Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2901 al 2920 
AsuntoAutor
348/04 - SEMINARIO Humboldt
III Conferencia Ge VDC
349/04 - Irak: 'Ge Humboldt
350/04 - Consenso Humboldt
351/04 - PANEL INS Humboldt
352/04 - PRESENTAC Humboldt
353/04 - ALTITUD A Humboldt
354/04 - Rutas de Humboldt
Geografia Criolla VDC
355/04 - LA DINAMI Humboldt
Re: NoticiasdelCeH dante
Fw: NoticiasdelCeH Pedro An
356/04 - El precio Humboldt
357/04 - El mapa g Humboldt
358/04 - La más gr Humboldt
359/04 - Los acont Humboldt
360/04 - "Hay que Humboldt
361/04 - La global Humboldt
362/04 - Sobre la Humboldt
364/04 - Acto Home Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3125     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 361/04 - La globalización ya no es sostenible en Bolivia
Fecha:Sabado, 20 de Marzo, 2004  15:56:35 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 

 


Bolivia
ADVERTENCIA DEL PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO (PNUD)
LA GLOBALIZACION YA NO ES SOSTENIBLE EN BOLIVIA


El Informe de Desarrollo Humano 2004 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo advierte de que el proceso de globalización y el modelo neoliberal aplicado en Bolivia en los últimos 20 años están ahondando la pobreza y la exclusión social. Y señala que es urgente hacer ajustes en la política económica y propone mayor intervención del Estado en los asuntos económicos, más desarrollo y acceso a la información y mejor distribución de los ingresos provenientes de la explotación de los recursos naturales como el gas.
16/03/2004


El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advierte en su Informe de Desarrollo Humano 2004 que 'tal como está la globalización en Bolivia ya no es sostenible' y alerta que la democracia boliviana fracasó en su intento por alcanzar mayores niveles de desarrollo humano, cuya expresión más palpable son los altos niveles de pobreza y los magros resultados en cuanto a crecimiento económico.

Por ello, según señala el informe reseñado por el matutino La Prensa, que 'es el momento de innovar y redefinir sus formas de inserción en la economía internacional'.

En las dos décadas de vigencia del modelo económico, la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) real per cápita en dólares pasó de dos por ciento en el periodo 1990-1998, a 1,5 por ciento en el periodo 1999-2001. De 1999 hasta 2002, la incidencia de la pobreza pasó de 63 por ciento a 64 por ciento, y la Tasa de Desempleo Abierta de 4,33 a 5,54 en el mismo periodo.

Una propuesta

Tras un extenso análisis de los indicadores de la crisis por la que atraviesa el país, el IDH establece una ambiciosa propuesta para sacar al país de la actual debacle a través de la denominada 'vía boliviana' en la que, a través de un Estado más fuerte en su función pública, los actores sociales avancen hacia una sociedad donde desarrollen sus potencialidades informacionales (aquellas relacionadas con el conocimiento) y puedan aprovechar en beneficio colectivo los recursos naturales con los que cuenta el país.

Según La Prensa, el informe parte de una constatación preocupante: a pesar que el índice de Desarrollo Humano creció de forma sostenible en los últimos 20 años, pasó de 0.572 puntos a 0.672 en 2001, Bolivia ocupa el puesto 114 en el ránking mundial de países, sólo por encima de Haití, Nicaragua, Guatemala y Honduras.

La situación no ha mejorado desde entonces. Es más, se ha agravado hasta convertirse en un factor de inestabilidad política y convulsión alarmantes. Los hechos de febrero y octubre fueron la muestra de este punto de crisis e inflexión que afronta actualmente el Estado boliviano.

En este marco, el informe señala que, en las actuales condiciones de crisis, el país debe pensar cómo avanzar hacia una 'economía posible', que, sin dejar de tener en cuenta una lógica de ajuste fiscal y recaudación tributaria, pase hacia políticas que fortalezcan el presupuesto, la inversión pública y el crecimiento económico con equidad.

