Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 19121 al 19140 
AsuntoAutor
195/21 - 2DA. CIRC Noticias
=?utf-8?Q?196/21_- Noticias
197/21 - VALDIVIA Noticias
198/21 - LA CARA O Noticias
199/21 - VI CONGRE Noticias
200/21 - PROGRAMA Noticias
201/21 - La revolu Noticias
202/21 - Conversat Noticias
203/21 - Presentac Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No =?UTF-8?
204/21 - EL PLAN F Noticias
205/21 - Seminario Noticias
206/21 - CONFERENC Noticias
208/21 - Charlas d Noticias
207/21 - El turism Noticias
209/21 - Así fue e Noticias
210/21 - CICLO DE Noticias
211/21 - Movilidad Noticias
212/21 - ¿Qué es e Noticias
213/21 - ALGUNAS A Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19468     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 201/21 - La revolución molecular disipada: nueva narrati va del fascismo
Fecha:Domingo, 6 de Junio, 2021  15:20:04 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 201/21

 

La revolución molecular disipada: nueva narrativa del fascismo

 

“Para hacer cumplir las mentiras del presente, es necesario borrar las verdades del pasado” George Orwell.

 

Alfredo César Dachary

 

Nada es casual en la realidad, siempre hay un trasfondo que respalda lo que emerge como novedad, por ello no es casual que sea Chile, en donde se dio la dictadura más genocida y con poder hasta la actualidad, sea uno de los tres países “blancos de América del Sur” (Uruguay, Argentina y Chile).

Esto tampoco es casual, ya que se trata de países repoblados con inmigrantes europeos, o sea, la reconquista y que los gobiernos que toman el poder en el llamado proceso de revolución o descolonización mantienen el mismo criterio que los conquistadores sobre los pueblos originarios, el mestizaje y los pobres en general, una actitud de desprecio que encubre el remplazo de los pobres locales por los pobres traídos de Europa y también expulsados por la revolución industrial.

Chile tiene otro primer puesto en la evaluación: la cultura de apartheid, por ser el único que mantiene una guerra intermitente contra la nación mapuche, manteniendo encarcelado a cientos de sus líderes y también expulsando y desapareciendo a un grupo indeterminado.

Pero, por otro lado, hay una fuerte lucha de los jóvenes contra la prolongación permanente de la estructura de gobierno que impuso con las bayonetas Pinochet, y que hoy se juega mucho en una elección donde se eligieron los que podrán reformular la constitución pinochetista, una lucha que ya ha dejado un alto número de víctimas entre muertos, desaparecidos y presos, no de la magnitud de Colombia, pero sí de la misma intensidad.

En este clima de cuestionamiento a la estructura legal, heredada del golpe militar, es que aparecen respuestas por ambos lados, a nivel de la juventud y las luchas feministas hay un amplio espectro político de lucha contra la resistencia al cambio, y del lado del Estado está la represión y la emergencia de una nueva interpretación del fascismo, la que se ha dado en llamar la “revolución molecular disipada”, planteada y liderada por Alexis López Tapia.

Alexis López es un entomólogo y carismático publicista del Neonazismo chileno, que ve con miedo los cambios que se han dado en la región y por ello afirma: “Si usted no detiene un proceso con tintes ideológicos en los niveles bajos, no espere tratar de revertirlo cuando ya llegó a validación y legitimación. No lo va a poder hacer nunca. O lo combate a nivel bajo o está perdido”. 

Es interesante la afirmación ya que ratifica, que la rebelión social debe ser cortada al comienzo, ya que cuando crece es más difícil, lo que ocurre en estos momentos en Chile o el caso actual de Colombia.

López parte de una tergiversación de varios filósofos franceses del siglo XX y que las movilizaciones recientes en todo el mundo hacen parte de un plan de la izquierda radical para acabar con la democracia, así salta superficialmente sobre  las teorías de Jacques Derrida, Michel Foucault, Gilles Deleuze y Félix Guattari que es el autor del texto seminal “La revolución molecular”, para tratar de dar una explicación a las rebeliones del 2019 y las actuales, con el mismo temor que se tuvo antes al mayo francés del 68.

De allí que, para López, la revolución molecular disipada es una estrategia novedosa para comprender, enfrentar y combatir desde los gobiernos los diferentes estallidos sociales que se vienen presentando en Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos y otros países americanos, los cuales no lograron ser disueltos por las políticas de confinamiento asociadas a la pandemia de la Covid-19.

López, para no dejar dudas, habla del presidente Sebastián Piñera, como un casi líder de izquierda, siendo en realidad todo lo contrario, pero por el resultado trágico habría ya sido derrotado por parte de los “revolucionarios moleculares”, que habrían doblegado al gobierno y lo habrían hecho negociar con el “terrorismo”, conduciéndolo a entregar el poder a un parlamento que habría hecho aprobar por vía plebiscitaria un proceso constituyente de fuerte contenido progresista.

