Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2701 al 2720 
AsuntoAutor
=?utf-8?Q?163/04_- Humboldt
164/04 - Valoració Humboldt
161/04 - Curso Int Humboldt
162/04 - VI Promoc Humboldt
166/04 - Geografía Humboldt
Re: NoticiasdelCeH Susana C
171/04 - AÑO DE LA Humboldt
170/04 - MAESTRÍA Humboldt
169/04 - " A confi Humboldt
168/04 - "Mercosul Humboldt
167/04 - Los últim Humboldt
165/04 - ' Ellos Humboldt
181/04 - QUINTAS J Humboldt
182/04 - Field Stu Humboldt
183/04 - Globaliza Humboldt
176/04 - Haití: su Humboldt
180/04 - La irrupc Humboldt
179/04 - La famili Humboldt
178/04 - Inmigraci Humboldt
177/04 - El desafí Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2891     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 147/04 - De Irak a México
Fecha:Domingo, 8 de Febrero, 2004  20:16:49 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 

NCeHu 147/04


                   ¡JP Morgan-Chase hipoteca el petróleo de Irak!

Las financieras trasnacionales se engullen al sistema bancario local
Similitudes en México

                                                                                                         Alfredo Jalife-Rahme


 

LOS DESMORALIZADOS SOLDADOS estadunidenses estacionados en Medio Oriente también se enteran de las noticias, y han entendido que la invasión anglosajona a Irak no representa ninguna guerra gloriosa para promover la democracia y los derechos humanos -cuando más se necesitan en el propio Estados Unidos, subyugado por la tríada orwelliana del Acta patriótica, la Seguridad del hogar y la Alerta de información total (TIA, por sus siglas en inglés)- sino que subsume la "guerra de Halliburton" y del circuito criminal mafioso de Wall Street para apoderarse de las riquezas petroleras de la antigua Mesopotamia.

MITCH JESERICH, DE CorpWatch (4 de febrero), deslumbra al dar a conocer uno de los planes maestros que tenían guardado las fuerzas de ocupación de Estados Unidos: los ministros del gobierno títere de Irak tienen la "oportunidad de pedir prestados miles de millones de dólares para comprar el tan necesitado equipo del aprovisionamiento exterior, pero solamente por medio de la hipoteca de los ingresos nacionales por conducto de JP Morgan-Chase, un banco trasnacional con sede en Nueva York". Las palabras clave son "hipoteca" y su autor JP Morgan-Chase.

DAVID CHAVERN, ALTO funcionario del Banco de Exportaciones e Importaciones de Estados Unidos, comentó ante los potenciales inversionistas en Irak que "los ingresos petroleros serán usados para sustentar las cartas de crédito del Banco Comercial de Irak". Pues sí: el petróleo constituirá la materia prima para fomentar la secuencia de negocios lucrativos de la banca y las empresas estadunidenses. Así, Estados Unidos impone sus propias reglas para pagarse a sí mismo, por medio de sus bancos estatales y privados, con la cobertura del petróleo de Irak: un clásico "lecho de Procusto", muy conocido en la mitológica Itaca, cuando el legendario ladrón arreglaba el robo y el lecho a su medida.

EL BANCO COMERCIAL de Irak fue formado inmediatamente después de la ocupación anglosajona para sustituir las garantías comerciales establecidas por el infame programa de "petróleo por alimentos" (que alcanzaron ingresos por 46 mil millones de dólares), decretado por Naciones Unidas en 1995 en el contexto de las sanciones contra el régimen de Hussein. Lo más interesante es que las garantías del siniestro Banco Comercial de Irak no son administradas por una agencia de la ONU sino por el segundo banco trasnacional de Estados Unidos, JP Morgan-Chase, además de la banca aliada trasnacional que avaló la invasión; es decir, si entendemos bien: ¡JP Morgan-Chase sustituyó a la ONU en Irak!

