Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3500 al 3519 
AsuntoAutor
889/04 - " Crisis Humboldt
890/04 - China y A Humboldt
891/04 - Acerca d Humboldt
894/04 - Bolivia : Humboldt
895/04 - México : Humboldt
893/04 - La soci Humboldt
892/04 - No es una Humboldt
896/04 - Los Bush, Humboldt
897/04 - COLOMBIA- Humboldt
898/04 - ESCOLARID Humboldt
899/04 - El Desarr Humboldt
900/04 - Accionar Humboldt
901/04 - La Transf Humboldt
INVITACIÓN A CURSO Pablo Ca
902/04 - PLANIFICA Humboldt
903/04 - Crisis en Humboldt
RE: NoticiasdelCeH ariel lo
904/04 - ESCOLARID Humboldt
905/04 - SEMINARIO Humboldt
906/04 - 100 BECAS Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3745     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 919/04 - "Geografía" de la ciencia ( Nora Bar )
Fecha:Jueves, 10 de Junio, 2004  00:32:44 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 
NCeHu 919/04
 
¿Realineamiento en el Norte?
 

El subibaja de la ciencia

Hace un par de meses, un informe del National Board Service de los Estados Unidos dio a conocer un dato inesperado y sugestivo: el número de visas de inmigración solicitadas para trabajos en ciencia y tecnología en ese país descendió un 55%: de 166.000, en 2001, a 74.000, en 2002.

El hecho produjo aún más impacto porque durante la década anterior -1990-2000- el porcentaje de extranjeros en el circuito de la investigación de los EE.UU. había crecido del 24 al 38 por ciento.

Por supuesto, la noticia no pasó inadvertida y los analistas comenzaron a preguntarse cómo iba a hacer el país del Norte para sostener una economía netamente dependiente de la tecnología y la innovación. Además, el cuerpo asesor destacó que había registrado un drástico descenso en el número de visas exitosas de científicos extranjeros, lo que indicaría que los Estados Unidos ya no dominan el mercado global de talento tecnológico.

Pero si estos hechos encendieron las luces de alarma en la ciencia norteamericana, los datos publicados esta semana por William Broad en The New York Times no ayudan a tranquilizar los ánimos.

Al parecer, un estudio publicado en Physical Review Letters constata que la ciencia estadounidense está "en baja": lo sugieren tanto los análisis públicos y privados, como la cantidad de publicaciones y patentes, o... el número de premios Nobel cosechados por científicos norteamericanos.

Los papers de ese país disminuyeron alrededor del 10% desde 1992; el número de doctorados, un 5% entre 1998 y 1999 (lo que se traduce en alrededor de 1300 nuevos científicos menos); también disminuyen cada vez más los investigadores extranjeros que desean ir a trabajar a los Estados Unidos en comparación con los que prefieren Europa, y declina sostenidamente el porcentaje de patentes concedidas a estadounidenses.

En los últimos veinte años, los científicos norteamericanos pasaron de producir el 61% de los trabajos científicos, en 1983, al 29% el año último. Con respecto a los premios Nobel, después de dominar el centro del escenario desde 1960 hasta 1990, debieron ceder protagonismo a Gran Bretaña, Japón, Rusia, Alemania, Suecia, Suiza y Nueva Zelanda.

Es más, algunos de los logros científicos más "rutilantes" de los últimos tiempos se produjeron en otros países. Sólo en biotecnología, por ejemplo, la oveja Dolly fue clonada por científicos del Instituto Roslin, en Edimburgo, y Kaguya, la ratoncita "sin padre" y primer mamífero creado a partir de dos óvulos, nació en Japón.

La consternación que asaltó a las autoridades norteamericanas es comprensible: la situación tendrá consecuencias contantes y sonantes. Además, ¿a quién le gusta ceder la delantera?

Al fin y al cabo, el desarrollo tiene algo "bueno". Para nosotros, la situación es inversa. Es difícil retroceder. Al contrario, tenemos todo el futuro por delante para avanzar.

