Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4041 al 4060 
AsuntoAutor
1383/04 - SEXTO EN Centro H
1384/04 - Tratamie Centro H
1385/04 - El campo Centro H
1386/04 - Neoliber Centro H
1387/04 - Amplias Centro H
1388/04 - Curso de Centro H
1389/04 - "Flexibi Centro H
1390/04 - El dine Centro H
1391/04 - Teoría s Centro H
1392/04 - ABOUT HU Centro H
1393/04 - PROGRAMA Centro H
1394/04 - Educació Centro H
1402/04 . El boom Centro H
1395/04 - Seminari Centro H
1396/04 - III Con Centro H
1397/04 - El boom Centro H
1398/04 - Entrevis Centro H
1399/04 - El boom Centro H
1400/04 - "Las mue Centro H
1401/04 - El Gas B Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4278     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1399/04 - El boom sojero (3º y 4º parte) Oscar Ai nsuain y Alejandro Hugolini
Fecha:Domingo, 5 de Septiembre, 2004  21:35:01 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

NCeHu 1399/04

Argentina
LOS PUERTOS DEL GRAN ROSARIO
EL BOOM SOJERO (PARTE III)

 Oscar Ainsuain - Alejandro Hugolini


La capacidad de almacenaje y ritmo de carga para cereales y subproductos de las principales empresas portuarias del gran Rosario está muy desarrollada.

En el último período se ha acrecentado la concentración de los puertos. Teniendo en cuenta la capacidad de almacenaje y el ritmo de carga; Bunge, Cargill y Dreyfus son las terminales mas importantes.

Bunge controla el 50 % -la otra mitad está en manos de AGD- de Terminal 6. En esta terminal funcionan 5 muelles: Bajos de la Alumbrera, T6 Norte, Muelle de Barcazas, T6 Sur y Resintor. Tiene una capacidad de almacenaje de 900.000 toneladas entre granos y subproductos y una capacidad de molienda de 9.000 toneladas diarias. T6 Norte tiene un ritmo de carga de 700 y 400 toneladas por hora de granos y subproductos. En T6 Sur el ritmo es de 2.000 y 1.500 toneladas por hora. De Resintor se exporta solamente aceite. Bunge también es propietaria de La Plata Cereal. Acá funcionan dos muelles: Pampa y Dempa. El primero tiene un ritmo de carga de 2.000 y 1.400 toneladas/hora en cereales y subproductos y el segundo de 900 y 700 toneladas.

En puerto 'El Quebracho', de Cargill, funcionan tres muelles: Barcazas, Muelle Viejo y el Muelle de Fertilizantes. Esta empresa puede llegar a almacenar 1.000.000 toneladas de granos y subproductos y tiene una capacidad de molienda de 9.500 toneladas diarias. El Muelle Viejo registra un ritmo de carga de 1.700 y 1.200 toneladas por hora en cereales y subproductos. Al Muelle de fertilizantes llegan los productos de Monsanto y se cargan aceites. En Rosario, Cargill junto a la estadounidense ADM embarcan desde las Unidades VI y VII de la ciudad (son del Estado y están concesionadas a Servicios Portuarios) y desde la Unidad III (también del Estado pero cedida directamente a Cargill). Este monopolio también exporta desde Punta Alvear donde tiene un comodato por veinte años y un ritmo de carga de 2.000 toneladas por hora.

En la planta de Dreyfus de General Lagos se puede almacenar 510.000 toneladas de granos y 240.000 de subproductos con un ritmo hora de carga de 2.500 y 2.000 toneladas respectivamente.

Estos son datos al mes de junio de 2004 y se modifican permanentemente debido a las fuertes inversiones que realiza este sector exportador.

Un alto desarrollo tecnológico

En época de cosecha, a los puertos del gran Rosario ingresan mas de 10.000 camiones por día. Las plantas de la zona procesan actualmente 25.000 toneladas de soja por día y las empresas pretenden elevar considerablemente esta cifra en el corto plazo. Para esto tienen previsto realizar fuertes inversiones -se hicieron anuncios por 530 millones de dólares- en la zona. Cargill remodelaría sus instalaciones de puerto 'El Quebracho' y tiene decidido realizar una inversión de 200 millones de dólares para su nueva planta de Villa Gobernador Gálvez; Bunge destinará 100 millones de dólares para su planta de Ramallo. También están previstas importantes inversiones -80 millones de dólares- de Perez Companc en el puerto de Molinos Río de la Plata. Vicentín aportará 40 millones de dólares para renovar su planta de Ricardone. Pero lo nuevo es el anuncio de que el Grupo Noble (un trader cerealista con sede en Hong Kong) invertirá 25 millones de dólares para la construcción de un puerto de granos en Timbúes.

