Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2021 al 2040 
AsuntoAutor
914/03 - PRESENTAC Humboldt
Curso Territorio y Territor
NoticiasdelCeHu C Humboldt
918/03 - III CONGR Humboldt
917/03 - ACTIVIDAD Humboldt
916/03 - Otra de l Humboldt
915/03 - CURSO EN Humboldt
ENEG Comahue 2003 Anahí Me
924/03 - Cuando el Humboldt
923/03 - Social S Humboldt
922/03 - ACTIVIDAD Humboldt
921/03 - Geography Humboldt
920/03 - ACTIVIDAD Humboldt
919/03 - LIBROS DE Humboldt
925/03 - ACTIVIDAD Humboldt
926/03 - Ensino à Humboldt
927/03 - CHAVEZ en Humboldt
928/03 - ACTIVIDAD Humboldt
929/03 - An exampl Humboldt
930/03 - Papúa Nue Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2215     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 916/03 - Otra de las utopías posibles: la ciudad global
Fecha:Viernes, 4 de Julio, 2003  11:39:34 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Ataque radial

NCeHu 916/03

Buenos Aires en un mundo hiperurbano

 

Por Enrique Olivera


La campaña por la jefatura del Gobierno está culminando sin demasiadas certezas sobre el futuro de la ciudad. La proximidad de un nuevo mandato hace oportunas algunas reflexiones sobre el telón de fondo que tendrá cualquier programa para Buenos Aires. Me refiero a la creciente urbanización que se está dando en todo el mundo y a las transformaciones que este proceso está impulsando en la familia, la sociedad, la economía y la política.
.
La mitad de la población mundial vive hoy en ciudades, cuando 25 años atrás sólo algo más de un tercio era urbana. En cifras absolutas, las ciudades albergan hoy más de 3000 millones de habitantes, mientras que en 1975 vivían en ellas 1500 millones, en cifras redondas. En un cuarto de siglo, la población urbana se ha duplicado.
.
Dos tercios de la población de los países desarrollados viven en las ciudades. Algo menos es la proporción urbana en América latina, mientras que en Asia y Africa esa condición la tiene alrededor de un tercio de los habitantes.
.
A principios del siglo XX había sólo 16 ciudades con más de un millón de habitantes. Hoy existen casi 400, de las cuales dos tercios están en los países de ingresos medios y bajos. Se prevé que en los próximos 30 años el crecimiento poblacional se va a dar, sobre todo, en las ciudades de países pobres, de las cuales algunas ya alcanzan dimensiones inimaginables algunas décadas atrás.
.
La vida familiar está hondamente influenciada por la urbanización. Se constituyen familias con tasas de fertilidad más bajas y una orientación a privilegiar el nivel de educación, que en los entornos urbanos es más accesible. Lo mismo sucede con los servicios de salud que, en las áreas urbanas, llevan los índices de mortalidad infantil muy por debajo de los que se detectan en las áreas rurales. En coincidencia, las expectativas de vida crecen más en las ciudades. Sin embargo, se estima que la tasa de crecimiento demográfico mundial, que fue del 1,6 entre 1975 y 2000, bajará al 1,2 en los próximos 15 años.
.
La diversidad cultural, social, económica y espacial es una característica de las ciudades, pero la polarización y la segregación espacial entre ricos y pobres crece constantemente.
.
No obstante, las grandes ciudades se están revelando como mejores proveedoras de servicios de educación, de agua, recolección de residuos y suministro de energía que las más pequeñas, contradiciendo una creencia muy arraigada.
.
Se nota también una reconfiguracion del espacio urbano por la expansión de las ciudades hacia las zonas netamente rurales, a través de la incorporación de industrias, centros comerciales y recreacionales y viviendas suburbanas. En las ciudades de los países emergentes se han acentuado las diferencias entre el núcleo urbano y los suburbios, tanto en el nivel socioeconómico de sus habitantes como en la calidad de los servicios públicos.
.
 
