Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3520 al 3539 
AsuntoAutor
907/04 - Acerca d Humboldt
908/04 - La situa Humboldt
909/04 - El más a Humboldt
MAESTRÍAS DEL CIDI Luis San
910/04 - ' La sub Humboldt
911/04 - ENTRE A I Humboldt
912/04 - PARTICIPA Humboldt
913/04 - Garrote Humboldt
914/04 - El magist Humboldt
915/04 - Resolució Humboldt
916/04 - Iraq : Humboldt
917/04 - Dimension Humboldt
918/04 - El impact Humboldt
919/04 - "Geografí Humboldt
921/04 - PRESENCIA Humboldt
920/04 - LOS HECHO Humboldt
922/04 - Neopositi Humboldt
923/04 - Seminario Humboldt
924/04 - TURISMO R Humboldt
925/04 - Una medi Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3733     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 908/04 - La situación política surcoreana ( Alex Ca llinicos )
Fecha:Miercoles, 9 de Junio, 2004  01:56:15 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 908/04


 

Corea del Sur gira a la izquierda

 

 Alex Callinicos

 6/6/2004

Traductor: Guillermo Crux

 Socialist Worker, Gran Bretaña


La política en la Cuenca del Pacífico

Recientemente tuve la suerte de visitar Corea del Sur -un país que está cambiando extremadamente rápido. Pertenece al puñado de economías dinámicas del Sudeste asiático que han estado inclinando el centro de gravedad del capitalismo global hacia la Cuenca del Pacífico.

En los últimos años las cosas se ha vuelto mucho más difíciles económicamente. En 1997, Corea del Sur sufrió lo que se llamó la "crisis del FMI" -una depresión masiva que el Fondo Monetario Internacional aprovechó para obligar a que la economía se abriera al capital extranjero.

Corea del Sur está creciendo rápidamente otra vez, pero en base a una apuesta enorme y riesgosa. Los chaebol -las gigantescas empresas familiares que dominan la economía coreana- han concentrado sus exportaciones y las inversiones extranjeras en China. Corea del Sur, en otras palabras, se ha aprovechado del prodigioso boom económico chino.

Hasta ahora esto funcionó, pero si la economía china se sobrecalienta -lo que algunos analistas piensan que ya está empezando a ocurrir- la depresión resultante también arrastrará a Corea del Sur. Entretanto, la política también está cambiando en Corea del Sur.

Entre 1960 y 1993 el país fue gobernado por una dictadura militar bajo cuyo mandato se produjo el rápido proceso de industrialización del país. Una rebelión enrome de los obreros y los estudiantes en 1987 finalmente obligó a que los militares dejaran el poder.

Pero la liberalización política durante los años noventa fue más fachada que realidad. La izquierda continuó sufriendo la represión bajo la Ley de Seguridad Nacional, que se ha utilizado para tratar a los socialistas como si fueran agentes de Corea del Norte.

La política fue dominada por los "tres Kims". Kim Young-sam y Kim Dae-jung fueron opositores a la dictadura militar que fueron elegidos como presidentes consecutivamente durante los años noventa.

El precio del poder fue entrar en componendas con las fuerzas del viejo orden viejo, representado por el tercer Kim, Kim Jong-pil. Arquitecto del golpe militar de 1960 y fundador de la muy temida Agencia Central Coreana de Inteligencia, dominó el parlamento en los años noventa.

La verdaddera ruptura política vino a finales de 2002. Cuando dos adolescentes fueron arrollados por un vehículo militar norteamericano, hubo enormes manifestaciones iluminadas por velas. EE.UU. todavía mantiene casi 40.000 soldados en Corea del Sur, y la administración Bush estaba amenazando en ese momento con ir a la guerra contra el régimen norcoreano así como con Irak. Incluso una guerra convencional en la península coreana causaría cientos de miles de muertes.

La muerte de los adolescentes -la última de muchas causadas por el ejército de EE.UU.- fue el catalizador de la oposición popular de masas al imperialismo norteamericano. El beneficiario político fue Roh Moo-hyun, un abogado laboralista liberal que ganó las elecciones presidenciales de diciembre de 2002. En el gobierno, Roh demostró ser una desilusión. Continuó las políticas de libre mercado de sus predecesores y se comprometió a enviar tropas surcoreanas para ayudar a ocupar Irak.

Como resultado, su popularidad cayó. Los partidos del viejo orden, que aún dominan el parlamento, aprovecharon su oportunidad e impugnaron a Roh bajo un pretexto ridículo. Este cuasi-golpe provocó grandes manifestaciones de protesta. En las elecciones parlamentarias de abril, el viejo orden fue barrido. El partido Uri de Roh obtuvo la mayoría.

El Partido Democrático Milenario de Kim Dae-jung fue prácticamente destruido. Kim Jong-pil perdió su escaño parlamentario y ahora se lo acusa de aceptar sobornos de Samsung. Lo más significativo de todo es que el Partido Laborista Democrático (PLD) obtuvo diez escaños. El PLD fue fundado en 2000. Está unido estrechamente a la Confederación Sindical Coreana, que jugó un papel clave en la última ola de huelgas de masas en 1997. La sociedad surcoreana ha girado fuertemente hacia la izquierda. Muchos analistas han resaltado la inmensa cantidad de jóvenes que tomaron parte en las marcha de las velas y las protestas anti-impugnación.

Por supuesto que la victoria electoral de Roh no significa que pueda confiarse en él. Continuará maniobrando entre su base popular, los chaebol, y el imperialismo norteamericano. Esa es la razón por la cual es tan importante que los trabajadores surcoreanos tengan ahora su propia voz política.

También es importante que los socialistas estén activos dentro del PLD y ayuden a llevarlo a la izquierda y lejos del compromiso parlamentario. El domingo de hace dos semanas hablé en Seúl en una reunión ante 600 personas organizada por Todos Juntos, un grupo socialista dentro del PLD.

Todos Juntos se ha involucrado muy activamente en las protestas anti-guerra y anti-impugnación. También tuvo una fuerte presencia en el Foro Social Mundial en Mumbai en enero. Su surgimiento y crecimiento son otra señal de que la sociedad surcoreana está cambiando para mejor.


Fuente: Panorama Internacional, en www.ft.org.ar .