Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2881 al 2900 
AsuntoAutor
328/04 - COLOQUIO Humboldt
329/04 - Problemas Humboldt
330/04 - Soberbia Humboldt
331/04 - Presas y Humboldt
332/04 - Sobre el Humboldt
337704 - Soberbia Humboldt
333/04 - Guillermo Humboldt
338/04 - ¿Por qué Humboldt
336/04 - El presen Humboldt
335/04 - El caráct Humboldt
334/04 - "La retir Humboldt
339/04 - MAESTRÍA Humboldt
340/04 - Las lecci Humboldt
341/04 - Soberbia Humboldt
342/04 - Seminario Humboldt
343/04 - Seminario Humboldt
344/04 - Marcha Mu Humboldt
345/04 - Números Humboldt
346/04 - CONCURSO Humboldt
347/04 - Seminario Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3101     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 341/04 - Soberbia suicida (Parte V) . Fin del Informe
Fecha:Jueves, 18 de Marzo, 2004  16:23:00 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCehu 341/04
 
Notas anteriores: NCeHu 319;327;330 y 337.
 

TRANSGENICOS
SOBERBIA SUICIDA (PARTE V)
(Fin del Informe)

Este artículo corre el velo sobre las consecuencias de la utilización de la soja transgénica en América Latina y los productos asociados a esta como el glifosato, poniendo especial énfasis en dos aspectos: la salud humana y la diversidad biológica.
 
Claudio Tygier
12/03/04      

 
Excursus legal: ¿Hay alguna norma legal en Bolivia aplicable a esta cuestión?

Nos referiremos exclusivamente a la soya manipulada por Monsanto, la SRR. Es precisamente el vínculo de dependencia creado entre la soya SRR y el Roundup o glifosato de Monsanto el elemento que permite tipificar adecuadamente el caso en el marco de la legislación vigente en la materia. El Decreto Supremo 10.283 (ver referencias al final) que data del 30 de mayo de 1972 establece en su art. 118 que 'Sólo se permitirán las aspersiones de pesticidas sistémicos (altamente tóxicos), cuando a juicio del técnico que prescribe no existe otro producto de menor toxicidad para el fin que se persigue. Cuando se reúnan las condiciones para las aspersiones aéreas de pesticidas sistémicos (altamente tóxicos), éstas deberán hacerse bajo la supervisión del técnico que prescribe dicho producto.'

En el apartado 'De las definiciones', en el art. 69 del DS. 10.283 se establece que 'Por convenio general la palabra insumo agrícola incluye todos los pesticidas y otros productos químicos de uso agrícola, registrados y autorizados para su venta, de acuerdo a su uso terapeútico vegetal y estarán claramente catalogados como sigue: insecticidas, acaricidas, nematicidas, fungicidas, sistémicos, herbicidas, defoliantes, desecantes, atrayente de insectos, rodenticidas'. Hasta aquí el rubro pesticidas, la lista continúa con 'otros productos químicos', donde se lista hormonas, fertilizantes y luego se define los grados de toxicidad y el criterio de DL-50, dosis letal media.

En esta instancia nos interesa señalar dos cosas: en primer lugar la ley define genéricamente como pesticida a los herbicidas; en segundo lugar el texto legal señala claramente que un herbicida (pesticida) sistémico (el glifosato es sistémico) debe evitarse y su empleo es el último recurso, de no haber otro medio menos tóxico para el fin que se persigue. Es razonable que así sea, porque el carácter sistémico de un herbicida lo hace más tóxico, dada su capacidad de intoxicar la totalidad de los tejidos de la planta. En el espíritu de esta norma legal esto se muestra en el hecho de considerar el carácter sistémico como un factor de mucho peligro. Por ejemplo, dice en el art. 135, 'todos aquellos insecticidas sistémicos de uso agropecuario o forestal, serán considerados extremadamente tóxicos salvo las excepciones que establezcan las normas que dicten los Ministerios de Asuntos Campesinos y Agricultura y de Salud Pública'. En este punto, la ley equipara el carácter sistémico de un insecticida, con uno de los más poderosos tóxicos al darle igual tratamiento; dice el art. 134 que 'todas aquellas formulaciones en las que entre el Paration, como compuesto activo se considerarán extremadamente tóxicos'. Los productos extremadamente tóxicos, identificados con etiqueta roja, están prohibidos en Bolivia Según establece el Art. 58: los insumos y particularmente los pesticidas se registrarán solamente cuando los mismos correspondan a la clasificación toxicológica de : Altamente tóxico - Moderadamente tóxico - Ligeramente tóxico - Inocuo. Es decir no se otorgará registro, esto es, no se permite la importación, comercialización y uso en el territorio nacional para los pesticidas clasificados como extremadamente tóxicos.

Conclusión interlocutoria

Por nuestra parte, pensamos que no estaría forzándose el alcance del texto legal, en el art.118, que autoriza el uso de un herbicida sistémico solamente cuando a juicio de un profesional responsable, el mismo que deberá estar presente en el sitio donde ha de realizarse la fumigación, no existiera otro producto de menor toxicidad para el fin que se persigue, si extendemos la prohibición a la semilla enganchada (asociada al Roundup), esto es la soya SRR, por cuanto ésta es parte del herbicida, es decir hace inevitable su uso porque Monsanto así lo desea. Ahora bien, como el fin que se persigue es producir soya, y no contaminar el ambiente, entonces, sí hay otros productos que no inducen una alta toxicidad asociada 'simbióticamente' a su empleo como en el caso de la soya transgénica de Monsanto: estos productos son las semillas de soya tradicionales, sin manipulación genética. En otras palabras, siguiendo la lógica del legislador en esta materia, que prefiere la no utilización en Bolivia de herbicidas sistémicos, la semilla Roundup Ready debe prohibirse en Bolivia, pues su cultivo hace inevitable el empleo de un herbicida sistémico, mientras que otras semillas no. Obviamente el legislador opta por restringir al máximo el empleo de herbicidas sistémicos. Siendo una norma creada, el D.S.10.283, con anterioridad a la aparición en el mercado de soya transgénica o de cualquier otro cultivo agrícola transgénico, no podía preverse allí el vínculo causal de la dependencia, del mismo modo que en ninguno de los códigos penales vigentes al popularizarse el tendido de redes eléctricas preveía el hurto de fluido eléctrico colgando el cable, pues el hurto sólo podía por objeto el apoderamiento de una cosa mueble...como sabemos, la correcta interpretación de las intenciones del legislador es fuente supletoria de derecho ante una eventual laguna en el ordenamiento.

