Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2641 al 2660 
AsuntoAutor
110/04 - PEDID0 Humboldt
Re: NoticiasdelCeH Santiago
Felicitar Beatriz
Re: NoticiasdelCeH Larrosa
PEDID0 Susana C
111/04 - CURSOS DE Humboldt
116/04 - IV Congre Humboldt
Enc: NoticiasdelCe dante
120/04 - "Dueñas y Humboldt
CURSOS DEL CIDIAT. Luis San
119/04 - Bolivia y Humboldt
118/04 - "Leyenda Humboldt
117/04 - TRANSGÉNI Humboldt
115/04 - COLOQUIO Humboldt
114/04 - Alexander Humboldt
IV Conferencia Int VDC
113/04 - PROGRAMA Humboldt
112/04 - Pedido de Humboldt
127/04 - CONCURSOS Humboldt
128/04 - FORMACIÓN Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2859     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 120/04 - "Dueñas y Señoras del gas"
Fecha:Miercoles, 4 de Febrero, 2004  18:01:27 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 120/04


   Bolivia                                                                             

                            DUEÑAS Y SEÑORAS DEL GAS


Econoticiasbolivia.com (Gabriel Tabera).- Expertas en el arte de encandilar a los gobernantes de turno y bajo el amparo de una lesiva legislación y gravosos contratos, poderosas transnacionales petroleras se han convertido en dueñas y señoras del gas boliviano: en sus manos están más de 100 mil millones de dólares, que es el valor actual de las reservas gasíferas.

Aunque nominalmente las reservas de gas, mientras se mantengan en el subsuelo, están bajo el dominio del Estado boliviano, en los hechos las petroleras extranjeras que operan en el país tienen el control total de esas reservas y el derecho absoluto de su explotación, producción, comercialización y venta en los mercados internos y externos.

"El verdadero propietario (del gas) resulta ser el que lo extrae, transporta, comercializa y se queda con el producto de la venta. El dueño (del gas), finalmente, es el que disfruta de los beneficios y no el que teóricamente aparece como tal en la letra muerta de la Carta Magna", aseguró hace poco el ex rector universitario y economista de izquierda Pablo Ramos.

Las reservas gasíferas del país, valuadas por expertos y especialistas en 80 mil millones de dólares hace un año y en más de 100 mil actualmente, están en manos de las transnacionales desde mediados de la segunda mitad de los años 90. Esta riqueza equivale a más del doble del capital que tiene Bolivia y a 12 veces el valor de la producción de bienes y servicios generados anualmente en el país.

Al apoderarse de esta inmensa riqueza, las petroleras extranjeras han hecho un negocio redondo, ya que sus inversiones y los riesgos que han asumido han sido mínimos y no guardan relación con sus elevadas ganancias. En cambio, al ceder la propiedad de estas millonarias reservas, Bolivia ha perdido su mayor posibilidad para salir del atraso y la marginalidad, que la sitúan desde mucho atrás como la más pobre de Sudamérica.

Si el Estado boliviano fuera el propietario de estas reservas, fácilmente podría salir de sus agudos problemas: el valor de las reservas de gas, detectadas en territorio nacional, equivale a 16 veces el total de la deuda externa y supera en más de 130 veces la inversión pública anual.

LOS PROPIETARIOS

Las reservas naturales de gas descubiertas en Bolivia alcanzan a 54 trillones de pies cúbicos, siendo la segunda más importante de Sudamérica y superior a la que tienen en conjunto Argentina, Brasil, Chile y Perú. Hace un año, el total era de 52 trillones: 27 trillones de pies cúbicos en reservas probadas y 25 trillones entre las probables. Las reservas probadas de Venezuela son de 147 trillones, de Argentina 27 trillones, de Brasil 8 trillones y de Perú 13 trillones, según datos de principios del 2002 de Internacional Energy.

Las empresas extranjeras que controlan la mayor parte de las reservas bolivianas son Petrobras, Total, Maxus y Repsol, que en conjunto tienen la propiedad y el derecho de explotación sobre el 80 por ciento de las reservas. Las empresas Chaco y Andina, dirigidas por las transnacionales Amoco, British Petroleum y Repsol YPF y en las que hay participación accionaria minoritaria de ciudadanos bolivianos, controlan el 15 por ciento de las reservas. Chaco y Andina han sido constituidas sobre la base de la privatización parcial de la ex empresa estatal del petróleo (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos YPFB).

PROPIEDAD DE LAS RESERVAS DE GAS
EMPRESAS % RESERVAS
Petrobras 33 %
Total 23 %
Maxus / Repsol 21%
Andina / Repsol YPF 9 %
Chaco / Amoco 6 %
Otras 8 %
Fuente: Superintendencia de Hidrocarburos

Estas transnacionales también controlan las reservas probadas y probables de casi un millón de barriles de gasolina natural y gas licuado de petróleo, que son hidrocarburos líquidos asociados al gas natural.

