Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3540 al 3559 
AsuntoAutor
926/04 - Camerún: Humboldt
927/04 - La receta Humboldt
928/04 - La geogr Humboldt
929/04 - FIGHTING Humboldt
930/04 - La const Humboldt
931/04 - LAS TELEC Humboldt
932/04 - MUJERES A Humboldt
933/04 - NUEVOS ES Humboldt
934/04 - CASTIGO A Humboldt
935/04 - POSGRADO Humboldt
189/04 - REFLEXION Humboldt
936/04 - Presentac Humboldt
937/04 - Convocato Humboldt
938/04 - Marcha co Humboldt
939/04 - Fernando Humboldt
940/04 - La CIA y Humboldt
941/04 - La resis Humboldt
942/04 - En Brasi Humboldt
943/04 - " Posible Humboldt
944/04 - Ciclo d Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3754     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 927/04 - La receta Porter para Latinoamérica ( WSJ/A méricas )
Fecha:Viernes, 11 de Junio, 2004  00:39:44 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 

NCeHu 927/04

 


 

La receta de Porter para la competitividad de Latinoamérica: es el turno de las empresas

 

 Jaime Mejía-Mazuera
The Wall Street Journal


Atlas Eléctrica S.A., uno de los principales fabricantes de electrodomésticos de Costa Rica, se ha convertido en un caso de estudio en la escuela de negocios de Harvard. Su lección: cómo una firma centroamericana logró expandirse más allá de sus estrechos mercados locales.

Para Michael Porter, experto sobre estrategia y competitividad, esta firma es ilustrativa de cómo miles de empresas en América Latina han superado sus entornos locales de negocios para competir en los mercados internacionales. Atlas es uno de sus mejores ejemplos en su clase microeconomía y competitividad en la escuela de negocios de la Universidad de Harvard.

Desafortunadamente, Atlas es una excepción. De acuerdo con el índice de competitividad empresarial (BCI por sus siglas en inglés), desarrollado por Porter como parte del índice de competitividad de los países, que publica cada año el Foro Económico Mundial, la mayoría de los países latinoamericanos retrocedieron significativamente en términos de competitividad en los últimos años, especialmente en el terreno empresarial. Un hecho que explica en gran medida la razón por la cual la riqueza y el nivel de vida no mejoraron. Porter cree que la pérdida de la competitividad de la región tiene dos grandes explicaciones: por un lado la crisis económica global de fines de los 90 y principios de esta década y, por otro, un proceso de reformas económicas a medio camino.

Porter, quien encabeza la lista de los 50 principales gurús de negocios del mundo de la consultora Accenture, evaluó las perspectivas de América Latina en una entrevista reciente con The Wall Street Journal.

WSJ: En los últimos años se ha sentido una enorme frustración en América Latina porque las reformas de los años 90 no han generado los cambios esperados. ¿Cuál puede ser la causa de esa sensación, de esa decepción generalizada?

Porter: Es cierto, ha habido una gran decepción. Pero en primer lugar creo que justamente los países que han tenido los mejores resultados son aquellos que hicieron las reformas como El Salvador y Chile. Creo que en América Latina hubo demasiada concentración en las reformas macroeconómicas y en la infraestructura física, sin suficiente atención a la parte microeconómica, como la competitividad y la eficiencia regulatoria.

Las reformas macro son muy dolorosas. Requieren grandes sacrificios, pero no generan por sí solas economías más productivas. La productividad depende de las firmas, de su capacidad para competir en niveles más altos de eficiencia. Los países latinoamericanos empezaron la tarea pero no la terminaron.

WSJ: ¿Es por ello que como región la competitividad empresarial de América Latina decreció en los últimos años?

Porter: En parte es el resultado de la caída de la demanda y del ambiente de la economía global en los últimos años. Pero la falta de reformas que modifiquen el entorno en el que las empresas compiten es una razón fundamental. Incluso los países de la región que mejor desempeño han tenido, no han logrado los mismos avances de los líderes en Asia y Europa del Este.

WSJ: ¿Cuáles son esas reformas necesarias a nivel micro?

Porter: Es todo aquello relacionado con el ambiente de negocios en el que las empresas compiten. La calidad del recurso humano, la eficiencia de las administraciones, las regulaciones, los incentivos relacionados con propiedad intelectual, las políticas de competencia.

Durante la década de los 90, los países estuvieron dedicados a las privatizaciones, reformas macroeconómicas, tratados de libre comercio y mejoras en la infraestructura física. Todo eso es importante, pero a menos que más empresas sean más sofisticadas y eficientes, ninguna de estas cosas va a llevar a un aumento de la prosperidad. Usted puede abrir los mercados, pero a menos que mejore la eficiencia en los negocios, no va a tener inversión extranjera, no va a tener empresas listas para exportar. Sólo hay una manera de crear riqueza y esta es a través de las empresas.

