Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2481 al 2500 
AsuntoAutor
Blanca A. Fritschy Fritschy
RE: NoticiasdelCeH Fritschy
1290/03 - Muchas F Humboldt
Cumprimentos Herbe Xa
1293/03 - El Merco Humboldt
1292/03 - Felicida Humboldt
EN NAVIDAD Any Pago
1291/03 - Muchas F Humboldt
Re: NoticiasdelCeH Fernando
Re: NoticiasdelCeH Hilda
Saludos Alberto
Re: Muchas Felici Lic. Ver
NCeHu 1294/03 - 20 Humboldt
Re: NoticiasdelCeH José Mar
1296/03 - V JORNAD Humboldt
1295/03 - Saludos Humboldt
Feliz Navidad nbernex
1299/03 - El Imper Humboldt
1297/03 - Studying Humboldt
V Jornadas de Geog Carrera
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2690     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1293/03 - El Mercosur y el ALCA son dos proyectos incompatibles
Fecha:Martes, 23 de Diciembre, 2003  22:51:01 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 1293/03

ENTREVISTA: LUIZ A. MONIZ BANDEIRA, POLITOLOGO E HISTORIADOR

"El Mercosur y el ALCA son dos proyectos incompatibles"
 
 
Como potencia industrial emergente, Brasil está en condiciones de liderar, junto con la Argentina, la construcción de un bloque de países sudamericanos integrados a escala regional en torno a una unión aduanera.
Fabián Bosoer.

La actual discusión sobre el ALCA y el Mercosur, ¿replantea o continúa el viejo triángulo conflictivo entre Brasil, Estados Unidos y la Argentina?

  • Las relaciones competitivas entre Brasil y Estados Unidos son un dato cartográfico e histórico objetivo. Son las dos mayores geografías, economías y poblaciones del continente. Y a pesar de las grandes asimetrías, rivalizan inevitablemente en sus posiciones e intereses en la región. Veamos la historia: Brasil es la América portuguesa que no se desintegró; al contrario de la América española, mantuvo su unidad política, económica y social y eso le permitió tener una política exterior y ejercer una primacía regional durante gran parte del siglo XIX. Pero era dependiente del café en casi 60 % de sus exportaciones; y el café, dependiente del mercado americano también en igual proporción. Todo el esfuerzo de Brasil fue en el sentido de liberarse del café y, consecuentemente, del mercado americano. Eso le permitió ser la principal, si no la única, potencia industrial del Hemisferio Sur. La Argentina podría haberlo sido también; tuvo un gran momento durante cuatro o cinco décadas de enorme prosperidad, mayor que Brasil. Pero vinculada a Inglaterra, declinó con Inglaterra y se quedó atada a aquel recuerdo.

    Se suele remarcar la diferente actitud de ambos países en la Segunda Guerra, el apoyo de Brasil a los aliados y la neutralidad de la Argentina...

  • ¡Pero si Brasil era tanto o más neutralista que la Argentina! Lo que pasó es que Brasil tenía minerales que Argentina no tenía. Estados Unidos no necesitaba de carne y trigo, tenía de reserva. La neutralidad argentina fue favorecida y apoyada por Inglaterra, que percibía en las presiones americanas una lucha contra los intereses ingleses en la Argentina y necesitaba además que los buques no fueran torpedeados por los alemanes. Pero Brasil tenía, además de materias primas que interesaban a Estados Unidos, una posición geoestratégica mucho más importante que la argentina.

    La Argentina formaba parte del mismo escenario geopolítico, y sin embargo, Estados Unidos fue mucho más duro, aplicó otro criterio con este país.

  • Porque Argentina, insisto, no era estratégicamente tan relevante. No tenía hierro, ni esa proyección geopolítica. Tenía un nacionalismo, eso sí, que molestaba mucho a los Estados Unidos, pero que era fácil de castigar. Lo que más les interesaba, en realidad, era terminar con la influencia británica en este país. Y mantener el equilibrio de poder regional sosteniendo la rivalidad entre Argentina y Brasil.

    ¿Qué ocurre después de la guerra?

  • Los militares norteamericanos ganaron influencia y pasaron a tener contacto directo con militares latinoamericanos, por encima de los gobiernos. Esto llevó a acabar la hostilidad y las sanciones hacia la Argentina. Mientras, la competencia por la ayuda económica norteamericana para la compra de armas indujo a los sectores de poder argentinos a buscar un alineamiento mayor con EE.UU. Todo eso terminó en los golpes militares que sufrieron nuestros países en los años 60.

    Sin embargo, las rivalidades continuaron y se acentuaron incluso como "hipótesis de conflicto".

  • En primer lugar, hay que tener presente que los gobiernos militares de Argentina y Brasil tomaron distintos rumbos y establecieron distintas alianzas con los sectores económicos, tal como ya había ocurrido en 1930 (en Argentina triunfaron los militares conservadores; en Brasil, éstos resultaron apartados). En Brasil se consolidaron los sectores industrialistas mientras en la Argentina la antinomia entre los intereses del sector agroexportador y las necesidades de la industria no fue resuelta, ni se superó el círculo vicioso del estancamiento económico y la inestabilidad política e institucional. Curiosamente, los sectores militares argentinos que más se preocuparon por la supuesta "amenaza" expansionista de Brasil fueron los que terminaron con la paridad estratégica entre ambos países al abrir el mercado argentino a las importaciones, devastar las industrias nacionales y contraer un fabuloso endeudamiento externo: fue entonces, a partir de la segunda mitad de los años 60, cuando Brasil logró, por medios económicos y diplomáticos, los resultados de una guerra victoriosa, restaurando —un siglo después de haberla perdido en la guerra de la Triple Alianza— su condición de potencia regional indiscutida.

    ¿En qué representan el Mercosur y el ALCA la continuidad de aquellas contradicciones?

  • Los primeros acuerdos firmados por Alfonsín y Sarney rescatan los objetivos ya propuestos en 1941 por los cancilleres Aranha y Ruiz Guiñazú: integrar un mercado común cuyo eje Río-San Pablo-Córdoba-Rosario-Buenos Aires constituiría la región de mayor desarrollo de América del Sur. Durante los años 90, esto viró hacia un carácter librecambista, de apertura general, que en cierta forma abandonaba el concepto de integración flexible y gradual. El ALCA y el Mercosur son dos proyectos incompatibles. El objetivo de los Estados Unidos con el ALCA es extender sus mercados para paliar su extraordinario déficit y colocar sus productos, una adaptación del viejo proyecto panamericanista del presidente Benjamin Harrison; el Mercosur, en cambio, es el único proyecto viable de desarrollo para los países de la Cuenca del Plata: hay una necesidad de escala de producción y de construcción institucional supranacional. Argentina vinculada a Brasil tiene una población de más de 200 millones de habitantes; aislada, es poco lo que podrá hacer por sí sola.
  • Fuente: Diario Clarín, del 21 de diciembre de 2003. Buenos Aires, Argentina.

     
    .