Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2741 al 2760 
AsuntoAutor
201/04 - "Repensa Humboldt
200/04 - El otoño Humboldt
199/04 - La búsque Humboldt
202/04 - "La fuerz Humboldt
206/04 - Alain Tou Humboldt
205/04 - Haití, fe Humboldt
204/04 - La 'lecci Humboldt
203/04 - Brasil, s Humboldt
207/04 - La Repúbl Humboldt
208/04 - Informe d Humboldt
209/04 - Crecimien Humboldt
210/04 - La histor Humboldt
212/04 - XIV ENCUE Humboldt
211/04 - Quadro ge Humboldt
217/04 - Tipos de Humboldt
213/04 - Destrucci Humboldt
Sobre 215 y 216/04 Humboldt
216/04 - CULTIVOS Humboldt
215/04 - HACIA UN Humboldt
Re: NoticiasdelCeH Flavio A
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2949     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 202/04 - "La fuerza gravitacional" (China)
Fecha:Martes, 17 de Febrero, 2004  12:43:02 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 202/04
 
NRCeHu: Mucho se habla sobre una reconfiguración de la economía internacional, girando alrededor del Este de Asia. Esta nota (16/2/04) reúne una serie de elementos descriptivos valiosos que alcanzan a vislumbrar algunos rasgos de esta nueva Geografía Económica: características, alcances, consecuencias.
 

China, buscando ascender en la cadena de producción, pone la mira en la tecnología

Empieza a ganar terreno en la fabricación de semiconductores

                                                                                                                                                Jason Dean
                                                                                                                                                 The Wall Street Journal

                


PEKÍN — En un amplio terreno en las afueras de Pekín, Richard Chang está tratando de construir una de las fábricas de semiconductores más avanzadas del mundo.

Cuando la planta empiece a producir este año, ingenieros cubiertos de pies a cabeza por trajes protectores operarán máquinas que cuestan millones en habitaciones sin polvo, para grabar circuitos en placas de silicio.

Si se compara con las empresas de semiconductores en otros países, "somos aún muy pequeños y no tan fuertes", dice Chang, veterano de la industria que gestionó una fabricante de semiconductores taiwanesa antes de fundar Semiconductor Manufacturing International Corp. (SMIC), con sede en Shanghai, en 2000. "Pero tenemos una fuerte voluntad de actualizarnos lo más pronto posible".

Los esfuerzos de Chang lo ponen al frente de una nueva e importante parte de la economía en China. Después de haber acaparado una buena parte de la fabricación de baja tecnología del mundo, el gigante asiático está empezando a ganar terreno en el avanzado negocio de la fabricación de chips. Un grupo de fabricantes nuevos, muchos respaldados por inversionistas extranjeros y dirigidos por ejecutivos taiwaneses, están invadiendo el país y empezando a crear las bases de un sector doméstico de alta tecnología.

Pekín, que pasó décadas tratando, sin mucho éxito, de levantar un sector tecnológico mediante la planificación centralizada, ha dado la bienvenida a la experiencia de los ejecutivos e inversionistas extranjeros, incluso en medio de la creciente tensión entre China y Taiwan en torno a la independencia de la isla. En los últimos años, China también ha empezado a seguir el ejemplo de Taiwan al ofrecer alivios tributarios y otros incentivos para animar a los inversionistas a ingresar a su industria de chips.

El gobierno chino espera que una industria local de semiconductores libere al país de la dependencia de la costosa tecnología extranjera y algún día pueda convertirse en rival de empresas de Estados Unidos y otras economías avanzadas.

"Ya fabricamos muchas de las computadoras y teléfonos celulares del mundo", dice Xu Xiaotian, funcionario del Ministerio de la Industria de la Información de China que encabeza la Asociación de la Industria de Semiconductores del país. "Esto será también una realidad en el sector de los semiconductores".

Negocios más avanzados

Una próspera industria de semiconductores podría reconfigurar la economía china. La mayor parte del auge económico del país ha sido impulsado por mano de obra de bajo costo. La fabricación de chips, una de las industrias más intensivas en capital del mundo, podría ayudar a impulsar negocios aún más avanzados, como el diseño de chips, y a desarrollar una valiosa propiedad intelectual doméstica. La fabricación de chips fue elemental en la creación de Japón como una potencia tecnológica y, más recientemente, los fabricantes de chips en Taiwan ayudaron a crear una próspera industria de diseño de semiconductores en la isla.

En los últimos tres años, los inversionistas inyectaron cerca de US$10.000 millones en las empresas de chips en China, el triple de lo que fue gastado por el gobierno chino e inversionistas extranjeros durante las tres décadas anteriores, de acuerdo con funcionarios en Pekín. Otros US$5.000 millones adicionales en inversión fueron prometidos durante ese período. En total, unas 19 plantas están operando o lo estarán en los próximos años, la mayoría manejadas por taiwaneses, de acuerdo con la Asociación de la Industria de Semiconductores de EE.UU.

