Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3211 al 3230 
AsuntoAutor
649/04 - " Socieda Humboldt
650/04 - REFORMA U Humboldt
651/04 - Bases est Humboldt
652/04 - REVISTA O Humboldt
653/04 - La cuesti Humboldt
654/04 - FORTALEZA Humboldt
655/04 - Protesta Humboldt
656/04 - Bolivia s Humboldt
657/04 - El petról Humboldt
658/04 - Iraq : la Humboldt
659/04 - Campos pe Humboldt
661/04 - POBLACIÓN Humboldt
660/04 - ESPECIALI Humboldt
662/04 - Festival Humboldt
663/04 - Presentac Humboldt
664/04 - EL AGUA D Humboldt
665/04 - LAS PRINC Humboldt
666/04 - ESPECIALI Humboldt
667/04 - LOS PLAGU Humboldt
Fw: Jornadas en Tu Vicente
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3422     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 653/04 - La cuestión forestal en el sudoeste marginal pampeano
Fecha:Viernes, 23 de Abril, 2004  00:45:18 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 653/04
 
 

La cuestión forestal en el sudoeste marginal pampeano

 

Ana María Petagna de del Río

Departamento de Geografía

Universidad Nacional del Sur


Introducción

El presente trabajo tiene por objetivo fundamental evaluar las actuales condiciones forestales en un área de transición fitogeográfica en la cual las especies nativas consideradas con aptitudes forestales presentan actualmente baja densidad de distribución.

El área de estudio comprende administrativamente el oeste de los partidos de Bahía Blanca, Puán, Villarino y Patagones en la provincia de Buenos Aires, los departamentos de Adolfo Alsina, General Conesa y Pichi Mahuida de la provincia de Río Negro y Guatraché, Hucal y Caleu-Caleu de la provincia de La Pampa. La delimitación está realizada de acuerdo con la propuesta de ampliación del hinterland Bahía Blanca para el proyecto de investigación subsidiado por la Universidad Nacional del Sur referido al "Sistema rural articulado sobre el ecotono pradera-monte-espinal. Parámetro para el área de extensión del hinterland Bahía Blanca". En este proyecto las condiciones forestales constituyen uno de los elementos que conforman la base de datos.

Este sector integrado así por unidades administrativas interprovinciales, es tenido en cuenta como una unidad geográfica sobrepuesta a un área ecotonal que ha impreso sus condiciones ambientales y ha contribuído a generar un espacio geográfico marginal en sentido económico y social.

 

Mapa 1: Unidades administrativas que corresponden al área de estudio.

La hipótesis conjetura que la explotación de especies nativas se ha incrementado, promoviendo de esta manera un desajuste ambiental sobre todo en punto a la erosión eólica. Por otra parte considera que las áreas destinadas a forestación con especies exóticas son irrelevantes.

Metodológicamente se procede al tratamiento de datos estadísticos aportados por I.N.D.E.C. y la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano.

 

Las condiciones forestales del área de estudio

La pradera pampeana alcanzaba por el oeste, hasta el momento de su culturalización, aproximadamente la isohieta de 500 mm (Vervoorst, 1967). El aumento de la aridez, daba paso a la formación leñosa, arbustiva, cerrada, denominada espinal (Cabrera, 1956). En el espinal dominan plantas pertenecientes a la subfamilia de las Leguminosas Mimosoideas, en particular especies del género Prosopis, vulgarmente conocidas como algarrobos. El nombre algarrobo se debe a los españoles colonizadores quienes reconocieron en los Prosopis cualidades similares a las del algarrobo europeo (Ceretonia Siliqua) perteneciente también a la familia de las Leguminosas .

En el área de estudio la dominancia corresponde a Prosopis caldenia (caldén). Algunas veces forma masas puras y otras suele estar acompañado por Jodinia rhombifolia), conocido como peje o sombra de toro, por Geoffroea decorticans (chañar) y por Prosopis nigra (algarrobo negro). En el estrato arbustivo aparece Larrea divaricata (Jarilla), Prosopis alpataco (alpataco) y Condalia mycrophylla (piquillín), especies que resultan dominantes en el monte occidental, dando lugar al jarillal, formación netamente arbustiva.

