta lucha nos afecta a todos, así que es imposible ser neutrales. Y, a diferencia de cuando luchábamos contra el nazismo, ubicado en Alemania, o contra el comunismo de Rusia, esta vez el enemigo es muy difícil de localizar.

-Usted dice que, en 1940, Occidente entendía la situación que se estaba viviendo mejor que ahora. ¿Cuál cree que era la causa?

-Es fundamental el papel de los medios de comunicación. Cuando miro a 1940, todo lo que puedo decir es que gracias a Dios no teníamos televisión entonces, porque, con ella, ni Churchill ni Roosevelt hubiesen podido sobrevivir, pero Hitler hubiese sabido manipularla extremadamente bien. Con los medios de hoy, Hitler hubiese ganado su guerra. Hay un viejo dicho inglés: "No news is good news" [que no haya noticias es buena noticia]. Si bien no me gusta poner a todos los periodistas en una misma canasta, su principio parecería ser hoy: "Malas noticias son buenas noticias". En parte, puedo entenderlo: nadie titula en tapa: "Ayer no pasó nada". Pero, por ejemplo, que las escuelas y universidades de Irak hayan vuelto a funcionar con normalidad después de que Saddam Hussein devastara todo el sistema educativo del país no parece interesarle a nadie. Un puente destruido es mucho mejor historia que siete puentes construidos, lo sé. Puedo compadecerme del trabajo de quienes están en los medios. Pero el efecto que están produciendo es terrible. El público recibe una visión muy sesgada de la realidad y esta visión sesgada, a su vez, cambia la realidad. Estamos en una guerra en la que las percepciones a menudo son más importantes que las realidades, porque es un conflicto en el que, básicamente, ellos nos miran y nosotros los miramos.

-¿Y cuán distintos son esos puntos de vista?

-Son radicalmente distintos. Donde nosotros vemos un debate abierto y la crítica sana, propia de una sociedad libre, ellos, que no saben lo que es una sociedad libre, ven solamente debilidad. Un caso típico sería lo que pasó en España después de las bombas en los trenes. Nosotros vimos en el triunfo de los socialistas y en la retirada de las tropas de Irak el fruto de una situación compleja, en la que influyeron múltiples factores. Para los terroristas, fue mucho más simple: comprobaron que asesinando a un grupo de españoles la respuesta del pueblo era: "¡Vayámonos de allí!" Desde entonces, han visto lo mismo con varias otras naciones, lo cual les reconfirma que están utilizando el método correcto para conseguir lo que quieren.

-También hay una considerable oposición a la guerra en los Estados Unidos.

-Por supuesto, y ellos lo saben. Tomemos el ejemplo de la masacre de Fallujah: fue una reproducción exacta de lo que había pasado años antes en Somalia. Entonces, fundamentalistas musulmanes habían asesinado a soldados americanos, los habían mutilado y arrastrado por las calles; la respuesta de los americanos fue: "¿Para qué diablos necesitamos esto?, ¡vayámonos de aquí!" Eso era lo que esperaban que hicieran esta vez también, lo tenían todo planeado para que la opinión pública presionara para irse. Un ejemplo interesante para contrastarlo fue, en cambio, lo que ocurrió en Ramallah: dos soldados israelíes tomaron el camino equivocado y terminaron allí, donde su suerte fue similar a la de los soldados americanos, ya que las hordas los destrozaron a pedazos. Sin embargo, la Autoridad Palestina hizo todo lo posible por ocultarlo. Los únicos que lo filmaron y mostraron fueron las cámaras de televisión del canal de Berlusconi y la respuesta de la Autoridad Palestina fue furiosa, con cartas a toda la televisión italiana diciéndole que si quería trabajar en esa área debía obedecer sus reglas. ¿Cómo se explican dos actitudes tan distintas? Por la diferencia en expectativas. Los palestinos sabían que la respuesta israelí iba a ser ponerse más duros, no salir corriendo, y por eso no querían que los medios lo difundieran.

-En líneas generales, ¿por qué considera que es importante que Estados Unidos muestre una posición fuerte?

-Porque si abandonamos la lucha contra los terroristas en su tierra, vendrán a buscarnos aquí. Y "aquí" no sólo significa Estados Unidos. Osama ben Laden, en su declaración de guerra de 1998, formuló muy claramente su objetivo: eliminar toda presencia de infieles en el mundo musulmán. Eso incluye, por ejemplo, Israel y España, que en algún momento pertenecieron a los musulmanes. Estamos lidiando con gente que tiene una memoria histórica considerable.

-¿Ben Laden tenía algo que ver con Irak?

-La campaña de terrorismo internacional desarrollada por Ben Laden nunca podría haberse desarrollado sin el apoyo de algún Estado. Esto era evidente respecto de Afganistán, pero es menos claro respecto de Irak. En mi opinión, la evidencia respecto de Irak era suficiente, aunque algunos argumentan que la prioridad era Irán. Eso es debatible.

-Mucha gente dice que hasta que se solucione el conflicto entre palestinos e israelíes no se puede progresar con la paz en Medio Oriente. ¿Usted lo cree así?