'La mano invisible' y 'la desregulación evolutiva'

La ciencia, a partir de Newton y de Kant, la misma ciencia en la que creen Henry Kissinger y Collin Powell, con sus leyes y sus excepciones, sus generalizaciones y sus casuísticas, se halla determinada en su aplicación, como todo derecho substantivo, por un sistema de normas procesales. El derecho procesal de la ciencia es la lógica, y las doctrinas emanadas de ella por los glosadores de la filosofía de la ciencia. Hagamos entonces un pequeño esfuerzo de imaginación, y extrapolemos categorías lógicas dentro del proceso de investigación de la ingeniería genética, con el fin de traducir conceptualmente este proceso. Esta conceptualización nos permitirá ubicar en un mapa, la relación de la transgénesis con otros fenómenos de ocurrencia evolutiva. Como decíamos en otro lugar, (ver abajo fuentes consultadas) 'prácticamente todas las corporaciones transnacionales del sector agroquímico realizaron importantes U$S(miles de millones) inversiones en biotecnología, con el propósito (específico) de desarrollar plantas con tolerancia a herbicidas (y plaguicidas). La lógica de esta tendencia es directa y sencilla: El lanzamiento al mercado de un nuevo plaguicida, a través de todo el proceso de regulación (y de pruebas de campo) demanda un costo que puede oscilar entre los U$S 40 y 100 millones, mientras que el costo de una variedad de planta (genéticamente manipulada) puede rondar el millón de dólares aproximadamente. El principio económico determina que las compañías agroquímicas 'inventen' nuevas variedades de cultivos comerciales que se adapten a los productos químicos ya desarrollados, en lugar de invertir grandes sumas para que los agroquímicos funciones con las plantas ya existentes. A partir de esto, es la evolución misma la que debe adaptarse al diseño de los científicos corporativos. La 'mano invisible' de Adam Smith impone una nueva teoría de evolución de las especies fundada en el análisis de cálculo de costo/beneficio.' Se trata de someter al encierro el desarrollo evolutivo de los organismos, mediante reglas adaptativas introducidas por mecanismos de selección, que aseguran la apropiación privada exclusiva de especies vivas con el fin de que los beneficios financieros se maximicen. En este estado de cosas, es más fácil que un rico entre al Reino de los Cielos, que hacer pasar el camello de la evolución por el ojo de la aguja de la ingeniería genética. En efecto, sustituir cultivos milenarios por monocultivos cuya genética ha sido amputada o silenciada y dependientes además de insumos costosos y de elevada toxicidad no es una política sostenible en el largo plazo. La pérdida de especies nativas por una parte, y la creciente dependencia de insumos petroquímicos por otra, no apuntan en dirección a más alimentos y más baratos para los necesitados..

Petróleo a cambio de alimentos

No crea el lector que vamos a ocuparnos de las políticas genocidas aplicadas desde hace más de una década contra la nación iraquí. El título es para no olvidar que, el rendimiento esperado y prometido de estas semillas de laboratorio, se encuentra ligado al uso intensivo de fertilizantes, los que son fabricados gracias a una considerable inversión de energía fósil, al ser productos obtenidos a partir de gas e hidrocarburos. En verdad, el petróleo no tiene hasta el momento un substituto en sus aplicaciones en la industria agroquímica. Para comprender mejor esta situación, transcribimos un texto de finales de la 'guerra fría': 'La producción de alimentos se ha vuelto totalmente dependiente de nuestra provisión de petróleo' - advertía Marvin Harris - enumerando las diferentes fases, tracción agrícola, elevación, arrastre de cargas y transporte que progresivamente fueron capturadas por el uso de energía fósil. El texto del antropólogo estadounidense que citamos se remonta al año,1985, primera edición en inglés (nuestras citas están tomadas de la edición en castellano, ver referencias). Dice Harris en ese momento (1985) que 'en la actualidad hemos alcanzado la etapa en que el condicionamiento del suelo mediante fertilizantes químicos y la defensa de plantas mediante herbicidas, insecticidas y fungicidas, también han llegado a ser totalmente dependientes de una provisión siempre creciente de productos petroquímicos. La así llamada 'revolución verde' es una revolución del petróleo en la que se han vuelto posibles rendimientos más elevados por hectárea mediante la continua inyección de grandes cantidades de energía fósiles en la producción de plantas especialmente cultivadas por su capacidad de respuesta a la incorporación de productos petroquímicos'. Luego de esta cruda realidad descripta, recurre Harris a datos muy convincentes. Con respecto a esos datos, nosotros hemos tenido la oportunidad de corroborarlos a través de otras fuentes documentales. Dice textualmente Harris que 'como ha demostrado David Pimentel, de la Cornell University, hoy se emplean en Estados Unidos 2.790 calorías de energía para producir y ofrecer una lata de cereales que contiene 270 calorías. En la actualidad la producción de carne requiere déficits energéticos aún más prodigiosos: 22.000 calorías para producir 100 gramos (que contienen las mismas 270 calorías que la lata de cereales)'. La revelación más concluyente está en el volumen de despilfarro y en el grado de ineficiencia que muestran estas cifras, pues, como dice Harris, 'la naturaleza burbujeante de este modo de producción puede observarse en el hecho de que si el resto del mundo adoptara repentinamente las proporciones energéticas características de la agricultura estadounidense, todas las reservas conocidas de petróleo se agotarían en once años.' En 1985, no se había iniciado aún la siembra comercial de plantas genéticamente modificadas.

Injerencia transnacional en la libre autodeterminación hereditaria

Este nuevo modo de producción que la agroindustria se empeña en imponer, puede considerarse, analógicamente, como una 'segunda revolución verde'. Esta segunda versión incrementa la dependencia agrícola de los insumos que provee la industria petroquímica (semillas-pesticidas) así como el volumen utilizado. Además, los datos reunidos por David Pimentel citados arriba, ponen en evidencia que es ésta la forma de producción de alimentos más ineficiente jamás conocida. Baste un ejemplo como muestra de la magnitud del despilfarro. En la Amazonía, más exactamente en la región del Río Negro que corresponde a territorio venezolano, la yuca (conocida allí con el nombre de 'mandioca') produce 15,2 calorías por cada caloría invertida en su cultivo y procesamiento para hacer harina. Tengan en cuenta las lectoras y lectores que se trata de una de las zonas de menor eficiencia productiva de la región, medida en términos de gasto de energía. El promedio mundial de producción de yuca duplica estas cifras y en el Brasil se llega a triplicarlas. La obtención de calorías mediante métodos agrícolas tradicionales puede superar ampliamente estos rendimientos, si tomamos en cuenta otros cultivos como maíz o papa o quinua, sin recurrir, obviamente, al empleo de insumos producidos a partir de combustibles fósiles.