El caldén es endémica del sur del espinal y a su vez el representante del género Prosopis arbóreo más austral del mundo.

Proporciona madera de buena calidad, de albura blanco amarilla, moderadamente pesada y semidura. Su aplicación característica ha sido la fabricación de tarugos para la pavimentación de calles, parquets y carpintería en general. Compite con el algarrobo blanco. También se lo usa para marcos de puertas y ventanas, muebles, revestimientos de interiores, postes, carbón y leña.

Los árboles pueden encontrarse entre una verdadera estepa de Gramíneas o esparcidos entre masas arbustivas constituídas sobre todo por chañar. El conjunto arbustivo conocido localmente como fachinal es totalmente improductivo. Su importancia económica es nula.

En definitiva el caldén es el único árbol nativo con valor forestal. Al caldenal se le adjudica un bajo valor forestal con importancia relativa del 5% (Instituto Forestal, 1994).

Cabe señalar que el algarrobo blanco (Prosopis alba) penetra desde el monte y en el ecotono puede formar parte del caldenal. El algarrobo es el árbol por excelencia, proporciona sombra, alimento, bebida, madera y combustible. Según Tortorelli (1950) la madera de algarrobo es una de las maderas indígenas de más uso. Sin embargo la frecuencia de ejemplares en este sector no ha sido de envergadura como para determinar la explotación sistemática de la especie.

 

 La transformación del ecotono espinal-monte.

La transformación del espinal-monte fue un proceso comenzado a mediados del siglo pasado y consistió fundamentalmente en el desmonte de las tierras. El inicio estuvo en manos de troperos o reseros, encargados de llevar las haciendas desde su sitio de origen al lugar en el cual habrían de invernar, venderse o faenarse. Estos hombres de campo abrieron el camino para el amojonamiento, para la instalación de pueblos asociados a las estaciones de tren y para la explotación forestal (Newton, 1966).

Los ferrocarriles fueron tanto causa como efecto del avance hacia el oeste. Entre 1875 y 1890 se trazaron las líneas que unían Buenos Aires con el oeste pampeano. Esta primera traza no superó el espinal, la punta de riel en General Acha se localizó a los 64º 35’ de longitud oeste. La estación fue inaugurada en 1896. Por el sudoeste llegaba hasta la estación de Río Colorado, esto es el borde del monte. Las estaciones de tren fueron las avanzadas en la cuales se instalaron los primeros aserraderos

Durante la guerra mundial 1914-1918 se efectuó la mayor destrucción del espinal especialmente para la provisión de leña.

Las talas de extinción tenían dos propósitos fundamentales:

1. Obtener leña para combustible y madera para industria forestal, fundamentalmente elaboración de postes y pisos.

2. Dejar las tierras en condiciones para dedicarlas a la agricultura.

Para principios de siglo las extracciones se realizaban sin un plan que previera las consecuencias inmediatas y futuras. Se trataba de verdaderas talas de extinción.

De todos modos hubo actitudes voluntaristas procurando evitar los abusos.La primera manifestación legislativa en materia de bosques la encontramos en los códigos rurales, a partir del de la provincia de Buenos Aires de 1865. También lo hizo la provincia de Santa Fe algunos años después. Ambos códigos prohibían el corte de maderas y de leña, la elaboración de carbón de palo y otras extracciones, sin autorización del Poder Ejecutivo.

En el año 1903 se promulgó La Ley 4.167 de defensa forestal. Esta ley, referida a las tierras fiscales, establecía que "el Poder Ejecutivo podía conceder hasta diez mil hectáreas por el diez por ciento del valor de su madera en la estación de tren o puerto de embarque y por el término máximo de diez años. Los arrendatarios no tendrían derecho de explotación sino en proporción necesaria para cercados y leña de consumo, salvo que obtuvieran la concesión para la explotación industrial del bosque, abonando además del arrendamiento, el diez por ciento establecido.Los terrenos ocupados por concesiones de bosques sólo podían ser arrendados para agricultura y ganadería a los mismo concesionarios" (Brebbia, 1997).