-Eso es una tontería absoluta. Con esto no quiero decir que la cuestión palestina no sea importante. Es muy importante. Pero uno puede ir recorriendo todo el perímetro del mundo musulmán y encontrar conflictos similares: Kosovo, Bosnia, Chechenia, Cachemira, Timor, para nombrar algunos. Donde sea que musulmanes y no musulmanes disputan por tierras, se da este mismo conflicto. Entonces, ¿por qué Palestina recibe tanta más atención? Primero, porque Israel es una democracia, es decir que los periodistas son libres de ir y mostrar, de manera correcta o errada, todo lo que quieran, con una libertad imposible de imaginar en cualquiera de los otros lugares. Segundo, como dice otro viejo dicho, "jews are news" [los judíos son noticia]. Cualquier cosa que involucre a Israel inmediatamente despierta interés, tanto entre quienes están a favor como entre quienes están en contra. Es notable que, después del colapso de la Unión Soviética, hubo un número considerable de intentos de hacer la paz entre árabes e israelíes y que cada vez que estaban a punto de tener éxito, los árabes hacían algo para desbarrancar el intento. Es comprensible: Israel es su válvula de escape. En la mayor parte de los países árabes, la gente se está poniendo más y más furiosa, y con buena razón: la situación de la gran mayoría de su población es miserable y empeora día tras día. Los tiranos corruptos, que son tantos, necesitan canalizar toda esa furia hacia afuera. Si la cuestión palestina se solucionara mañana, tendrían la furia de su gente exclusivamente dirigida contra ellos. Por eso, si no existiese Israel tendrían que inventarlo.

-Usted advirtió sobre la posibilidad de un ataque como el del 11 de septiembre de 2001 antes de que ocurriera. ¿Qué sintió cuando pasó? ¿Cree que otro atentado similar es posible?

-Hay cierta angustia por haber estado en lo cierto cuando tanta gente se equivocó. Obviamente, yo no predije una atrocidad así, pero había estado repitiendo durante mucho tiempo que algo andaba radicalmente mal en el mundo árabe y que su creciente hostilidad hacia Occidente probablemente se fuera a expresar de manera violenta. Y creo que otro atentado así es muy posible. Después de 11 de septiembre, los fundamentalistas islámicos tuvieron un shock: a lo largo de toda la década del 90 habían comprobado, con un ataque atrás del otro, que hicieran lo que hiciesen los Estados Unidos no iban a responder y calculaban que la cosa seguiría así. Es verdad: había sido elegido un nuevo presidente, pero, según su experiencia, eso no cambiaría fundamentalmente la política exterior. De pronto, Estados Unidos respondió y les demostró que quizás estaban equivocados al considerar que la sociedad norteamericana estaba débil y paralizada. Frenaron los ataques. Durante un largo período no hubo ningún atentado fuera de Irak y Afganistán. Pero después, con los ataques a la política norteamericana de parte de Europa y las divisiones que veían dentro mismo del país, los terroristas reconsideraron la cuestión: volvieron a intentar con atentados y consiguieron, en muchos casos, la respuesta que esperaban, por lo que, simplemente, volvieron a la carga y así seguirán.

-Si ahora hubiera un atentado como el de España en los Estados Unidos, ¿cree que la respuesta de los norteamericanos sería como la de los españoles?

-Pienso que sería exactamente la contraria y que aseguraría el triunfo de Bush en las elecciones.

-¿Cambiará realmente la política exterior norteamericana si gana Kerry?

-No inmediatamente. Si gana Kerry será un presidente, no un dictador, y cualquier decisión será conjugada con el establishment político de Washington y con su propio partido.

-¿Cómo evalúa la acción norteamericana en Irak?

-Hubo un gran error: no pasar el mando a los iraquíes inmediatamente después de la entrada de las tropas aliadas. Había, entre la población, gente muy preparada para hacerse cargo. La atmósfera era amigable, el ejército de Saddam había desaparecido, prácticamente, y no se registraba resistencia civil. No haberlo hecho entonces fue un error de cálculo político muy grave. Esto no quiere decir que hubiese sido posible crear una democracia estilo occidental al instante: ésta no viene en una caja con instrucciones. Es más: si miramos a Europa, salvo los países escandinavos y anglohablantes no hay democracias muy viejas. Que se esté hablando de importar una constitución federal y un sistema bicameral me parece, como poco, prematuro. Yo no dudo de que los árabes tengan la capacidad de desarrollar instituciones democráticas solos dado un período de tiempo, porque hay ciertas tradiciones políticas en el islam que son congruentes con la democracia. Mucha gente mira al régimen de Saddam y dice: así son los musulmanes. Tonterías. Esas formas de totalitarismo no tienen precedente alguno en el pasado árabe o islámico. Son una importación europea, que toma elementos del fascismo y del comunismo. Saddam Hussein, por ejemplo, es un clon de Hitler o de Mussolini. Fue la importación europea más exitosa.

-¿Cómo ve el futuro para Medio Oriente y el mundo?

-En el largo plazo soy cautelosamente optimista. Respecto de lo que va a pasar en los próximos años soy menos optimista y mucho más cauteloso.

 Juana Libedinsky


Fuente: diario La Nación, de Buenos Aires, Argentina; 22 de septiembre de 2004.