Un país puede heredar riqueza, por ejemplo, la abundancia de recursos naturales. Puede heredar un buen clima para la producción agrícola, pero eso no crea riqueza. La riqueza se crea cuando las firmas pueden ser eficientes y productivas en bienes y servicios y venderlos al mercado internacional. El punto central de los problemas de América Latina está en la productividad. Abrir los mercados no cura el problema de productividad, ni hacer las reformas macro.

WSJ: ¿Pero, en realidad, qué proporción de la riqueza de un país depende de las empresas?

Porter: De acuerdo con nuestro análisis, el 83% de las diferencias en el PIB per cápita se explican por la competitividad empresarial. Es decir, cuando un país realmente está superando en el mejoramiento del ingreso, en igualdad de condiciones, lo más seguro es que sea por sus empresas.

WSJ: ¿Qué han hecho países como Chile o El Salvador para mejorar en aspectos micro que otros no han hecho?

Porter: Si se mira el informe de competitividad de las empresas, se ve que Chile es el más desarrollado de todos los países latinoamericanos. Y es comparable con Portugal y superior a Grecia. Es muy fuerte en incentivos y en la intensidad de la competencia. Las debilidades tienen que ver con recurso humano y tecnología.

El Salvador, es muy débil en recurso humano, en tecnología y en infraestructura física, pero han hecho un gran esfuerzo por simplificar los trámites, reducir la burocracia, crear incentivos impositivos y abrir la competencia interna. Y esos pasos conducen a empresas más eficientes y a la generación de competencia más productiva dentro de la economía. Eso les permite aumentar muy rápido su Producto Interno Bruto per cápita.

WSJ: Mencionó los que más han ganado en competitividad empresarial, ¿cuáles son los países que podrían ser líderes en el futuro?

Porter: Creo que Colombia es un país que realmente sorprende. A pesar de la situación política y de seguridad, en nivel de emprendimiento Colombia se destaca como un lugar donde están ocurriendo cosas interesantes. Es un caso en el que las empresas superan el propio entorno de negocios. Hay una enorme capacidad emprendedora. A Costa Rica también le va muy bien, aunque no es muy dinámica porque todavía tiene los vestigios de una economía paternalista. Costa Rica se ha beneficiado mucho de su recurso humano y está muy alto en capacidad científica y técnica, pero bajo en infraestructura física.

México, ha mostrado una vitalidad con un enorme crecimiento en exportaciones, y no sólo en recursos sino en productos más elaborados como los del sector automotor, entretenimiento, equipos de comunicaciones. Brasil tiene una economía muy diversa, pero ha perdido participación en el mercado de exportaciones entre 1991 y 2001. No se ve la misma vitalidad. El país está creciendo en productos agrícolas, cuero y muebles, en cambio México ha logrado apartarse de los sectores tradicionales. Perú sigue dependiendo de los recursos naturales.

WSJ: ¿Quienes definitivamente se están quedando?

Porter: En términos de crecimiento per cápita en los últimos diez años, Venezuela está al final de la lista, incluso por debajo de Argentina. Por varias razones está en retroceso en todo lo que tiene que ver con competitividad. Si Venezuela no tuviera petróleo estaría totalmente desesperada.

WSJ: Usted identifica los países en tres fases de competitividad: los que dependen exclusivamente de bienes básicos, los que adoptan tecnologías y los que son altamente innovadores. ¿Dónde está América Latina?

Porter: Creo que América Latina es una mezcla. Aún muchos países como Argentina, Venezuela, Paraguay son muy dependientes de sus riquezas naturales y no son particularmente eficientes en utilizar esos recursos. Esas riquezas naturales no son malas en sí mismas, pero un país tiene que explotar esos recursos de manera productiva, de modo que a lo largo del tiempo un país pueda pasar a una etapa más avanzada de la competitividad. Pero lo que encontramos es que cuando se tiene una enorme riqueza en recursos naturales, esto tiende a retardar el desarrollo de las instituciones y las políticas que se necesitan para moverse más allá. Por ejemplo Venezuela, con todo el petróleo que tiene, puede sobrevivir sin hacer ninguna reforma. Chile es un buen ejemplo [de ser productivo con los recursos naturales], aunque aún depende mucho de productos agrícolas y de minería. Están exportando, por ejemplo, vino y de alta calidad.

WSJ: ¿Cómo ve a América Latina en la competencia frente a China?

Porter: Creo que China es mucho más dinámica que América Latina. La competencia con China al mismo nivel va a ser muy difícil para América Latina. Creo que la principal oportunidad para América Latina es justamente América Latina. La segunda gran oportunidad es América del Norte, donde hay una ventaja en proximidad, logística y huso horario. No van a poder competir con China en...costos laborales. Van a tener que competir con valor agregado. Pero además, creo que China no es una amenaza importante porque hay muy poco que se produzca en Latinoamérica que vaya a emigrar a China.


Fuente: www.wsj/Américas.com .