La tecnología de las grandes terminales es de punta. La soja ingresa a las plantas en camiones y vagones -se descarga automáticamente- y pasa a un depósito donde se seca la semilla. Luego se la muele, se hace la extracción de aceites y se traslada la mercadería mediante máquinas a sus respectivos depósitos. Este ciclo se desarrolla en apenas 300 metros y en una hora se procesan aproximadamente 1.000 toneladas.

Al igual que en el ingreso, la salida de granos y subproductos es rápida. Cada barco tiene una capacidad de embarque de alrededor de 43.000 toneladas y recibe 2000 por hora.

Salvo algunas terminales de Estados Unidos, en el mundo no hay puertos tan 'rápidos' como los de nuestra zona. Hoy, Argentina exporta tecnología portuaria, principalmente a Brasil.

Los 'descontroles' aduaneros

Los controles de carga son realizados por la Aduana. Por su parte la Prefectura vigila cada barco (condiciones de seguridad, seguros, calados de salida, etc.). Hasta no hace mucho tiempo los controles se realizaban de acuerdo al ingreso de camiones que informaba la cerealera. Las empresas para evadir entraban tres cargas con el mismo camión e informaban una. Por cada camión que no declaraban evadían 17.000 pesos. Era tan escandalosa la maniobra que se debió modificar el sistema.

En la actualidad, están vigentes los denominados controles 'métricos'. Los inspectores aduaneros se ubican en las cintas que sacan los cereales de los silos evaluando la calidad y especie, en las balanzas controlando el peso previo a la descarga en las bodegas, y adentro mismo de los barcos para controlar mediante el método DRAFT, que permite determinar la carga de un buque en función de su flotabilidad, es decir que a mayor carga la nave va más hundida.

Estas medidas serían más seguras, pero por 'falta de personal' estos controles prácticamente no se realizan. Los sindicatos portuarios en reiteradas oportunidades han denunciado que la evasión continúa, dado que en la mayoría de los casos se cargan los barcos sin la presencia de los inspectores aduaneros, que eligen 'al azar' el lugar y momento de los controles.

Ausencia o deficiencias en los controles, falta de personal, 'sobornos' de parte de las empresas son moneda corriente dentro del mundo de los puertos. Según datos que maneja el Ministerio de Economía debido a las maniobras de triangulación y el fraude de las facturas truchas (ver Evasión fiscal, estafa y especulación) más la falta de controles en las terminales se arriba a una espeluznante conclusión: en los cereales la evasión es monstruosa y llega al cuarenta por ciento.



 
EVASION FISCAL, ESTAFA Y ESPECULACION (MANIOBRAS ECONOMICA Y PRESION POLITICA DE LAS CEREALERAS)
EL BOOM SOJERO (PARTE IV)
 
 
Oscar Ainsuain - Alejandro Hugolini


La evasión fiscal

Tanto la AFIP como la Aduana, en reiteradas oportunidades, han denunciado por evasión a las multinacionales del cereal que operan en el país y monopolizan las exportaciones de granos y aceite argentinos.

En julio de 2002, el titular de la Aduana Mario Das Neves en conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, denunció maniobras de subfacturación de empresas cerealeras y petroleras. Señaló que desde marzo de ese año funciona una denominada 'matriz de riesgo de exportación' que permite analizar el universo de las exportaciones, los volúmenes operables y las actividades económicas que se desarrollan. Este sistema permite detectar la falta de coincidencias entre los ingresos al fisco y las ventas. Finalmente, el funcionario consideró que estas maniobras son una 'inmoralidad' si se tiene en cuenta que las retenciones están siendo destinadas a subvencionar los Planes Jefes y Jefas de Hogar.

En octubre de 2002, el titular de la DGI Horacio Castagnola declaró ante los medios que estaban investigando 'maniobras de triangulación' y no descartó futuras denuncias penales. Manifestó que este tipo de maniobras se venían realizando sistemáticamente desde la devaluación y aunque no dio nombres, trascendió que la lupa estaba orientada a tres de las mayores traders de cereales: Cargill, Dreyfus y Alfred Toepfer.