López afirma haber tenido entre sus seguidores a Donald Trump que aplicó la estrategia en Estados Unidos para enfrentar la revolución molecular disipada que se expresó a través del movimiento Black lives matters.

Sin embargo, para López, ésta fue aplicada con retraso lo que trajo como consecuencia la derrota electoral de los republicanos de Trump y el ascenso de Joe Biden a la presidencia, asesorado, según López, por ideólogos “deconstruccionistas” de la revolución molecular disipada, el mismo disparate con que la derecha descalificaba a Franklin Delano Roosevelt, acusándolo de “socialista” porque logró sacar de la pobreza a la mitad de la población del país, luego de la crisis trágica del 29´.

Tampoco es coincidencia que, en este momento álgido de la represión militar y policial en Colombia, el señor López ha estado al menos en dos ocasiones recientemente, invitado por las directivas de la Universidad Militar Nueva Granada a impartir su conferencia, dirigida a militares colombianos activos de alto y mediano rango, con el propósito de que, en palabras del vicerrector de esa institución, dirigiéndose a López y citando a Bolívar: “salve usted la patria”.

En el tuit publicado por el expresidente, Álvaro Uribe, el 3 de mayo de este año, en el que decía, con el tono imperativo en el que se dicta una orden de Resistir la Revolución Molecular Disipada: impide normalidad, escalada y copa y ese mismo día había publicado otro tuit en el que presentaba una cronología en el mismo sentido, para no dejar crecer el movimiento de protesta nacional.

Tres días antes, había publicado otro tuit en el que instaba a apoyar “el derecho de soldados y policías de utilizar sus armas para defender su integridad y para defender a las personas y bienes de la acción criminal del terrorismo vandálico”, que luego fue eliminado de Twitter por incumplir las normas de esa red virtual promoviendo el odio y la violencia.

Pese a la promoción que hace de las ideas de López, el ex presidente de Colombia, éste dictó conferencias en la Universidad militar y en los organismos policiales de Colombia, cabeza visible hoy de la represión.

 

Con un lenguaje bélico, lo que termina haciendo Alexis López es enmarcar toda movilización social en una guerra civil en la que un grupo está tratando de tomarse el poder y las fuerzas militares tienen la función de velar por ese orden que está en riesgo. “Se produce un estado de guerra civil horizontal, molecular y disipado”, dice en las conclusiones de su intervención en la Universidad militar.

Así los comandantes del Ejército estudian esa teoría para tratar de entender lo que está pasando y lo que pasó en Chile y la utilizan en sus análisis, porque les permite entender este nuevo tipo de movilización”, que en el caso de Colombia no se ha parado e inicia una tercera ola.

Esta teoría también se mueve entre altos mandos de la policía, y en la página del Colegio de Coroneles de la Policía Nacional, hay publicado un artículo, escrito por la intendente Luz Carina Pérez Castillo, en el que retoma la revolución molecular disipada para argumentar que en Colombia no hay estallido social, sino una guerra de guerrillas camuflada.

“Lo que estamos viviendo es un proceso, no el producto de un proceso, no es un estallido, se trata de un eufemismo que no tiene nada que ver con las demandas legítimas de una sociedad producto de determinadas condiciones estructurales, económicas u otras, no tiene que ver con el aburrimiento de la gente”, dice.

La consecuencia práctica de esto es que la protesta, lejos de ser interpretada como una manifestación legítima de indignación y disenso, es vista como ilegítima, como una fachada de una revolución ilegal que hay que extirpar. En otras palabras, el "enemigo interno" para las Fuerzas Militares ya no sería el guerrillero sino también el manifestante.

Esta teoría contradice estudios, como los que ha hecho la socióloga Zeynep Tüfekci, que muestran como esta falta de una cabeza visible en la movilización social del siglo XXI no hace parte de un plan orquestado para tomarse el poder, sino que es consecuencia del funcionamiento de las redes sociales. Es una consecuencia del hecho de que las protestas actualmente nacen por invitaciones en redes sociales que los usuarios van compartiendo.

La brutalidad que ha lucido la fuerza militar y policial en esta tercera ola va más allá de lo que se podría esperar, será que esta teoría le ha dado justificativo a la represión o el Estado débil no tiene otro camino ante el doble fracaso de la desmilitarización de la lucha armada y los costos existentes por el neoliberalismo en una sociedad empobrecida; el tema sigue girando y nos falta ver el Chile de la post elección de mayo y las futuras elecciones del próximo año en Brasil.

 

cesaralfredo552@gmail.com