Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3500 al 3519 
AsuntoAutor
889/04 - " Crisis Humboldt
890/04 - China y A Humboldt
891/04 - Acerca d Humboldt
894/04 - Bolivia : Humboldt
895/04 - México : Humboldt
893/04 - La soci Humboldt
892/04 - No es una Humboldt
896/04 - Los Bush, Humboldt
897/04 - COLOMBIA- Humboldt
898/04 - ESCOLARID Humboldt
899/04 - El Desarr Humboldt
900/04 - Accionar Humboldt
901/04 - La Transf Humboldt
INVITACIÓN A CURSO Pablo Ca
902/04 - PLANIFICA Humboldt
903/04 - Crisis en Humboldt
RE: NoticiasdelCeH ariel lo
904/04 - ESCOLARID Humboldt
905/04 - SEMINARIO Humboldt
906/04 - 100 BECAS Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3719     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 896/04 - Los Bush, una dinastía en el poder
Fecha:Lunes, 7 de Junio, 2004  16:33:52 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 896/04
 
 

 

Crónicas Imperiales

Primera parte: Los Bush, una dinastía en el poder         

 

                                                                  Alfredo César Dachary

 

         Ya nada nos asusta. Las fotos sobre la tortura en la cárcel principal de Bagdad nos han dado el argumento que nos faltaba para dejar de creer en el líder mundial, que nos guste o no, rige y decide sobre el destino del mundo: Estados Unidos.

         En estos últimos dos meses hay un importante aporte de libros, artículos, debates y otras formas de buscar conocer, acordar y coordinar actividades por diferentes actores para poder frenar esta caída de la especie humana, regida por una dictadura de un grupo de halcones y fundamentalistas que han hecho de la guerra la cotidianidad del mundo.

         Destacan varios trabajos que analizaremos en otras entregas, como es el de Ron Suskind, que hace un retrato devastador del presidente Bush, en su libro “El precio de la lealtad”, editado por Océano.

         Pero además de este trabajo, hay una serie más que pasan de analizar al grupo fundamentalista a la realidad de Estados Unidos y el pasado glorioso que los consolidó como potencia mundial, una historia conocida de manera muy manipulada primero por Hollywood, luego por la prensa mundial y por último, por los escritores que han asimilado esa historia como la real, como es el caso de Fujiyama, un japonés que es más norteamericano que su origen, aunque los millones de muertos de Hiroshima y Nagasaki no existan en su inventario.

         Hoy me ha sorprendido el trabajo que presenta Santiago Camacho, un escritor español, con una larga tradición de periodismo y análisis, que le han permitido escribir trabajos como “La sombra que nos gobierna” (1997), “Veinte grandes conspiraciones de la historia” (2003) y “Los pactos satánicos” (2003).

         En su último libro “Las cloacas del imperio, lo que Estados Unidos oculta al mundo” editado por la prestigiosa editorial El Ateneo en este año como la versión latinoamericana, ya que existe una edición española, nos plantea una serie de hechos, algunos ya analizados por separado en otros textos y autores, pero que integrados dan una visión muy particular de ese gran país, construido por tanta gente mayoritariamente inmigrantes.

         El análisis de Camacho es muy interesante, porque el ser crítico implica también reconocer el valor del país que se analiza, y en este caso, él mismo se define como un no anti-norteamericano, ya que este pueblo ha entregado a la cultura universal cosas muy ricas desde el jazz al rock and roll, el primero nacido del pueblo afro-norteamericano y el segundo de una rebelión de los jóvenes frente a una sociedad muy conservadora.

         Grandes escritores ha dado ese país, desde Edgar Allan Poe a Hemingway, de Arthur Miller a Woody Allen, y en el cine, la gran máquina del  sueño americano de Groucho a Marlon Brando, todos rebeldes, pasaron por la puerta del Macartismo pero sobrevivieron.

         Por algo de esto, que es una muestra muy pequeña de todo lo que se ha generado en ese país en el siglo XX, incluido la imagen de ser la cuna de la democracia y de las libertades públicas, es que hoy en muchos lugares se hace un ejercicio de análisis para saber por qué estos derechos son cada vez más vulnerados en Estados Unidos, no por la sociedad, sino por el aparato estatal, que ha reducido el derecho de los ciudadanos como cuestión legal y como fundamento vivencial hoy existe una sociedad aterrorizada y acorralada.

         El libro es muy amplio y abarca prácticamente todos los temas, desde la fabricación de los enemigos del país a la drogas; desde el tráfico de armas a los potenciales golpes internos de Estado; desde la democracia acotada a la justicia personal y el espíritu de venganza; desde la mafia al petróleo y muchos otros puntos más.

         Trataremos aquí de algunos muy puntuales, que son quizás no los más importantes pero muy vigentes en la nueva realidad mundial y la propia del país.

         Comenzaremos por los Bush, una de las dos dinastías conocidas en Estados Unidos, un país sin realeza, que fue antecedida por los Kennedy, símbolos de un nuevo orden en el país, pero con una negra historia atrás, desde la relación con la mafia a través de Sinatra hasta el asesinato de Marilyn Monroe, pasando por otros temas que incluso están en la base del misterio del asesinato de los dos hermanos y el silencio del sobreviviente.

         Los Bush se ven diferentes; no son los verdaderos aristócratas locales, son sureños, no vienen de Massachussets, no son de Harvard, no han tenido el refinamiento obligado de Europa, pero eso no les quita poder a ésta, la actual familia reinante de Estados Unidos.

         Preston Sheldon Bush nació en Columbus, Ohio en 1885 y como cabeza de la futura dinastía estudió en Yale y se inició en la no menos famosa sociedad secreta de Skull and Bones, logrando como prueba robar la cabeza del jefe apache Jerónimo para tenerla como trofeo.

