Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3241 al 3260 
AsuntoAutor
678/04 - 9º ENCUEN Humboldt
681/04 - LA VENTAJ Humboldt
680/04 - REFORMA U Humboldt
679/04 - 2004 – AÑ Humboldt
682/04 - REGIONES Humboldt
686/04 - ESPECIALI Humboldt
685/04 - ¿Cómo se Humboldt
684/04 - SISTEMAS Humboldt
683/04 - Diez lecc Humboldt
689/04 - Fin de u Humboldt
688/04 - Contamina Humboldt
687/04 - La expans Humboldt
RE: NoticiasdelCeH Jose Seg
691/04 - CONCURSO Humboldt
692/04 - Primer Se Humboldt
693/04 - POBLACIÓN Humboldt
694/04 - Mayo, en Humboldt
695/04 - Quiebra d Humboldt
696/04 - Maestria Humboldt
697/04 - Intermedi Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3459     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 688/04 - Contaminación ambiental. Naturaleza en peligro
Fecha:Domingo, 2 de Mayo, 2004  23:39:00 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 
NCeHu 688/04
 

CONTAMINACION AMBIENTAL
SOS: NATURALEZA EN PELIGRO

 
La cadena es interminable: del aire a la tierra, de la tierra a los animales, y también al hombre. Los ingerimos a través de las verduras, los lácteos, el pescado, y se los damos a nuestros hijos con la leche materna. Se llaman Compuestos Orgánicos Persistentes (COP), contaminantes con altas propiedades tóxicas capaces de acumularse en las grasas de cualquier organismo, resistentes a la degradación y fácilmente transportables a través del agua y el aire. Algunos están prohibidos. Sin embargo, según investigaciones, se hallan presentes en muchos ámbitos de nuestra vida cotidiana.
CONCIENCIA - UNL
30/04/2004

Como una primavera en silencio. Así planteó, hace décadas, la vida en la Tierra la bióloga norteamericana Rachel Carson, autora del libro que sentó las bases del movimiento ecologista a nivel mundial. En el escrito, que recibió tantas críticas como adhesiones, habló por primera vez del peligro del uso de productos químicos, de su capacidad para persistir en los organismos acumulándose en tejidos grasos, y de su relación directa con enfermedades y hasta con dificultades en la reproducción de las especies.

En 1962, Primavera silenciosa denunció la presencia de DDT y otros químicos clorados en las reservas grasas de los osos polares y de otros animales del Polo Norte. Esta investigación alertó no sólo sobre la toxicidad de estas sustancias sino también sobre dos características fundamentales: su persistencia en los organismos, por medio de la acumulación en tejidos grasos; y su facilidad para propagarse por aire, agua y mediante la cadena alimentaria hasta las regiones más remotas del planeta.

El DDT forma parte -junto con otros 11 compuestos químicos- de la denominada docena sucia, los contaminantes prohibidos en todo el mundo por su alta toxicidad: bifenilos policlorados (PCB), dioxinas y furanos, dieldrina, endrina, clordano, hexaclorobenceno, mirex, toxafeno y heptacloro. Se los denominó Compuestos Orgánicos Persistentes (COP), justamente por su capaciedad de conservar sus propiedades tóxicas por mucho tiempo.

Muchos de estos COPs se generan en procesos industriales, pero existen otros que aparecen de manera indeseada. Es el caso de las dioxinas y los furanos, que se producen principalmente con la incineración de residuos y la industria del cloro (ver 'La docena sucia').

No obstante, la mayoría de los COPs que acumulamos en nuestro organismo llegan a él a través de alimentos, incluso de la leche materna.

Algunos estudios

En 1940 comenzaron a desarrollarse en gran escala los plaguicidas orgánicos de síntesis, como el DDT y otros similares, y su uso se extendió hasta volverse casi doméstico. Durante la Primera Guerra Mundial, sirvieron para combatir la malaria y otras pestes, que amenazaban con matar a gran parte de la población. En esa década comenzó la primera gran exposición de seres vivos al tóxico; sin embargo, las consecuencias en la salud aparecieron años después.

