Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2881 al 2900 
AsuntoAutor
328/04 - COLOQUIO Humboldt
329/04 - Problemas Humboldt
330/04 - Soberbia Humboldt
331/04 - Presas y Humboldt
332/04 - Sobre el Humboldt
337704 - Soberbia Humboldt
333/04 - Guillermo Humboldt
338/04 - ¿Por qué Humboldt
336/04 - El presen Humboldt
335/04 - El caráct Humboldt
334/04 - "La retir Humboldt
339/04 - MAESTRÍA Humboldt
340/04 - Las lecci Humboldt
341/04 - Soberbia Humboldt
342/04 - Seminario Humboldt
343/04 - Seminario Humboldt
344/04 - Marcha Mu Humboldt
345/04 - Números Humboldt
346/04 - CONCURSO Humboldt
347/04 - Seminario Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3093     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 333/04 - Guillermo Calvo y el 'tipo de cambio'. Algo más sobre el default.
Fecha:Martes, 16 de Marzo, 2004  21:38:31 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

           
NCeHu 333/04
 

Argentina
 
NRNCeHu: el conocido Guillermo Calvo, ex asesor gubernamental, un economista de la 'ortodoxia', ensaya una propuesta de repago 'original': 'no hablemos tanto del superávit, ni de los porcentajes de la deuda a honrar; mejor abaratemos fiscalmente la consecución de los dólares'. Todo un 'tributo' a la honradez - y a la buena fe- intelectual.
Notas relacionadas: NCeHu 140,148,150,152,221,222.
 
 "Muchos creen que no se puede pagar el 25% de la deuda con un superávit del 3%; eso es verdad con este tipo de cambio y hay que dejarlo ir"
 

 
Entrevista con el economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo
Calvo pidió revaluar el peso para negociar mejor la deuda
 

Se puede pagar con un superávit del 3%, pero con un tipo de cambio más bajo, dijo

  • Afirmó que el BCRA debería intervenir menos
  • Consideró que, sin arreglo con los bonistas, la reactivación termina
  • Admitió confusión en el FMI

     
  • El Gobierno debería permitir que el tipo de cambio real (la relación del peso con el dólar, descontada la inflación) se aprecie en el mediano plazo para demostrar que puede pagar la deuda con un superávit primario del 3% del PBI, según el economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Guillermo Calvo.

    Calvo, que dejará su puesto a fin de mayo para regresar a la Universidad de Maryland, dijo a LA NACION en una entrevista telefónica desde Washington que la recuperación económica actual es menor que la experimentada por el país en crisis previas, y consideró que el crecimiento "tiene patas cortas" si no se llega a un arreglo con los tenedores de bonos.

    - ¿Hubo vencedores y vencidos en la negociación con el FMI?

    -No lo veo en esos términos. Se trata de una cuestión de países soberanos y acreedores, reunidos en el G-7, que negocian con la Argentina a través del Fondo Monetario y que expresan la frustración de mucha gente. Pero se trata de una cuestión compleja, sin vencedores ni vencidos. En realidad, hay que darles argumentos a los miembros del G-7 para que entiendan que la propuesta argentina es razonable; porque muchos tienen problemas para entender qué pasa. Mi impresión es que los europeos tenían una actitud bastante negativa y el FMI actuó como un broker entre los bonistas y la Argentina.

    -¿El Fondo está confundido?

    -Sí, quiere por un lado que no se caiga el acuerdo, pero por el otro lado no podrá convencer al G-7 si no hay muestras de buena fe.

    Fe subjetiva

    -¿Y la cuestión de la buena fe?

    -Resulta muy subjetiva, y cada uno la revisa a su conveniencia. Ese término ha complicado las cosas, aunque hay ciertas cosas que son objetivas: me parece bien que la Argentina quiera pagar lo menos posible, tomando en cuenta los costos de no pagar todo; y el otro lado quiere cobrar lo más posible. Esto es como un accidente de tráfico donde no hay policía: los dos conductores van a decir que la culpa la tuvo el otro. Por eso hubiera sido mejor la propuesta de quiebras internacionales que propuso en su momento Anne Krueger.

    -¿Qué incentivo tiene el Gobierno para renegociar?

    -Hasta ahora a la Argentina le va muy bien, porque se está reconstituyendo el sistema monetario debido a una mayor liquidez, aunque por cierto el país se está recuperando más lento que en otras crisis y que otros países. Además, la recuperación tiene patas cortas: si a fin de año no se mantiene y no hay confianza, se termina. Así que hay que llegar a un acuerdo más o menos definitivo en materia de la deuda.

    -¿Se puede lograr?

    -Es importante que la Argentina tome la iniciativa; es necesario que negocie en una mesa para aclarar en qué se basa el 25% que quiere pagar el país. Wall Street piensa que en realidad se trata de un 10%. Un superávit fiscal del 3% del PBI no alcanza para pagar un 25% con un tipo de cambio tan depreciado como el actual; si el tipo de cambio real se apreciara sustancialmente, el 3% de superávit cierra. No es realista pensar que este nivel cambiario se mantenga.

    -Hay muchos sectores que no van a querer que se aprecie.

    -Sí, pero la industria ya está en niveles de 2001. Por eso hay que poner el tema del tipo de cambio real sobre la mesa de la negociación de la deuda. Si no se hace nada al respecto, cuando se discutan la tarifas y los salarios, el ajuste cambiario se va a ir por el lado inflacionario.

    -¿Qué debe hacer el Gobierno?

    -La estrategia actual del Gobierno es buena, pero en algún momento hay que repensarla, porque muchos de los que hablan de falta de buena fe creen que el 3% no alcanza para pagar el 25%, y con este tipo de cambio eso es verdad. Si uno lo dejara ir, tal vez se daría cuenta de que la Argentina vale mucho más.

    -¿Recomendaría, entonces, una menor intervención del Banco Central?

    -Puede ser; tal vez no ahora, pero sí cuando haya más empleo. No sé si los acreedores piensan en esto. Wall Street no es nada sofisticado: ven que la Argentina vale poco hoy. Lo mismo hicieron en 1998, cuando pensaban lo contrario y creían que el país tenía una deuda sostenible.

    -¿Estados Unidos está más reticente a apoyar al país?

    -En realidad, está muy preocupado en otras cuestiones. A veces parece que la Argentina se queja con mucha fuerza contra los organismos multilaterales y eso complica a quien intenta acercar a las dos partes. No es un crimen tratar de cobrar lo que se prestó y decir que la culpa es toda de allá. Eso desconcierta.

    -¿Existe algún ánimo para otorgar una ayuda externa?

    -Si la Argentina toma una postura más amigable, se puede analizar. Hasta el momento, la Argentina consiguió lo mejor que podía: el acuerdo con el FMI.

    -¿Alguno de los bancos multilaterales puede prestar su ayuda?

    -Es una decisión que en realidad le corresponde al G-7, pero la Argentina debe mostrar voluntad.

     Martín Kanenguiser


    Fuente: diario La Nación, de Buenos Aires, Argentina; 15 de marzo de 2004.