Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1901 al 1920 
AsuntoAutor
Socializacion Urba VDC
807/03 - ACTIVIDAD Humboldt
806/03 - ESPECIALI Humboldt
805/03 - Comisión Humboldt
804/03 - Geography Humboldt
803/03 - POSTGRADU Humboldt
Acerca de las esca VDC
808/03 - Seminario Humboldt
Re: NoticiasdelCeH Hilda Pu
811/03 - El Medio Humboldt
810/03 - MARRUECOS Humboldt
809/03 - Social Sc Humboldt
821/03 - Universid Humboldt
819/03 - Argentina Humboldt
820/03 - American Humboldt
817/03 - Argentina Humboldt
815/03 - Globaliza Humboldt
813/03 - ACTIVIDAD Humboldt
812/03 - ESPECIALI Humboldt
814/03 - AFICHE QU Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2111     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 819/03 - Argentina: Una revisión de los '90
Fecha:Lunes, 23 de Junio, 2003  23:04:24 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Girasol

NCeHu 819/03

La nueva realidad argentina en España

 

Por Abel Posse
Para LA NACION


MADRID
Mientras España, pese a las recientes crisis políticas, culmina los mejores años de prosperidad y de proyección internacional, en la Argentina, Brasil y América Latina en general se inicia un nuevo ciclo, que pondrá a prueba a la diplomacia española en su poder de adaptación y respuesta.
.
La Argentina convalece de una década de vaciamiento en la que, en nombre de un seudoliberalismo de apertura unilateral y de mercantilismo arrasador, en vez de haber desembocado en la bonanza del Primer Mundo, el país más integrado del continente alcanzó las cifras del tercermundismo más agudo.
.
De treinta y siete millones de habitantes, la tercera parte de la población, en todas las clases sociales, experimenta un retroceso hacia la pobreza o el hambre. Por primera vez en su feliz historia, hay en la Argentina más pobres que bienestantes. Se demolió la clase media, que es el centro del equilibrio democrático y cultural.
.
La ceguera de muchos economicistas debe ceder ante esta evidencia. Para un médico, todas las teorías deben callar ante la evidencia del paciente muerto. Lo que sirvió y dio salud a algún otro no funcionó para éste. Sean el Consenso de Washington, la globalización (neoimperial) o el economicismo asimétrico, de Norte a Sur, lo cierto es que, pese a las bendiciones del Fondo Monetario Internacional durante aquella década, el fracaso está a la vista de todos, aunque el dolor lo sienta sólo la Argentina en sus llagas.
.
Cerca de Brasil
.
Esta realidad nos acerca a Brasil, que, por otras causas, padece también una exclusión endémica del tercio de su población.
.
Ambas naciones tenemos que reaccionar desde la convicción de que con vastos sectores de excluidos podrán hacerse negocios -como se hicieron- pero no puede construirse estabilidad, prosperidad, verdadero desarrollo sustentable. Los dos países están unidos en la convicción de que debe ser prioritario el saneamiento social, por razones morales y por razones económicas (el excluido será integrado como ciudadano, como productor y como consumidor).
.
Las respuestas políticas novedosas no pasan por la ideología. No son socialistas en el sentido europeo, porque no están inficionadas por un criterio de lucha de clases o de cosmovisión anticapitalista. Son movilizaciones justicialistas, peronistas, de raíz más socialcristiana que socialdemócrata. En España no se comprendió al peronismo. Y pienso que hoy no se comprende que después de la tremenda crisis resurja con el 63 por ciento del electorado nacional y el 75 por ciento de apoyo popular al presidente Néstor Kirchner, después del desastre causado por un peronista (circunstancialmente "herético"), el presidente Menem.
.
España debería comprender con menos prevenciones el laberinto borgeano de la política argentina. Lo que se dio en los años 90 fue lo anormal.
.
Sabemos que numerosas empresas españolas ganaron mucho en esa década, al punto de que se puede decir que España se inauguró como importante y exitoso país inversionista por la puerta de la Argentina (Repsol-YPF es la prueba acabada de ese éxito español). Pero, pese a la eficiencia en los servicios, la banca y tantas empresas beneficiosas, los españoles deben comprender que en esos años y con una conducta económica de entrega y de corrupción, se selló la agonía del empresariado argentino y la tercermundización antes señalada, hecho ineludible para juzgar el bien o el mal de una etapa histórica.
.
Hoy nos reencontramos con estas dos verdades: la de los inversionistas españoles y la del presidente Kirchner en su visita a España.
.
Sólo un país sano social y democráticamente puede ser fuente de prosperidad y buenos negocios. La Argentina, desde hace ocho meses, da muestras de inesperado poder de recuperación. Es un gran pueblo que, sufrida la mayor desilusión, se repone y crece. (Las cifras descolocan a los economicistas, que todavía no comprenden el proceso.)
.
España requiere seguridad jurídica y justa negociación de sus intereses. Estamos en la misma barca, pero embocamos otro río. De parte argentina, no se esperan nostalgias sin retorno. Quisiéramos que España nos acompañara en esta batalla esencial, de fondo. Quisiéramos un compromiso entrañable para enfrentar esa insoportable asimetría de una libertad de mercados que va de Norte a Sur, mientras que del Sur al Norte son trabas, subsidios, barreras y exclusiones. En suma: queremos a la grande y querida España de socia en la importante empresa iberoamericana.
.
Ante los alarmantes proyectos de leyes migratorias del gobierno español, la Argentina espera que esos miles de sus ciudadanos que llegaron en los últimos tres años, movidos por una angustia económica similar a la de los millones de españoles que en diferentes crisis fueron recibidos por la Argentina, reciban un trato preferencial y sean objeto de consideración y respeto. Que sean tratados como hermanos consanguíneos y no dentro de "las generales de la ley". Nos une en este aspecto una larga tradición y creemos que España podría crear un sistema diferente y un acuerdo migratorio bilateral.
.
La Argentina, Brasil y nuestra América del Sur no se resignan a una idea trasnochada y militarista de unipolaridad, que no sería más que la antesala de otra ruinosa hegemonía. Exigimos el principio de no intervención y el respeto de todos los pueblos de América Latina.
.
Creemos que España debe estar inequívocamente en esa Iberoamérica, en esa voluntad de afirmar y consolidar un sistema jurídico y moral internacional, respetado por todos, encarnado en las Naciones Unidas, única forma de ayudar a los débiles, a los emergentes y a los más fuertes, que pueden sentirse tentados de arruinar su historia de humanismo en el desvío de la violencia y el militarismo.
.
España nos apoyó en solitario, en el más largo y duro año de nuestra historia, el 2002. Tanto la Corona como el Gobierno fueron nuestros incansables abogados ante los foros económicos.
.
En estas perspectivas, la visita del presidente Kirchner, después de la de Lula da Silva, puede ser un recomienzo, una sintonía de sensibilidades todavía no del todo acordadas diplomáticamente y, antes que nada, la reanudación de una larga amistad basada en la consanguinidad y esa cultura moral, cristiana, que nos apuebla, como diría el enorme Ortega.
.
El autor es escritor y embajador de la República Argentina ante el Reino de España.
.Fuente: Diario La Nación, del 17 de julio de 2003. Buenos Aires.