Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 331 al 350 
AsuntoAutor
290/02 - La Crisis Humboldt
291/02 - Frase de Humboldt
292/02 - III REUNI Humboldt
293/02 - Jornadas Humboldt
294/02 - URGENTE: Humboldt
295/02 - Nota de A Humboldt
296/02 - Los "econ Humboldt
298/02 - La región Humboldt
299/02 - Protestas Humboldt
297/02 - Homenaje Humboldt
301/02 - Actividad Humboldt
302/02 - Actividad Humboldt
300/02 - Actividad Humboldt
303/02 - Actividad Humboldt
304/02 - Actividad Humboldt
305/02 - Actividad Humboldt
Cursos Gis y Teled Arq Merc
Premio Milton Sant Leticia
306/02 - Actividad Humboldt
307/02 - Pérdida d Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 490     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 285/02 - La ocupación de Palestina
Fecha:Domingo, 9 de Junio, 2002  00:47:04 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 285/02

EL MUNDO HOY:
1967 - 5 de Junio - 2002
A 35 AÑOS DE LA OCUPACIÓN DE PALESTINA.

Por Suhail Hani Daher Akel (Embajador de Palestina en la Argentina).

Aquel acuerdo discreto entre el rey Abdallah de Trasnjordania y la señora Golda Meir del movimiento sionista, el 30 de abril de 1948, posibilito a la agencia sionista declarar el Estado de Israel con un mayor porcentaje de la tierra de Palestina otorgada por la ONU, ocupando el sector occidental de Jerusalem. Mientras que el Estado Palestino con el este de Jerusalem se vio eclipsado bajo la administración transjordana, llamándola Cisjordania ante la atónita mirada del pueblo palestino, un convidado de piedra en la repartija de su tierra.
La propia señora Meir convertida en primer ministro del flamante Estado israelí, al igual que sus coterráneos sionistas no solo violaron las leyes jurídicas internacionales, sino violentaron el propio acuerdo secreto desatando el 5 de junio de 1967 una guerra de expansión sobre los territorios árabes, ocupando militarmente el 22 por ciento del territorio palestino y su capital el sector Este de Jerusalem regido por Jordania, las alturas del Golán a Siria y parte del desierto del Sinaí a Egipto (más adelante devuelto).
Con las demoliciones y los cambios demográficos de la Ciudad Sagrada de Jerusalem a partir de su ocupación en 1967, Israel marco una fuerte disputa para destruir las instituciones palestinas, prohibir las actividades culturales, limitar el acceso a los Lugares Sagrados para musulmanes y cristianos y asfixiar su geografía con asentamientos ilegales, extendiendo a Jerusalem de 6,7 a 70,5 kilómetros cuadrados, constituyendo "la Gran Jerusalem", tocando sus limites con la ciudad de Ramallah al norte y la ciudad de Belén al sur. Con su codicia de borrar cualquier presencia palestina y convertir a Jerusalem en una ciudad exclusivamente Judía, las fuerzas israelíes en solo 24 horas el 10 de julio de 1967, en las zonas de Al Mograbi y Sharaf en la Sagrada Vieja Ciudad de Jerusalem, destruyeron y dinamitaron 133 viviendas, demolieron dos mezquitas y casi 1800 apartamentos, concediendo sobre las huellas borradas el flamante nombre de "Barrio Judío". Mientras las autoridades de Israel discriminaron a los ciudadanos palestinos de Jerusalem, otorgándoles hasta la actualidad un documento de identidad de la ocupación israelí donde en nacionalidad en vez de figurar: palestino, le escriben: jordano.
En el mismo orden, la ciudad fue sumergida en un profundo estado de decadencia, un lugar donde el tiempo se detuvo y la miseria y la pobreza estuvieron a flor de tierra, marcando una notable diferencia con los opulentos barrios israelíes de Jerusalem Occidental. Ante tal situación el Consejo de Seguridad de la ONU, insto a Israel en su resolución 237 del 14 de junio de 1967 a garantizar la protección y la seguridad de los habitantes palestinos de las zonas ocupadas Sin embargo convertida la resolución en papel mojado, Israel el 22 de junio anexo el sector Este de Jerusalem, actitud condenada internacionalmente en la resolución 2253 ES-V, del 4 de julio del ´67. Para finalmente convertirla en ciudad indivisible capital de Israel el 30 de julio de 1980. Actitud ilegal repudiado también por la comunidad internacional en su resolución 478 del 20 de agosto del ´80.