Para ello, el IDH pone a la economía del gas natural en el centro del desafío para el desarrollo del país en los próximos años. La economía requiere una política del gas que combine la explotación de los recursos naturales con las efectivas chances que se tengan para alcanzar los mercados externos, el incremento de la capacidad exportadora de manufacturas y el uso de los recursos que se obtengan por su venta para el 'desarrollo informacional' del conjunto de la sociedad.

Buscar el informacionalismo

'Bolivia necesita impulsar un cambio radical en su desempeño económico si desea elevar sus niveles de desarrollo humano y acabar con las profundas brechas socioeconómicas' que afectan a su sociedad, indica una de las conclusiones centrales del estudio. En este sentido, advierte de que 'si bien los recursos naturales podrían seguir siendo el principal rubro para crear riqueza en el país, es imprescindible engranar su explotación con las ostensibles ventajas del informacionalismo', dice el IDH.

El Informe del Desarrollo Humano (IDH) sigue la saga de informes sobre la realidad socio-económica y los efectos de la globalización que el PNUD inició en 1999 con el primer informe nacional. Allá se alertaba sobre los efectos negativos de este proceso que tendían a profundizar la desigualdad y la pobreza, aunque, a su vez, se convertían en oportunidades para promover el desarrollo humano.

En 2000, se advertía de que los bolivianos priorizaban la lucha contra la pobreza, reclamaban mejorar la institucionalidad y pedían mayor infraestructura en comunicaciones. En 2002, se mostraban las enormes capacidades políticas y culturales de la sociedad boliviana, aunque alertaba sobre el punto de inflexión al que había llegado el país en sus reformas estructurales, lo que marcaba el inicio de un cambio con un enorme margen de incertidumbre.

Fin de las políticas de ajuste

Los hechos de febrero y octubre de 2003 demostraron que el quiebre social y político era mucho más profundo de lo que se esperaba. La democracia pactada y las políticas de ajuste terminaron su ciclo histórico, dejando paso a un escenario incierto.

'Estamos actualmente en un tiempo de recuperación precaria de la paz y la estabilidad institucional', situación que explica entre otras cosas la definición del presidente Carlos Mesa de encabezar un 'gobierno de transición'. Lo que no sabemos es a dónde llevará dicha transición.

El IDH-2004 señala que la construcción de Bolivia como nación es aún inconclusa y complicada. La persistencia de comunidades étnicas, regionales, clasistas o religiosas que comparten valores y sentidos particulares antes que nacionales es parte de este proceso incompleto y conflictivo. Esta realidad, indica el IDH, puede ser una forma de pluralismo, pero también puede convertirse en un espacio fracturado por múltiples intolerancias.

Pese a estas 'diferencias', el IDH asegura haber detectado una 'sed de nación', es decir, una aspiración a la unidad de la mayoría de los bolivianos que choca con las aspiraciones particulares de los variados sectores sociales. Para que esta aspiración se transforme en realidad todavía dista mucho. 'Bolivia es una nación pensada e imaginada en consenso, pero aún carente de cohesión e inclusión social', concluye el informe. Bolivianos desconfiados El IDH 2004 detecta que los bolivianos sufren hoy una profunda crisis existencial que se traduce en un 'cuestionamiento radical de la idea del nosotros', cuya expresión más directa es la desconfianza creciente en los otros por la inseguridad y los conflictos sociales.

El informe destaca que el 97 por ciento de los consultados por el IDH aseguran sentirse orgullosos de ser bolivianos; el 92 por ciento piensa que para que Bolivia progrese se requiere 'pensar primero en el bien del país', y el 72 por ciento dice que le gustaría ver en 2025 un país abierto al mundo y que preserve su cultura. A su vez, el 66 por ciento de los consultados por el IDH tiene una actitud positiva ante las situaciones adversas; el 78 por ciento trata de mejorar su trabajo, y el 55 por ciento piensa que Bolivia debe modernizarse aunque pierda algo de su cultura.

Pero a su vez, el 89,2 por ciento declara que desconfía de los demás y sólo el 35 por ciento está dispuesto a asumir los cambios necesarios para modificar su realidad. El resultado es un extenso malestar y temor de los actores sociales por construir un espacio en común.


Fuentes: Econoticias (Bolivia)/Argenpress.info (Argentina).