Los subsidios técnológicos, indispensables para el cultivo de las plantas 'genéticamente mejoradas' mediante transgénesis, son agentes exógenos sintéticos que eliminan a los competidores del reino vegetal destruyendo el equilibrio interespecie del ecosistema. Con este propóstio y no con otro, está específicamente hecho este herbicida sistémico de amplio espectro de acción (glifosato), que acaba con todas las plantas, con la excepción de aquellas que se hubiesen adaptado como 'supermalezas', cuyos metabolismos inéditos podrían introducir nuevos compuestos tóxicos en un ecosistema, una substancia con la que ninguna especie de invertebrados (insectos, lombrices y microorganismos) ha coevolucionado. Esto acarreará, casi con seguridad, consecuencias catastróficas e irreversibles para la diversidad biológica. Para poner un ejemplo más próximo a la experiencia colectiva, la manipulación genética es a los ecosistemas lo que las dictaduras militares fueron para la población de los países de Latinoamérica y del Caribe.

Simiente con fines de lucro

Estos OGM son, literalmente, un organismo emergente, una nueva forma de vida, un cultivo mutante que no posee un hábitat natural fuera del laboratorio. Los riesgos que puede acarrear para la salud de las personas son, por este motivo, totalmente desconocidos y en última instancia impredecibles. Como afirmamos más atrás, la incertidumbre y la imposibilidad de predecir con exactitud qué sucede al introducir ADNr en un organismo, constituye la norma en el ámbito de la ingeniería genética. Esto implica una incapacidad casi absoluta para predecir qué pasará cuando un gene es tomado de un organismo e insertado al azar en otro. Por otra parte, los efectos causados no siempre son visibles o detectables Lo más inquietante y peligroso, es la impredecibilidad de los resultados, tanto cualitativa como cuantitativamente (¿qué clase de mutación o cambio tendrá lugar y en qué magnitud y cuándo?).

Es dudoso que se busque un remedio contra el hambre, indeterminadamente peligroso para la salud. Nos parece que la peligrosidad como norma, no como excepción o accidente, se halla irreconciliablemente reñida con la cualidad de 'alimenticio' o 'curativo' y también filantrópico ya que el supuesto beneficiado es en realidad 'conejillo de indias'.

El objetivo primordial de esta política es vender semillas 'encerradas' dentro de un paquete tecnológico integrado con diversos productos industriales. En otras palabras, la soya transgénica SRR no es una semilla más entre otras ofrecidas en el mercado, advirtiendo que está manipulada para resistir exclusivamente al glifosato formulado por Monsanto, un 'off farm input' (insumo no producido en forma local por agricultores), así denominado en el argot de la 'Agreeculture' que se enseñorea en las agencias integradas en el CGIAR*. En la eventualidad de que un sembradío de soya SRR fuese fumigado con otro herbicida que no fuese el Roundup, las plantas de soya morirían pues su resistencia es específica a este herbicida. La función patrimonial cumplida, antes de caducar los derechos de la patente sobre la propiedad intelectual de la formulación del herbicida, ahora le corresponde, vía dependencia, a la semilla Roundup Ready - and hooked - (y dependiente, 'enganchada'; el agregado es nuestro); además la propiedad intelectual de la semilla de soya SRR que penaliza resembrar permite mantener el monopolio de Monsanto en el mercado sementero.

*CGIAR: Grupo Consultivo Internacional en Investigación Agrícola, (Consultive Group on International Agriculture Research, de allí su sigla CGIAR) directamente dependiente del Banco Mundial, a partir de su creación a comienzos de los '70 por quien se hallaba en la presidencia del directorio del Banco Mundial, Robert McNamara. Este ex secretario de defensa durante las presidencias de John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson, fue designado en ese cargo durante el primer mandato de Richard M. Nixon. Hasta la fecha es quien más años estuvo ocupando ese cargo en el BM. Jugó un rol clave en la política de bombardeos masivos a Vietnam del Norte, hasta que fue trasladado a la jefatura del Banco Mundial cuyo nombre completo es: World Bank for Reconstruction and Development. Una significativa paradoja.

A manera de reflexión teórica, aunque benevolente

Con el fin de determinar de qué parámetros cognitivos se valen quienes promueven la tecnología productora de OGM cuando invocan su riguroso status científico a la hora de enunciar apodíctica y categóricamente las bondades y ventajas de esos productos, abordamos en este espacio el tema desde una óptica epistemológica. En esta ocasión, hemos optado por un enfoque cuya peculiaridad consiste en ser, no neutral, sino favorable o al menos compatible con los principios que rigen el desarrollo tecnológico de la agroindustria, dado que, en relación con ciertas cuestiones básicas, es un enfoque acrítico pues se funda en una comprensión conceptual de la ciencia y de la vida regida por intereses instrumentales y utilitaristas.

Se trata de la epistemología evolutiva 'biologista' de Karl Popper, aquél célebre filósofo- miembro conspicuo de la London School of Economics, y del círculo aúlico de Friedrich August von Hayek economista austríaco, naturalizado británico, junto con quien es considerado como uno de los padres fundadores del neoliberalismo. De este modo, tenemos la certidumbre eliminar toda sospecha de parcialidad u objeciones que remitan a una intencionalidad sesgada, que pudiera haber sido asumida por nuestra parte para el tratamiento de esta cuestión. Tradujimos algunos fragmentos relevantes para nuestro análisis tomados de dos obras suyas clásicas (ver referencias al final). En ellos Popper describe su concepción evolutiva del conocimiento, afirmando que, 'desde un punto de vista objetivista, la epistemología se desarrolla como teoría del crecimiento del conocimiento. Llega a ser la teoría de la resolución de problemas, o en otras palabras, de la construcción, discusión crítica, evaluación y examen crítico de teorías conjeturales en competencia'. (The Logic and Biology of Discovery). La evaluación de una teoría - escribe Popper unas pocas páginas más adelante - 'es siempre crítica y es su meta el descubrimiento y la eliminación de errores. El crecimiento del conocimiento, o el proceso de aprendizaje, no es un proceso acumulativo o repetitivo, sino de eliminación de errores. Es selección darwiniana mas que instrucción lamarckiana.' Casi inmediatamente, el autor de 'La sociedad abierta y sus enemigos' agrega que ésta, su concepción descriptiva de la epistemología desde un punto de vista objetivo, 'puede interpretarse como una descripción de la evolución biológica. Los animales, y aún las plantas, son 'resolutores' de problemas. Y lo hacen mediante el método de soluciones tentativas en competencia y de eliminación de errores. Las soluciones tentativas que animales y plantas incorporan a su anatomía y a su comportamiento son los análogos biológicos de las teorías, y, viceversa: las teorías corresponden (igualmente que muchos productos exosomáticos, especialmente instrumentos exosomáticos como las telarañas) a los órganos endosomáticos y a sus formas de funcionamiento. De igual manera que las teorías, los órganos y sus funciones son adaptaciones tentativas al mundo en que vivimos.' Y un poco más adelante, concluye que 'nuevos comportamientos o nuevos órganos pueden conducir a nuevos problemas emergentes. Y puede que de este modo influyan en el curso futuro de la evolución, incluyendo la emergencia de nuevos valores biológicos'. Resumiendo las teorías son análogas en el proceso de selección a los organismos en el ámbito evolutivo.

