Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2561 al 2580 
AsuntoAutor
39/04 - Magíster e Humboldt
40/04 - 'Plan Hidr Humboldt
41/04 - Chiapas, h Humboldt
42/04- ¿Qué es lib Humboldt
43/04 - IV CONGRES Humboldt
44/04 - POSTGRADOS Humboldt
45/04 - EFECTOS DE Humboldt
SE MARCHA HACIA UN Beer
46/04 - Environmen Humboldt
47/04 - SIMPOSIO: Humboldt
48/04 - "El preci Humboldt
49/04 - IV Foro So Humboldt
50/04 - INDIA. IV Humboldt
51/04 - IV F.S.M., Humboldt
52/04 - Geography Humboldt
54/04 - Congreso N Humboldt
53/04 - POSTGRADO Humboldt
63/04 - LATINOAMÉR Humboldt
61/04 - Geography Humboldt
62/04 - 10o Encont Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2760     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 36/04- ¿ Por qué no trabajamos juntos?
Fecha:Lunes, 12 de Enero, 2004  13:21:38 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 
 
NCeHu  36/04
 

 
                     ¿Por qué no trabajamos juntos?

                                                                                                                                                           Roberto Amaral


BRASILIA-
La cooperación científica y tecnológica es un tema prioritario en la consolidación del Mercosur. Tan importante como lo es la construcción de una comunidad sudamericana de países capacitados para generar conocimiento, y para utilizar los resultados de la cooperación en favor del desarrollo económico y social y en la integración pacífica y mutuamente benéfica.

Ya no es posible, ante la condición central de la ciencia y la tecnología en el camino al desarrollo y a la prosperidad equitativa, que Brasil y la Argentina releguen a un segundo plano sus relaciones científicas. Más que proyectos específicos de investigaciones conjuntas, nuestros países necesitan articular sus sistemas científicos nacionales para lograr la aplicación desconcentrada de sus tecnologías. Y, en un futuro previsible, junto con otros vecinos y hermanos, las comunidades científicas y los sistemas nacionales de investigación e innovación, se podrá construir un gran bloque sudamericano de ciencia y tecnología.

Un ejemplo concreto: en los encuentros con el ministro Daniel Filmus, acordamos un programa según el cual Brasil ofrece, en áreas escogidas por la Argentina, 50 plazas para posgrados destinadas a investigadores argentinos en nuestro país. Y desde ya comenzamos a estudiar, brasileños y argentinos, la creación de otro programa para investigadores de Paraguay y Uruguay.

Esto solamente será posible si en los niveles políticos adecuados, con la participación de los respectivos poderes ejecutivos y legislativos, Brasil y la Argentina consiguen dar suficiente jerarquía a los debates sobre la ciencia en el contexto de las discusiones sobre política económica, cuestiones tributarias, finanzas y presupuesto. Sostengo -y, en este particular, cuento con la posición similar del gobierno argentino- que parte de los impuestos por los servicios de la deuda externa sea amortizada mediante inversiones nacionales en educación, ciencia y tecnología.

La ciencia básica y la educación para la ciencia merecen seria consideración, con los objetivos específicos y coordinados de aumentar el número de doctores formados en la región y el indispensable desarrollo de un mercado de trabajo de alta sofisticación, capaz de absorberlos en actividades productivas, estratégicas, fundamentales para el crecimiento y la integración, elementos promotores de paz y prosperidad.

¿Por qué duplicar cursos y recursos para los mismos objetivos? ¿Para qué gastar en las mismas investigaciones? ¿Por qué no juntar nuestras excelencias y, con eso, superar dificultades que ambos países enfrentamos en el camino de la conquista del conocimiento? ¿Por qué no nos sentamos y establecemos acuerdos de complementariedad, de modo de optimizar y producir la sinergia de nuestros recursos humanos y financieros en las áreas en las que los dos países todavía son frágiles?

La integración representa mucho más que la simple suma de las acciones de cada país por separado, lo que se demuestra por el enorme potencial del programa bilateral de cooperación entre Brasil y la Argentina, con provisión de recursos adecuados y estables por una agencia financiera internacional como el BID.

Sin dificultad, los ministerios de Ciencia y Tecnología de Brasil y la Argentina lograrán acordar un texto común para tal proyecto. Cada país realizará gestiones ante el BID para la obtención de 50 millones de dólares, destinados al financiamiento de proyectos de integración científica en ocho áreas seleccionadas de común acuerdo: genética, electrónica, espacio, nuevos materiales, competitividad agroindustrial, tecnologías de información, conformación de redes de investigación, proyectos de incubadoras, parques tecnológicos y salud.

La cuestión espacial abarca proyectos como el análisis de las imágenes obtenidas por el satélite chino-brasileño CBERS 2, colocado en órbita recientemente con pleno éxito en el centro de lanzamiento de China. Esas imágenes son muy importantes para el monitoreo ambiental, prevención de desastres naturales, gestión climática y estadísticas agrícolas, entre otras utilizaciones de interés económico, científico y social.

La Invap argentina ha ganado licitaciones internacionales para la construcción de reactores nucleares en países distantes, como Australia. Concurrió en igualdad de condiciones con empresas de países desarrollados. La Nuclep puede producir piezas de componentes industriales especializados y de gran porte para diversos sectores, incluyendo componentes de usinas hidroeléctricas y nucleares, en Brasil y en otros países.

La investigación nuclear y los programas espaciales son cruciales para la formación de grupos científicos de gran capacidad. Tanto Brasil como la Argentina cuentan con un gran caudal de profesionales avezados en esas áreas. Los proyectos en marcha en los dos países en el área nuclear son de conocimiento mutuo, dentro de un régimen de transparencia, verificación y contabilidad recíproca. La Agencia Brasileño-Argentina de Verificación y Control fue creada con ese propósito. Además, Brasil y la Argentina son signatarios y cumplen con todos los acuerdos internacionales en la materia. Nuestros intereses son científicos, de capacitación, económicos y sociales.

Las fraternales relaciones entre nuestros dos países pueden ser mutuamente provechosas, un objetivo probable en el largo plazo, pero en la medida en que, en el corto plazo, se establezca una práctica de diálogo permanente y profundo sobre las cuestiones que comentamos.

El autor es ministro de Ciencia y Tecnología de Brasil.


Fuente: diario La Nación, de Buenos Aires, Argentina, 12 de enero de 2004.