EN ESTE TENOR, Hussein al-Uziri, presidente del Banco Comercial de Irak "manejado por JP Morgan-Chase", como apunta Jeserich, anunció haber obtenido 2 mil 400 millones de dólares en garantías para exportaciones entre Irak y las compañías foráneas. La similitud es asombrosa entre el banquero pelele de los estadunidenses, Hussein al-Uziri, con el cómico cuan locuaz Héctor Rangel Domene, "presidente" del Consejo Coordinador Empresarial de México, quien se quedó sin banco (en realidad es un impostor y/o simulador, porque nunca fue propietario de Bancomer, sino el empleado burocrático de un segmento del Grupo Monterrey, que contó casualmente con el aval al momento de su compra por JP Morgan-Chase: una operación que realizó personalmente Salinas en Los Pinos), y que ahora es empleadito (literalmente) del inenarrable BBVA Bancomer subsidiado por la indigencia nacional para que vivan lujosamente los parásitos seudobanqueros.

MAREK BELKA, UN furibundo privatizador de lo ajeno y encargado de la "política económica" en el gobierno provisional nombrado por las fuerzas de ocupación, intenta persuadir con argumentos ya muy trillados sobre las bondades de la "reforma" bancaria: "El hecho de que ahora el Banco Comercial de Irak emita cartas de crédito facilitará a los iraquíes comprar bienes en una forma más civilizada y segura. También reducirá los costos". Jeserich pone en la palestra la opinión de los críticos: "las autoridades de ocupación y los bancos multinacionales estarían colocando grilletes al futuro gobierno iraquí con una cantidad desconocida de deuda". ¿Cuál es la novedad, si así tienen a 500 millones de latinoamericanos, secuestrados en el cautiverio financiero del neoliberalismo global?

NOMI PRINS, UN anterior banquero de inversiones que sabe de lo que habla (autor del libro por salir El dinero ajeno: el asalto corporativo de EU), comenta que "las cifras del petróleo de Irak son muy oscuras y secretas (...) y es con ese petróleo con lo que colateralizan muchas cosas. Se está apalancando el petróleo, cuyos ingresos no son transparentes". ¡Pero si de eso se trata! No hay que preocuparse: mañana conseguirán a buen precio, y con una buena campaña publicitaria, la rúbrica de la opaca Transparencia Internacional para (en)cubrir las formas democráticas de cómo la ocupación mejoró el "bienestar de la familia" iraquí.

DOS MESES DESPUES al establecimiento del Banco Comercial de Irak, el gobierno títere de las fuerzas de ocupación decretó la Orden 39: la apertura de todos los recursos de Irak a la posesión extranjera, con la excepción del petróleo, que va con dedicatoria especial a la petrocracia anglosajona. Jeserich pone el dedo en la llaga: "el arribo de JP Morgan-Chase sella la posible captura del sistema bancario iraquí por los bancos foráneos". Inmediatamente después de haber sido nombrado ministro de Finanzas, Kamel al-Gailani (el Zedillo iraquí) empezó las "reformas" del sistema bancario que permiten a las corporaciones trasnacionales poseer el ciento por ciento de los bancos de Irak: "primera vez desde 1950 que los bancos foráneos tienen acceso al sistema financiero iraquí, cuyo principal activo es la posesión de las segundas reservas de petróleo en el mundo". ¡Nada más! En un mínimo, las reservas oficiales de Irak, a valor presente del barril de petróleo (no se diga lo que viene del alza), pueden ser hipotecadas por un valor de más de 4 billones de dólares, es decir, casi siete veces el PIB de México y 40 por ciento del PIB de Estados Unidos. Si se asienta que las reservas oficiosas son cinco veces mayores a lo estimado ("La madre de todas las batallas"; The Times, 8 de abril de 2003), la hipoteca pudiera llegar a 18 billones de dólares, es decir: ¡30 veces el PIB de México, 1.8 veces el PIB de Estados Unidos, y un poco más de la mitad del PIB mundial! Así que bien le vale invertir 200 mil millones de dólares al equipo Bush en todo el operativo bélico iraquí, que ya empiezan a ser recuperados por la vía hipotecaria.

NOMI PRINS (Newsday, 2 de diciembre de 2003), quien vaticina un "Enron en Irak" -una técnica muy vista de la dupla Bush-Cheney, aun contra sus propios ciudadanos californianos-, puntualiza que "la posesión extranjera de los bancos iraquíes hará prácticamente imposible que los bancos locales participen en forjar una nueva economía". Es decir, el "nuevo Irak" no pertenece a los iraquíes. ¡Pues sí que es muy "nuevo"!

