Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 19201 al 19220 
AsuntoAutor
=?UTF-8?Q?267=2F21 Centro d
=?UTF-8?Q?268=2F21 Centro d
=?UTF-8?Q?269=2F21 Centro d
=?UTF-8?B?MjcwLzIx Centro d
271/21 - Conferenc Centro H
272/21 - "CONOCER Centro H
273/21 - CHINA Y A Centro H
274/21 - Una socie Centro H
275/21 - ANÁLISE D Centro H
276/21 - POSSIBILI Centro H
277/21 - ASPECTOS Centro H
278/21 - A PANDEMI Centro H
279/21 - Puentes e Centro H
280/21 - Conferenc Centro H
=?UTF-8?Q?281=2F21 Centro d
282/21 - VIAJANDO: Centro d
283/21 - El turism Centro H
284/21 - GEOPOLÍTI Centro H
285/21 - NOTAS SOB Centro H
286/21 - CIRCUITO Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19542     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu =?UTF-8?Q?267=2F21_=2D_Pandemia_y_turismo=3A_=C2=BFconvivencia_o_conflic?= =?UTF-8?Q?to=3F?=
Fecha:Domingo, 8 de Agosto, 2021  20:09:21 (-0300)
Autor:Centro de Estudios Alexander von Humboldt <centrohumboldt1995 @.....com>

NCeHu 267/21

Pandemia y turismo: ¿convivencia o conflicto?


“La vida o es una aventura o no es nada”  Helen Keller.


Alfredo César Dachary

 

En agosto se prolonga o potencializa esta denominada tercera ola del coronavirus y los que vivimos en un destino turístico como Puerto Vallarta - Bahía de Banderas, nos puede resultar difícil entender el doble crecimiento: de turistas que llegan del exterior e interior de México y el auge de los contagios.

Al comienzo de la pandemia y luego de una frase políticamente incorrecta del vicegobernador de Texas, sobre que los mayores, de la tercera edad, deberíamos sacrificarnos por nuestros nietos, afirmación que se fue ampliando en busca de un culpable, la tradicional estrategia de Estados Unidos, de tener un enemigo para fomentar más miedo y así lograr mayor consenso, pero ni eso funcionó bien.

El Presidente Trump comenzó a hablar del bichito chino, alusión a que fue algo sembrado por la nueva potencia mundial emergente, la República Popular de China, y si logró que sus compañeros de aventura ideológica, o sea, sus antecesores, los europeos lo acompañaran en esta auto-justificación, que pretendía eximirlo del manejo abusivo e incontrolado de los recursos y su principal consecuencia hoy, el cambio climático global, y de una de sus consecuencias el Covid-19.

Pero volvamos a la sociedad turística y esta doble entrada, entre incrementar los visitantes y aumentar los contagios, ¿a dónde se pretende llegar?, algo que sigue sorprendiendo por la forma en que se mueve la pandemia luego de casi dos años de que se decretó por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Lo más fácil es pensar que a la gente no le importa y opta por la economía y no por la vida, algo muy difícil de aceptar, aunque lo que realmente debemos ver es por qué ese ciudadano o ciudadana sale a correr ese riesgo, y la respuesta es muy clara: la necesidad de sobrevivir está regida por no tener ingresos o ahorros, los cuales no existen en una sociedad empobrecida por la precariedad en el empleo y la pérdida de los derechos sociales básicos, por un Estado débil, que si crece es atacado y si fracasa lo mismo.

Creemos, como el panel de expertos para analizar el desarrollo de la pandemia que organizó la OMS, que la pandemia se habría podido prever, pero las políticas públicas del neoliberalismo privilegian la gran acumulación a la protección de la vida y de la sociedad.  

Ellos plantean que se necesita poner en marcha un conjunto de reformas para transformar el sistema mundial de preparación y respuesta ante pandemias, lo que incluye otorgar mayores poderes a la Organización Mundial de la Salud (OMS), según un informe de expertos sobre el desarrollo de la pandemia.

La pandemia de COVID-19 podría haberse evitado, según el informe del Panel de expertos independientes nombrado por la OMS para examinar el origen y desarrollo de aquella. Y, sin embargo, esos especialistas están convencidos de que, si surgiera un nuevo virus altamente infeccioso, el mundo seguiría sin estar preparado.

Pero si bien la preparación del Estado de un sistema de salud universal que llegue a cubrir a todas las personas en la geografía del país es importante, lo es igual o más, el cambiar las actuales situaciones del modelo dominante, donde la falta de derechos sociales, la inestabilidad y remuneraciones cada vez menores ha generado una sociedad muy debilitada y afectada por la sindemia, desde la diabetes al VIH.

Al volver al destino donde comenzamos la reflexión, Puerto Vallarta – Bahía de Banderas, nos vamos a encontrar con las cifras que presentan las autoridades federales, para ambos municipios, tomando en cuenta que la región que los integra es un destino común muy exitoso con un gran crecimiento, pero con una sociedad débil.