Evolución = control + eliminación de errores

En otro trabajo publicado en la misma colección de ensayos, Karl Popper describe su teoría acerca de la selección darwiniana como un proceso análogo al de selección competitiva de teorías científicas. Para comenzar, señala que 'el darwinismo, con todas sus enormes virtudes, no es, de ninguna manera una teoría perfecta. Se encuentra necesitada de una redefinición que la torne menos vaga. La teoría evolutiva que voy a esquematizar aquí es una tentativa en el sentido de tal redefinición'. Atención, es una redefinición del sentido de la vida en términos pragmatistas. El reduccionismo popperiano de asimilar el conocimiento humano a desarrollos adaptativos de las otras especies, reduccionismo que no compartimos desde ninguna perspecitva, resulta de utilidad aquí por cuanto los principios rectores de la ingeniería genética deberían encajar con holgura dentro de dicho esquema. Dicho en un lenguaje más universalizado, en este esquema teórico, los transgénicos 'juegan de locales' y tienen ventaja por diferencia de goles. Continúa su exposición neoevolutiva el autor de 'La miseria del historicismo' afirmando que su 'teoría puede describirse como tentativa de aplicar a la totalidad de la evolución, aquello que aprendimos cuando analizamos la evolución desde el lenguaje animal hasta el lenguaje humano. Y consiste en una cierta visión de la evolución como sistema jerárquico de controles plásticos crecientes (Popper define un control plástico como una clase de control que no substituye el o los controles de menor jerarquía, sino que los controla mediante la retroalimentación, 'feedback', eliminando los errores que superan esos controles subordinados), y en una cierta visión de los organismos (vivos) como incorporación de este sistema creciente de controles plásticos - o que evoluciona de manera exosomática en caso de los humanos -. La teoría de la evolución neodarwinista constituye una presuposición; aunque se halla redefinida al señalar que puede interpretarse sus 'mutaciones' como estratagemas más o menos accidentales de ensayo y error, y la 'selección natural' como una forma de controlarlas mediante la eliminación del error.' Soluciones tentativas, ensayo y error, retroalimentación (aprendizaje en eliminación de errores), estratagemas accidentales y selección natural (libre competencia interespecies y presión selectiva natural), son los principios básicos en el desarrollo de teorías científicas y de la evolución biológica, claramente definidos.

Imperialismo epistémico

Adviértase que en concordancia simétrica con su pensamiento neoliberal en el ámbito de lo social, Popper necesita crear en el ámbito de lo natural, una teoría de la evolución de cuño darwiniano, aunque precedida por el prefijo 'neo-'. Este prefijo, como ha podido observarse en la experiencia cotidiana en materia política y económica, no significa una simple renovación de estructuras conceptuales, del mismo modo que el neoplatonismo o el neokantismo no fueron precisamente un mero renacimiento espiritual de doctrinas magistrales. Con este criterio, diseña un concepto de evolución fundado en relaciones de competitividad, donde el pensamiento humano, en el nivel crítico-argumentativo, no es más que un breve capítulo de una antiquísima carrera evolutiva por la adquisición de ventajas de una especie sobre las demás. No es ocioso señalar que, mediante una interpretación de la naturaleza como campo de juego rayado para competir en la resolución de problemas, (problemas donde seguramente el hambre o la malaria no cuentan, debido a la falta de competitividad en la 'biología conductual' de sus víctimas o portadores) Popper pretende 'justificar' la epistemología (y en ello va incluida la práctica científica) como la continuación de la evolución neodarwiniana de nuestra especie, pero por medios culturales. Expone, curiosamente, su teoría evolutiva neodarwinista, 'en forma de doce (12) tesis breves (para nuestros requerimientos en este trabajo hemos de omitir algunas dada su irrelevancia con relación al mismo):

1) Todos los organismos se hallan constantemente, día y noche, embarcados en la solución de problemas; igualmente lo están todas aquellas secuencias evolutivas de organismos pertenecientes al mismo phylum, grupo o clase de organismos que descienden de los mismos ancestros evolutivos, que se inicia con las formas más primitivas y simples, y del que los organismos vivos actuales vienen a ser los miembros más recientes.

2) Estos problemas lo son en un sentido objetivo; en virtud de esto, puede, hipotéticamente, reconstruírselos a posteriori mediante reflexión (...).

3) La resolución de problemas procede en todos los casos mediante el método de ensayo y error: nuevas reacciones, nuevas formas, nuevos órganos, nuevas modalidades de comportamiento, nuevas hipótesis, son tentativamente ofrecidas y controladas mediante eliminación de errores.

4) La eliminación de errores puede proceder mediante la eliminación total de las formas no-exitosas (la muerte de las mismas mediante selección natural), o bien mediante la evolución - tentativa - de controles que modifican o suprimen los órganos, o las formas de comportamiento o las hipótesis que resultan ineficaces.

5) El organismo individual, como fuese, condensa telescópicamente dentro de un solo cuerpo todos los controles desarrollados durante la evolución de su phylum, al mismo tiempo que en su desarrollo ontogénico (el curso íntegro de su desarrollo individual y de su historia vital particular), recapitula parcialmente su evolución filogenética (la historia de su especiación). (Nota: Alguna condensación de las descriptas por Popper puede apreciarse en algunos mamíferos a través de las distintas fases observables en la evolución uterina del feto).

