Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 19401 al 19420 
AsuntoAutor
30/22 - GEÓGRAFOS Centro H
31/22 - 1ra. CIRCU Centro H
32/22 - GEÓGRAFOS Centro H
33/22 - GEÓGRAFOS Centro H
34/22 - GEÓGRAFOS Centro H
35/22 - Pobreza, p Centro H
36/22 - GEÓGRAFOS Centro H
37/22 - VIAJANDO: Centro H
38/22 - GEÓGRAFOS Centro H
39/22 - XXIV ENCUE Centro H
40/22 - GEÓGRAFOS Centro H
41/22 - GEÓGRAFOS Centro H
42/22 - GEÓGRAFOS Centro H
43/22 - ALGO MÁS S Centro H
44/22 - GEÓGRAFOS Centro H
45/22 - La amenaza Centro H
46/22 - GEÓGRAFOS Centro H
47/22 - GEÓGRAFOS Centro H
48/22 - GEÓGRAFOS Centro H
49/22 - PRIMERA CI Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19738     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 20/22 - Pandemia: un alto costo social
Fecha:Domingo, 9 de Enero, 2022  20:45:07 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <noticias @..............org>

NCeHu 20/22

 

Pandemia: un alto costo social

 

“El hombre es un animal de costumbres y, como tal, se obstina a la hora de cambiar. Pero los acontecimientos le superan y, aunque reniegue de la evolución, ésta acaba por imponerse” Charles Dickens.

 

Alfredo César Dachary

 

La pandemia del Covid-19 y las demás mutaciones que le siguieron han provocado, además de un profundo temor en la sociedad, una nueva organización del trabajo, incluido la gran renuncia masiva de trabajadores jóvenes en los países más desarrollados, que quieren evitar el empleo fijo y pretenden un sistema híbrido.

A ello se le suma la imposición de la digitalización, una revolución forzada muy profunda para todos los escolares y trabajadores en general y, tras ello, un mayor peso del Estado forzado por las circunstancias, ya que el neoliberalismo pretende lo opuesto con los resultados ya conocidos y, a nivel general, la crisis de la globalización como modelo y del sistema como opción operativa.

         Llevamos dos años de pandemia y de grandes impactos en lo económico y humanitario, a consecuencia de ésta nos ha mostrado claramente el estado real del mundo donde la pobreza tiene anclados en la desesperanza a la mayor cantidad de población, situación que se incrementó potencialmente en estos años sombríos donde la quiebra de la movilidad urbana y social afectó a las personas y la ruptura de los sistemas de conectividad generó la gran crisis de las cadenas de suministro, más allá de lo esperado.

Las desigualdades globales que hoy nos tocan vivir son casi tan grandes como lo fueron a principios del siglo XX, cuando Europa y Estados Unidos se estaban distribuyendo el territorio y los pueblos de África, como el último festín del colonialismo, antes de comenzar el ocaso del imperio británico.

Y para gran parte de los analistas sociales, la pandemia del coronavirus es la peor crisis económica, social, laboral y sanitaria de, por lo menos, los últimos cien años, que comenzaron con una pandemia similar, la mal llamada Influenza española, la cual se afirma que fue llevada por los soldados de Estados Unidos a Europa al final de la primera guerra mundial.

Una de las consecuencias más impactantes de esta debacle es que aumentó la desigualdad de la mayoría de la población en el mundo, en pleno auge de la sociedad de consumo y dentro de la vigencia del neoliberalismo, que facilitó la tarea al reducir al Estado y sus leyes que protegían al ciudadano que vive de su trabajo.

   El último Informe sobre desigualdad mundial 2021, elaborado por el World Inequality Lab (WIL), dirigido por el economista francés Thomas Piketty y un grupo de investigadores distribuidos en todo el mundo, ha generado un reporte que tiene los datos más actualizados y completos sobre las diversas facetas de la desigualdad en el mundo: riqueza global, ingresos, género y desigualdad ecológica.

Inicialmente destaca que el 10 % más rico de la población mundial recibe actualmente el 52 % del ingreso mundial, mientras que la mitad más pobre de la población sumada no gana más que el 8,5 % y que se estima sería de 3,800 a 4,000 millones de personas.

Pero las desigualdades mundiales de riqueza son incluso más pronunciadas que la de los ingresos, ya que la mitad más pobre de la población mundial apenas posee el 2 % del total de la riqueza, y ello agudiza la asimetría ya que al final, el 10% más rico de la población mundial posee el 76 % de toda la riqueza del planeta.

Pero lo más grave de esta situación es que en lo que va del último cuarto de siglo, la desigualdad de la riqueza ha aumentado significativamente, al extremo que las 50 personas más ricas del mundo han logrado un aumentó 9 % anual entre 1995 y 2001, y la riqueza de las 500 personas más ricas se incrementó en un 7 % anual.

