Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2661 al 2680 
AsuntoAutor
127/04 - CONCURSOS Humboldt
128/04 - FORMACIÓN Humboldt
126/04 - Lima y la Humboldt
123/04 - Profesora Humboldt
125/04 - El mar pa Humboldt
124/04 - La lucha Humboldt
130/04 - Concurso Humboldt
135/04 - I Congres Humboldt
Geocritica regiona VDC
137/04 - Argentina Humboldt
136/04 - "Brazil Humboldt
134/04 - ¿Internac Humboldt
133/04 - Congo: un Humboldt
132/04 - I ENCONTR Humboldt
131/04 - Posgrados Humboldt
IV Conferencia Geo VDC
129/04 - Piquetero Humboldt
146/04 - Burguesía Humboldt
145/04 - De las me Humboldt
144704 - ' De la P Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2876     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 133/04 - Congo: una nefasta herencia
Fecha:Viernes, 6 de Febrero, 2004  13:03:37 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 
NCeHu 133/04                                                                                                                                                             
 

Congo

La nefasta herencia del rey Leopoldo II

                                                                                                                                               Roberto Correa Wilson
                                                                                                                                                         Bohemia


Naciones Unidas ordenó investigar el saqueo de las riquezas naturales en ese país africano

Un panel de expertos independientes nombrado por las Naciones Unidas que investigó la explotación ilegal de los recursos naturales en la República Democrática del Congo, acaba de entregar su informe final en el que ha demostrado el papel desempeñado por Estados, grupos políticos y empresas transnacionales en ese tráfico que contribuyó a perpetuar el conflicto iniciado en 1998, el mayor acontecido en el África contemporánea.

Las denuncias del robo de recursos congoleses llegaron a Naciones Unidas, que decidió investigar

Las incalculables riquezas que alberga el territorio congolés han sido objeto permanentemente de la codicia de reyes, imperios coloniales, multinacionales, políticos y aventureros de las más diversas categorías, siempre dispuestos a privar a los pueblos de sus recursos naturales.

Dolorosos acontecimientos han matizado en el último siglo la historia de la República Democrática del Congo y sus secuelas son hoy evidentes en la inestable situación en regiones del nordeste del enorme país. En el reparto europeo de África, el Congo fue entregado al rey Leopoldo II de Bélgica (1835-1909), quien lo gobernó durante décadas, como si se tratara de su hacienda privada. Eufemísticamente se le denominó Estado Libre del Congo. El dominio belga fue sanguinario, incluso para los brutales estándares del colonialismo europeo en África. En la búsqueda de caucho y marfil, los belgas asesinaron a más de 15 millones de congoleses en los primeros 30 años de su dominio.

Cuando el Congo obtuvo la independencia en 1960, los belgas no habían desarrollado las infraestructuras del país más allá del mínimo necesario para explotar las riquezas naturales, y su desprecio por la preparación de ese pueblo se tradujo en que menos de treinta congoleses poseían estudios superiores al momento del acto independentista. El capital belga mantuvo grandes empresas en el país, y el gobierno de Bruselas, con la activa participación de Estados Unidos, se aseguró de que, aunque el Congo fuera independiente, permaneciera atado a sus intereses coloniales.

Patricio Lumumba, electo primer ministro, fue asesinado en l961 por agentes belgas, con el apoyo de la CIA, la complicidad de las tropas de la ONU y traidores internos. Lumumba significaba un peligro, por aspirar a una política independiente, y por oponerse al continuo dominio de la nación por intereses políticos y económicos occidentales.

La República Democrática del Congo ocupa una posición estratégica en el corazón de África

Tras su muerte, esos mismos intereses instalaron en el poder a Mobutu Sese Seko, que gobernó durante 32 años, asesinó a miles de sus compatriotas y acumuló, según estimaciones, una fortuna superior a los diez mil millones de dólares. Mobutu fue siempre un fiel representante de Washington y de los intereses de la antigua metrópoli. Su régimen brutal fue derrocado en 1997 por el movimiento rebelde dirigido por Laurent Desirée Kabila.

Guerra y saqueo

Sin embargo, el período de paz, tras el ascenso de Kabila al poder, fue breve. Pronto el país se vio envuelto en nuevos acontecimientos bélicos. Ejércitos de seis naciones participaron en la mayor conflagración conocida en el continente. Fuerzas militares de Zimbabwe, Angola, Namibia, Ruanda y Uganda, y del propio país, se enfrentaron en el vasto territorio congolés. En el subsuelo estaban los ricos depósitos de mineral que han sido el eje de la tragedia que ha vivido esa nación del África central.