Se atribuía originalmente al distrito del caldén una superficie de 98.000 km2, de los cuales el 40% correspondían al área de estudio, es decir que 3.800.000 Ha de una superficie total de 4.500.000 Ha estaban cubiertas por espinal árido en el borde ecotonal con la pradera hacia el este y con el monte hacia el oeste. En la misma cita se indica que para el año 1935 se habían perdido 13.000 km2 de caldenal para toda la provincia, de los cuales un 70% corresponden al noreste en el límite con Córdoba y Buenos Aires (Tortorelli, 1955), en las actuales áreas de cultivo de maíz y soja.

 

1895

1935

1995

3.800.000 Ha

2.100.000 Ha

1.700.000 Ha

Cuadro 1. Variación de la superficie cubierta por caldenal en el área de estudio. Datos elaborados con cifras de del Primer Censo de la República Argentina e Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.

En el momento de la llegada del ferrocarril el parcelmiento rural estaba ya resuelto en el papel según la centuria argentina de 10.000 Ha de acuerdo con la Ley 1532 de 1884.

Esta ley contribuyó a la acción negativa de destrucción del bosque pues la entrega de tierra libre de cepas, es decir, lista para el arado se convirtió en un hecho.

La mayor destrucción se produjo en dos períodos:

1914-1918 Se lo usó para la provisión de leña, postes de alambrado y elaboración de tarugos para el enmaderado de calles de la ciudad de Buenos Aires. Se inició la elaboración de parquet para pisos.

1930-1950 En 1949 fue promulgada la Ley 13273 de Defensa Forestal. Pese a ello la extracción continuó. Entonces se procuraba liberar las tierras y posibilitar la incorporación de las mismas a las actividades agrícolas. A su vez el desmonte proporcionaba combustible vegetal, durante los conflictos bélicos. El combustible extraído del espinal árido suplía la carencia de combustible mineral. Se continuó para entonces la elaboración de parquet.

 

 Especies

Número de árboles por Ha

 

-30 cm

31 a 40 cm

+ 40 cm

 

Prom.

Máx.

Prom.

Máx.

Prom.

Máx.

Caldén

106

196

20

32

25

45

Algarrobo

30

35

6

8

4

15

Chañar

12

-

-

-

-

-

Piquillín

202

-

-

-

-

-

Molle

17

0.5

-

-

-

-

Cuadro 2: Frecuencia de leñosas por Ha en el caldenal para el año 1935 (Tortorelli, 1956). Se observa que de un total máximo de 273 ejemplares, el 80% aproximadamente corresponde a los de menor fuste. Esta cifra es índice del bajo forestal de la formación arbórea.

En el año 1951 se transportaron por ferrocarril 100.000 Tn de leña campana Entonces existían 28 obrajes, para 1972 quedaban apenas cuatro. A partir de 1954/1956 se inició la decadencia progresiva motivada por la poca aceptación en el mercado del parquet de caldén y la notable disminución del empleo de combustible vegetal.

 

Aproximación a la situación actual

El acceso a la información es más sencillo en los últimos años. En el ámbito de la Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable se ha creado la Dirección de Recursos Forestales Nativas la cual proporciona los datos necesarios para la descripción geográfica del espacio construído a partir de la explotación forestal.

Período

Rollizos

Tn

Leña

Tn

Postes

Tn

Estacas

Tn

Rodrigones

Tn

Varas

Tn

1950-55

125.000

530.000

56.000

1.000

1.000

4.300

1956-60

13.000

260.000

37.000

 

1.556

1.960

1961-65

5.600

 

 

 

 

 

1966-70

10.200

 

 

 

 

 

1971-75

7.600

 

 

 

 

 

1975-80

10.600

 

 

 

 

 

1981-85

6.400

 

 

 

 

 

Cuadro 2: Datos demostrativos del descenso en la producción de elementos derivados del caldenal. Instituo Forestal Nacional (1997).

