Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18776 al 18795 
AsuntoAutor
263/20 - CIRCUITO Noticias
264/20 - PROGRAMA Noticias
265/20 - DESENVOLV Noticias
266/20 - DESCIFRAR Noticias
267/20 - La asombr Noticias
268/20 - RESERVA D Noticias
269/20 - PROGRAMA Noticias
270/20 - 2da. CIRC Noticias
271/20 - PROGRAMA Noticias
272/20 - JORNADAS Noticias
273/20 - Del mundo Noticias
274/20 - La poblac Noticias
275/20 - PROGRAMA Noticias
276/20 - La cara o Noticias
277/20 - FINALIZÓ Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No Elias An
278/20 - VIAJANDO: Noticias
279/20 - EL ROL IN Noticias
280/20 - VIAJANDO: Noticias
281/20 - América L Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19134     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 280/20 - VIAJANDO: Volviendo a Brugge
Fecha:Domingo, 27 de Septiembre, 2020  19:32:38 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 280/20

 

Volviendo a Brugge

 

El lunes 28 de enero por la mañana tomamos un vuelo de la empresa Czech Airlines, desde Praha, que en menos de dos horas nos llevó a Bruxelles. Y desde la capital belga, por medio del ferrocarril nos dirigimos de inmediato a Brugge.

Laurita había incluido a Brugge en nuestro periplo por recomendación de su hermana Ludmila con quien yo había visitado la ciudad un año atrás.

Nos alojamos en el hotel Ibis Budget Brugge Centrum Station, y sin perder tiempo salimos a caminar en una tarde muy fría pero soleada.

Desde ya, una de las atracciones del lugar la constituían los canales con sus numerosos puentes, que le daban un aspecto singular. En cada uno nos fuimos deteniendo para admirarlos, siendo uno de los más pintorescos el de Mariastraat.

 

Uno de los canales de Brugge desde el puente de Mariastraat

 

 

Laurita en el puente de Mariastraat

 

 

A pocos pasos de ese puente se encontraba el Sint-Janshospitaal (Hospital de San Juan), una de las instituciones médicas más antiguas de Europa, que se había establecido en 1150, sobre Mariastraat, cerca de una de las puertas de la muralla que en esa época protegía a la ciudad.

Había sido construido para brindar vivienda y cuidados a los peregrinos y transeúntes que llegaban a la ciudad, y a personas con enfermedades que no fueran contagiosas ni de origen mental.

Las monjas de la Orden de San Juan se encargaban de los servicios de enfermería, y los hermanos, de la administración.

En los siglos XIII y XIV, con el aumento de la población tuvo que ser ampliado, pero, en la segunda parte del siglo XX, se construyó un nuevo hospital general, por lo cual éste perdió su función transformándose en un museo y centro de convenciones.

 

Portal del Sint-Janshospitaal (Hospital de San Juan), sobre Mariastraat

 

 

La Onze-Lieve-Vrouwekerk (Iglesia de Nuestra Señora), era un gran edificio medieval que había sido construido entre los siglos XIII y XV, frente al hospital. Su torre, de ciento veintidós metros con treinta centímetros de altura, continuaba siendo la estructura más alta de la ciudad, y la segunda torre de ladrillo más alta del mundo.

 

Vista lateral de la Onze-Lieve-Vrouwekerk (Iglesia de Nuestra Señora)

 

 

Torre de la Onze-Lieve-Vrouwekerk (Iglesia de Nuestra Señora)

 

 

La Onze-Lieve-Vrouwekerk (Iglesia de Nuestra Señora)

 

 

Alrededor de la colegiata de la Iglesia de Nuestra Señora, como alrededor de todas las iglesias, se habían realizado entierros durante siglos. Y cuando un decreto imperial terminó con esto en 1784, y se puso en uso un cementerio general fuera de la ciudad, se eliminaron las tumbas alrededor de la Onze-Lieve-Vrouwekerk, y el espacio vacante se incorporó al dominio público, convirtiéndolo en los jardines Arentshof.

El ingreso a ese espacio verde se hacía a través de una puerta-arco al final de la calle Onze-Lieve-Vrouwekerkhof-Zuid.

 

Puerta de entrada a los jardines Arentshof, al final de la calle Onze-Lieve-Vrouwekerkhof-Zuid

 

 

Con Laurita junto a la puerta de entrada a los jardines Arentshof

 

 

Los jardines Arentshof y las construcciones que allí se encontraban, pertenecieron a diferentes familias a lo largo de varios siglos, hasta que en 1908, el Ayuntamiento decidió expropiarlos, pese a la oposición de su propietario, para darles función pública y crear un museo.

Junto al canal, en una especie de plazoleta se había erigido una estatua del filósofo valenciano Juan Luis Vives (1492-1540), con una placa escrita en castellano y en flamenco.

Este humanista, se había refugiado en Brugge a la edad de veinte años, debido a que su familia estaba siendo objeto de persecusiones por parte de la Inquisición por profesar el judaísmo. De hecho, su progenitor fue quemado en la hoguera en 1524.

Vives había llegado a decir: “… que tengo a esta ciudad de Brujas la misma inclinación que a mi Valencia y no la nombro con otra voz que patria mía porque ha catorce años que habito en ella y me he vuelto aquí como a mi propia casa”.

 

Monumento al filósofo y humanista valenciado Juan Luis Vives (1492-1540)

 

 

El Museo Gruuthuse, de artes aplicadas, se encontraba en la que había sido la lujosa casa de Louis Gruuthuse, y que también fuera cambiando de manos a lo largo de los años, incluso habiendo estado en las del Rey Felipe II de España. El gobierno de la ciudad de Brugge la compró en 1875 y la hizo restaurar por completo.

 

Museo Gruuthuse

 

 

En 1911 se construyó un nuevo puente sobre la Reie, denominado Sint-Bonifacius (San Bonifacio), conectando ambos sectores de los jardines.

 

Laurita en el Sint-Bonifaciusbrug (Puente San Bonifacio)

 

 

Vista del canal desde el Sint-Bonifaciusbrug (Puente San Bonifacio)

 

 

Desde el Sint-Bonifaciusbrug (Puente San Bonifacio) tomamos la calle Groeninge donde pudimos ver un canal secundario hacia un lado y otro del puente.

 

Un canal secundario desde el puente de la calle Groeninge

 

 

El mismo canal hacia el otro lado del puente de la calle Groeninge

 

 

Caminamos diez largas cuadras y llegamos al restorán Mayflower que funcionaba en un antiguo buque faro que estaba amarrado en el canal Gante-Ostende.

 

El antiguo buque faro Mayflower convertido en restorán

 

 

Continuamos el recorrido bordeando el Club de Yates Flandria con el fin de regresar a nuestro hotel, pero todavía faltaban unos setecientos metros, y estábamos algo perdidas.

Cualquiera podría decir, que debería ser un placer perderse en un lugar así, pero el tema era que la temperatura había descendido bastante, y había comenzado a garuar, en una zona de parques totalmente descampada.

 

Pasamos por el Club de Yates Flandria

 

 

Después de quitarnos la ropa mojada y darnos una ducha, totalmente exhaustas, nos quedamos dormidas despertándonos cerca de las nueve de la noche. Y al buscar un lugar donde cenar, nos encontramos con que todo estaba totalmente cerrado. Sólo había un bar donde todos estaban tomando unas copas, y la mujer que atendía en la barra se sorprendió de que a esa hora de la noche pretendiéramos cenar. De todos modos, se apiadó de nosotras y nos ofreció algo tipo snack como para que no nos fuésemos a la cama con el estómago vacío.

 

 

Ana María Liberali