Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18821 al 18840 
AsuntoAutor
300/20 - AGRONEGÓC Noticias
=?UTF-8?Q?Re:_Noti Pablo Si
301/20 - OCTUBRE e Noticias
302/20 - GOVERNANÇ Noticias
303/20 - VIAJANDO: Noticias
304/20 - De la nar Noticias
305/20 - LA VIDA E Noticias
306/20 - INDUSTRIA Noticias
307/20 - VIAJANDO: Noticias
308/20 - ASPECTOS Noticias
309/20 - ECONOMÍA Noticias
310/20 - LA CARA O Noticias
311/20 - Charlas f Noticias
312/20 - Los distr Noticias
313/20 - ANÁLISIS Noticias
Re: NoticiasdelCeH Juan Car
314/20 - VIAJANDO: Noticias
315/20 - EL ROL ES Noticias
=?utf-8?Q?316/20_- Noticias
317/20 - Fratelli Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19180     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 317/20 - Fratelli tutti, una nueva lección
Fecha:Domingo, 18 de Octubre, 2020  19:56:49 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 317/20

 

Fratelli tutti, una nueva lección

 

"La fragilidad de los sistemas mundiales frente a la pandemia ha evidenciado que no todo se resuelve con la libertad de mercado". Francisco “Obispo de Roma”. (*)

                                              

Alfredo César Dachary

 

Estamos en un momento excepcional a nivel de que todas las potenciales contradicciones que se pudieran dar en este planeta han cobrado vida y frente a ello el vacío de líderes y grupos con representatividad y credibilidad mundial son prácticamente inexistentes.

Las contradicciones entre los hombres son tantas como el individualismo fomentado desde hace más de medio siglo y junto a ello se ubicó el fin de las organizaciones sociales desde sindicatos a cooperativas, lo que generó la pérdida de la solidaridad, integración y cooperación, que le habían permitido a una gran parte de la sociedad mejorar sus niveles de vida.

El cambio climático y sus grandes consecuencias son parte evidente de un problema mayor: el planeta está muy afectado y la pérdida de la biodiversidad, la deforestación, la desertificación y pérdida de caudal de los ríos son todos síntomas de un mal mayor.

La pandemia lo integró todo, pero de forma negativa, como una amenaza a la salud humana y no a todo lo vivo del planeta, e hizo detonar el modelo final que había desarrollado el neoliberalismo: la globalización, haciendo de cada país una isla fortificada sin responsabilidad más allá de sus fronteras.

En este marco de un desorden universal, en vez del viejo recuerdo del diluvio universal, la voz del Papa Francisco se ha transformado en un referente, para los que resisten al sistema del caos que está imperando y sembrando la más amarga de sus semillas: el racismo hacia afuera y el egoísmo hacia adentro.

         La Encíclica es un documento que elabora el Papa para toda la iglesia y en la mayoría de los casos se dirige a todos los hombres de buena voluntad, sean o no católicos, como en este caso, donde el llamado final es a la fraternidad universal tan necesaria en estos difíciles momentos.

En los ocho capítulos de esta encíclica hay un largo recorrido por los temas que más nos agobian o amenazan, por ello en el primero “las sombras de un mundo cerrado”, se aborda un tema que no nos deja de sorprender a la luz de la pandemia, el regreso a los nacionalismos cerrados.

Así se ve el ocaso de las Naciones Unidas, la lucha de grupos por cerrar la OMS y privatizarla para beneficiar la gran industria farmacéutica, el monopolio de la salud y la esperanza, en manos de grupos económicos carentes de principios básicos, como se ha visto desde siempre.

Francisco habla de la Unión Europea, amenazada en su integración desde el Brexit en la rubia Albión a Estados Unidos que aún creen que son la figura central del mundo que armaron a su antojo y que hoy agoniza cerrando toda una época. 

El Papa Francisco recuerda en la Encíclica sus palabras en el Parlamento Europeo: “… el sueño de una Europa unida, capaz de reconocer raíces comunes y de alegrarse con la diversidad que la habita. Recordemos la firme convicción de los Padres fundadores de la Unión Europea, los cuales deseaban un futuro basado en la capacidad de trabajar juntos para superar las divisiones, favoreciendo la paz y la comunión entre todos los pueblos del continente”.

A ello se adjunta un problema más "La historia da muestras de estar volviendo atrás. Se encienden conflictos anacrónicos que se consideraban superados, resurgen nacionalismos cerrados, exasperados, resentidos y agresivos". Las autonomías, los separatismos, los espíritus de conquista han regresado y esto crea nuevas formas de egoísmo y de pérdida del sentido social enmascaradas bajo una supuesta defensa de los intereses nacionales".

El segundo gran tema que aborda el Papa es el mundo tras el coronavirus y allí afirma: "…Pasada la crisis sanitaria, la peor reacción sería la de caer aún más en una fiebre consumista y en nuevas formas de auto preservación egoísta…". "…Ojalá no nos olvidemos de los ancianos que murieron por falta de respiradores, en parte como resultado de sistemas de salud desmantelados año tras año…”

Esta reflexión va más allá de la solidaridad, es una condena a lo que fue la verdadera causa de la pandemia: el crecimiento incontrolado de una sociedad consumista que redujo las fronteras del mundo natural y el hombre generando la zoonosis, que ya había interrumpido en el siglo XXI varias veces.

