Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 19204 al 19223 
AsuntoAutor
=?UTF-8?B?MjcwLzIx Centro d
271/21 - Conferenc Centro H
272/21 - "CONOCER Centro H
273/21 - CHINA Y A Centro H
274/21 - Una socie Centro H
275/21 - ANÁLISE D Centro H
276/21 - POSSIBILI Centro H
277/21 - ASPECTOS Centro H
278/21 - A PANDEMI Centro H
279/21 - Puentes e Centro H
280/21 - Conferenc Centro H
=?UTF-8?Q?281=2F21 Centro d
282/21 - VIAJANDO: Centro d
283/21 - El turism Centro H
284/21 - GEOPOLÍTI Centro H
285/21 - NOTAS SOB Centro H
286/21 - CIRCUITO Centro H
287/21 - CONSIDERA Centro H
288/21 - O COMPLEX Centro H
289/21 - TECNOLOGI Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19557     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 282/21 - VIAJANDO: En Choele Choel y Las Grutas en pleno invierno
Fecha:Domingo, 22 de Agosto, 2021  23:38:35 (-0300)
Autor:Centro de Estudios Alexander von Humboldt <centrohumboldt1995 @.....com>

NCeHu 282/21

 

En Choele Choel y Las Grutas en pleno invierno

 

El miércoles 18 de julio de 2018 por la noche, junto con Omar y Marisol, partí desde la terminal de ómnibus de Retiro rumbo a Choele Choel. Y después de doce horas de viaje, con algunas paradas intermedias, ingresamos a la Patagonia a partir de la ciudad de Río Colorado del departamento Pichi Mahuida, en la provincia de Río Negro.

 

Ruta Nacional 22 a la altura de Río Colorado

 

 

Nos quedaban aun casi dos horas m√¡s para llegar a Choele Choel,¬† cabecera del departamento Avellaneda en pleno Valle Medio del R√≠o Negro.

Tras desayunar en la confitería La Terminal, caminamos unos quinientos metros por la avenida John Fitzgerald Kennedy bajo una llovizna persistente, hasta el hotel Rucantu donde nos hospedamos.

Si bien julio se caracterizaba por ser un mes de escasas precipitaciones, el mal tiempo se mantuvo durante todo el día, lo que, sumado a la baja temperatura nos impidió realizar los paseos previstos.

 

Avenida John Fitzgerald Kennedy frente a la terminal de ómnibus de Choele Choel

 

 

Para nuestra satisfacción el viernes 20 amaneció con sol radiante, un cielo azul intenso y ninguna nube, así que salimos a hacer una larga caminata por las tranquilas calles del pueblo, que en ese momento no llegaba a quince mil habitantes.

 

Por una tranquila calle de Choele Choel

 

 

En poco m√¡s de diez cuadras nos encontr√¡bamos junto a los terrenos linderos al r√≠o,¬† donde las calles, con suelos arcillosos, no hab√≠an podido infiltrar el agua ca√≠da durante la jornada anterior.

 

En los terrenos linderos al río Negro

 

 

La calle General Villegas después de la lluvia

 

 

Suelos arcillosos que no permitían infiltrar el agua de lluvia

 

 

Por la calle Almirante Brown rumbo a El Mangrullo

 

 

En realidad, los mayores atractivos se limitaban al per√≠odo estival, por las posibilidades de acceder a los balnearios del r√≠o, sin embargo, para nosotros, proviniendo de una ciudad tan populosa como Buenos Aires, disfrut√¡bamos de algo tan sencillo como pasear por los boulevares de la avenida General San Mart√≠n, con su √¡rboles, sus bonitas casas y la calma reinante por la casi ausencia de tr√¡nsito.

 

Avenida General San Martín

 

 

Pero al día siguiente, volvió a encapotarse, y las lluvias se intensificaron, así que decidimos trasladarnos a la costa.

 

Ingreso a la terminal de ómnibus de Choele Choel bajo una intensa lluvia

 

 

A ciento noventa y cinco kil√≥metros se encontraba la ciudad de San Antonio Oeste, y en dieciocho kil√≥metros m√¡s, se acced√≠a a Las Grutas.

 

Pasando por San Antonio Oeste

 

 

Esta villa balnearia había surgido ya en 1925 como lugar de recreación de los sanantonienses, quienes hacían allí los picnics de la época.