A raíz de estas denuncias el titular de la AFIP, Alberto Abad, y el jefe de la Aduana, Mario Das Neves, ordenaron a los especialistas tributarios y aduaneros investigar cuáles son las empresas comprometidas en las maniobras de triangulación de exportaciones y a qué monto asciende la evasión.

Los especialistas detectaron que por ejemplo Cargill Argentina vendía granos a Cargill Uruguay a un precio mucho más bajo que el del mercado internacional y Cargill Uruguay los revendía al precio internacional a Brasil. Los expertos concluyeron que había certezas de que los embarques se hacían directamente hacia el destino final (Brasil) y que la exportación al paraíso fiscal (Uruguay) era ficticia.

En diciembre de 2002, los técnicos de Economía elevaron al ministro Lavagna un estudio con las conclusiones de los investigadores. Según ese estudio, en el primer semestre de ese año y sobre una muestra del 40 por ciento del total de las exportaciones hubo una subfacturación de 558.85 millones de dólares. Esta, en millones de dólares, se componía de la siguiente manera: Aceites de girasol 15.29, Aceites de soja 35.84, Aluminio 3.10, Carnes 88.79, fibras de algodón 4.06, Maíz 16.75, Pescados y mariscos 113.45, Petróleo crudo 124.49, soja 53.30, Sorgo 1.57, Trigo 102.22. Si se tiene en cuenta que este cálculo es sobre el 40 por ciento de las exportaciones se podría afirmar que la subfacturación del primer semestre de 2002 superó los 1000 millones y las cerealeras subfacturaron 400 millones de dólares en ese período.

Con estas maniobras las empresas realizarían una doble evasión:

-Pagarían menos retenciones.

-Pagarían menos impuesto a las ganancias en la Argentina, dejando las utilidades en las filiales radicadas en los paraísos fiscales.

Estafa al fisco

Otra de las 'maniobras' que practicarían las multinacionales cerealeras para estafar al fisco sería la presentación de facturas truchas. Se confeccionan facturas de proveedores inexistentes para reclamar luego a la DGI el reintegro de IVA sobre los montos exportados. En octubre de 2002, distintos medios -entre ellos Clarín y Página/12- informaron que por este motivo la DGI efectuó una denuncia, en el Juzgado Penal Económico Número 4, por evasión agravada contra Cargill. Ahora bien, si uno verifica el 'Listado de Denuncias Penales relevantes radicadas en el año 2002' que la AFIP publica en Internet, se podrá observar que no se registra ningún tipo de denuncia contra Cargill. O bien para la AFIP este tipo de evasión no es relevante o directamente la información es errónea.

La especulación cambiaria

Por último habría que agregar el tema de la especulación en la liquidación de divisas. Las cerealeras, por el régimen cambiario existente, deben ingresar al país los dólares que cobran por las exportaciones quince días después del embarque de la mercadería. Por ejemplo durante la crisis cambiaria de 2002, en la que la divisa norteamericana tocó los cuatro pesos y se especulaba con un dólar a ocho pesos, las grandes cerealeras no liquidaron divisas. Este es un tema importante no sólo como maniobra económica sino como presión política, dado que este sector exportador tiene un peso decisivo para comprimir o descomprimir el mercado cambiario.

También en esos difíciles meses de 2002 se habló de denuncias penales contra los exportadores por demora en la liquidación de divisas. Al igual que en el tema de las facturas 'truchas', las denuncias por especulación en la liquidación de divisas tampoco aparecieron en el 'Listado de Denuncias Penales relevantes radicadas en el año 2002' que proporciona la AFIP.

Ineficiencia del Estado o un Estado al servicio de los exportadores

Si se verifican los Listados de Denuncias de la DGI del año 2002 y 2003 se verá que no aparecen ninguna de las principales exportadoras de cereales. La amenazas que en su momento hicieron Castagnola, Das Neves o Abad no pasaron de meras bravuconadas. Por lo que se puede observar hasta hoy, el poder político argentino -tanto con Duhalde como con Kirchner- decidió no tomar medidas contra la evasión.

Esto no es nuevo en Argentina. En mayor o menor medida, desde el momento en que la dictadura puso en la 'mira' a la Junta Nacional de Granos - la eliminó Cavallo en 1.991-, los sucesivos gobiernos terminaron claudicando frente al poder omnímodo de las grandes cerealeras entregándoles los puertos -como sucedió a partir de 1976 y se profundizó con Menem- y no tomando ningún tipo de medidas contra la evasión.