Pero el desplazamiento de Palestina, para los israelíes también significó la dispersión de Jordania. En el arte de la confusión, Ariel Sharon el 3 de junio de 1991, expreso: "Hay que invitar al rey Hussein a tomar café para decirle: ha dejado de ser el rey de Jordania, ya que dicho reino es el Estado Palestino". Sin embargo, la confusión también alcanzaba a los propios lideres israelíes quienes confrontaban sus reacciones expansionistas como la del general de la ocupación Moshe Dayan, quien ironiza en 1967: " tendemos nuestras manos de paz a los árabes, pero retornamos a Jerusalem para no abandonarla nunca", mientras por su lado la premier Golda Meir, exclamó en 1969: "No hay nada que puede llamarse palestinos, ellos no existen". Todo esto, coronado con las ideas de Sharon en 1991, buscando tierra a los palestinos lejos de su propia tierra.
A 35 años nada cambio, los acuerdos firmados y las obligaciones internacionales sobre la base de las resoluciones de la ONU, firmadas entre Palestina e Israel, fueron violadas del mismo modo que los jerarcas sionistas violaron el acuerdo secreto con el rey transjordano. Sin embargo la voluntad del pueblo palestino de ser libres e independientes sigue tan firme como la confusión de los actuales lideres israelíes, que navegan entre quienes como el desaparecido ministro de Turismo Rehvan Zeevi, que promovía la expulsión masiva de los palestinos, con aquellos como el ex ministro Yossi Sarid, que considera legitimo el derecho palestino a su Estado. En la barca del desconcierto, Ehud Barak dibujó con la pluma de la ocupación un Estado Palestino, que más que Estado era un Apartheid; el que fue superado por el Bantustán ofrecido por Sharon, quien actualmente tiene dividido al territorio palestino en ocho partes en la Ribera Occidental y en cuatro partes a la Banda de Gaza. Aún más lejos van las intenciones del general Shaul Mofaz, jefe de las Fuerzas Armadas Israelíes de llevar adelante su plan de limpieza étnica contra el pueblo palestino.
La falta de reacción internacional ante el baño de sangre que cubre a palestinos e israelíes, favorece a los halcones repudiados por los movimientos pacifistas israelíes y cortejados por su relación carnal con Estados Unidos, para acuñar la celebre frase de Sharon: "Hay que golpear a los palestinos y tiene que dolerles. Debemos causarles pérdidas y victimas, para que conozcan el alto precio de sus acciones" (5 de marzo de 2002). Reflejando la voluntad de negar el legitimo derecho nacional palestino y solo cubrirlos de epítetos que van de "terroristas hasta hacedores del mal". Desplegando en su mediática cultura de la distorsión, un Israel al borde del peligro de un Holocausto, mientras imponen un silencioso Holocausto al pueblo palestino.
A 35 años de ocupación israelí, donde el pueblo y el liderazgo palestino reconoció al Estado israelí y resigno el 78 por ciento de su milenaria tierra, y solo exige erigir su independencia sobre el pequeño 22 por ciento de Palestina con Jerusalem Este como capital, no puede seguir siendo materia de discusión. Tampoco el liderazgo palestino y el democrático Presidente Yasser Arafat, pueden seguir siendo victimas de la presión y las condiciones colonialistas del liderazgo israelí. Mientras que Israel se olvida que su anterior presidente debió renunciar por corrupción, su premier Sharon es demandado por Crímenes contra la Humanidad y los 10 millones de dólares diarios que recibe de Estados Unidos, según el ex presidente Jimmy Carter lo utilizan para la compra de armas. En tanto, mantiene su condición VIP, donde a diferencia de otros países, se atreve violar las condiciones internacionales y sus leyes, y continuar su genocidio contra el pueblo palestino sin permitir que los organismos humanitarios, la diplomacia y la voluntad internacional de poner fin al conflicto, actúen.


Fuente: Correos para la Emancipación Nro 148, del 7 de junio de 2002.