Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3281 al 3300 
AsuntoAutor
716/04 - ¿ Por qué Humboldt
714/04 - Bloque re Humboldt
715/04 - Brasil y Humboldt
717/04 - South Ame Humboldt
718/04 - "La deuda Humboldt
719/04 - V Congres Humboldt
720/04 - China, ta Humboldt
721/04 - Queda en Humboldt
722/04 - El presid Humboldt
723/04 - La situac Humboldt
724/04 - El Mundo Humboldt
725/04 - Conferenc Humboldt
726/04 - Congreso Humboldt
727/04 - "América Humboldt
728/04 - Entrevist Humboldt
729/04 - La rosca Humboldt
730/04 - Iº Curso Humboldt
Consulta sobre tec Vicente
731/04 - Manuscrit Humboldt
CONGRESO anpg
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3505     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 729/04 - La rosca capitalizadora sigue gobernando ( Bolivia )
Fecha:Jueves, 13 de Mayo, 2004  00:59:57 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 

NCeHu 729/04

 

NRNCeHu: una nota instructiva. La radiografía del régimen surgido tras la insurrección de octubre, muestra la trama profunda de la Bolivia neoliberal. Un artículo para leer con detenimiento y, sobre todo, con ojos argentinos.

 

   

 


 

Bolivia

 

 

Mesa recicla gente de Goni y Tuto para que dirija la economía del país 

 

La rosca capitalizadora sigue gobernando

 

El Juguete Rabioso

 


 

 

Se pensó que la "rosca" –ese grupo de intelectuales y profesionales encargados de justificar la expoliación extranjera de los recursos naturales de su propio país– había desaparecido después de la revolución de 1952, pero el grupo resistió y mostró todo su poder durante el proceso de extranjerización de la economía boliviana casi 50 años después, paradójicamente amparada por un "movimiento nacionalista revolucionario". Tal es su influencia que los rosqueros de la capitalización sobrevivieron a una segunda insurrección y hoy siguen dirigiendo la política nacional y diciéndole al país lo que se debe hacer para alcanzar el desarrollo.

Que el gobierno proponga una ley de hidrocarburos a la medida de las petroleras después del descalabro de octubre sólo es comprensible cuando se revisa el plantel político de Mesa: viejos gonistas, antiguos defensores de la capitalización y otras gentes que supuestamente habían quedado olvidadas, pero que hoy se reciclan.

Mesa no tiene aparato para gobernar, sólo pesos pluma en política, y los otros le son impuestos por el sistema. Por eso en su gobierno todavía hay gente convencida del modelo gonista y otros que buscan cumplir la agenda de octubre, no se sabe si producto de una reflexión genuina o de un reacomodo oportunista.

A plan de billete

Fue escandaloso, danzaron millones en campañas de publicidad y consultorías. Billete en mano, los capitalizadores se compraron intelectuales, analistas, periodistas y un montón de consultores encargados de hacer potable el ideal "modernizador" del gonismo –es decir la enajenación de las empresas públicas– y aplicaron una intensa campaña mediática que alquiló a tiempo completo a presentadores de televisión, columnistas, espacios en radio y también reporteros de prensa. El lavado de conciencia masivo costó 188 millones de dólares, monto que se suma a la cuenta de la deuda externa, esa deuda que todos los bolivianos pagan religiosamente cada mes.

Por supuesto, centenas cayeron. El gonismo de los períodos 1993-1997 y 2002-2007, la antítesis del nacionalismo revolucionario, se tragó a UCS, al Movimiento Bolivia Libre (MBL), a una buena parte de la Iglesia y a otra del Partido Socialista de Marcelo. Varias fundaciones de intelectuales se convirtieron en agencias de nuevos cruzados a sueldo encargados demoler con críticas a los "trasnochados" estatistas.

Todo indica que, carente de mentalidades renovadas para hacer gobierno, el Presidente no ha tenido otra que reclutar gente de esa rosca de la capitalización, no sólo porque es un abundante conglomerado humano en el que siempre hay alguien dispuesto a ponerse cualquier camiseta, sino porque esa es la condición que el sistema le impone.