Como se puede apreciar en el estudio que los técnicos de Economía elevaron a Lavagna en diciembre de 2002 (ver la 'Evasión fiscal…'), en las 'maniobras de evasión' habrían incurrido la mayoría de los exportadores. Además de las cerealeras, también habrían participado de 'triangulaciones' las petroleras, los frigoríficos, las empresas pesqueras, del aluminio, etc. Esta evasión millonaria se dio en un 'país fundido'. Así se expresaban Duhalde y Kirchner refiriéndose a nuestra situación económica. La habrían llevado adelante Cargill, Bunge, Swift, Aluar, Repsol, Bridas, Techint, etc.; empresas que han tenido posiciones hegemónicas en el poder desde 1976 hasta hoy y que acompañaron al presidente Kirchner en su visita a China. Está claro que estas empresas también van a ser las principales beneficiarias de un incremento en las relaciones comerciales entre Argentina y China.

El gobierno de Kirchner

Poco después de asumir, el gobierno de Kirchner presentó con bombos y platillos su plan antievasión..

Ha quedado demostrado que sus pilares no han logrado resultados.

Por ejemplo la Resolución 336 que autoriza a la AFIP a intercambiar información tributaria con otros países no ha conseguido frenar la triangulación por la sencilla razón que ésta se da a través de paraísos fiscales.

Por otro lado la reforma en Ganancias -se toma el mayor precio al momento de venta o de embarque- aparece más como una concesión al FMI que como una solución a la evasión. Manuel Cabanellas, de Confederaciones Rurales (CRA), consideró que 'las medidas que se pretenden aplicar presumiendo que reducirán la evasión repercutirán en la producción'. En tanto las cámaras empresarias de la cadena agroalimentaria sostuvieron que la reforma 'tendrá efectos sumamente negativos para todo el sector y provocará pérdidas millonarias entre los chacareros' dado que los exportadores se pondrán a cubierto y tomarán los recaudos necesarios al momento de comprar los cereales.

La recaudación récord de Ganancias de mayo -5.432 millones de pesos- se debe al aumento de la actividad económica y a la decisión de las petroleras, fundamentalmente Repsol, de abonar este impuesto al contado y no en cuotas. Abad advirtió que este fenómeno no se repetirá en los próximos meses.

Es posible poner coto a la evasión

Contra la evasión cerealera se han tomado algunas tibias medidas. Estas no comprometen en absoluto a los grandes traders. Alberto Abad, titular de la AFIP, informó que desde marzo último se relevaron 250.000 camiones y esto permitió 'frenar una evasión de 150 millones de pesos en IVA y Ganancias' (La Nación 05-07-04). Entendemos que esto es insuficiente, dado que el gobierno nacional tiene elementos contundentes para probar las 'maniobras' de subfacturación de las grandes cerealeras. Para corroborar esta afirmación, basta con ver las declaraciones hechas oportunamente por los funcionarios para allanar el camino en la Legislatura a la reforma del Impuesto a las Ganancias.

Abad señaló que un estudio de los últimos cinco años del impuesto a las ganancias de las exportadoras de cereales se encontró 'que están significativamente por debajo de la media del resto de las empresas que tributan en la Argentina'. Agregó que cuando se triangulan operaciones 'se pagan impuestos a las ganancias por 5 y en el exterior por 8'. 'Esos 3 pesos de diferencia en la base imponible lo están perdiendo el trabajo argentino y los productores nacionales que generaron esos cereales' (La Nación 16-07-03).

Según la AFIP, el sistema de Ganancias vigente habría facilitado maniobras entre las 7 mayores cerealeras del país, que pagaron entre 1997 y 2003 solo 19 millones de dólares por Ganancias, cuando les hubiera correspondido desembolsar unos 400 millones (Clarín 18-3-03).

El gobierno logró un amplio apoyo político al tomar en algunas áreas como Derechos Humanos, Corte Suprema o Fuerzas Armadas, medidas que lo diferencian de los anteriores.

En la mayoría de los temas económicos no ha sucedido lo mismo. A pesar de disponer de contundentes pruebas, no se ha avanzado en lo fundamental en la lucha contra la evasión. El gobierno nacional tiene la palabra.