6) El organismo individual es una suerte de 'punta de lanza' de la secuencia evolutiva de organismos a la cual pertenece - su phylum -: es, en sí mismo, una solución tentativa que explora nuevos nichos ambientales, elige un entorno y lo modifica. De esta forma se encuentra relacionado con su phylum, de manera similar a como las acciones - su conducta - del organismo individual están relacionadas con el organismo: ambos el organismo individual y su conducta, son ensayos que pueden ser removidos del proceso evolutivo mediante eliminación del error. (Of Clouds and Clocks, XVIII)

Mickey Mouse en el ADN

A partir del cotejo entre la información previamente vertida en este trabajo, y la descripción de la hipótesis popperiana sobre el conocimiento humano y el darwinismo, hemos arribado a la siguiente síntesis comparativa:

1) La solución emprendida por los inventores de los OGM no es de carácter tentativo, de cambios anatómicos o de comportamiento que involucran un número reducido de individuos. No existen pruebas en condiciones experimentales reales o adecuadas que denoten el carácter tentativo de la teoría-solución propuesta. Por el contrario se trata de liberar masivamente en el entorno ambiental, millones de plantas trsnsgénicas y ver qué pasa..

2) Los OGM no siguen secuencia evolutiva alguna, por el contrario, violan la totalidad de las barreras biológicas desarrolladas evolutivamente para preservar la diversidad genética.

3) La reconstrucción del proceso a posteriori por reflexión se hará extremadamente difícil o tal vez imposible, dado el nivel de incertidumbre con el que opera la ingeniería genética; y porque, además el método no es de ensayo y error, debido a que se ignora casi la totalidad de las posibles ocurrencias calificables como 'error', por la sencilla razón de que, como se ha dicho, resulta imposible seguir el rastro de la contaminación genética una vez liberados los OGM en el medioambiente; además las soluciones adoptadas responden a una lógica extraña al problema que se dice querer resolver (hambre y degradación ambiental), de modo que:

4) también es impracticable toda clase de control que revierta la tentativa errónea. En estas circunstancias, el organismo manipulado podría escapar a toda clase de control, al no haber mecanismos de competencia funcionando a través de otros organismos que hubiesen coevolucionado con él. Entonces:

5) el individuo no condensa telescópicamente nada, pues se trata de una mutación inducida al margen de procesos evolutivos biológicos, su único fin es la acumulación ilimitada de beneficios financieros y control de mercados. Es decir, más allá de la existencia individual en el tiempo de cada una de estas quimeras industriales, los OGM, no hay reversión posible pues no hay hacia dónde hacerlo. Estos OGM no tienen verdaderos ancestros evolutivos genéticos. Pongamos por caso la soya SRR, ¿cuáles son los ancestros hacia dónde revertir una tentativa errónea? ¿la soya híbrida, la petunia, la bacteria o el virus?

6) No existe la 'punta de lanza' como ensayo que puede revertirse. No, mas bien se trata de algo así como soltar la bomba nuclear y esperar que se manifiesten los efectos en el tiempo. Para concluir, la eliminación por selección natural de las formas no-exitosas es impracticable porque para introducir las formas que pudieran resultar no-exitosas junto con las que pudieran serlo, se destruye sistemáticamente los ecosistemas, pues la adaptación manipulada de los OGM incluye la resistencia a los medios exógenos (herbicidas y otros biocidas) empleados en la eliminación de toda competencia selectiva por parte de otras especies. En otras palabras, la selección natural resulta perturbada y anulada por la intervención exógena. De acuerdo con esto, los OGM y las teorías que les dieron origen contradicen los parámetros y principios de Popper referentes a su hipótesis sobre la evolución neodarwinista, y de su 'doble' en la epistemología, el conocimiento objetivo evolutivo.

Entonces ni aun desde un punto de vista académico neoliberal ortodoxo puede otorgarse el calificativo de científico al proceso que, mal llamado, se conoce como ingeniería genética. No hay nada en el ámbito de este desarrollo tecnológico que permita ejercer algún tipo de control, ni tampoco hacer una predicción dentro de un margen aceptable de incertidumbre. Tampoco la manipulación genética resuelve los problemas que supuestamente estaría llamada a resolver, por el contrario, nos trae a la memoria algo muy distinto, tan distinto como aquella escena de un filme de Walt Disney donde el ratón Mickey, con atuendo de aprendiz de hechicero, multiplica tozudamente las escobas embrujadas a golpes de hacha, mientras la aguas siguen subiendo...

Otras inquisiciones

Para ampliar y complementar el análisis emprendido a partir de la teoría popperiana, hemos acudido a una obra de Kenneth Sayre, profesor de filosofía de Notre Dame University de Indiana, EEUU. Dicho texto se titula 'Evolutionary Progress' (progreso evolutivo), y forma parte de un libro publicado por este autor (ver referencias). El fragmento que tradujimos está consagrado al tratamiento de la especialización evolutiva. Hemos realizado algunas ligeras adaptaciones para su inserción en este lugar. Antes de introducirnos en las concepciones del profesor Sayre, haremos algunas precisiones previas.

En primer lugar, resulta en extremo improbable, sino imposible, que un organismo determinado hubiera podido progresar en téminos evolutivos sin aprovechar el potencial ecológico de un ecosistema, potencial basado en la sinergia resultante de las relaciones interespecie, aun en el caso en que su ventaja adaptativa fuese su capacidad de resistir bombardeos con armas químicas de destrucción masiva. Segundo, ningún proceso evolutivo es viable sin una diversidad biológica concurrente en un ciclo de reciclaje y redistribución de recursos y de nutrientes.Por último, aprovechar energía, biomasa y ciertas substancias presentes en un hábitat no supone la destrucción de un número indeterminado de especies. 'La marca del éxito de una especie en el experimento de la evolución, - afirma Kenneth Sayre - es la habilidad de sus miembros en alcanzar la estabilidad dentro de su entorno ambiental, y mantener dicha estabilidad hasta que tenga lugar su reproducción. Ernst Schrödinger definía esto como la persistente habilidad por parte del organismo de alimentarse a expensas de la neguentropía de su entorno inmediato. Cuanto más eficiente deviene un organismo en aprovechar la energía y la estructura presentes en su entorno para crecer y estabilizarse, mayor será su chance de poblar el entorno con más individuos de su descendencia. La tendencia rectora de la selección natural es 'elegir' las formas de vida que mejor mantienen a su favor el equilibrio de intercambio neguentrópico'. De acuerdo con estos principios enunciados por el profesor Sayre, podemos afirmar que, 1) la selección natural nunca habría llegado a la clase de recombinación genética que es característica de los OGM; 2) estos organismos jamás podrían prosperar mediante mecanismos de competencia, su 'mejora adaptativa', pues, según anuncian, de 'mejoramiento genético' se trata, consiste en resistir una serie de catástrofes inducidas que aniquilan todo mecanismo competitivo y de control interespecies.