En 1938 se consolid√≥ la huella y, para ese entonces, ya hab√≠a un viejo poblador, Don Isidro √Ālvarez, que como varios en la zona de los m√©danos de la costa, ten√≠a un ranchito y un corral atendiendo una punta de chivas.

En 1939, un grupo de vecinos de San Antonio Oeste se uni√≥ para construir un bungalow, que fuera el √ļnico de la zona durante veinte a√Īos.

En 1945 se hizo el enripiado de la Ruta Provincial n√ļmero dos, que posteriormente fuera asfaltada, y se convirtiera m√¡s adelante en la avenida principal.

Pero pese a todos esos avances, la creación oficial del balneario se produjo el 30 de enero de 1960, propiciada por parte del Presidente del Consejo Municipal de San Antonio Oeste, Rubén Breciano.

En la d√©cada del ‚Äė80 tom√≥ pujanza como ciudad tur√≠stica, con un alto √≠ndice de construcci√≥n; se entregaron cuarenta y dos lotes d√¡ndose origen al barrio Residentes, adem√¡s de instalarse la oficina de informes tur√≠sticos, las salas de primeros auxilios y se cre√≥ el cuerpo de bomberos voluntarios. Se paviment√≥ la avenida R√≠o Negro, y el aeropuerto Saint Exupery, ubicado a medio camino entre Las Grutas y San Antonio Oeste. Para ese entonces, ya era considerado el balneario m√¡s importante, no solo de la provincia ¬†de R√≠o Negro sino de toda la Patagonia, comenzando a ser conocido a nivel nacional.

 

Hotel Mareas del Golfo en Las Grutas

 

 

La Ruta Provincial 2 convertida en la avenida principal

 

 

Ruta Provincial 2 intersección avenida Río Negro

 

 

Una particularidad, era que, salvo contadas excepciones, la mayoría de las calles llevaban el nombre de otras localidades de la provincia, como Ingeniero Jacobacci, Viedma, Lamarque, Chimpay, Allen, Comallo, entre otras.

 

Avenida Río Negro esquina Ingeniero Jabocacci

 

 

Adem√¡s de contar con hoteler√≠a para todos los bolsillos, ya que los hab√≠a desde una a cuatro estrellas, exist√≠a la posibilidad de alquilar departamentos, gran parte de los cuales se encontraban en el complejo Las Torres, con una ubicaci√≥n privilegiada.

Y, también, paralelamente a otras opciones de diversión, en 1988 había comenzado a funcionar un casino.

En 1991, Las Grutas ya contaba con setecientas sesenta personas residiendo en forma permanente; en 2001 hab√≠a dos mil setecientos catorce habitantes; en 2010, cuatro mil ochocientos siete; y en 2018, a√Īo en que estuvimos all√≠, se calculaban alrededor de diez mil, increment√¡ndose, a la vez, la construcci√≥n y pasando a ser el segundo centro tur√≠stico de la provincia de R√≠o Negro, despu√©s de San Carlos de Bariloche.

 

Las Torres de Las Grutas

 

 

Hotel y Casino del Río desde Viedma y Breciano Street

 

 

Calle Viedma desde Ingeniero Jacobacci

 

 

Muy cerca de la costa se erig√≠a la escultura ‚ÄúAliento de Vida‚ÄĚ, obra de Roberto Locatelli, que se hab√≠a transformado en un √≠cono del lugar; y muy cerca de all√≠, en la plazoleta de Breciano Street, se hab√≠a colocado la h√©lice de una embarcaci√≥n, motivo marino, si los hab√≠a.

 

‚ÄúAliento de Vida‚ÄĚ, un √≠cono de Las Grutas

 

 

Hélice de embarcación en una plazoleta de Breciano Street

 

 

Uno de los rasgos m√¡s caracter√≠sticos de la localidad eran sus acantilados que pod√≠an alcanzar una altura de entre tres y ocho metros seg√ļn los sectores, en los cuales se formaban las grutas, producto de la erosi√≥n marina, dando origen a su top√≥nimo. Estos paredones serv√≠an de abrigo, hasta cierto punto, de los fuertes vientos caracter√≠sticos de la Patagonia, dando origen a un microclima en la zona del golfo de San Mat√≠as.

Debido a lo abrupto del terreno, para acceder a la playa, hab√≠a que bajar por unas escaleras conocidas localmente como ‚Äúbajadas‚ÄĚ, y en gran parte de ellas se localizaba un parador, con un bar o restor√¡n con terrazas hacia el mar.