El 85 por ciento de estas reservas (de gas y líquidos) se encuentra en el departamento de Tarija, en el sur de Bolivia, siendo los campos de Margarita, San Alberto y San Antonio, los más importantes.

AUGE DE LAS INVERSIONES

El dominio absoluto de las petroleras extranjeras sobre el mercado hidrocarburífero boliviano ha sido posible por el alejamiento estatal de la actividad petrolera y la privatización de la empresa estatal (YPFB), por una legislación muy liberal como la Ley de hidrocarburos de 1996, la total liberalización del mercado de hidrocarburos, bajísimos niveles tributarios y el contrato de venta de gas al Brasil.

Con la construcción binacional del gasoducto al Brasil, las inversiones se acrecentaron notablemente. "La inversión en exploración y explotación de hidrocarburos entre 1997 al 2001 asciende a 2.450 millones de dólares. Si incorporamos los 585 millones de dólares programados para el 2002, se tiene que en seis años se invirtieron muy cerca de 3.035 millones de dólares, con un promedio anual de 505 millones de dólares", asegura el experto petrolero Álvaro Ríos, convertido desde octubre del 2003 en el nuevo ministro de Minería e Hidrocarburos.

En el transporte de hidrocarburos, la inversión también ha sido significativa, especialmente con la construcción del gasoducto a Brasil y de las plantas de compresión que demandaron una inversión (binacional/estatal) de 600 millones de dólares. Su propiedad actual es de Enron, Shell, Transredes, Petrobras y otros socios minoritarios.

Otras inversiones de importancia son: el gasoducto a Cuibá (Enron/Shell), la mejora de los gasoductos y oleoductos en el mercado interno (Enron/Shell), el gasoducto Gasyrg (Repsol YPF/Pterobras/Total) y otros proyectos en transporte de gas y líquidos (British Gas, Plupetrol)

"La actividad de transporte en el sector de hidrocarburos ha concentrado una inversión aproximada de 1.600 a 1.700 millones de dólares entre 1997 y el 2002, resultando en un promedio de 283 millones de dólares al año", según los datos oficiales.

Esta millonaria inversión, de casi cinco mil millones de dólares desde 1997, aunque ha desarrollado la exploración, explotación y comercialización de hidrocarburos no ha tenido, sin embargo, efectos significativos sobre la economía nacional. "Bolivia -según explica Ríos- no es un país que produce bienes y servicios tecnológicos que la industria petrolera requiere y, por tanto, las inversiones que se han mencionado no aterrizan en el país. Se estima que solo el 5 por ciento queda como contribución local".

GRANDES BENEFICIOS

En cambio, los beneficios han sido significativos e inmediatos para las transnacionales, tal como admitió hace poco el principal ejecutivo en Bolivia de la petrolera Repsol YPF, Roberto Maella: "la rentabilidad en la industria del petróleo y gas en Bolivia es sumamente alta; por cada dólar invertido, una empresa petrolera gana 10 dólares".

La elevada rentabilidad de las transnacionales petroleras es mayor en el país por los reducidos tributos que pagan al Estado, por los elevados precios de venta de hidrocarburos y combustibles en el mercado interno, por las grandes facilidades y ventajas concedidas en el contrato de exportación de gas al Brasil y por el escaso y nulo control que ejercen las autoridades sobre estas empresas, lo que les ha permitido burlar el pago de impuestos, inflar sus costos e inversiones y maquillar su contabilidad.

En su calidad de experto, antes de ser posesionado como ministro, Ríos señalaba que las petroleras, como único aporte a la economía nacional, pagaban en regalías y otros impuestos un total de 25 a 30 por ciento del valor de la producción en boca de pozo, fijada a un nivel muy bajo.

Otra fuente de gran rentabilidad para las petroleras es su control absoluto del mercado interno. Hasta principios del 2003, los ciudadanos y consumidores en Bolivia pagaban por los hidrocarburos producidos en el territorio nacional cinco dólares por encima del precio internacional. "Esto era increíble", dijo en su momento el ex presidente de la República, Gonzalo Sánchez de Lozada, uno de los principales artífices de la destrucción de la empresa estatal del petróleo y del masivo ingreso de las transnacionales al país.

Las condiciones del contrato de exportación de gas al Brasil también influyen para generar ganancias extraordinarias para las petroleras, tal como ocurrió en el 2002. El contrato establece que las petroleras extranjeras (Repsol YPF, Total, Petrobtras y otras) reciben de Brasil el pago por los volúmenes contratados y programados de gas natural, pero solo pagan impuestos y regalías al Estado boliviano por los volúmenes producidos y exportados. En la pasada gestión, Brasil consumió menos de la mitad de lo previsto, pero pagó por el total previsto, con lo que las petroleras extranjeras obtuvieron ingresos extraordinarios libres de impuestos.


Fuente: www.EconoticiasBolivia.com , 3 de febrero de 2004.