Los dos Estados que integran la zona metropolitana son Nayarit, un Estado donde la población no pobre y no vulnerable son el 24.4%, o sea, uno de cada cuatro habitantes está relativamente bien y en 2018, el 72.6% de la población en el estado de Jalisco estaba en situación de pobreza o de vulnerabilidad por carencias o ingresos.

Ambos Estados, según el último informe de pobreza y evaluación 2020, están en situación igual de pobres y carenciados, aunque las diferencias entre ambos Estados son muy grandes en favor de Jalisco.

En la región metropolitana, según este último informe, la situación es mejor que en ambos Estados en general, ya que el Municipio de Puerto Vallarta con 302,720 habitantes, la población no pobre no vulnerable es de 36,02% y el de Bahía de Banderas con 178,343, los no pobres no vulnerables son el 22,6%.

Los índices de pobreza son similares en ambos municipios en una media de 64%, pero las grandes diferencias y profundización de la pobreza y la falta de apoyos se da al analizar las carencias.

En ambos municipios, la carencia por falta de acceso a la seguridad social es alta; en Puerto Vallarta con más habitantes es un poco más reducida, 123,471 habitantes, lo que significa un 40,7% del total de la población. En el municipio de Bahía de Banderas la población con carencia de acceso a la seguridad social es la mitad del total con un 51,8% que representan un total de 79,503 habitantes.

El rezago educativo, un indicador importante para ver los avances de la población más joven son elevados también, ya que en el municipio de Puerto Vallarta es del 14,3%, o sea, 43,443 personas y en Bahía de Banderas es de 24,126, o sea algo similar al otro, con 15,7%.

Otra carencia que afecta y más ahora es la salud con 50,896 personas para el municipio de Puerto Vallarta que son un 16,8% y para el municipio de Bahía de Banderas son 28,393 personas, el 18,5% de la población.

La alimentación es una carencia importante y medida de la calidad de vida de la sociedad, y es muy elevada, ya que en el municipio de Puerto Vallarta abarca 40,000 habitantes que son el 13,3% del total municipal y en Bahía de Banderas el 16,1% que son 24,792 habitantes.

Las viviendas sin servicios básicos en Puerto Vallarta las ocupan el 6% de la población y con reducidos espacios, el 11,7% de ésta, y para el caso del Municipio de Bahía de Bandera, las viviendas sin servicios básicos son ocupadas por el 5,3% de la población, 8,189 habitantes, y en calidad y espacio el número se duplica y llegan a ser 19,351 habitantes, un 6,7% del total municipal.

Los números son fríos y no son atractivos, pero al final son una foto de una sociedad en un tiempo determinado, más en este caso en que se levantó el censo en plena pandemia con varios períodos de inactividad, pero la verdadera realidad se dará en evaluaciones del año que viene, ya que aún no están en el epicentro los grandes impactos de la pandemia.

Un ejemplo de estos cambios se ve en la evaluación del 2018, base para comparar con los datos del 2020, y para el caso de Jalisco se observan serias diferencias, ya que la población no pobre y no vulnerable de la entidad federativa representó el 27.4%, aproximadamente 2,252,600 personas, que para el 2018 era de 36,02%, cayó en pobreza un 10% aproximadamente.

Como podemos observar, las carencias permiten ver la pobreza en cuestiones más específicas, por ejemplo, el gran ausente es la falta de acceso a la seguridad social, camino a la inestabilidad y la marginalidad, escalones inferiores de la pobreza, y, en el caso de la pandemia, la mitad de la población de ambos municipios no tiene acceso a la seguridad social.

Lo mismo se puede decir de la salud, otro tema vital en época de pandemia, que ha sufrido cambios desde el cierre del Seguro Popular y los cambios que implican complejidad para las personas sin mucha información o acceso a los nuevos servicios, que exprofeso la burocracia los hace más complicados.

Los problemas de vivienda y de servicios básicos, que son fundamentales para la higiene requerida en la lucha contra la pandemia, al igual que los problemas de alimentación que se transforman en sindemia, o sea, los problemas de salud sinérgicos que afectan la salud de una población en sus contextos sociales, de ingresos bajos y medios, siendo sus ejemplos la diabetes para América Latina, el VIH en África y la tuberculosis en la India.

La investigación científica y la práctica de la medicina con enfermeras y demás personas integrantes del clúster médico han dado una batalla excepcional, ahora hace falta que la gestión pública haga su función y la sociedad lo exija, ya que esto es un reto donde todos los actores deben participar.

En un marco amplio, el sistema deberá reaccionar ante la destrucción sistemática del medioambiente, como es el marino, el fluvial, los glaciales y mucho más, ya que todas estas políticas son fundamentales en esta lucha, hoy médica, pero con un marco más amplio, a fin de poder comenzar a controlar estas grandes zonas arrasadas donde se da la zoonosis, que a su vez es un mecanismo de defensa de la naturaleza frente a una irracional actitud del humano. 


cesaralfredo552@gmail.com