Una de las m√¡s importantes era la ‚ÄúTercera‚ÄĚ, ya que era la √ļnica que contaba con una rampa para embarcaciones, elegida para la pr√¡ctica de deportes n√¡uticos y donde se encontraban los ba√Īos p√ļblicos.

 

Amplia playa durante la bajamar desde la Tercera Bajada

 

 

Playa de Las Grutas ‚Äď Bajada 3

 

 

Otra particularidad de estas playas era la gran amplitud de mareas, que permit√≠a contar con una superficie de arena de m√¡s de un kil√≥metro de extensi√≥n durante la bajamar. Sin embargo, durante la pleamar, movimiento que se produc√≠a en un per√≠odo de poco m√¡s de seis horas, el mar crec√≠a entre ocho y diez metros respecto de la profundidad de sus aguas, llegando hasta el acantilado sin dejar espacio al descubierto. Esto habitualmente generaba, en toda la costa patag√≥nica, graves consecuencias en quienes no conoc√≠an el comportamiento del mar en esas latitudes, por lo cual exist√≠an indicaciones dirigidas a los turistas sobre la prohibici√≥n de acampar debajo del acantilado para que no quedaran atrapados.

 

SR. TURISTA NO ACAMPE DEBAJO DEL ACANTILADO

 

 

Comienzo de la bajamar

 

 

Gran amplitud de mareas

 

 

La playa durante la bajamar

 

 

Extensa playa durante la bajamar

 

 

Pero no todas las playas eran de arena en Las Grutas, sino que en gran parte de ellas, al bajar la marea, quedaban al descubierto grandes extensiones rocosas denominadas restingas. Algunas formaban superficies planas como una calle pavimentada, absolutamente resbalosas, mientras otras emerg√≠an como bloques escabrosos dando lugar a concavidades de diferentes tama√Īos donde quedaba acumulada parte del agua de mar, encontr√¡ndose algas, mejillines, dientes de perro o picoroco, cangrejos, peces y pulpos.

 

Gente caminando por las restingas cuando el mar se retiraba

 

 

Este balneario se destacaba por poseer las aguas m√¡s c√¡lidas de la costa patag√≥nica (24 a 25¬įC), debido a que en el golfo San Mat√≠as se produc√≠a un importante asoleamiento de las aguas, a partir de estar relativamente m√¡s quietas y protegidas, no permitiendo el ingreso al golfo de las corrientes marinas, cre√¡ndose un microclima. Adem√¡s, al haber gran amplitud de mareas, con las elevadas temperaturas, generaban calentamiento en las rocas y arena, transfiriendo ese calor a las aguas durante la pleamar.

Otros elementos positivos lo generaban las altas temperaturas estivales y la escasez de precipitaciones pluviales, que rondaban en 190 mm anuales. Adem√¡s, debido a su elevada latitud, durante el verano la luz solar a pleno duraba alrededor de once horas. Y la transparencia del agua, lo hac√≠an un lugar muy apreciado para la pr√¡ctica de buceo.

Mientras que las temperaturas m√¡ximas del verano llegaban casi a 40¬įC, siendo las m√¡ximas medias de cerca de 26¬įC, en el invierno, la m√≠nima absoluta registrada hab√≠a sido de -7,3¬įC, siendo la m√≠nima media de 3,2¬įC. Y las lluvias de los meses de enero y febrero apenas llegaban a 32 mm, mientras que en Mar del Plata, en ese mismo per√≠odo ca√≠an 145.

 

Cielo cubierto en el golfo San Matías

 

 

En la peatonal Viedma se podían encontrar varios locales gastronómicos, venta de recuerdos y productos regionales así como servicios de diferente tipo, entre ellos, los bancarios. Y en la intersección con la calle Chimpay, había una fuente con delfines, que por estar fuera de la temporada alta, permanecía seca.

 

El sector peatonal de la calle Viedma desde Lamarque

 

 

Fuente de Los Delfines en la intersección de la peatonal Viedma con la calle Chimpay

 

 

Frente a la fuente de los Delfines, se encontraba la Parroquia Stella Maris (Estrella del Mar), antiguo título de la Virgen María, quien intercedería como guía y protectora de los que viajaban o buscaban sustento en el mar.

 

Parroquia Stella Maris de Las Grutas en la esquina de Chimpay y Viedma

 

 

Peatonal Viedma entre Chimpay y Allen

 

 

A lo largo de tres kil√≥metros bordeando el mar, se extend√≠a la costanera con su blanco muro curvil√≠neo de color blanco, al estilo mediterr√¡neo, el que era predominante en la mayor√≠a de las construcciones.

