Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 326 al 345 
AsuntoAutor
285/02 - La ocupac Humboldt
286/02 - Los años Humboldt
287/02 - Entrevist Humboldt
288/02 - III Confe Humboldt
289/02 - ¿Quién go Humboldt
290/02 - La Crisis Humboldt
291/02 - Frase de Humboldt
292/02 - III REUNI Humboldt
293/02 - Jornadas Humboldt
294/02 - URGENTE: Humboldt
295/02 - Nota de A Humboldt
296/02 - Los "econ Humboldt
298/02 - La región Humboldt
299/02 - Protestas Humboldt
297/02 - Homenaje Humboldt
301/02 - Actividad Humboldt
302/02 - Actividad Humboldt
300/02 - Actividad Humboldt
303/02 - Actividad Humboldt
304/02 - Actividad Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 504     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 298/02 - La región de la incertidumbre
Fecha:Viernes, 14 de Junio, 2002  17:30:33 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Maíz

NCeHu 298/02

América Latina

Incierto panorama en la región

 

La proximidad de elecciones generales en varios países agrava la incertidumbre

En momentos en que la debacle económica argentina sigue sin encontrar fondo, la violencia en Colombia parece encaminada hacia una guerra total, las perspectivas de un golpe en Venezuela no se disipan, las protestas populares frustran planes de reforma en Paraguay, y los uruguayos intentan apuntalar su golpeado sistema bancario, la cada vez más probable victoria de Lula en las elecciones presidenciales de Brasil no ha hecho más que incrementar la incertidumbre sobre el futuro de la región más incierta de Occidente.

En este contexto de caos, desilusiones y temores fundados –y sobreestimados–, varios países de América latina enfrentarán en los próximos meses elecciones generales que depositarán en el poder a candidatos votados más desde un radicalizado sentimiento de descontento, que desde la certeza de planes de gobierno racionales. Esa es al menos la perspectiva de los principales inversores y representantes diplomáticos de Estados Unidos y Europa.

Bolivia, el 30 de este mes; Brasil y Ecuador en octubre próximo, son los comicios confirmados para lo que resta del año, aunque no habría que descartar que la Argentina se sumara a la lista. Y si bien el probable triunfo de la izquierda populista en Brasil parecería ser de momento una excepción, otros procesos electorales son observados con una gruesa lupa por el Departamento de Estado, que teme que la desestabilización regional no se detenga en el mediano plazo, sino que se acentúe.

* * *

En el caso de Bolivia, los mayores temores están centrados en el crecimiento de la candidatura de Evo Morales, del Movimiento al Socialismo (MAS), a quien Washington tiene en la mira por haberse opuesto a la erradicación de cultivos de coca. “Ustedes saben que Evo Morales trabajó contra los intereses de este país”, afirmó ayer el director de la División Antinarcóticos de la embajada de Estados Unidos en La Paz, Stanley Scharager.

Morales, que ocupa el tercer lugar en las preferencias del electorado, según las últimas encuestas, lideró el año pasado las protestas, muchas veces violentas, y hasta con muertos, contra la eliminación de los cultivos ilícitos, lo que le valió la expulsión del Parlamento, al que había ingresado en 1997. Sin embargo, cuenta con el apoyo de los sectores populares, para los que la producción de hoja de coca es la única salida posible en uno de los países más empobrecidos.

Aunque el primer lugar continúa siendo ocupado por Manfred Reyes Villa, de Nueva Fuerza Republicana, seguido por Gonzalo Sánchez de Lozada, del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), Estados Unidos permanece a la expectativa. “Estamos curiosos por lo que ocurrirá”, deslizó Stanley Scharager.

* * *

En Ecuador aún es temprano para predecir éxitos o fracasos e incluso muchas candidaturas no están confirmadas. Sin embargo, entre los precandidatos figura, como ya ha ocurrido en otros comicios de la región, un ex militar golpista. En este caso es Lucio Gutiérrez, un ex coronel dado de baja por su participación en el golpe cívico militar que derrocó al presidente Jamil Mahuad en 2000.

Otro patrón común con otras elecciones de América latina es la participación de al menos un candidato procesado. En este sentido quién se destaca es Abdalá Bucaram, el derrocado presidente populista que debió abandonar el poder en 1997 acusado de “incapacidad mental” e innumerables cargos de corrupción.

Quien fuera apodado “el Loco” no sería el único ex mandatario que se postule. El centroizquierdista Rodrigo Borja (1988-1992); el democristiano Osvaldo Hurtado (1981-1984), y el encendido derechista León Febres Cordero (1984-1988); estarían también presente en las opciones.

Mientras Febres Cordero sería la retaguardia ideal para el próximo presidente colombiano, Alvaro Uribe, en su lucha contra la guerrilla, un triunfo de Rodrigo Borja; del líder indígena Antonio Vargas; o del ex coronel Gutiérrez, simpatizante del chavismo; significará con seguridad para Estados Unidos la pérdida de la base aérea de Manta, en la costa ecuatoriana, desde donde monitorea el combate a las drogas en Colombia. Un triunfo de cualquiera de estos candidatos podría derivar asimismo en el fin del inciertamente exitoso ensayo de dolarización, iniciado por el actual presidente, Alvaro Noboa.

* * *

Sin duda, la mayor preocupación está depositada en el rumbo de Brasil, una de las economías más industrializadas del mundo. El favorito para las elecciones de septiembre es Inacio “Lula” Da Silva, un ex trabajador industrial, líder del Partido de los Trabajadores (PT), que busca una vez más la presidencia.

Aunque su discurso populista ha ido gradualmente moderándose, lo que le valió la simpatía hasta de la embajadora norteamericana, que afirmó que la vida de Lula representa el “sueño americano”, un triunfo del candidato del PT es visto con temor por inversores externos.

Una victoria de la izquierda en Brasil podría repercutir en toda la región, incluso en la Argentina, donde los comicios para suceder a Eduardo Duhalde están previstos para marzo, aunque podrían adelantarse. También en Uruguay, donde, pese a que no están previstas elecciones en el corto plazo, un fracaso de la gestión de Jorge Batlle podría desembocar en un crecimiento del Frente Amplio, que en tres años estaría más cerca que nunca de alcanzar la presidencia.

Además del efecto dominó que podría causar un éxito de Lula, la oposición de Brasil al combate de la guerrilla colombiana y un rechazo al establecimiento del Aérea de Libre Comercio de las Américas (ALCA) son los peores escenarios desde la óptica norteamericana.

* * *

Frente a este panorama, el dilema de los mercados seguramente sea si replegar sus inversiones de una región cada vez más incierta o, por el contrario, reforzarlas, con la esperanza de evitar así el colapso de más economías y el auge imprevisible de nuevas corrientes populistas.

 

Por Javier Navia
De la Redacción de LA NACION

Buenos Aires, Argentina - 14 de junio de 2002