Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2841 al 2860 
AsuntoAutor
295/04- Soja y emi Humboldt
296/04 - La desest Humboldt
297/04 - Simpósio Humboldt
298/04 - Conferenc Humboldt
RES: NoticiasdelCe Vânia
305/04 - Acerca de Humboldt
302/04 - ARANCELES Humboldt
307/04 - El Día de Humboldt
304/04 - Cátedra d Humboldt
306/04 - Hoy somos Humboldt
303/04 - FICHA DE Humboldt
300/04 - Día Inter Humboldt
301/04 - Calidad d Humboldt
299/04 - Saludos a Humboldt
308/04 - ¿Gobernar Humboldt
Re: NoticiasdelCeH Gerusa
312/04 - El mayor Humboldt
311/04 - Mercado Humboldt
310/04 - Los trene Humboldt
309/04 - "Soberaní Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3058     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 305/04 - Acerca de Domitila y de la Cátedra de Geogr afía de América Latina
Fecha:Lunes, 8 de Marzo, 2004  19:01:56 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 305/04
 

 Acerca de Domitila y de la Cátedra de Geografía de América Latina

 

Contaba Domitila, en un libro ya añoso por el tiempo, como era el día-cotidiano de la mujer minera y dirigente social,  decía en esas páginas:

 

“...mi jornada  empieza a las cuatro de la mañana,  especialmente cuando mi compañero está en la primera punta.  Entonces le preparo su desayuno. Luego hay que preparar las salteñas, porque yo hago como cien salteñas  cada día y las vendo en la calle. Hago este trabajo para completar lo que falta al salario de mi compañero para satisfacer a las necesidades del hogar... desde las 4 de la mañana hago las salteñas, mientras doy de comer a los chicos. Los chicos me ayudan, pelan papas, zanahorias hacen la masa...  Luego hay que alistar  a los que van a la escuela por la mañana. Luego lavar  la ropa que dejé enjuagada  en la víspera....  A las 8 salgo a vender.  Los chicos que van a la escuela por la tarde me ayudan. Hay que ir a la pulpería y traer los artículos de primera necesidad...  al medio día tiene que estar listo el almuerzo, porque otros chicos tienen que ir a la escuela...en la tarde hay que lavar ropa...también hay que corregir las tareas de los chicos...el trabajo del Comité es diario. Hay que darle siquiera dos horas por día. Es un trabajo totalmente voluntario...  Las demás cosas hay que hacerlas de noche”.

 

            Así era la vida de Domitila Barrios de Chungará.  La enfrentaba trabajando para sobrevivir con dignidad y coordinarse con la Central Obrera Boliviana para producir el cambio social, convencida que este debía conducir al socialismo. Por eso, en el último Encuentro von Humboldt, llevado a cabo en Neuquén, me llamó la atención la referencia a Domitila, pensé que esa era ya una historia de otro-tiempo, de ese-tiempo que hoy día algunos recuerdan con nostalgia, muchos con temor, y que otros prefieren olvidar, por cuanto estaba en juego la transformación de América Latina. 

 

Domitila Barrios es uno de los tantos personajes que hacen la historia de Nuestra América.

 

Nacida el 7 de mayo de 1937, vivió los rigores de la pobreza y los imponderables de la actividad política y social.  En ese contexto fue duramente reprimida en 1965.  Dos años más tarde fue acusada de haber actuado como enlace de la guerrilla del comandante Guevara.  Esa fue la oportunidad del primer encuentro con chilenos que se habían dirigido  al país andino con un mensaje de solidaridad para la dirigente política Loyola Guzmán, también acusada de pertenecer a las filas del comandante guerrillero.  En estas circunstancias, Domitila perdió un hijo producto de la tortura y, no obstante, el duro momento vivido, fiel a una ética y a una concepción política, levantó una enérgica crítica política al mítico guerrillero.

 

Domitila Barrios de Chungará tuvo 7 hijos y fue representante del Comité de Amas de Casa de Siglo XX, el famoso campamento minero boliviano, allí donde todas las viviendas eran de la empresa transcurrió su vida, una vida dura, dedicada a la lucha política y social, constante batallar que le condujo en 1975 a ocupar protagónicamente la Tribuna del Año Internacional de la Mujer en México, tenía ya 37 años, subrayo esto, porque el promedio de vida en aquellos pagos, en ese entonces, no pasaba de los 35... me pregunto estará viva aún?, dónde la habrá arrojado la nueva vorágine que arrasó a nuestra América?.

Si ya ha fallecido es como diría B. Brecht, era una de los imprescindibles; en ese caso, permítanme un recuerdo emocionado.  Si está viva, la fundación de esta cátedra puede ser el momento para recobrar la memoria histórica y proyectar el futuro.

 

Pero no es todo.  En 1973, en palabras de Domitila... “cuando fue derrocado Allende protestamos por lo que el pueblo chileno sufría.  Y mire que nosotros que tenemos este problema de que los chilenos nos han quitado nuestra salida al mar.  Señalo esto frente a esta Tribuna por dos razones; primero, para agradecer, aunque haya pasado el tiempo ese gesto solidario; y en segundo lugar, para señalar que en medio de un ambiente chauvinista, somos muchos los chilenos que estamos dispuesto a solucionar el problema de la mediterraneidad al que se refirió Domitila. 

 

En fin, estimados amigos, permítanme agradecer la delicadeza para hacer posible esta pequeña ponencia en torno a una mujer admirable.

 

Dr. Patricio Quiroga

Santiago de Chile, marzo de 2004