Goni, el símbolo

Ahora que se pone en cuestión todo el andamiaje neoliberal, la derecha entera se reagrupa. Para los organismos financieros internacionales y el gobierno de Estados Unidos, Goni y sus muchachos aún son la vanguardia del proyecto, y no desaparecen porque se han convertido en un símbolo.

En un desayuno ofrecido por la Embajada de Estados Unidos a los partidos políticos hace cuatro semanas, cuando el Parlamento comenzó a rebotar las leyes de Mesa, el embajador David Grenlee dejó bien en claro: No se puede cambiar la Ley de Hidrocarburos y menos tocar a Goni. "Enjuiciar a Goni es como hacer juicio a todo el sistema del cual nosotros nos consideramos la vanguardia. Un juicio a Goni es un juicio contra nosotros", advirtieron los gringos en el desayuno.

Esa es la razón que explica porqué en el gabinete económico de Mesa manden tres veteranos mosqueteros del libre mercado y que un señor que piensa que cambiar el modelo es como pedir que la tierra deje de rotar alrededor del sol dirija el gabinete político.

Pese a los mandatos de octubre, Xavier Nogales, Javier Cuevas y Horst Greve, este último antiguo ministro pinta carteles del PC que luego fue captado por el Consenso de Washington, aplican casi la misma política en Hidrocarburos que sus antecesores. En tanto que el ministro de la Presidencia, José Antonio Galindo, opina que la nacionalización es una propuesta "populista", igual que exigir 50% de las ganancias a las petroleras.

Y para que no quede duda de a dónde apunta el gobierno, Galindo sale presto a dejar las cosas claras: "Nunca nos comprometimos a cambiar el modelo económico (...) Se necesita mucha plata para nacionalizar, sacar e industrializar el gas (...) Necesitamos un socio (...) La ley de Hidrocarburos propuesta no se va a modificar (...) Vamos a escuchar sugerencias, el que aceptemos sugerencias es otra cosa...".

Es obvio que semejante bolapié verbal –y viniendo de los resabios de la rosca– recuerde tanto a Goni y estimule la bulla popular. Pero los allegados reciclados de Mesa y algunos de sus epígonos de la prensa intimidados por el "golpe" prefieren creer que son pocos movimientos "sin razón de ser" los que intentan desestabilizar al Presidente.

El gabinete de Mesa

Horst Grebe

Después de sus peripecias ideológicas como ex militante comunista, el actual ministro de Desarrollo Económico se fue a vivir a Caracas, donde cambió su discurso marxista leninista por la postura neoliberal del Consenso de Washington. La transmutación ocurrió cuando trabajaba en el Sela, un organismo que en los 80 fue un referente similar a la Cepal.

Cuentan que las dotes intelectuales de Grebe cautivaron al ex superministro Fernando Romero y que este poderoso banquero le abrió las puertas del MNR. Desde entonces Grebe fue conocido por su trayectoria cercana al primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993–1997), cuando fue asesor del Ministerio de Desarrollo Humano (1993–1994), asesor de la Cancillería (1994–1996), y coordinador operativo del Secretariado de la Cumbre de las Américas sobre Desarrollo Sostenible y asesor especial del Presidente en ese tema en 1996.

Al principio se relaciona de lejos con el jefe, pero pronto se convierte en ideólogo y defensor del gonismo desde la Fundación Milenio y en uno de los hombres más cercanos a Goni.

Al término del primer periodo gonista, Grebe depura su discurso al comprender que su imagen se comprometía cada vez más con el gonismo y decide multipartidizarse. Es así que crea Prisma, una fundación que aglutina a intelectuales y a cierta élite boliviana de todos los partidos. Con Prisma Grebe logra establecer una institución pseudo independiente, imagen que luego le ayuda a establecer una relación especial con Enrique García, de la CAF.

En Prisma, Grebe forma su propio grupo de estudio del gas y crea el núcleo con Francesco Zaratti (recientemente nombrado delegado para la revisión de la capitalización), Alvaro Ríos (ex ministro de Hidrocarburos) y otras personalidades que hoy son ministros o asesores en el gobierno de Mesa. El nexo entre Prisma y el gobierno es Lupe Cajías.