Nora Bar


¿Mercados emergentes de la ciencia?


¿Acciones científicas en alza?

Después de una semana en el exterior, basta con observar de reojo las obras públicas inconclusas y envejecidas, o circular unos minutos por el agrietado y ondulante asfalto de Buenos Aires, y compararlo con la cubierta aterciopelada de las calles de los países desarrollados... no es necesario ir más lejos para hacerse una idea instantánea y muy ilustrativa de la distancia que nos separa.

Pero hay datos más elaborados: según estimaciones de la Unesco, en la década 1990-2000 las naciones ricas invirtieron en investigación y desarrollo alrededor del 84% del total global, contaron con aproximadamente el 72% de los investigadores y produjeron aproximadamente el 88% de todas las publicaciones científicas y técnicas registradas en el Science Citation Index (SCI).

Los Estados Unidos y Europa dominaron el universo de las publicaciones científicas, con el 36,6% y el 37,5%, respectivamente, del total anual.

Este panorama es bastante conocido, pero lo que para muchos resulta inesperado es la conclusión a la que arribaron Milena Holmgren, de la Universidad Wageningen, en los Países Bajos, y Stefan Schnitzer, de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee, en los Estados Unidos, tras una lectura atenta de los indicadores mundiales en ciencia y tecnología: para los investigadores, la ciencia de los países en desarrollo está en alza.

El trabajo, publicado en PloS Biology, sugiere que la disparidad entre "desarrollados" y "en desarrollo" puede estar lentamente comenzando a achicarse.

Por ejemplo, en la última década, América latina y China (que representan, respectivamente, sólo el 1,8% y el 2% de las publicaciones científicas mundiales) incrementaron su producción un 36 y un 70%, respectivamente, un avance mucho mayor que el de Europa (10%). Durante el mismo período, el porcentaje de publicaciones científicas norteamericanas decreció un 8%.

Para Holmgren y Schnitzer, el caso latinoamericano es notable. Como era de esperar, la disparidad con los Estados Unidos (84,2% de las publicaciones) y Canadá (10,35%) fue contundente, pero América latina (con el 5,45%) fue la de más rápido crecimiento en número de publicaciones, y especialmente si se tiene en cuenta la cantidad de trabajos en relación con la inversión en ciencia y desarrollo.

"Otros indicadores relativos de productividad científica -agregan los investigadores-, tales como el número de publicaciones registradas en el SCI en relación con el número de científicos de un país, también demuestran que la región está haciendo contribuciones sustanciales a pesar de que el promedio de inversión del producto bruto interno invertido a lo largo de la década es apenas el 21% del monto invertido en los Estados Unidos."

La actuación argentina fue prodigiosa: según la Red Iberoamericana de Indicadores en Ciencia y Tecnología (Ricyt), incluso sin aumentos de inversión, el número de trabajos registrados en el SCI casi se duplicó entre 1990 y 2002 (creció de 2343 a 5581).

Pero en Brasil, donde sí hubo un importante aumento de inversión, ese índice casi se cuadruplicó: pasó de 3885 a 15.854.

Según datos de la organización afiliada a la Unesco, América latina podría invertir una parte mucho mayor de sus recursos en ciencia y desarrollo, una cifra que en la actualidad ronda el 0,59% del PBI y constituye un esfuerzo muy débil si se lo compara con la inversión norteamericana (2,84) y canadiense (1,5%).

Así las cosas, sólo alrededor del 7% de todos los trabajos publicados en Science y Nature corresponden a investigadores latinoamericanos. Pero... ¿qué pasaría si se inyectaran más fondos en los sistemas científicos de la región?

Dado el alto nivel de productividad de los científicos locales, todo permite pensar que sería una estrategia con muy buenos dividendos.

Hasta los investigadores del Norte están de acuerdo con esto.

Nora Bär


Fuente : diario La Nación, de Buenos Aires, Argentina.