Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4056 al 4075 
AsuntoAutor
1402/04 . El boom Centro H
1398/04 - Entrevis Centro H
1399/04 - El boom Centro H
1400/04 - "Las mue Centro H
1401/04 - El Gas B Centro H
1403/04 - Análisis Centro H
NCeHu 1404/04 - Pr Centro H
1405/04 - Rumbo a Centro H
RE: NoticiasdelCeH Jorge Ka
Z604 <val4604@prod VAL4604
Re: RE: Noticiasde M. Grise
RES: NoticiasdelCe Arlete A
Para María Teresa Jorge Ka
1406/04 - Que todo Centro H
1407/04 - De Puebl Centro H
1408/04 - Congres Centro H
1409/04 - Una acum Centro H
1410/04 - Os rumos Centro H
1411/04 - Cátedra Centro H
1412/04 - Conferen Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4279     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1400/04 - "Las muertes de Africa" (Gabriel M.Pér ez Alcalá)
Fecha:Domingo, 5 de Septiembre, 2004  21:49:11 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

NCeHu 1400/04
 
De la Geografía social africana: más allá de la Guerra fría
 

 
Las muertes de África

Africa se está muriendo. Muere de bala y de metralla, por las heridas de las guerras, por la omnipresente violencia. Muere de hambre, de sed, de miseria. Muere de enfermedad, de todas las enfermedades. Muere de explotación y de esclavitud. Muere en patera. Muere de desidia. Muere en silencio. Sencillamente, muere.

Gabriel M. Pérez Alcalá


Africa muere de bala y de metralla en las largas y olvidadas guerras que se extienden por todo el continente. Africa muere en la guerra civil de Sudán. Una guerra civil de más de cincuenta años, que se mezcla con una limpieza étnica de mayor violencia que aquella que tanto nos impactó en los Balcanes. Agravada, además, por una larga tradición esclavista y la ausencia absoluta de información. El Gobierno de Sudán, por sí o por las milicias paramilitares que ha ido armando, mantiene una guerra con su propia población en el Sur y en Dafur, expulsa a su gente hacia países vecinos, permite el tráfico de esclavos en su territorio y amenaza a los países vecinos con extender el conflicto. Todo ello con el telón de fondo de una guerra étnica y religiosa en la que está presente, ¡cómo no!, la existencia de yacimientos de petróleo y conexiones con el islamismo integrista internacional. Y Africa muere en la guerra larvada de los Grandes Lagos. Porque la guerra de los noventa, esa guerra que nos escandalizó por sus más 800.000 muertos y otros tantos desplazados, no resolvió el fondo de la cuestión: el de las de demasiadas armas y demasiadas ambiciones sobre demasiadas divisiones raciales y unos demasiado bien colmados yacimientos de diamantes y minerales. Todo ello en la nebulosa y montañosa zona fronteriza entre el Congo, Uganda, Ruanda y Burundi. Y parecida sigue siendo la situación en Sierra Leona o en Liberia. Y no llega a ser lo mismo, pero es explosiva, la situación en Nigeria, Etiopía y Somalia. Africa muere de violencia.

Africa se muere de hambre, de pura miseria. Porque las guerras generan pobreza y los Estados resultantes de ellas generan corrupción, ausencia de derechos y pequeños déspotas que esquilman a sus propios conciudadanos en Guinea Ecuatorial, en Angola, en Namibia, en Lagos, en Kenia, en Botsuana, en el Congo, en Camerún, etc. Y eso en el caso que haya algo que esquilmar, porque hay países en los que la sequía, la desertización y la estúpida ayuda occidental ha arruinado su agricultura condenándolos a un hambre eterna. Los ejemplos del Chad, de Malí, de la Republica Centroafricana, de Etiopía, de Eritrea, etc. son sólo una muestra. E incluso hay países con suficientes recursos para que su población viva decentemente, pero cuyos gobiernos se han endeudado, sin que la población se haya beneficiado, y a los que Occidente obliga a pagar y a ajustarse con políticas que nosotros no soportaríamos de nuestros gobiernos. Y hablo de Mozambique, Senegal, Mauritania, Gabón, Kenia, Tanzania, etc. Africa muere de hambre, de corrupción, de sequía, de deudas.

Africa se muere de enfermedades, de todas las enfermedades. Porque se muere de enfermedades que tienen prevención con simples saneamientos y conducciones de agua, de enfermedades que tienen cura con antibióticos, de enfermedades que tienen solución con sólo asepsia en la asistencia médica, de enfermedades que pueden resolverse con prevención e información. Africa se muere de tifus, de malaria, de gripe, de parto, de Sida.

Y muere ante la indiferencia de todo el mundo. Mientras los ciudadanos de los países ricos estamos de vacaciones, disfrutamos de las Olimpiadas y nos preocupamos del precio del petróleo, los de Africa están, sencillamente, muriéndose. Africa agoniza en silencio, sin aspavientos, sin ruido, en la misma forma en la que su gente, cada uno de ellos, lo hace. De la misma forma que un hambriento, un enfermo de Sida, una pobre mujer sedienta, un niño desnutrido no tienen fuerzas, ni medios para protestar, para rebelarse, para llamar la atención. Porque Africa no tiene ni organizaciones, ni agencias de noticias, ni televisiones propias que nos hagan llegar su sufrimiento, sus heridas, su agonía. Africa se desangra, agoniza en silencio. Africa, sencillamente, se muere.

La fuente: Diario Córdoba (http:www.diariocordoba.com)


Extraído de www.Elcorresponsal.com .