OGM: ¿evolutivamente especializados u oportunísticos?

'Ambas, energía y estructura son formas de neguentropía'. A partir de esto - mantiene Sayre - es posible formular una importante correlación entre el grado de complejidad estructural de un organismo que implica determinada especialización, dividido por la cantidad promedio de energía que emplea ese organismo para mantener su estructura, a pesar de las presiones selectivas que se suceden en el ambiente que habita. En principio, parece que esta correlación brinda un estándar cuantificacional del éxito evolutivo que podría significar el desarrollo de una especialización. Determinada especie podría considerarse más exitosa que otra, si a sus representantes típicos les correspondiese una correlación más elevada entre su estructura especializada y la energía necesaria para desarrollarla y mantenerla. El factor de éxito en la especialización evolutiva estaría indicado por correlaciones sucesivas cada vez más elevadas. Es decir, aquellas en las que la cifra del numerador de la fracción crece más rápido que la cifra del denominador. ¿Qué ocurre en el caso específico de un OGM como la soya SRR?

Si consideramos el uso insubstituible de fertilizantes, de herbicidas (glifosato) y de insecticidas, todos ellos sintéticos, insumos que causan mortandad masiva de invertebrados - microorganismos, lombrices e insectos - y de plantas, el desorden generado (entropía) se expresa en un denominador infinitamente grande en relación con el numerador de la fracción, indicando un éxito evolutivo igual a cero (0) y yendo más allá, habría que asignarle magnitudes negativas, menores a cero, si tenemos presentes las cifras comparativas, en materia de eficiencia energética, entre la industria alimentaria transnacional y la agricultura amazónica tradicional (10-100 cal. para producir 1 cal. y 1 cal. para producir 15 cal. respectivamente o más; ver más atrás 'Petróleo a cambio de alimentos')

En este aspecto, es posible clasificar a la soya transgénica SRR y otros cultivos similares como especie 'oportunística'. Los biólogos definen como oportunístico al microorganismo que causa una enfermedad bajo determinadas condiciones, como en el caso de una persona u otro ser vivo cuyo sistema inmunológico se halle debilitado. En general, puede definirse cualesquiera especie como oportunística; si esa especie prospera a expensas de un volumen considerable de contaminación (alteración) o destrucción de hábitats o mortandad masiva de seres vivos, obteniendo provecho sin integrar como retorno, como decompositor, proceso alguno de sinergía interespecies, es decir sin ser capaz de aprovechar la energía y estructuras (plantas, animales y circulación y descomposición de biomasa), sin menoscabar la diversidad biológica existente. Una especie es oportunística, si no cumple ninguna función ecológica. En esta categoría podría incluirse chulupis, vinchucas, roedores urbanos y...plantas alimenticias transgénicas. Estas formas de vida sacan provecho de una selección de hábitat, aunque sin una estructura especializada adaptativa que actúe, simplemente sacan ventaja de la imposiblidad de otros organismos de controlarlos en forma competitiva, debido a la catástrofe selectiva ocurrida, inducida por intervenciones exógenas. En cierta forma se asemejan a quienes se dedican al bandidaje y al saqueo luego de un terremoto o de un bombardeo aéreo-misilístico...

El falso dilema de la agroindustria: ¿Agrotóxicos o hambre?

Norman Borlaug, responsable de la creación, mediante mejoramiento genético, de las variedades de trigo enano y de arroz de alto rendimiento, quien ostenta como científico la paternidad de la 'Revolución Verde', afirmó categóricamente que, dejar de lado el uso de los plaguicidas organoclorados (conspicuos representantes de la 'docena maldita') implicaría una catástrofe de alcance mundial, pues los rendimientos agrícolas podrían descender hasta un 50%, situación que provocaría un aumento de cuatro a cinco veces en el precio de los alimentos básicos. Para este eminente científico, premiado con un Nobel de la Paz, es preferible soportar el envenenamiento químico en lugar de la hambruna. De todas formas, estos dos flagelos no son excluyentes el uno respecto del otro, y en la actualidad, coexisten en el mundo, cientos de millones de famélicos con decenas de miles de muertes al año de trabajadores agrícolas por envenenamiento, en su mayoría del Tercer Mundo. A esto hay que sumar millones de discapacitados con afecciones irreversibles (consumidores y también agricultores) inducidas por exposición a agrotóxicos o a ingestión prolongada en dosis mínimas como residuo en alimentos.

Es preciso recordar que el problema de la proliferación de plagas y enfermedades fungosas, se debe principalmente al uso de plaguicidas y fungicidas sintéticos. Como dato ilustrativo mencionaremos que en los EEUU, en 1945, las pérdidas ocasionadas a la agricultura por insectos era el 7% del total sembrado. A partir del uso masivo de agrotóxicos implantado en el contexto de la 'Revolución Verde', las pérdidas aumentaron de manera sensible. Para 1989 éstas casi se habían duplicado, alcanzando un 13% de la siembra, sin embargo, el uso de plaguicidas había sido incrementado durante el mismo período en diez (10) veces el volumen correspondiente a 1945, nada menos que ¡¡un 1.000%!!. Por otra parte, la mitad de las 500 especies de insectos que causaban pérdidas (estimadas en 1989) calculadas en unos U$S 2.000 millones desarrolló resistencia a los plaguicidas. Dado que el incremento en el uso de agrotóxicos había llegado a límites intolerables, la estrategia industrial se orientó a desarrollar plantas capaces de producir toxinas o resistentes a herbicidas. Esta es una de las razones de mayor peso que impulsa el recurso a la manipulación genética. Es indudable que el rotundo fracaso de la Revolución Verde es la causa eficiente en pro de la ingeniería genética en la agricultura. Con todo derecho puede llamarse a ésta con el nombre de Segunda Revolución Verde. Sus efectos destructivos en relación con la primera guardan una relación análoga a la existente entre las bombas atómicas de uranio o plutonio (Hiroshima y Nagasaki) y la bomba nuclear de hidrógeno.