Xavier Nogales

Cuentan que en un vuelo Washington-La Paz, Víctor Paz Estensoro se sentó al lado de Nogales y quedó impresionado cuando se enteró de que un boliviano trabajaba en el Banco Mundial. Fue así que le invitó a asumir la presidencia del BCB, antes de Jacques Trigo.

Nogales giró muchos años en el mundo tecnócrata. Trabajó como consultor y ahora está bien relacionado con los organismos internacionales, especialmente con el Banco Mundial.

Después de que Tuto Quiroga lo empleara como ministro, Nogales trabajó como "gurú" de los empresarios privados de Santa Cruz y gracias a su paso por el BCB se convirtió en el consultor numero uno para temas bancarios. Así vivió todo ese tiempo, de consultor de los empresarios y de la banca.

Antes de las elecciones de 2002 Nogales hizo un tour por todos los partidos ofreciéndose con un programa de vivienda. Visitó a Paz Zamora, a Goni, Manfred y finalmente aterrizó en la Vicepresidencia, donde conoció a Carlos Mesa.

El actual ministro de Minería e Hidrocarburos está en la lista de los consultores comprados por la capitalización. Este señor fue contratado para elaborar un plan de salvataje del BHN Multibanco, una institución que tenía como principal accionista al ex ministro de Desarrollo Humano Fernando Romero. Casualmente, el BHN luego fue comprado por el Citibank en un proceso en el que aparecieron demandas judiciales por estafa contra el ex ministro de Sánchez de Lozada.

Nogales tiene una trayectoria de discrepancias con Álvaro Ríos y Araníbar, los dos ministros que le antecedieron en el cargo. Ahora se enfrenta al principal desafío gubernamental: vender el gas y sortear las presiones sociales.

Javier Cuevas

Después de la insurrección de octubre de 2003, Mesa convocó a las vacas sagradas para que ocupen el Ministerio de Hacienda. Sonaron los nombres de Juan Careaga y Herbert Müller, representantes del neoliberalismo, pero Careaga desistió al ver un gobierno débil y a Müller le descalificó la prensa por sus relaciones con las petroleras. Es así que Javier Cuevas entra al gabinete por defecto. El FMI tiene mucho que ver en su nombramiento. Es confiable para ellos, pues Mesa, al parecer, ni lo conocía.

Cuevas fue antes funcionario del Banco Central de Bolivia (BCB) e hizo carrera como economista principal de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB). Su entorno lo ve como persona limitada y con una clara tendencia al movimientismo de segunda línea.

En los últimos 10 años siempre fue funcionario técnico de la CEPB, sin llegar al primer nivel y con algunas intervenciones en el sector público en las gestiones gonistas. Fue oficial mayor administrativo de la Alcaldía en la gestión de Gaby Candia.

Se dice que Cuevas llegó al Viceministerio de Presupuesto gracias a sus vinculaciones con las roscas tecnócratas de Fernando y Gaby Candia. Junto al ex ministro Javier Comboni, participó en las reuniones con el FMI y ayudó a delinear la política del Fondo con Bolivia.

Hasta los últimos días del gonismo, Cuevas fue viceministro de Crédito y Tesoro Público, es decir el tramitador de los gastos reservados en el Ministerio de Hacienda y el funcionario responsable de sacar plata del BCB para entregarla en maleta a los miembros de la caterva gonista que huyó en octubre del año pasado.

¿A quién se debe Cuevas? Todo indica que al FMI. Tal vez busca un puesto en el Fondo o en algún organismo internacional y por eso hace buena letra. De todos modos, Cuevas tiene algún grado de lealtad con Mesa porque éste le permitió brillar, a diferencia de Sergio Pereira.

Sergio Pereira

El actual viceministro de Servicios Financieros es sobrino directo de Goni. Si Goni seguiría en el gobierno con seguridad que Pereira estaría más arriba de Cuevas, pues es gonista de familia. Él y Cuevas estuvieron hasta el último minuto al lado de Goni.

