Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3901 al 3920 
AsuntoAutor
1253/04 - "Sólo po Centro H
1254/04 - El Turis Centro H
1255/04 - Estudo P Centro H
1256/04 - Los inic Centro H
1257/04 - LOS RICO Centro H
1258/04 - ¿Flexib Centro H
1259/04 - La deud Centro H
1260/04 - Asombros Centro H
1261/04 - El refe Centro H
1262/04 - "Situaci Centro H
1263/04 - O cresci Centro H
1264/04 - Jornadas Centro H
1265/04 - Revista Centro H
1266/04 - La geogr Centro H
1267/04 - Conferen Centro H
1268/04 - Segundo Centro H
1269/04 - LOS LÍMI Centro H
Seminario "territo Territor
RE: NoticiasdelCeH nljova
1270/04 - INSCRIPC Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4127     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1258/04 - ¿Flexibilización o reducción de costos la borales? ( Pablo ferrero Vincens )
Fecha:Miercoles, 11 de Agosto, 2004  23:32:22 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

 
NCeHu 1258/04
 
Chile y Argentina, una misma Geografía
 
 
 

CHILE
¿FLEXIBILIZACION O REDUCCION DE COSTOS LABORALES?
Lo que buscan las propuestas empresariales no es sólo una flexibilización del mercado laboral, sino también una informalización masiva y un claro retroceso en los beneficios, ya de por sí muy mermados, de los trabajadores. Lo que buscan es una forma permanente de reducción de costos laborales.
 
Pablo Ferrero Vincens (ANCHI)
09/08/2004

El problema del desempleo, su persistencia e incluso su aumento pese a la mayor actividad económica, no sólo no da atisbos de mejoría, sino que se extiende hacia su propia metodología de diagnóstico. Las dos encuestas, hasta ahora las medidas de certificación de la materia, que son la realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y la Universidad de Chile, no sólo dan resultados diversos, sino que francamente contrarios. Es como si un médico dijera que un enfermo mejora, en tanto otro dice que empeora.

Esto es lo que ha ocurrido con la tasa de desempleo en la Región Metropolitana. Si para la Universidad de Chile ha habido un retroceso en la desocupación santiaguina, para el INE la tendencia es inversa. En junio, según el Instituto Nacional de Estadísticas, el desempleo en Santiago subió a 10,1 por ciento.

La disparidad de las cifras y, lo que es más grave, su interpretación, ha conducido la discusión especializada desde el problema de la cesantía hacia las herramientas metodológicas que lo evalúan. Se trata de un debate inútil que sólo puede beneficiar, así como ya lo vemos, a los sectores que allanan el terreno para impulsar la flexibilidad laboral.

Decimos que es una inútil discusión. Porque quienes cuestionan hoy la metodología del INE son los mismos que por décadas la han avalado. Se trata de un instrumento de medición creado para medir grandes tendencias, pero incapaz de servir como un verdadero indicador de empleo. Para el INE aquellas personas que viven de la propina, la que es, literalmente, su sueldo, forman parte de la fuerza laboral lo mismo que un gerente o un funcionario público. El problema no es la diferencia de ingresos -aunque también lo es- sino lo que el INE entiende como empleo. De hecho, alguien que esté empleado es quien ha realizado alguna actividad remunerada, lo que, por cierto, abarca todas las actividades posibles, las que van desde el trabajador con contrato y seguridad social hasta una labor ambulante en total desprotección social y sanitaria.

Disparar contra el INE no resolverá el problema del desempleo. Sin embargo, sería deseable un cambio en la metodología de cálculo, la que se arrastra desde otras épocas y realidades. Una transformación que, según no pocos economistas, elevaría los actuales índices de desocupación en unos cinco puntos, o hacia un catorce por ciento. Un alza que podría ser mucho mayor si se aplicara otros criterios. Si la medición se realizara bajo el concepto de trabajo decente 'que, según la OIT, es 'aquel trabajo productivo en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad, con protección de derechos, remuneraciones adecuadas y protección social- las actuales estadísticas de desocupación -que no es la real desocupación- las conformarían, por lo bajo, un millón de personas.

Las críticas hacia el INE buscan amplificar interesadamente el desempleo (que es un problema real) para poner en la agenda nuevamente el debate de la flexibilidad laboral. Todas, absolutamente, todas las opiniones y argumentos que provienen del sector privado y de áreas afines se enfilan hacia una única solución al problema: flexibilizar.

El desempleo, que es sin duda un grave problema -a estas alturas más social que económico- no se resolverá por esta vía, porque el desempleo no es una consecuencia de la rigidez de las normativas, sino de la necesidad de reducción de costos empresariales y su maximización de ganancias. Lo que buscan las propuestas empresariales no es sólo una flexibilización del mercado laboral, sino también una informalización masiva y un claro retroceso en los beneficios, ya de por sí muy mermados, de los trabajadores. Lo que buscan es una forma permanente de reducción de costos laborales.

El problema, por tanto, no es sólo la metodología del INE o la flexibilidad laboral, que es, en Chile, un hecho (los millones de trabajadores independientes e informales están, por cierto, ya muy flexibilizados). Tampoco sería un grave problema flexibilizar las áreas laborales en las cuales habría una supuesta rigidez. El problema es la necesidad de aumentar de forma permanente los beneficios empresariales a través de una también permanente reducción de costos laborales. Un proceso que, si no lo encaran las organizaciones sindicales y civiles, aumentará de forma creciente no sólo el desempleo sino las desigualdades en la distribución del ingreso.


Datos del autor: Pablo Ferrero Vincens es integrante de la Alianza Chilena por un Comercio Justo y Responsable.