Estudios realizados por investigadores de la UNL (1) dieron cuenta de que la leche de vaca, la manteca y el sustituto lácteo de origen vegetal destinado a bebés (leche maternizada) contienen residuos de biocidas organoclorados utilizados en la agricultura, pese a estar prohibidos por legislaciones mundiales en vigencia. El equipo de trabajo analizó muestras de productos de primera marca comercializados masivamente y detectó que altos porcentajes de ellos contenían al menos uno de los biocidas investigados, aunque en ningún caso llegaron a superar los valores sugeridos por la FAO/WHO (World Health Organization).

Concretamente, el 87% de las muestras de leche y el 79% de las de manteca evidenciaron contenidos de clordano, DDT, dieldrina, eldrina y heptacloro, en valores medios que no superan los recomendados. En el caso de los sustitutos lácteos, no llegaron a alcanzar los límites de detección del método.

Aunque pareciera estar excluida de cualquier forma de contaminación, la leche materna también ha evidenciado rastros de clorados, de acuerdo con una investigación realizada por docentes del INTEC-UNL (2). En el 86% de las muestras analizadas (recolectadas en el Hospital de Niños de Santa Fe y en un hospital zonal ubicado al norte de la ciudad) se hallaron al menos uno de los compuestos investigados (heptacloro, aldrina, clordano, dieldrina, endrina y DDT).

En estas muestras, el heptacloro epóxido es el compuesto que se presentó un mayor número de veces, siguiendo el orden de importancia la aldrina, el DDE y DDT. En tanto, el nivel máximo detectado correspondió al DDT, aunque también fueron relevantes las cantidades de dieldrina, endosulfan (utilizado legalmente), DDE, aldrina y heptacloro.

Aunque los rastros hallados son menores a los que evidencian estudios realizados en otros países (Brasil y México), las concentraciones de clorados en leche materna son mayores a las encontradas en leche de vaca, debido al proceso de bioacumulación de los químicos en el organismo de seres vivos.

Pese a estar prohibidos, muchos de estos clorados continúan vendiéndose habitualmente, sin ningún tipo de restricción, incluso para usos domésticos. El heptacloro, la endrina y el clordano, son insecticidas corrientes, empleados para combatir hormigas, termitas y otras plagas, y no existe control en su expendio.

Por otro lado, y debido a su persistencia en los ambientes y en los organismos, siguen hallándose residuos de organoclorados, aun cuando no se los utilice masivamente.

Así lo comprueba un estudio realizado por el Laboratorio Central FIQ y el Laboratorio de Endocrinología y Tumores Hormonodependientes (LETH), de la FBCB (3), sobre tejidos grasos extraídos de la zona periférica de cánceres de mama de mujeres de nuestra región: los datos mostraron la presencia de DDE (un metabolito del DDT) en el 100% de las pacientes en niveles que variaron entre 80 y 3900 ng/g (ppb). También hubo una elevada incidencia de presencia de hexaclorohexano (91% de los casos con concentraciones de 20 a 2330 ng/g), hexaclorobenceno (87% de los casos y concentraciones de 10 a 140 ng/g), oxiclordano (49 %), heptacloro epóxido (44%), heptacloro (22%), otros isómeros de DDT (13%), dieldrin (2%) y PCB (2%). El estudio se realizó en mujeres pre y post-menopáusicas de edad 57,9 ± 10,7 años, con el 36% de los carcinomas benignos.

Si bien no se verificó correlación entre la presencia de estos compuestos y el desarrollo de los tumores hormonodependientes estudiados, es altamente llamativa la presencia masiva de estos compuestos, poniendo en evidencia los efectos de acumulación verificada por la exposición indiscriminada a los mismos producida en las décadas pasadas, sobre todo en el período 1940 a 1970, en que estos productos se utilizaron y dispusieron sin ningún tipo de restricciones ni control.

