Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2941 al 2960 
AsuntoAutor
382/04 - Estudio s Humboldt
384/04 - La ignorá Humboldt
392/04 - LA REFORM Humboldt
385/04 - Las democ Humboldt
386/04 - Economía Humboldt
387/04 - Santiago Humboldt
388/04 - ¿ Qué es Humboldt
389/04 - GEOPOLÍTI Humboldt
390/04 - PRIMERA C Humboldt
391/04 - REORGANIS Humboldt
393/04 - Un Mundo Humboldt
Representaciones i VDC
394/04 - LUGAR DEL Humboldt
395/04 - DESESTRUC Humboldt
396/04 - TRÁFICO A Humboldt
397/04 - GLACIAR P Humboldt
397/04 bis - GLACI Humboldt
398/04 - PERÚ Y EL Humboldt
399/04 - PROBLEMAS Humboldt
400/04 - Sobre el Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3151     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 386/04 - Economía y Política en un capitalismo serio
Fecha:Miercoles, 24 de Marzo, 2004  23:50:52 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 

 

NCeHu 386/04

 

 

     'La política como una expresión concentrada de la economía'

 


Azares del libre comercio llevan a Wal-Mart a sumergirse en política

Para protegerse, debe hacer lobby de Washington a Cancún

 Jeanne Cummings
The Wall Street Journal


WASHINGTON — El ingreso de China a la Organización Mundial de Comercio ya era un hecho a fines de los 90 y fue entonces cuando los ejecutivos de Wal-Mart Stores Inc. descubrieron un problema: los negociadores de Estados Unidos acordaron que las cadenas minoristas extranjeras que operen en China sólo podrían abrir un máximo de 30 tiendas, una cifra insuficiente para la ambiciosa empresa de Arkansas.

Peor aún, los ejecutivos de la sede central de Wal-Mart, situada en Bentonville, Arkansas, se dieron cuenta de que no podían cambiar el acuerdo porque no conocían a la gente adecuada en Washington. La empresa nunca había gastado un centavo en hacer lobby. "No estábamos presentes", comenta Jay Allen, vicepresidente de Wal-Mart.

El incidente constituyó una lección que Wal-Mart tenía que aprender. Tras años de crecimiento explosivo, la minorista no podía seguir expandiendo su imperio y olvidarse de la máxima de su fundador, Sam Walton, de huir de la política.

Así fue cómo en 1998 la minorista contrató a su primer empleado responsable de hacer lobby —Norm Lezy, un ex teniente general de la Fuerza Aérea—y buscó convertirse en una empresa que pudiera modificar las políticas públicas para que se ajusten a sus necesidades de negocios.

Desde entonces, Wal-Mart ha aprendido la lección con creces, tanto que ha salido vencedora de algunas grandes batallas globales. En 2002, la minorista contrató a Angela Marshall Hofmann, una experta comercial del Partido Demócrata, para que usara sus conexiones con el gobierno en Washington para lograr que Wal-Mart tuviera un asiento en un comité de asesoría del Departamento de Comercio de EE.UU. acerca de la industria minorista.

En su calidad de miembro del comité, Hofmann viajó en septiembre a Cancún, México, para hacer un seguimiento del Tratado de Libre Comercio para Centroamérica, Cafta, que pretende impulsar el comercio mediante la eliminación de aranceles entre Estados Unidos y Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Honduras. Muchos jeans, camisas polo y otras prendas vendidas en EE.UU. se cosen en la región.

En el Cafta, Hofmann y sus aliados lograron que se permitiera a los fabricantes de ropa centroamericanos utilizar el textil menos caro de México, incluida la tela de jean. Esto significa que esos fabricantes pueden enviar productos libres de impuestos al mercado estadounidense aunque estén producidos en parte con materiales mexicanos que de otro modo hubieran sido excluidos del acuerdo. Las fábricas textiles de EE.UU. perderán negocios y las minoristas como Wal-Mart obtendrán productos más baratos para vender y a la vez aumentarán la actividad de las maquilas centroamericanas.