Ni hambrunas ni venenos, control biológico

Existe un criterio universalmente aceptado en el ámbito de la ciencia. Este criterio puede enunciarse así: el requisito esencial para considerar como científica alguna declaración o afirmación, o en general, toda proposición enunciativa, es su verificabilidad; es decir, la posibilidad de ser contrastada o sometida a prueba. El problema para verificar la verdad o la falsedad de la hipótesis planteada por el Dr. Borlaug resulta obvio: suprimir el uso de esas armas químicas en la agricultura y aguardar hasta ver qué sucede...si es que la anunciada hambruna lo permite.

Hillary Putnam, filósofo y matemático de Harvard, en un fecundo artículo dedicado a reflexiones epistemológicas, advierte que 'el genio de un científico, con mucha frecuencia, reside precisamente en hallar una manera de someter a prueba una afirmación que no parecía verificable en ningún sentido'. Pues bien, fuimos testigos, en Bolivia, de un hecho de esta naturaleza. Dicho de otro modo, la posibilidad de comprobar las afirmaciones del Dr. Borlaug, es decir, aprender de los errores sin caer en el dilema mortal de la Escila del envenenamiento colectivo, que mutó por transgénesis desde lo químico hacia lo genético, y de la Caribdis de la hambruna universal.

Desde 1996, en los valles cruceños, viene aplicándose con rotundo y creciente éxito el control de plagas y de enfermedades agrícolas mediante microorganismos entomopatógenos (4 hongos y 1 nemátodo). Mediante el empleo de esta tecnología puede protegerse con efectividad casi absoluta, a un costo irrisorio, y sin impactos ambientales y sin daños a la salud de productores y consumidores, una variedad de cultivos (40) contra el ataque de 32 plagas y 7 enfermedades fungosas. Estos microorganismos nativos habitan los suelos de nuestro país, y su utilización se logró merced a una transferencia de tecnología creada en el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria de La Habana, (CENSA), Cuba. Esta innovación es auténticamente revolucionaria y torna prescindibles y redundantes todas las peripecias de la ingeniería genética y los riesgos que ésta engendra. En una entrevista que nos concedió en agosto de 1998 (aún inédita), el Dr. Benedicto Martínez, micólogo jefe de la División de Protección de Plantas del CENSA y principal responsable de la introducción de este método de control biológico entre nosotros, emitió un revelador diagnóstico que desde entonces hemos reiterado hasta el aburrimiento: Dijo el Dr. Martínez que 'la biodiversidad existente en Bolivia y muy especialmente en agentes de control de plagas y enfermedades en los cultivos, hace que Bolivia sea una futura potencia en la exportación de biorreguladores (nombre técnico de estos plaguicidas y fungicidas biológicos), ya que este país presenta, al mismo tiempo, variabilidad en los agroecosistemas, lo cual permite responder a problemas en los ambientes de muchos países con soluciones válidas'. Las 'soluciones válidas' son alternativas dependientes de recursos locales, cuya implementación y adaptación son accesibles a los productores sin exclusiones de ninguna clase, y que han verificado hasta el presente resultados exitosos que tornan superflua e innecesaria la opción por los cultivos de OGM.

El fin de la ciencia

En épocas como la nuestra, que algunos signan como fin de la historia, o de las ideologías, allá ellos; ante la apertura de la caja de pandora genética, puede que sí sea el final de la cultura y de la civilización tal como la hemos conocido e imaginado hasta ahora. Por motivos explicados más atrás, recurrimos otra vez a una voz aliada de la globalización y la abolición de todas las barreras culturales. En otras reflexiones en torno a la evolución del conocimiento científico, Karl Popper sostenía que 'La historia de la ciencia, al igual que la historia de todas las ideas humanas, es una historia de sueños irresponsables, de obstinación, y de errores. No obstante, la ciencia es una de las muy escasas actividades humanas - quizás la única - en la cual los errores son sistemáticamente criticados y corregidos en el tiempo, con razonable frecuencia. Esta es la razón por la que podemos decir que, en la ciencia, a menudo aprendemos de nuestros errores, y por la que podemos hablar en forma clara y consciente acerca de progresos en ella. En muchos otros campos de emprendimientos humanos hay cambio, pero raramente hay progreso (a excepción de que adoptemos una concepción estrecha de nuestras posibles metas en la vida); pues casi toda ganancia se compensa, o más que se compensa, por alguna pérdida. Y en muchos terrenos no sabemos aún como evaluar los cambios.

Sin embargo, tenemos dentro del campo de la ciencia un criterio de progreso (itálicas del autor): aún antes que una teoría hubiese estado sometida alguna vez a una prueba empírica, puede que seamos capaces de decir, bajo la condición de que pase ciertos tests específicos, si sería o no una mejora en relación con otras teorías con las que nos hallamos familiarizados. (...)

Para ponerlo en otras palabras, postulo que nosotros sabemos (itálicas del autor) cómo qué cosa debe ser una buena teoría científica, y - aún antes de haber sido probada - qué clase de teoría sería mejor aún, a condición de que supere ciertas pruebas cruciales. Y es este conocimiento (meta-científico) lo que hace posible hablar de progreso en ciencia, y de elección racional entre teorías. (Truth, Rationality, and the Growth of Knowledge).

Lecciones olvidadas

Cerramos estas largas páginas con una rememoración admonitoria; dado que evocaremos dos hechos reales, tragedias catastróficas de esa 'historia de sueños irresponsables, de obstinación y de errores'. En esta historia, los errores cometidos no han sido aún corregidos, a pesar del hecho de ser producto (no deseado) del 'progreso científico', progreso cifrado en grandes avances del conocimiento humano, avance visto desde el punto de vista iluminista-positivista. Nos referimos concretamente a las teorías copernicana y galileana con relación a la mecánica celeste.