Los mayores desafíos
.
La penetración de las ciudades en las áreas rurales está poniendo en cuestión la dicotomía tradicional entre lo urbano y lo rural, y haciendo más confusos los límites administrativos y jurisdiccionales históricos, obligando a la creación de regiones para coordinar las estrategias de grupos de ciudades vecinas.
.
Crece así la complejidad de la tarea de gobernar ciudades. Un informe preliminar de la National Academy of Sciences de USA, del que se han tomado muchos de los datos comentados, identifica cinco desafíos mayores a la administración urbana: a) capacidad para proveer los servicios públicos; b) habilidad para recaudar los recursos económicos necesarios; c) aptitud para hacer convivir la diversidad cultural y combatir la desigualdad social; d) eficacia en la gestión de suministrar seguridad a las personas y a los bienes públicos y privados; e) inteligencia para coordinar las diferentes jurisdicciones territoriales.
.
La respuesta más difundida a estos desafíos ha sido la descentralización, tanto desde la Nación hacia la ciudad como dentro de la propia ciudad. Esta descentralización ha tenido diferentes profundidades y amplitudes -que abarcan tanto la provisión de servicios como la recaudación de recursos-, originando nuevas exigencias a la gestión local, cuyos dirigentes no están, a menudo, adecuadamente preparados.
.
Junto con la descentralización, ha crecido en todos lados la participación de la sociedad civil, tanto en el diseño de políticas públicas como en el control de su aplicación. En muchos casos las ONG locales se han convertido en verdaderas transnacionales, especialmente en materia ambiental y de recursos humanos. Y estas tendencias demográficas ocurren en un contexto de profundos cambios en la economía mundial, impulsados por la globalización. Ciudades de los países emergentes se industrializan y ciudades de los países más adelantados se orientan a los servicios de mayor valor agregado, buscando más actividad económica sin descuidar la protección del ambiente.
.
Al mismo tiempo, el protagonismo del mundo actual se va estableciendo en unas pocas metrópolis.
.
La influencia real de la globalización sobre las inequidades urbanas es un tema de debate. Las últimas crisis financieras han puesto en evidencia la mayor vulnerabilidad a los fenómenos globales de la fuerza de trabajo en las ciudades, pero también las posibilidades que ofrecen estas últimas de sobreponerse con rapidez y de desarrollar ventajas competitivas en el mercado global.
.
 
La utopía posible
.
En pinceladas muy gruesas es éste el escenario urbano internacional en el que el nuevo gobierno de la ciudad deberá plasmar sus propuestas.
.
Es también en este mundo cada vez más urbano en el que Buenos Aires deberá intentar la utopía posible: convertirse en una ciudad global. Tomará su tiempo, y deberá plantearse en clave metropolitana. Agregar a las actividades tradicionales las que potencia el mundo global es el camino para evitar que la concentración económica y el reemplazo de mano de obra por tecnología profundicen el desempleo, el mayor riesgo para la calidad de vida de una ciudad. Estas actividades son principalmente servicios de alto valor agregado, turismo, investigación científica, informática, finanzas, expresiones culturales, y aquellas destinadas a atraer la instalación en el lugar de los grandes gestores sociales, económicos y culturales.
.
Deberá, claro, competir con otras ciudades que buscan lo mismo, mejorando la seguridad, la educación, el sistema de salud, la calidad del aire, los espacios verdes y los servicios, incluyendo aquellos que nos vinculan con el resto del mundo.
.
Hay que profundizar la descentralización, llegando a las comunas. A fines de 1999 presenté como jefe de Gobierno un proyecto de ley de comunas, elaborado por los mejores especialistas de la ciudad. Es imperdonable que no se haya sancionado esta ley, violándose la Constitución.
.
La identidad cultural y la gobernabilidad democrática de la ciudad son argumentos competitivos muy fuertes. De aquí la necesidad de una cultura política que privilegie el diálogo como alternativa permanente a la violencia, la participación de la sociedad civil como enriquecedora de las políticas públicas y el desarrollo humano como paradigma del progreso. Y esto último nos conduce a una cuestión crucial: la lucha contra la marginación social y la pobreza como condición para una ciudad igualitaria, cabalmente democrática.
.
Como hemos dicho más de una vez, para orientarse en el mapa del mundo hiperurbano no hay que perder de vista la Isla de Utopía.
.
El autor fue jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Fuente: Diario La Nación, del 14 de agosto de 2003. Buenos Aires - ARGENTINA.
.