La fábrica de Chang en Pekín es la última etapa en su campaña para transformar su empresa, a casi cuatro años de fundada, en la primera compañía china de semiconductores de clase mundial. Chang ya ha construido tres líneas de producción menos avanzadas en Shanghai, que hacen chips de memoria para computadoras así como chips para productos como televisores. Su empresa ha firmado acuerdos de ventas y tecnología con gigantes de semiconductores globales incluyendo la alemana Infineon Technologies AG y la japonesa Toshiba Corp.

SMIC ha recaudado más de US$1.800 millones de inversionistas incluyendo a Goldman Sachs, más US$765 millones adicionales en préstamos de bancos chinos. En octubre, firmó un acuerdo con Motorola Inc. para comprar la planta de chips de la empresa estadounidense en la ciudad de Tianjin, una de las inversiones estadounidenses más prominentes hechas en China hasta ahora. Motorola asumió una participación de capital como parte del acuerdo, lo que la convirtió en el segundo mayor accionista de SMIC, después de Shanghai Industrial Holdings Ltd., propiedad del gobierno de Shanghai.

China tiene aún mucho camino por recorrer antes de convertirse en un protagonista en la industria de chips. La mayoría de los analistas piensan que la industria de China sigue rezagada una década o más frente a la de Taiwan, que ya produce cerca de la quinta parte de los chips de memoria del mundo, goza de una creciente industria de diseño de semiconductores y domina el sector de producción de chips a la medida. Otros países como Malasia y Singapur han tratado de expandir en el pasado sus industrias de chips, pero los resultados han sido poco alentadores.

La participación de China en la capacidad global de fabricación de chips fue de un 4% el año pasado, frente al 18% de América del Norte, de acuerdo con la empresa de investigación iSuppli Corp., de California. China aún importa cerca del 80% de los semiconductores que necesita para sus fábricas y consumidores. La mayor parte de sus actuales plantas de semiconductores fabrican chips obsoletos para electrodomésticos poco sofisticados, y las empresas chinas poseen pocas patentes valiosas u otras propiedades intelectuales. Incluso SMIC, la empresa de chips más avanzada de China, se apoya en sus socios extranjeros para casi toda su tecnoloía sofisticada, lo cual dificultaría su competencia con rivales más grandes en Taiwan.

Aún así, el pujante sector de chips de China está causando nerviosismo entre ejecutivos extranjeros de la industria y funcionarios gubernamentales que temen una pérdida eventual de una industria estratégica. Algunos críticos aseguran que algunos de los incentivos de Pekín en el sector son injustos, debido a que favorecen operaciones domésticas sobre productores extranjeros, lo cual va contra los principios de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Por ejemplo, China ofrece reembolsar hasta 14 puntos porcentuales de su impuesto al valor agregado de 17% para semiconductores diseñados y hechos localmente.

Fuerza gravitacional

La Asociación de la Industria de Semiconductores de EE.UU. advirtió en un informe de octubre que "la creciente fuerza gravitacional" de China, podría terminar por atraer el suficiente capital y talento humano para derrocar a EE.UU. de su posición líder en la industria, lo cual podría convertirse en un gran problema, dada la importancia estratégica de la industria.

Entre tanto, algunos en Taiwan temen que sus propios ejecutivos estén ayudando a fortalecer al rival de la isla. El ex presidente Lee Teng-hui dijo en un discurso en diciembre que los taiwaneses no deberían invertir en operaciones de semiconductores de China debido a que sus chips podrían ser usados en misiles dirigidos a la isla. De hecho, hasta abril de 2002, Taiwan tenía prohibido a sus empresas invertir en la industria de chips de China, y continua fijando estrictos límites sobre éstas. Hasta ahora, sólo un importante fabricante de chips, Taiwan Semiconductor, ha obtenido la aprobación preliminar para invertir en China.

Pero el gigante asiático ha hecho parecer tan atractivo el negocio de chips que muchos ejecutivos simplemente dejan Taiwan para empezar de nuevo en China. Cientos de ejecutivos e ingenieros del sector de semiconductores taiwanés han respondido encantados la llamada laboral de empresas como SMIC. Cerca de un cuarto de los actuales 4.000 empleados de SMIC son extranjeros, principalmente de Taiwan y EE.UU. Bajo las luces brillantes de las habitaciones esterilizadas de la planta de SMIC, trabajan al lado de recién graduados de programas de ingeniería local. Para posiciones de menor rango, como operadores de equipo, Chang ha viajado a poblados rurales en las provincias occidentales de China para contratar y capacitar nuevos empleados.

Cuando Chang fundó SMIC, las leyes taiwanesas aún prohibían que las empresas domésticas invirtieran en el sector de chips de China. Pero Chang, que es ciudadano estadounidense y quien registró a SMIC en las Islas Caimán, encontró inversionistas dispuestos en otras partes, recaudando US$1.100 millones en septiembre de 2001 de un grupo que incluye a empresas estatales de China y Singapur. Cerca de la mitad de la financiación de SMIC provino de EE.UU.


Fuente : www.WSJ.COM/AMERICAS .