Kabila fue asesinado en 2001, pero las luchas continuaron durante el gobierno dirigido por su hijo Joseph Kabila. La guerra, que dejó más de tres millones de muertos (la mayor cifra en un conflicto bélico desde la Segunda Guerra Mundial ), finalizó en lo esencial tras la retirada de los ejércitos extranjeros, la firma de acuerdos de paz con Uganda y Ruanda, que apoyaron a los movimientos contrarios a las autoridades de Kinshasa, y las conversaciones con vista a la pacificación, entre todas las fuerzas políticas congolesas, celebradas en Sun City, Sudáfrica.

El desarrollo de la informática ha multiplicado el precio del coltán

Como una secuela de la guerra se cuentan los sangrientos enfrentamientos entre grupos armados rivales en Burnia, en el nordeste, donde no cesa la violencia, que tiene a la población civil entre sus principales víctimas. El despliegue de tropas de la ONU no ha evitado las constantes masacres. La misión pacificadora debe desmovilizar a los grupos armados y, paralelamente, colaborar en la repatriación y asentamiento de los refugiados.

El informe

Preocupado por la prolongación y agudeza del conflicto congolés y las múltiples denuncias de que la explotación ilegal de recursos era utilizada para financiar la guerra, el máximo organismo internacional decidió nombrar un panel de expertos presidido por el egipcio Mahmud Kassen para que investigara los desvíos fraudulentos de las riquezas de la República Democrática del Congo, y su posible papel en el desarrollo del conflicto.

Los investigadores se detuvieron en el análisis pormenorizado de la extracción y exportación ilegales de minerales como el coltán (columbo-tantalita), oro, cobre, cobalto y diamantes, al igual que la madera de los bosques. Los expertos realizaron entrevistas a autoridades de l7 países, en su mayoría africanos, pero también europeos, y decenas de entidades regionales y comerciales.

Agentes belgas, la CIA, tropas de ONU y traidores internos fueron responsables de la muerte de Patricio Lumumba

Las primeras investigaciones se centraron en la implicación de militares y otras personas, algunas de ellas ligadas a la República Democrática del Congo, Ruanda y Uganda, pero después se ampliaron a multinacionales de países industrializados. En el documento oficial aparece una lista de 123 compañías de países como Estados Unidos, Gran Bretaña, Bélgica, Israel y otras naciones, que con sus acciones ilegales contribuyeron directa o indirectamente a la prolongación de la guerra.

En el transcurso de la investigación, los miembros del panel sufrieron fuertes presiones de algunos gobiernos, que además cuestionaron la exactitud de las informaciones contenidas en el documento oficial enviado al secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan. También hubo intentos de sembrar dudas sobre el método de trabajo y la debilidad de algunas pruebas, todo con el fin de evadir las responsabilidades en el saqueo, ya que afectan los intereses de importantes transnacionales.

Entre las actividades de las grandes compañías investigadas se encuentra la británica De Beers, una de las mayores empresas de diamantes del mundo. Numerosas compañías fueron igualmente acusadas de abusar de los derechos humanos, al emplear trabajadores en condiciones de esclavitud. Estados africanos aparecen involucrados como canales de tránsito de exportaciones al exterior, con destinos finales en varios países europeos y firmas privadas de idénticos orígenes, muy interesados en el trasiego irregular de minerales.

La abundancia de minerales no ha beneficiado al pueblo congolés

Después de la entrega del informe, que será analizado en el Consejo de Seguridad, el panel cesó en sus funciones. Tomás Aldama, uno de los delegados de la ONU en Kinshasa, instó al gobierno de la nación africana a instaurar administraciones competentes para eliminar la salida ilegal de sus recursos al exterior.

Pero lo que ha resultado evidente es que detrás de la extensión de la guerra congolesa ha estado la voracidad de los grandes intereses occidentales, que son los mismos que comúnmente subyacen en cada conflicto africano, sea para beneficiarse de los recursos naturales o para obtener jugosos dividendos con la venta de armamentos. Los conflictos armados que enfrenta el Congo desde los años 60, sin dejar de lado la siniestra huella dejada por el diabólico y ambicioso rey Leopoldo II, corrobora la afirmación ya aceptada internacionalmente de que el mapa de la guerra está trazado en el subsuelo.


Fuente: www.rebelión.org , 6 de febrero de 2004.