Más recientemente se efectuaron en el período 2000-2001 estudios de residuos organoclorados en leche fluida de planchada extraída directamente de un número representativo de tambos de la zona central de la cuenca lechera santafesina con resultados más tranquilizadores: allí, la presencia de estos compuestos fue marcadamente menor que las registradas en la década anterior (4).

¿También en alimentos?

Nuestras carnes y productos cárnicos presentaron concentraciones en grasa de Hexaclorobenceno, Lindano, alfa y beta hexaclorohexano, Heptacloro Epóxido, Clordanos, Lindano, Dieldrin, Endrin entre los mas importantes, con altas frecuencias de aparición y para algunos de ellos en niveles de violación de los Límites Máximos de Residuos establecidos por los organismos internacionales sanitarios de USA y la UE, según estudios científicos (5, 6, 7).

Las autoridades sanitarias del país informaron durante varios años un nivel de violaciones del orden del 1% con respecto al total de relevamientos efectuados. La situación tuvo una franca recomposición a partir de la década del 90, en la que comenzó a ser mucho menor la incidencia de apariciones de todos estos compuestos, evidenciándose así las primeras consecuencias de la legislación surgida anteriormente sobre restricciones y prohibiciones de uso severas para la mayoría de estos productos.

Según indican expertos, el proceso de erradicación de la presencia de estos compuestos en los alimentos está en su última etapa pero aun no ha finalizado, pues se siguen verificando usos clandestinos de productos no autorizados y existen aún remanentes de productos cuya disposición final no ha concluido, con el riesgo permanente de que sigan siendo introducidos en la cadena alimentaria.

Pesticidas: especies de anuros, en peligro

Está comprobado que los pesticidas afectan la reproducción de los anfibios, influyendo particularmente en la movilidad de las larvas y dando como resultado un decrecimiento de la población. Estudios realizados en todo el mundo coinciden en señalar que distintas poblaciones de ranas se encuentran en francos procesos globales de declinación, debido -entre otras- a tres grandes causas: el cambio climático global, las radiaciones ultravioletas y el uso indiscriminado de agroquímicos, que provocan alteraciones orgánicas, de comportamiento y consecuentemente la muerte de las especies.

'No sólo la muerte de un animal es útil para comprobar el impacto que tiene un agroquímico, sino también cualquier alteración, así sea comportamental', indica el Doctor Rafael Lajmanovich, autor de una serie de trabajos en los que se estudió la incidencia de biocidas comúnmente empleados en agricultura, sobre distintas poblaciones de anfibios anuros de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos.

Las consecuencias de la exposición de animales silvestre a los agroquímicos pueden verse en malformaciones y alteraciones de las tasas reproductivas, evidenciadas a largo plazo. En este sentido, experimentalmente, se comprobaron:

  • Alteraciones en el sistema branquial de las larvas, debido a la exposición aguda al herbicida Paraquat. La alteración de las branquias, primera barrera de defensa de los organismos acuáticos (allí donde se realiza el intercambio de oxígeno con el agua), significa prácticamente la condena a muerte de las larvas (8).
  • La inducción que produce la cipermetrina, que es uno de los insecticidas más utilizados en el país, en la apoptosis (muerte) de células nerviosas del cerebro de larvas de anfibios (9).
  • Alteraciones y deformidades en el sistema respiratorio de estadios tempranos de las larvas de anfibios, producto de su exposición al glifosato, el herbicida más comúnmente empleado en cultivos de soja (10).
  • Alteraciones de comportamiento (formas de natación, por ejemplo), las cuales son negativas para la fauna silvestre. Alterar el patrón normal de comportamiento, multiplica las formas de predación de las especies, lo que las lleva a reducir sus poblaciones (11).

