Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2201 al 2220 
AsuntoAutor
1076/03 - Geograph Humboldt
1077/03 - Urbaniza Humboldt
1078/03 - Después Humboldt
1082/03 - El neoli Humboldt
1081/03 - About Sr Humboldt
1080/03 - Studying Humboldt
1079/03 - PROGRAMA Humboldt
1083/03 - II Confe humboldt
1084/03 - III TALL humboldt
1087/03 - Foro sob humboldt
249/03 - Dear Lati humboldt
Urbanización y Sis
1088/03 - Studying humboldt
1089/03 - Algo sob humboldt
1090/03 - Las etap Humboldt
1091/03 - INTEGRAC Humboldt
1092/03 - Octubre, Humboldt
1093/03 - El país Humboldt
1094/03 - Frente a Humboldt
1095/03 - "Goni" c Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2416     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 1095/03 - "Goni" cayó víctima de sus errores
Fecha:Sabado, 25 de Octubre, 2003  00:37:45 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Bebida de limón

NCeHu 1095/03
 

Después de una Semana de Sangrienta Represión Armada

''Goni'' cayó víctima de sus errores

El ex presidente salió del país vencido por una insurrección ciudadana. Afirmó que el narcoterrorismo gestó un golpe contra su gobierno. La democracia está bajo el asedio de grupos corporativos, políticos y sindicales que no creen en ella, dijo.

por Ricardo F. Andrade
CORRESPONSAL EN BOLIVIA


''Quiera Dios que algún día no tengamos que arrepentirnos de todo esto", dijo el todavía presidente de Bolivia, Gonzalo Sánchez de Lozada, el pasado 17 de octubre, en un mensaje de renuncia escrito enviado al Parlamento, cediendo a una insurrección popular que exigió su dimisión por la sangrienta represión que soportaban las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba, Oruro, Potosí y el altiplano boliviano.
"Es mi deber advertir que los peligros que se ciernen sobre la Patria siguen intactos: la desintegración nacional, el autoritarismo corporativista y sindical y la violencia fratricida. Estos peligros se asientan en la circunstancia histórica en que los fundamentos de la democracia han sido puestos en cuestión", precisó en la nota.
Sánchez de Lozada había obtenido el 22 por ciento del electorado, que no representa ni la mitad de la población boliviana de 8 millones y más de personas, y fue elegido presidente del país en el Congreso Nacional, con el apoyo del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR), que lo tuvo en jaque permanente por cargos para sus militantes y críticas frecuentes a su falta de programa de gobierno.
En el corto tiempo de gestión se caracterizó por minimizar las demandas apremiantes y movimientos de la población y actuó con excesiva demora para conjurar los conflictos que casi siempre han sido sofocados por las armas.
El último de éstos, denominado "guerra por el gas", iniciado por la Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) secundado por la Central Obrera Boliviana (COB), juntas vecinales, instituciones cívicas, autoridades municipales, profesionales, artistas, periodistas, se convirtió en una masacre de cuatro días que dejó como saldo 80 muertos y unos 300 heridos, entre hombres, mujeres y niños.
Las fuerzas combinadas del Ejército y la Policía, del 10 al 13 de octubre, se enfrentaron con armas de guerra a una población provista de dinamitas, palos y piedras, en las calles de las ciudades de El Alto y La Paz.
Un sacerdote narraba que los soldados en Villa Ingenio, un barrio pequeño de gente humilde de El Alto, emboscaron a los vecinos y los mataron sin piedad. Allí murieron 15 personas, decía el religioso Sebastián Obermayer, quien agregaba que la gente no quería entregar los cadáveres por temor a que el gobierno los hiciera desaparecer.
En la localidad de Patacamaya, en la carretera Oruro-La Paz, una marcha de mineros fue atacada por militares y carabineros desplazados al lugar, con apoyo de tanquetas y aviones de combate. Los uniformados hirieron a un periodista con un proyectil de goma en la espalda, no obstante haberse identificado a gritos.
La acción de los uniformados también llegó a poblaciones rurales como San Julián, en Santa Cruz, donde los bloqueos de caminos fueron despejados a costa de vidas de los vecinos.
Sánchez de Lozada, recluido todo ese tiempo en la residencia presidencial del barrio de San Jorge, a cinco minutos del centro de la ciudad, en todo momento le restó importancia al movimiento social que de oponerse a la venta del gas a Estados Unidos pasó a exigir su renuncia, acusándolo de "asesino" y "carnicero". Consideraba que sólo estaba involucrado un grupo reducido de personas y obedecía a consignas de la oposición, financiada con dinero del exterior. En declaraciones a la prensa internacional implicó a los diputados Evo Morales y Felipe Quispe de alentar el narcoterrorismo, para dar un golpe de Estado. Morales Ayma, jefe del Movimiento al Socialismo (MAS), es además dirigente de los cocaleros del trópico de Cochabamba, cuya hoja, según el gobierno, va destinada a la fabricación de droga. Quispe Huanca, máximo líder de los campesinos del país, estuvo detenido casi cuatro años en la cárcel, acusado de integrar el denominado Ejército Guerrillero Tupac Katari (EGTK).
Estos antecedentes fueron utilizados por el ex presidente Sánchez de Lozada, para desprestigiar la insurrección popular y obtener apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA), los Estados Unidos y otras naciones del continente. Argentina y Brasil enviaron dos delegados de alto nivel para mediar en una solución. Llegaron horas antes de que el mandatario decidiera renunciar y salir del país rumbo a Estados Unidos.
En su mensaje de dimisión, señala que "Bolivia vive horas cruciales" e insiste en "que la democracia está bajo el asedio de grupos corporativos, políticos y sindicales que no creen en ella y que la utilizan según su conveniencia".
Sánchez de Lozada, tras firmar su renuncia, el viernes 17 abandonó subrepticiamente la residencia presidencial en un vehículo que lo transportó al Colegio Militar, ubicado al sur de la ciudad, donde, junto a su esposa, Ximena Iturralde, quien no quería dejar de ser la Primera Dama de Nación, como lo dijo él días antes, al negarse a renunciar, fue llevado en helicóptero al aeropuerto de El Alto y de allí, sin ningún honor a la alta investidura que detentaba horas antes, se embarcó en un vuelo comercial, con destino a Miami.
Sería el tercer jefe de Estado al que los graves problemas del país truncan su gestión. En noviembre de 1964 el entonces primer mandatario y jefe también del MNR, Víctor Paz Estensoro, que se aprestaba a cumplir un segundo período, cayó ante el descontento popular y golpeado por su vicepresidente, René Barrientos Ortuño. Huyó en medio de una matanza de sus milicias por aviones militares.
En 1973, la hiperinflación, superior al 20 mil por ciento, obligó a que la sociedad le suprimiera un año que aún le quedaba de gestión al gobierno de Hernán Siles Suazo. Pero éste no salió precipitadamente del país. *
Fuente: Semanario "Tiempos del Mundo", del 23 de octubre de 2003. Buenos Aires, Argentina.