Estas cifras están indicando que la deforestación con fines de explotación se ha reducido en alrededor de 90 % en el término de 40 años, claro está que para la elaboración de rollizos. La explotación para la obtención de leña sigue siendo de envergadura (Cuadro 3). En 1940 el Dr.Frengüelli (1940, 51 pp) describía el proceso deflatorio producido como consecuencia del desmonte señalando que "la deflación esteriliza por largo tiempo no sólo el campo labrado, transformado en arenal, sino amplias zonas de terreno a sotovento, rápidamente invadidos por cordones de médanos vivos".

Al respecto los últimos datos obtenidos para el año 1997 (Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable) informan sobre la disminución de la producción de rollizos4 de caldén.

Rollizos

Tn

Leña

Tn

Postes

Tn

Carbón

Tn

1.007

51.067

2.300

4.268

Cuadro 3: Detalle de las extracciones por tipo de producto correspondiente al caldén para el año 1997.

Para comprender la magnitud vale la pena comparar con la explotación de otras especies forestales argentinas. Señalamos que el caldén es primer productor de madera para leña (Cuadro 3), esto implica una deforestación para el aprovechamiento de madera que no representa la extinción de la especie en tanto haya un repoblamiento, que en este caso es producto de la misma naturaleza. Así lo sostiene Patrick Moore (1998) quien expresa que "... World WildLife Fund y Greenpeace no han podido dar el nombre en latín de una sola especie que se haya extinguido debido a las prácticas forestales. Para Moore la extinción se debe en general al deforestación absoluta, la cacería y la introducción de especies depredadoras y enfermedades".

  

Especies forestales

Rollizos

Leña

Algarrobo

146.771

50.706

Anchico Colorado

105.428

-

Lenga

46.727

12.947

Ñire

-

23.067

Quebracho blanco

88.620

45.440

Quebracho colorado

346.433

25.802

Cuadro 4: Los datos coresponden a las especies que aportan las mayores cifras para rollizos y leña. Anuario Forestal, 1997.

Los datos obtenidos para el año 1996 señalan una densidad arbórea de 200 árboles en pie por Ha, cifra que no difiere mayormente de la correspondiente a 1935 (Cuadro 2).

La superficie ocupada actualmente por formaciones leñosas nativas dentro de nuestra unidad de análisis marca diferencias notables en cada una de las unidades administrativas. El jarillal abarca la mayor superficie correspondiente a los departamentos de la provincia de Río Negro. Señalemos que la jarilla figura en la estadísticas forestales (1997) con una participación de sólo 4 Tn de madera para leña. Su valor en tal sentido es nula.

Chañar, Matasebo, Piquillín y Sauce Criollo reemplazan a la jarilla para la producción de leña.

Chañar

Matasebo

Piquillín

Sauce Criollo

52

12.600

2.419

40

Cuadro 5: Datos correspondientes a la producción de leña en Tn para el sector Río Negro del área de estudio.

La distribución de los bosques nativos ocupa superficies dispares en cada una de las unidades administrativas

Unidad administrativa

Superficie Km2

Bosque nativo Km2

Porcentaje

%

Caleu Caleu

841.944

728.067

90

Patagones

1.243.315

495.081

45

Hucal

491.778

195.032

40

Guatraché

444.781

137.743

32

Villarino

911.066

164.791

20

Bahía Blanca

229.382

18.161

9

Puán

528.145

30.523

6

Pichi Mahuida

1.417.866

27.418

2

AdolfoAlsina

741.070

2.230

0,3

Conesa

713.709

342

0,1

Cuadro 6: Datos correspondientes a la superficie ocupada por Bosque Nativo. I.N.D.E.C., 1990.

Mapa 2: Indica los porcentajes de superficie ocupada por bosque nativo respecto al total por unidad administrativa. El color representa: blanco: menos del 10%, gris claro: entre 30 y 45%, gris mediano: entre 46 y 80% y gris oscuro: 90% (Cuadro 4). Datos de Censo Nacional Agropecuario, I.N.D.E.C, 1988 y Anuario Forestal Nacional, 1996.