El cardenal Roberto Bellarmino S.J., científico contemporáneo de Galileo Galilei, sostenía que la teoría astronómica heliocéntrica de Copérnico tenía un alcance menor del que podría pensarse. Proponía comprenderla como un ingenioso artificio heurístico, ideado para aplicaciones en sistemas de navegación marítima y otras clases de cálculos celestes, orientados con fines utilitarios. Estaba en lo cierto Bellarmino. Fueron precisamente los 'adelantos' científicos, la navegación orientada por estrellas y la balística (cálculo celeste utilitario), instrumentos fundamentales para la expansión europea de los siglos XV al XVII, en el 'Nuevo Mundo' y otras regiones del globo. Sin embargo, estos adelantos no eran resultado de 'una mejora' en relación con otras teorías, por cuanto el criterio de bondad comenzó, a partir de entonces, a ser suplantado por el criterio de utilidad. Ciertamente, no puede decirse que el desarrollo de la artillería militar haya traído beneficios a la humanidad, aun siendo una opción mejor que otras para emprendimientos de conquista y pillaje. Pero en este caso, al ceder el criterio de bondad, arrastra consigo al de racionalidad: el pragmatismo a ultranza anula la elección racional entre teorías. Fin del progreso en la ciencia, en tanto ciencia: desde aquí en más su función se tornará progresivamente 'ideológica' hasta nuestro presente, en el que desempeña un rol determinante en la toma de decisiones políticas, disimulado bajo el manto ficticio de la neutralidad. Y es precisamente la comprensión utilitaria de la ciencia, en la cual Popper basa su epistemología en tanto fin de la ciencia (meta) lo que conduce al fin de la ciencia (final histórico) como actividad colectiva de acumulación de mejoras en el conocimiento destinadas al bien común, a la de instrumento de materialización de intereses particulares.

Conviene tener presente el daño ocasionado por la introducción de microorganismos exóticos, o por la degradación de ecosistemas causada por la implementación de técnicas productivas inapropiadas. Ejemplo de lo primero, la enorme mortandad en América de indígenas a causa de la viruela o la gripe. De lo segundo, el cambio de comportamiento del hongo Phytophtora infestans, originario del valle del Toluca, México. Este hongo pasó de ser un inofensivo habitante del bosque tropical, a una pesadilla para los productores de papa, pues causa la enfermedad conocida como tizón tardío de la papa. De la reproducción clonal, pasó por mutación a la reproducción sexuada, lo cual le permitió responder con mayor eficiencia a la presión selectiva debida al uso de fungicidas. Recientemente devino enfermedad para el tomate y se ha vuelto resistente a todos los fungicidas sintéticos conocidos. El millón y medio de irlandeses que pereció por inanición en 1845, luego de un brote masivo de tizón tardío, fue víctima indirecta de la tala de bosques practicada por Hernán Cortés y sus sucesores, con el fin de sembrar monocultivos. ¿Aprenderemos esta vez de los errores de la ciencia? Creemos que esta vez, como se ha repetido a lo largo de estas páginas, esta vía no es posible, de modo que en esta ocasión, el único remedio es la prevención. A propósito de estas cuestiones es que Pierre Menard - según nos lo relata Borges - escribió en su Quijote apócrifo, exactamente en la primera parte, noveno capítulo la siguiente enumeración: ...la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir.

Referencias citadas:
Harris Marvin, 'La burbuja industrial' en Caníbales y reyes. Los orígenes de las culturas, Alianza Editorial, Madrid, novena reimpresión, 1997 pp.256-257.
Gaceta Oficial de Bolivia, Decreto Supremo N° 10.283, (reglamento sobre sanidad vegetal e importación, distribución y uso de insumos agrícolas) del 30 de mayo de 1972, pp. 15.265-15.292.
Popper Karl R., 'The Logic and Biology of Discovery.' en 'Epistemology Without a Knowing Subject' en Objective Knowledge. An Evolutionary Approach. Oxford University Press, Revisted Edition, 1983 p142. e Ibidem, pp. 144-145.
Popper Karl R., 'Of Clouds and Clocks, XVIII', en Objective Knowledge. An Evolutionary Approach, Oxford University Press, Edición revisada, 1983 pp.242-243.
Popper Karl R., 'Truth, Rationality, and the Growth of Knowledge' en Conjectures and Refutations. The Growth of Scientific Knowledge, Routledge and Kegan Paul, Londres, cuarta edición, reimpresa en 198 pp.216-217.
Putnam, Hillary, 'Literature, Science and Reflection' en Meaning and the Moral Sciencies, Routledge & Kegan Paul, Londres, 1978, p.90.
Sayre Kenneth, 'Evolutionary Progress' en Cybernetics and the Philosophy of Mind, Routledge and Kegan Paul, Londres, 1976, p.116.
Tygier Claudio, Problemas emergentes en la utilización de organismos transgénicos en la agricultura, en Los cultivos transgénicos: Algunas reflexiones sobre su uso y su consumo, Agruco, Serie: T'UJURINA/AMUYKIPASIÑANI - REFLEXION - UMSS, Cochabamba, enero del 2000 p. 28.
Referencias informativas generales:
Greenpeace USA Homepage, Health Hazards of Genetically-Manipulated Foods, http://www.soyinfo.com/haz/gehaz.shtml
Le Monde Diplomatique, edición boliviana, los artículos que siguen a continuación:
Backwell, Benjamin y Stefanoni, Pablo 'El negocio del hambre en Argentina', febrero del 2003, pp.32/33.
Cassen, Bernard, 'Al servicio de la industria', febrero del 2003, p.34.
George, Susan, 'Nadie quierer los OGM, salvo los industriales', abril del 2003, pp.30/31.
Giarracca, Norma, 'Radiografía del capitalismo agrario', mayo del 2003, p.11.
Berthelot, Jacques, 'Las tres aberraciones de las políticas agrícolas', septiembre del 2003, pp.22/23.
Pengue, Walter Alberto, 'Mirar hacia el mercado interno', octubre del 2003, pp.10/11.
Morán Emilio F., La ecología humana de los pueblos de la Amazonía, Fondo de Cultura Económica, México, primera edición en castellano, 1993.
Mooney, Pat Roy, Development Dialogue. The Parts of Life. AGricultural Biodiversity, Indigenous
Knowledge, and the Role of the Third System, The Dag Hammarskjöld Centre, Uppsala, Suecia, 1997.
Shiva, Vandana, Biopiracy. The Plunder of Nature and Knowledge. South End Press, Boston, Massachusetts, 1997.
The Ecologist, Anothet Day Older and Deeper in Debt: The Politics of Industrial Agriculture, Dorset, Reino Unido,1992.
The Ecologist, Food Insecurity. Who gets to eat?, Vol. 26, N°6, Dorset, Reino Unido, noviembre/diciembre de 1996.



 Claudio Tygier es periodista-investigador y traductor. Premio nacional de periodismo científico 1997, miembro correspondiente del Center for Amazonian Literature and Culture, CALC, Smith College, Northampton, Massachusetts, EEUU.