Para los estudios mencionados se utilizaron larvas de anfibios de especies con amplia distribución en la Argentina y Sudamérica, como Scinax nasicus (modelo experimental en la evaluación del Paraquat y del Glifosato), comúnmente conocida coma ranita de los baños. Esta especie se encuentra en las provincias de Corrientes, Chaco, Formosa, Entre Ríos, Jujuy, Salta, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán; además, en el sur de Bolivia, centro de Brasil, Paraguay y Uruguay. Su reproducción, en las provincias del Litoral, ocurre en cuerpos de agua temporarios desde octubre hasta abril, dependiendo del régimen pluviométrico, y pone huevos que se encuentran sujetos, en forma de racimos gelatinosos, a plantas acuáticas.

En tanto, para los estudios de cipermetrina se utilizaron larvas de Physalaemus biligonigerus o ranita llorona, otra especie de amplia distribución geográfica, desde Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, hasta el Litoral y Buenos Aires, además de Paraguay y Brasil.

'Las investigaciones sirven para evidenciar los daños que provocan, sobre la fauna silvestre, el mal uso de los agroquímicos y otras consecuencias del avance de las fronteras agropecuarias, como la fragmentación de los hábitat, que consiste en una disrupción de la continuidad del sistema que genera un paisaje de mosaicos con distintos grados sucesionales', mencionó Lajmanovich.

Finalmente, en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos se comprobó la influencia de las perturbaciones de los ecosistemas sobre la riqueza, abundancia y distribución de los anfibios anuros, particularmente el efecto de la fragmentación y pérdida de hábitats que hace que exista una menor riqueza de especies en sitios con un mayor grado de alteración del paisaje (12). Además, y como una evidencia muy importante, se realizaron los primeros registros de residuos de pesticidas para anfibios de la Argentina (13), mencionándose la presencia, entre otros, del endosulfan, clorado que se utiliza para el combate de la chinche verde, especie perjudicial en los cultivos de soja.

La docena sucia

  • Dioxinas y furanos: Se generan como subproductos de los procesos industriales en los que hay cloro, carbono y oxigeno. Las fuentes principales de dioxinas son: la incineración de residuos (en especial por la presencia del PVC) y la industria del cloro (fabricación de PVC, disolventes y pesticidas clorados, o la industria papelera).
  • Hexaclorobenceno: se ha utilizado como fungicida en agricultura, también es un subproducto no deseado de la fabricación de disolventes y otras sustancias cloradas, como el cloruro de vinilo y ciertos pesticidas, y de la incineración de residuos urbanos.
  • Bifenilos Policlorados (PCB): desde 1930 se han utilizado en todo el mundo en transformadores eléctricos y condensadores, aunque su uso ha sido restringido, en su mayoría, a sistemas eléctricos cerrados.
  • DDT: desde los años 40 se ha estado utilizando como plaguicida en agricultura, pesticida doméstico y en campañas sanitarias en contra de la malaria.
  • Dieldrina, Aldrina y Endrina: se utilizan principalmente como insecticidas para el control de termitas y saltamontes. La endrina se utiliza también para el control de roedores y pájaros.
  • Clordano, se ha utilizado como insecticida y en el control de las termitas. Es muy persistente: puede permanecer en los suelos sin degradarse durante más de 20 años.
  • Heptacloro: se ha utilizado para eliminar a las termitas, hormigas y otros insectos del suelo.
  • Mírex: se utiliza como pirorretardante, incorporándose en pinturas, plásticos, equipos eléctricos. Como insecticida se ha utilizado para eliminar hormigas, termitas y avispas.
  • Toxafeno: es el nombre comercial de un insecticida que es una mezcla de al menos 177 componentes.