En Washington, Wal-Mart tiene ahora en nómina a cinco personas para hacer lobby y contrató a un puñado de jóvenes colaboradores encabezados por Thomas Hale Boggs Jr., uno de los abogados especializados en lobby más famosos de la capital de EE.UU. Según los informes de la Comisión para las Elecciones Federales, en 2003 la empresa fue la que más contribuyó a los partidos políticos y sus candidatos, con más de US$1 millón en contribuciones, cifra que contrasta con los US$182.000 que aportó durante el período electoral 1997-98. El Comité de Acción Política, o PAC, de Wal-Mart, una cuenta bancaria que se nutre de las contribuciones de empleados y que la empresa utiliza para influir en la política, está considerado como el segundo mayor de su categoría en Washington, dice el Center for Responsive Politics, una organización no partidista que monitorea las donaciones políticas.

Al contrario de la mayoría de las corporaciones, que aportan dinero a los partidos Republicano y Demócrata en una cantidad proporcional a la forma en la que está dividida su representación en el Congreso de EE.UU., un 85% de los cheques de Wal-Mart van a parar a los republicanos. Y hace poco Allen fue nombrado "pionero" por los responsables de la campaña de George W. Bush, lo que significa que ha recolectado al menos US$100.000 en contribuciones de amigos y colegas de hasta US$2.000 cada una.

Los aportes confirman la hostilidad de las relaciones de Wal-Mart con los sindicatos y su dependencia de los acuerdos de libre comercio. Wal-Mart justifica el carácter sesgado de su apoyo a los republicanos con el argumento de que está apoyando a candidatos que están a favor de los negocios.

El giro de Wal-Mart hacia la política coincidió con el período de continuo ascenso que la convirtió en la mayor cadena minorista de EE.UU., con peso suficiente como para impulsar a la baja los precios al consumo, traspasar las barreras comerciales y forzar a los competidores a que exijan concesiones a los sindicatos para reducir costos.

Después de perder una batalla en Washington con una norma que impide que las cadenas minoristas compren instituciones de ahorro y préstamo, un sector en el que la empresa quería incursionar para aprovechar su red y su enorme base de clientes, Wal Mart revisó su estrategia.

Sus aliados en el Congreso se precipitaron a ofrecer asesoría, incluido Trent Lott, en aquel entonces líder de la mayoría republicana del Senado. Según un congresista que asistió a la reunión, Lott llegó a Bentonville a fines de 1999 con un mensaje sencillo: hágase notar más y abra su billetera. La oficina de Lott no quiso hacer comentarios.

Para lograrlo los ejecutivos de Wal-Mart se propusieron engordar su PAC. En una reunión celebrada en agosto de 2000 a la que asistieron miles de gerentes de Wal-Mart, se pasaron cubetas para las donaciones, además de formularios que autorizaban deducciones automáticas de las nóminas para contribuir al PAC.

El apoyo trajo consigo recompensas. Por ejemplo, en noviembre de 2002 la administración Bush propuso que para 2015 se eliminen los aranceles sobre los bienes manufacturados importados a EE.UU. El representante comercial de EE.UU., Robert Zoellick, se presentó ante los medios de comunicación con dos cestas idénticas de productos para bebé de Wal-Mart. El que no tenía aranceles era US$32 más barato. Una invaluable publicidad y gratis.

El PAC de Wal-Mart tiene actualmente cerca de US$1,5 millones, según su informe de marzo de 2004. Cerca del 19% de los más de 60.000 gerentes que la empresa tiene en EE.UU. aportan dinero con contribuciones mensuales promedio de US$8,60, dice Allen.

La empresa también ha tenido problemas en el frente laboral. A fines del año pasado, agentes de las autoridades de inmigración y aduanas de EE.UU. irrumpieron en varias tiendas y arrestaron a más de 200 trabajadores indocumentados empleados por las empresas que subcontrata Wal-Mart para limpiar los establecimientos. Norm Lezy, el ex miembro de la Fuerza Aérea que hace parte del equipo de lobby, aprovechó las ya mejoradas conexiones de Wal-Mart en Washington y envío a una persona al Congreso y la Casa Blanca para explicar que el problema era de los subcontratistas. Wal-Mart también exhortó a los legisladores a que la reforma de las leyes de inmigración tome mayor importancia en el debate nacional. Las autoridades siguen investigando el caso de inmigración.


Fuente: www.wsj/Americas.com , 24/3/04.