 

La avenida Costanera desde la calle Comallo

 

 

Caminando por la avenida Costanera, fuimos recorriendo las playas, todas ellas enmarcadas por sendos acantilados.

 

Acantilados de la playa Central

 

 

Con Omar en la avenida Costanera

 

 

Omar y Marisol en la avenida Costanera

 

 

Por la avenida Costanera

 

 

Mirando hacia el cielo nos encontramos con c√ļmulos y, poco despu√©s, con bandadas de loros barranqueros (Cyanoliseus patagonus), que eran los que habitaban m√¡s al sur.

Estas aves ten√≠an la particularidad de vivir en colonias y excavar sus propias cuevas-nido haciendo t√ļneles dentro de las barrancas de piedra arenisca, caliza o tierra. Y, en este caso, las hac√≠an en los acantilados, de ah√≠ su presencia.

 

C√ļmulos sobre el mar

 

 

Bandada de loros barranqueros

 

 

Detalle del vuelo de los loros

 

 

Loros posados sobre los cables

 

 

Como era caracter√≠stico de todas las costas marinas, durante la ca√≠da del sol, cuando la temperatura del agua y de las rocas se igualaba, y por lo tanto, tal cual ocurr√≠a con la presi√≥n atmosf√©rica, no se produc√≠an vientos, registr√¡ndose por alg√ļn tiempo, una relativa calma. Y, por esa misma raz√≥n, el mar se presentaba quieto, absolutamente planchado, sin casi oleaje.

 

En bicicleta por la Costanera en la calma de la tarde

 

 

El mar planchado en los √ļltimos estertores de la tarde

 

 

Sin embargo, la ausencia de vientos era de corta duraci√≥n, lo que se reflejaba fundamentalmente en las plantas, que sufr√≠an diferentes adaptaciones a las inclemencias clim√¡ticas del lugar. Por un lado, retrasaban su germinaci√≥n, acortaban la estaci√≥n de crecimiento por los escasos meses con elevadas temperaturas, y, por otro, engrosaban cut√≠culas y disminu√≠an el tama√Īo foliar para hacer descender la transpiraci√≥n dada la sequedad reinante. Adem√¡s, la suculencia en tallos y hojas acumulaba y aislaba sales para evitar toxicidad, y retraso en la floraci√≥n no solo por encontrarse en suelos salinos sino por acci√≥n de la mares√≠a, aire cargado de humedad marina. Tambi√©n la presencia de vientos constantes les generaba importantes deformaciones, no solo de inclinaci√≥n sino de tama√Īo, quedando achaparradas sin la posibilidad de erguirse.

 

Plantas achaparradas por la intensidad del viento y la maresía

 

 

Plantas mustias en la estación invernal

 

 

Paisaje azul en el golfo de San Matías

 

 

Reflejos rojizos del atardecer en los acantilados

 

 

A medida que caía la tarde, las luces de la ciudad comenzaban a encenderse, quedando tanto la costanera como la peatonal y las calles del Centro, totalmente iluminados. Y si bien muchos locales cerraban durante la época invernal, algunos gastronómicos y otros del Paseo de las Torres, permanecían con sus puertas abiertas.

 

Cayendo la tarde en Las Grutas

 

 

Omar y Marisol en la Costanera

 

 

Con Omar en la Costanera

 

 

El resto y marisquería Antonio sobre la avenida Costanera

 

 

Paseo de las Torres

 

 

El paso por esta regi√≥n rionegrina nos hab√≠a servido para despejarnos de nuestras jornadas de trabajo y para alejarnos de la gran ciudad, aunque m√¡s no fuera por algunos d√≠as. Sin embargo, todo lo que se dec√≠a publicitariamente sobre Las Grutas, no me generaba entusiasmo para visitarla en √©poca estival. Tanto las diferencias de mareas, como el tipo de rocas predominante en sus playas, y las elevadas temperaturas con vientos de alta intensidad, me parec√≠an factores sumamente negativos, siendo solo el m√¡s positivo, la ausencia de precipitaciones, lo que sol√≠a ser un motivo de fracaso vacacional en los balnearios de la provincia de Buenos Aires. Desde ya que, para los patag√≥nicos, era un sitio muy significativo, aunque me resultaban mucho m√¡s atractivas las playas de Puerto Madryn.

 

Ana María Liberali