Llama a recordar para poder cambiar, así plantea que ”…ojalá que tanto dolor no sea inútil, que demos un salto hacia una forma nueva de vida y descubramos definitivamente que nos necesitamos y nos debemos los unos a los otros…".

En la última década, las fronteras se han cerrado para los inmigrantes que huyen de las guerras y el hambre que éstas siembran, por ello el Papa plantea: "… nadie puede quedar excluido, no importa dónde haya nacido, y menos a causa de los privilegios que otros poseen porque nacieron en lugares con mayores posibilidades…". "…Los límites y las fronteras de los Estados no pueden impedir que esto se cumpla. Así como es inaceptable que alguien tenga menos derechos por ser mujer, es igualmente inaceptable que el lugar de nacimiento o de residencia ya de por sí determine menores posibilidades de vida digna y de desarrollo…".

La equidad de género, otro tema que asume este Papa y suma así a la otra mitad del mundo, injustamente subyugada por un modelo patriarcal ya obsoleto, aunque hay aún muchos machistas y misóginos.

         Italia está en el centro del Mediterráneo, mar que fue epicentro de un sistema mundo, el Mediterráneo de Braudel, hoy es el epicentro de un mar rojo teñido con la sangre de los inmigrantes que mueren en el intento de llegar a Europa.

Ante esta monumental injusticia, el Papa afirma "…los migrantes no son considerados suficientemente dignos para participar en la vida social como cualquier otro, y se olvida que tienen la misma dignidad intrínseca de cualquier persona. Nunca se dirá que no son humanos, pero, en la práctica, con las decisiones y el modo de tratarlos, se expresa que se los considera menos valiosos, menos importantes, menos humanos…".

Francisco en su amplia sabiduría al final de este tema debió recordar a Fray Bartolomé de las Casas y la polémica sobre los indígenas.

Con una metodología de acercamiento muy refinada pasa de los grandes retos de las tragedias humanas a la ideología que los sostiene, enfrentándolos y definiéndolos de manera contundente al afirmar que "…el mercado solo no resuelve todo, aunque otra vez nos quieran hacer creer este dogma de fe neoliberal. Se trata de un pensamiento pobre, repetitivo, que propone siempre las mismas recetas frente a cualquier desafío que se presente…". Según Oxfam: “Los 2,153 milmillonarios que hay en el mundo poseen más riqueza que 4,600 millones de personas (un 60% de la población mundial). De allí que Francisco plantee "…la fragilidad de los sistemas mundiales frente a la pandemia ha evidenciado que no todo se resuelve con la libertad de mercado".

Otro tema que siempre está vigente y más en estos momentos por la guerra entre armenios y azerbaiyanos, es que no hay guerras justas y plantea "…es muy difícil sostener los criterios racionales madurados en otros siglos para hablar de una posible guerra justa, a pesar de que en el catecismo se hable de la posibilidad de la legitima defensa mediante la fuerza militar…". ¿Sería ratificación?

La primera síntesis es un golpe directo al neoliberalismo y su ejército de marginados, allí plantea claramente que la política no está al servicio de la economía y por ello "…La política no debe someterse a la economía y ésta no debe someterse a los dictámenes y al paradigma eficientista de la tecnocracia".

La propuesta al final de esta larga y rica Encíclica es una ratificación fundamental de que las religiones deben estar al servicio de la fraternidad: "…Las distintas religiones ofrecen un aporte valioso para la construcción de la fraternidad y para la defensa de la justicia en la sociedad. El diálogo entre personas de distintas religiones no se hace meramente por diplomacia, amabilidad o tolerancia". 

La Encíclica de ocho capítulos y de larga extensión es muy rica y amplia en cada tema que aborda el Papa, nosotros hemos reducido éstos a los más significativos desde nuestra perspectiva, de una pieza excepcional que hará historia en esta era de caos.

La Encíclica es la primera que se escribe en castellano, por un Papa no europeo, pero con perspectiva universal, lo cual hoy es coincidente con las nuevas perspectivas de un pensamiento post-colonial.

 

(*) Cuando Jorge Mario Bergoglio, recién elegido Papa con el nombre de Francisco, se dirigió a los fieles congregados en la Plaza de San Pedro, se refirió a su persona con el título de ‘Obispo de Roma’. Podría parecer que esta referencia se debía a la espontaneidad de los primeros instantes de su elección. Sin embargo, el Papa Francisco ha continuado refiriéndose a sí mismo como Obispo de Roma. Es más, ha acentuado su papel de miembro y cabeza del colegio episcopal, la máxima autoridad de la Iglesia. Günter Wassilowsky. Selecciones de Teología. Vol. 54. N°213. 2015.

 

cesaralfredo552@gmail.com