Dicen que Pereira es un hijito de papá que vive en la Florida y que para nada está comprometido con el cambio de agenda política de octubre.

Se hizo cargo de la Gerencia de Desarrollo del BCB cuando el operador de Goni era Fernando Candia, presidente de la entidad bancaria. Creó Nafibo y desde entonces se mueve en ese entorno.

Como ministro interino de Servicios Financieros, Sergio Pereira firmó el decreto que libró al ex ministro Kucoc de rendir cuentas a la Contraloría el 17 de octubre de 2003.

Patricia Alborta

La viceministra de Tesoro y Crédito Público es desconocida en el gremio de economistas. Se sabe que su hermano es asesor económico de la Embajada de Estados Unidos y por eso se especula que FMI y Embajada la habrían nombraron para que responda directamente a ellos.

Ana María Solares

La Embajada de Estados Unidos habría advertido al gobierno de Mesa que Ana María Solares es inamovible. Argumenta que es la que mejor conoce las negociaciones del ALCA. En la práctica, es la persona que garantiza que Bolivia firme un ALCA en los términos que exige de Estados Unidos.

Solares fue viceministra de Relaciones Económicas Internacionales en todo el gobierno de Banzer. Es amiga íntima de Patricia, la hija de Banzer. Hizo carrera en ALADI y su caso es muy parecido al de Patricia Alborta.

¿Los nombramientos de Solares y Alborta será resultado de amarres? Muchos consideran que Mesa ni siquiera conoce de esos amarres.

Alberto Bonadona

Aunque no es un gonista de la vieja guardia, el actual interventor trabajó en la Dirección de Pensiones con el equipo que diseñó la Reforma de Pensiones de Goni.

Guillermo Aponte

Emenerrista especializado en pensiones, se dice que Goni no movía un dedo en el campo sin antes consultarle. Actualmente es Superintendente de Pensiones.

Los "emebelos"

Antonio Araníbar, más conocido como el "ministro Enron", no pudo conservar la pega, pero algunos de sus camaradas del MBL, el partido socio de la capitalización, tuvieron mejor suerte. En el Ministerio de Desarrollo Sostenible está Gustavo Pedraza, un ex militante de Santa Cruz. Jorge Cortez, que funge como delegado presidencial para el Desarrollo Institucional, fue junto a José Galindo y Alfonso Ferrufino parte del gabinete de Mesa en la Vicepresidencia de la República.

Se parece tanto a una mafia...

La capitalización fue un proceso "tan transparente como las cajas de vidrio donde se presentan las ofertas", solía decir Alfonso Revollo, ex ministro de Capitalización, hoy prófugo y honorable consultor del Banco Mundial. Pero tuvo que pasar una década para saber realmente qué había en esa caja de cristal ahumado.

Durante la capitalización se identificó un grupo de poder compuesto por Comsur, Citibank, Bisa y Enron. Gonzalo Sánchez de Lozada era accionista de Comsur y del Banco Industrial S.A. (Bisa). A la fecha de la capitalización, ICE Constructores era la principal accionista del Bisa (19,24%) y participó en el proceso de capitalización de ENDE, asociada a Enron.

El Citibank, propietario del Cititrust de Bahamas, fue el depositario de los recursos de la capitalización, y socio de Comsur desde 1970. Tiempo después el Citibank se compró el BHN, cuyo presidente era Fernando Romero, el primer ministro de Desarrollo Económico del régimen de Sánchez de Lozada.

Al centro de ese esquema figuraban Fernando Aguirre Bastos, Juan Cariaga y Bruce Templeton, los tres integrantes del Comité de Administración del fideicomiso del Cititrust.

Después de la renuncia de Cariaga a la Superintendencia General del SIRESE en febrero de 1997 –para ocupar el cargo de director del Banco Mundial–, Claude Bessé fue designado como el sucesor y como reemplazante en el Comité de Administración del Fideicomiso. Bessé fue gerente de Ende y también ex gerente de ICE Constructores.

Los consultores Juan Cariaga y Claude Bessé cobraron por su trabajo en la capitalización más de 682 mil dólares.


Fuente: www.bolpress.com .