NO NOS DETENDREMOS a explorar los macabros antecedentes de JP Morgan-Chase y sus felonías crapulosas, las cuales, al unísono de Citigroup y HSBC (la banca británica que floreció con las dos "guerras del opio" en China), destellan una fétida estela de azufre en el linaje de los bancos de mayor criminalidad en la historia de la humanidad. Solamente rescataremos una frase muy suave (en relación con el conjunto) de Jeserich, quien se asusta demasiado, después de exponer la "manipulación de la contabilidad financiera" de Enron en la que participó alegremente JP Morgan-Chase en colusión con Citigroup (¡but of course!): "permitir que el sistema bancario de Irak sea controlado por un consorcio de corporaciones extranjeras, encabezadas por un banco con una historia de corrupción y colaboración con regímenes no democráticos (Nota: incluidas la banca nazi y hasta la trata de esclavos), no es un inicio positivo para calmar el escepticismo de la gente sobre los motivos por los que Estados Unidos se encuentra en Irak".

EL HECHO DE que en el consejo de administración de JP Morgan-Chase aparezcan Riley P. Bechtel (el mandamás de Bechtel Corp., que ha recibido suculentos contratos de "reconstrucción" en Irak), y Lee R. Raymond, el mandamás de la texana petrolera Exxon-Mobil, es más que normal cuando los negocios del petróleo, la banca y las armas son compartidos radialmente en el círculo de la plutocracia estadunidense. Que JP Morgan-Chase haya sido un generoso donante del ticket Bush-Cheney en la pasada elección bananera forma parte de la "normalidad" del sistema electoral corporativo de Estados Unidos, eminentemente antidemocrático en sus intenciones y actos.

YA HABRA TIEMPO de comentar y documentar la reciente megafusión de JP Morgan-Chase con Bank One Corp., destinada a ocultar sus cuantiosas pérdidas en su "cuentas invisibles" (off balance-sheet) en el mercado especulativo de los derivados en el paraíso fiscal (off-shore) de las islas Caimán. JP Morgan-Chase y el sistema financiero anglosajón pretenden en forma ilusa salvarse de sus quiebras "invisibles" por medio de la captura del petróleo ajeno, que ya empezaron a hipotecar con su papel financiero chatarra.

CONCLUSION: EN SU operación bidireccional, la globalización financiera requiere de materias primas para fomentar sus especulaciones. De allí que el sinergético binomio petróleo/banca constituya una las piedras de toque de su sistema por antonomasia depredador y embaucador. La grave vulnerabilidad del petróleo mexicano radica en que, pese a poseer pletóricas y retóricas reservas -que serían su activo operativo financiero para fomentar el desarrollo interno varado-, carece de un sistema bancario nacional (el que existe es trasnacional) que consiga los créditos apropiados para su explotación, que ya ha sido hipotecada subrepticiamente vía Fobaproa/IPAB y la economía parasitaria del neoliberalismo que forjó los criminales Pidiregas (la captura del petróleo vía fiscal). Esta ha sido la trampa fiscal-financiera de la tríada Salinas-Zedillo-Fox, que le ha puesto todos los grilletes posibles a Pemex para ser digerido gradualmente por la petrocracia texana y la plutocracia local controlada por la banca trasnacional anglosajona. No hay nada nuevo que descubrir, de Irak hasta México, cuando se trata de capturar el petróleo y privatizar la banca: ambos van de la mano en el modelo de la globalización financiera. Son los mismos actores de Estados Unidos, los bancos de la petrocracia anglosajona (JP Morgan-Chase, Citigroup, HSBC), y la misma escenografía de los forjadores de la ocupación local por las trasnacionales y su desnacionalización apátrida. La única diferencia es que en Irak la dupla anglosajona tuvo que emprender una invasión basada en sus mentiras de destrucción masiva, mientras en México el neoliberalismo polko de la tríada Salinas-Zedillo-Fox entregó la infraestructura financiero-energética a la ocupación trasnacional anglosajona sin necesidad de una invasión.


Fuente: diario La Jornada, México D.F., México; 8 de febrero de 2004.