Tomando como base el 1995, el 1 % de la gente con mayor riqueza se quedó con el 38 % de toda la riqueza global adicional en los últimos 25 años, mientras que el 50 % inferior, los más pobres, solo lograron alcanzar el 2 %, lo que los transforma en verdaderos supervivientes.

En el informe mundial se distinguen los tres grandes rezagados, más de la mitad de la población mundial, por debajo del promedio mundial que es 50% inferior a los ingresos medios, y el otro 50% de esa población mundial se divide en 40% ingreso medio y 10% ingreso superior.

Los tres grandes rezagados son: Asia meridional y sudoriental, América Latina y África Subsahariana, trágica realidad la de Latinoamérica formar parte de este contingente cuando sus indicadores sociales y políticos son mucho más elevados, pero la geografía le jugó una mala pasada, ser el “patio trasero de Estados Unidos”, zona de seguridad nacional y una de las mayores reservas de recursos naturales y culturales a nivel mundial.

La desigualdad mundial de ingresos entre los países y dentro de ellos, según el índice de Theil, nos permiten ver la evolución en los últimos dos siglos desde 1820 al 2020. En 1820 la desigualdad entre países representa el 11% de la desigualdad mundial, hay que recordar que los países eran la mayoría los actuales países desarrollados.

En 1980, la desigualdad entre los países representa el 57 % de la desigualdad mundial, se había dado el proceso de descolonización que había permitido a la ONU pasar de 50 países a cerca de 200, hoy ya lo son, de allí el salto del índice de desigualdad entre países, ya está consolidado el nuevo modelo de países desarrollados y los no desarrollados que en esta época aún se denominaban “países del Tercer Mundo”.

En el año 2020, la desigualdad entre los países representa el 32% de la desigualdad mundial, nuevos países emergentes y nuevas potencias en expansión: China, India, Rusia, Pakistán y Sudáfrica.

Con respecto a los ingresos en este largo período de dos siglos, tenemos que para 1820 el ingreso promedio del 10% superior global es 18 veces mayor que el ingreso promedio del 50% inferior (los más pobres). Para 1910, el ingreso promedio del 10% superior global (más ricos) es 41 veces mayor que el ingreso promedio del 50% inferior, los más pobres.

En 1980, el ingreso promedio del grupo del 10% superior o mayores ingresos es 53 veces mayor que el ingreso promedio del 50% inferior. Para el año de la pandemia, 2020, el ingreso promedio de ese 10% con ingresos globales superiores es 38 veces mayor que el ingreso promedio del 50% inferior, los pobres.

La riqueza privada frente a la disminución de la riqueza pública en los países primer mundo en el último medio siglo (1970-2020), son la expresión de la aplicación de las políticas neoliberales a nivel global y más en los países centrales, donde la pobreza ya es cada vez más evidente, comenzando por Estados Unidos.

El ejemplo de esto lo tenemos al comparar el caso de los países ricos y luego específicamente el de Gran Bretaña, hoy agobiada por el Brexit, además de la propia crisis económica derivada del mismo y de la post pandemia.

El patrimonio público es la suma de todos los activos financieros y no financieros netos de deudas, en poder de los gobiernos. Así tenemos que para 1970 en Gran Bretaña la riqueza pública cayó el 60% de la renta nacional y en el 2020 es -106%.

Este trabajo sobre la desigualdad en el mundo 2021 revisa varias opciones de políticas para redistribuir la riqueza e invertir en el futuro a fin de enfrentar los desafíos del siglo XXI, la mayor deuda pendiente de las organizaciones internacionales desde la creación de la ONU, que siempre ha sido definida pero muy poco lograda.

Por ejemplo, las ganancias de ingresos que provendrían de un modesto impuesto progresivo sobre el patrimonio de los multimillonarios globales, como el que se está aplicando en Argentina desde el 2020, demuestra no ser la solución, pero si un apoyo importante para los gobiernos agobiados por la deuda externa y la baja recaudación fiscal.

  Dado el gran volumen de concentración de la riqueza, los impuestos progresivos modestos pueden generar ingresos importantes para los gobiernos, como es el caso de los países nórdicos: Suecia, Noruega, Finlandia, Islandia y Dinamarca.

En nuestro escenario, encontramos que el 1,6% de los ingresos globales podría generarse y reinvertirse en educación, salud y transición ecológica, y este informe viene con un simulador en línea para que se puedan diseñar impuestos sobre el patrimonio.

Para abordar los desafíos del siglo XXI hace falta una redistribución significativa de las desigualdades de ingresos y riqueza, ya que el surgimiento de los Estados de bienestar modernos en el siglo XX, estuvo asociado con un tremendo progreso en salud, educación y oportunidades para todos y vinculado al aumento de tasas impositivas progresivas y pronunciadas.

Pero para poder lograr un avance en el desarrollo de la sociedad es fundamental garantizar la aceptabilidad social y política de un aumento de los impuestos y una mayor socialización de la riqueza, que hoy es un detonante de grandes problemas sociales en muchos países del globo.

 

 

cesaralfredo552@gmail.com