Referencias
(1) Lorenzatti, E.; Maitre, M; Lenardón, A; Serra, J. 'Residuos de plaguicidas en leche y derivados en Argentina' - Instituto de Desarrollo Tecnológico para la Industria Química (INTEC), Departamento de Tecnología de Alimentos, Universidad Politécnica de Valencia (España). Contactos: lenardon@ceride.gov.ar.
(2) A. Lenardón, M.I. Maitre, E. Lorenzatti, S. Enrique. 'Plaguicidas organoclorados en leche materna en Santa Fe, Argentina' - Instituto de Desarrollo Tecnológico para la Industria Química (INTEC).
(3) Muñoz de Toro M., Beldoménico H.R., García S.R., Kass L., Stoker C., Luque E.H. Presencia de organoclorados en tejido adiposo adyacente a mastopatías benignas o a carcinomas de mama. Anales de la Fundación A.J. Roemmers, (2001) Vol XIV, 325:337.
(4) García S.R., De Jesús J.J., Repetti, M.R., Beldoménico H.R. Evaluación de la calidad de leche producida en los departamentos centrales de la cuenca lechera santafesina. Capítulo Plaguicidas. Publicación del Consejo Provincial de Lechería de Santa Fe. 2001
(5) García S.R., De Jesús J.J., Repetti, M.R., Beldoménico H.R. Informe sobre residuos de compuestos organoclorados y plaguicidas en alimentos de origen animal (CREHA-SAGPyA Argentina; USDA-Estados Unidos). 1985 -1995. Laboratorio Central de Servicios Analíticos - FIQ - E-mail: lcsa@fiqus.unl.edu.ar.
(6) Beldoménico H.R.,García S.R., DeJesús J.J., Basso N., Cellino A.A. Plaguicidas organoclorados en grasas animales, Revista Facultad Ingeniería Química, Vol. XLVII (1988) 37-47.
(7) Beldoménico H.R., García S.R., De Jesús J.J., Screening multiresidue determination of organochlorine pesticides in foods. Part 1: Alúmina microcolumn cleanup of fat, High Res. Chrom. & Chrom. Comm., Vol 12 (1989) 411-412.
(8) Lajmanovich, R.C.; Izaguirre M.F. and Casco, V.H. 1998. 'Paraquat tolerance and Alteration of internal gills structures of Scinax nasica tadpoles (Anura: Hylidae)' - Archives of Enviromental Contamination and Toxicology, 34 (4):364-369 - INALI-CONICET-UNL, EES (FBCB), Facultad de Bioingeniería (UNER). Contactos: lajmanovich@hotmail.com.
(9) Izaguirre, M.F; Lajmanovich, R.C.; Peltzer, P.M., Peralta Soler, A. and Casco, V.H. 2000. 'Cypermethrin-Induced Apoptosis in the Telencephalon of Physalaemus biligonigerus Tadpoles (Anura: Leptodactylidae)' - Bull. Environ.Contam. Toxicol. 65: 501-507 - Facultad de Bioingeniría (UNER), INALI-CONICET-UNL, EES (FBCB). Contactos: microsc@fi.uner.edu.ar.
(10) Lajmanovich, R.C.; Sandoval, M.T; Peltzer, P.M. 'Induction of mortality and malformation in Scinax nasicus Tadpoles exposed to Glyphosate formulations' - INALI-CONICET-UNL, EES (FBCB), Facultad de Ciencias Naturales (Corrientes).
(11) Lajmanovich, R.; Lorenzatti, E.; Maitre, Ma. I.; Enrique S. and Peltzer P. 2003. 'Comparative acute toxicity of the commercial herbicides glyphosate to neotropical tadpoles Scinax nasicus (Anura: Hylidae)' - Fresenious Environmental Bulletin 12 (4): 364-367. INALI-CONICET-UNL, EES (FBCB), INTEC-CONICET-UNL.
(12) Peltzer, P.M.; Lajmanovich R.C. and Beltzer A.H. 2003. 'The effects of habitat fragmentation on amphibian species richness in the floodplain of the middle Parana River' - Herpetological Journal 13: 00-00. INALI-CONICET-UNL, EES (FBCB). Contactos: paolapeltzer@hotmail.com.
(13) Lajmanovich, R.; Lorenzatti, E.; De la Sierra, P.; Marino, F. & Peltzer, P. 2002. 'First Registrations of Organochlorines Pesticides Residues in Amphibians of the Mesopotamic Region, Argentina'. Froglog 54: 4. INALI-CONICET-UNL, EES (FBCB), INTEC-CONICET-UNL.


Fuente: www.argenpress.info .