En el sector provincia de Buenos Aires la leña es producida por alpataco, chañar y piquillín.

Los bosques cultivados ocupan superficies muy acotadas sobre todo en las márgenes de los ríos. La superficie forestada con plantas introducidas para el sector provincia de Río Negro alcanza a 1500 Ha., alrededor del 1% del total de la superficie. Alamos, Ecucaliptus, Sauces y Pinos son las especies utilizadas. Para los departamentos de la provincia de La Pampa sólo se registran datos significativos para Atreucó con 254 Ha. El caso de la provincia de Buenos Aires resulta similar pues entre los cuatro partidos apenas reúnen 3000 Ha

Por todo lo expuesto podemos inferir que el tema forestal supone categoría marginal para el sector que nos ocupa. En este sentido podemos señalar que solamente el caldén es tenido en cuenta en las estadísticas de este tenor. En el sector pampeano se puede hablar de una sobre explotación del espinal. De todos modos, hacia el sur y sobre todo en el Departamento de Caleu-Caleu (Mapa 2) muestra una alta densidad (90%) de bosque nativo. Este es el sector del ectono propiamente dicho entre espinal y monte. Se trata de un arbustal de jarilla y bosque caducifolio de caldén , ambos muy abiertos, con una estepa herbácea algo más densa propicia para la cría de ganado bovino.

 

Conclusiones

El universo de estudio del presente trabajo comprende masas arbóreas y arbustivas cuyo destino actual más importante es la producción de leña. El caldén es en ese sentido la especie por excelencia, sin embargo la densidad media de ejemplares en el sector pampeano del área de estudio limita su importancia en el campo de la silvicultura. El 5% de la producción de elementos obtenidos del caldén corresponden a estos departamentos (I.F.O.N.A., 1996) El resto del área de estudio es proveedora de leña de jarilla con muy poca incidencia en la producción de leña a nivel nacional.

Desde el inicio de la explotación del bosque se buscó el rendimiento comercial.La formación disminuyó más o menos rápidamente pese a la Ley de Defensa de la Riqueza Forestal dictada en 1948 con el número 13273. Posteriormente fue modificada por las leyes 20.531 y 22.374, mediante las cuales se propugna la implantación de bosques cultivados para la explotación comercial. Estos regímenes legales establecieron un sistema de créditos fiscales como instrumento de promoción para tierras aptas. En el área de estudio se consideran tierras aptas las áreas bajos riego y hacia ellas se impulsaron los créditos. En 1997 se promulgó la ley 24.857 de Estabilidad Fiscal para emprendimientos forestales . Las condiciones de marginalidad subsisten.

 

Bibliografía

.Newton, Jorge (1966). Historia de la Sociedad Rural Argentina. Editorial Goncourt, Buenos Aires.

.Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. (1996). Guía Forestal Argentina Buenos Aires, 298 pp.

.Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. (1998).Publicación Nro.6. Buenos Aires, 60 pp.

.Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable. (1996). Anuario de Estadística Forestal, 160 pp.

.Tortorelli, Lucas (1956). Maderas y Bosques Argentinos. Acme Agency.Buenos Aires, 640 pp.


RESUMEN

El área de estudio comprende el sector oeste del hinterland Bahía Blanca y está integrado por diez unidades administrativas continuas de las provincias de Buenos Aires, La Pampa y Río Negro. Corresponde al proyecto que sobre extensión del mencionado hinterland se encuentra en elaboración en el ámbito de la Universidad Nacional del Sur. Los recursos forestales conforman uno de los parámetros para medir la marginalidad del área. La hipótesis conjetura que la explotación de especies nativas se ha incrementado y que la introducción de especies exóticas para explotación comercial es irrelevante. Se procede a la presentación de tablas de datos que ponen de manifiesto las cifras comparativas que permiten concluir sobre la situación del área en punto a esta medición.


Ponencia presentada en el Primer Encuentro Internacional Humboldt. Buenos Aires, Argentina. Noviembre de 1999.