         Los Bush nacen como dinastía con poder económico a partir de ser comerciantes de armas, primero municiones que lograron mediante un acuerdo con la poderosa empresa Remington y luego en forma directa, cuando su padre logra un puesto, no casual, en el Departamento de Guerra, lo cual aumenta su poder en el negocio de las municiones.

         En 1921, contrae matrimonio con Dorothy Walter, hija del importante empresario de la época, George Herbert Walter, y en 1924 nace el delfín de la dinastía, George Herbert Walter Bush.

         La crisis del 29 dejó a los Bush muy afectados, pero el apoyo del clan Arriman, uno de los poderosos de Estados Unidos, les ayuda a recuperase y junto con éste y su suegro se unen al empresario alemán Fritz Thyssen y en 1932 van a ver a Hitler, con quien logran acuerdos que les dan jugosos negocios, según afirma Charles R. Allen Jr. en “The Real Nazis behinds every Bush”, publicado en noviembre de 1988.

         Esto no es de asombrar ya que hicieron negocios con los nazis, la Ford, la IBM, Rockefeller y la Standard Oil, entre otros, pero no con la profundidad de este consorcio que tenía a un empresario alemán como punta de lanza.

         Así el consorcio que tenía a los Bush logró darle un gran empuje al rearme alemán a través de sus socios, la empresa alemana German Steel Trust  que dirigía Fritz Thyssen vendiéndoles, según Camacho, entre otros:

·        50.8%  de hierro de primera colada

·        41.4% de los hierros en plancha universales

·        36% de los hierros en plancha pesada

·        38.5% del acero galvanizado

·        54.5% de los conductos y tubos

·        22.1% del hilo de cobre

·        35% de los explosivos

Así se considera que este trust norteamericano – alemán le proporcionó materiales para construir un tercio de la maquinaria alemana, base de la nueva fortuna que lograron consolidar los Bush.

Al final de la segunda guerra mundial, los Bush dan un paso más, la amistad con los hermanos Foster Dulles, Allen y John, el primero, Director de la CIA y el segundo Secretario de Estado, las alianzas en el poder eran inevitables para ascender a este empresario que derivó en Senador y luego hombre del entorno del poder.

 El segundo de la dinastía, George “Poppy” Bush, fue criado en la dureza que significa que el dinero no es un fin, es un medio para lograr y controlar el poder.

En 1946, el delfín de la dinastía se casa con Barbara Pierce, heredera de un imperio editorial y en 1953 da el paso decisivo para integrar su imperio al petróleo, fundando en 1954, la Zapata Offshore.

A mediados de los 60´s, George a instancias de su padre, traba amistad con un próspero contratista árabe, visitante permanente de Texas, el corazón petrolero de Estados unidos. Se trataba de Muhammad Bin Laden, padre de Osama Bin Laden.

Coincidentemente con esta amistad, hay indicios que George pertenecía a la CIA y ésta no sólo utilizaba sus empresas como fachada sino sus clientes como fuentes de informes, llevándolo a adquirir intereses en el Caribe, una de las áreas de mayor conflicto luego de la revolución cubana.

La mayor hazaña que realiza el joven empresario es la preparación de la invasión a Cuba, el fiasco conocido como “Bahía de Cochinos”, el más importante fracaso de la inteligencia norteamericana en los 60´s.

El paso siguiente fue la dirección de la CIA, y entre sus acciones estuvo la guerra encubierta contra Angola a través de la UNITA, que le costó a ese emergente país tres décadas de guerra, de la cual no se ha repuesto, así como la cooptación del General Manuel Antonio Noriega, quien llegó a Presidente de Panamá y finalmente su enemigo.

En 1977 deja la CIA, no era gente de confianza de Carter, lo cual se transformará en una desventaja de éste, ya que junto con Reagan logran un acuerdo con los iraníes para alejar la liberación de los rehenes de la embajada de Estados Unidos en Irán por un tiempo de medio año, lo cual le dio ventajas a los republicanos para su elección presidencial.

 La lucha contra las drogas toma auge al asumir como Vicepresidente de Estados Unidos, un hecho que para unos beneficia a sus amigos de la CIA, ya que le permite el ingreso de fondos para sus actividades encubiertas y para otros era el problema del momento, al extremo que en 1988 se promulga el Acta contra el abuso de las drogas.

El escándalo denominado “Irangate” o Irán – contras, la venta de armas al enemigo número uno de Estados Unidos en esa época, Irán, misiles Tomahawak, para con el dinero entregárselo a los denominados “Contras” de Nicaragua, es otro escalón en la larga lista de acciones no legales, que forman parte del curriculum del delfín de la dinastía.

En 1988, George Bush llega a la Presidencia de Estados Unidos e inicia un nuevo período post guerra fría, la era de la hegemonía que comienza mandando invadir a Panamá para arrestar al antiguo colaborador, el General  Noriega, que había decidido distribuir a su manera la droga, fuente de tanta riqueza en la región y proveedor de fondos secretos a muchos hombres importantes.

En el Medio Oriente, apoya a otro aliado Sadam Hussein, enemigo del fundamentalismo, aliado de Estados Unidos en la guerra contra Irán, al cual le vendió también armas.

Esta será la trayectoria ideal del fundamentalismo occidental, el pragmatismo como moral y la conveniencia como ética flexible. Éstas son las lecciones que recibe el joven George W. de su padre, el Presidente.

Quizás estas notas sirvan para ver la continuidad de un grupo que nunca dejó el poder y que tiene una estrategia mundial que hoy está en el centro de la tormenta, el unilateralismo como principio y la intervención militar como metodología de acción.

 

alfredo@pv.udg.mx