Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18716 al 18735 
AsuntoAutor
209/20 - NUEVA GEO Noticias
210/20 - GRANDES C Noticias
211/20 - VIAJANDO: Noticias
212/20 - VIAJANDO: Noticias
213/20 - Gloria a Noticias
214/20 - La cara o Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No =?UTF-8?
215/20 - Capitalis Noticias
216/20 - VIAJANDO: Noticias
217/20 - VIAJANDO: Noticias
218/20 - A CIDADE Noticias
Re: NoticiasdelCeH isabel m
Re: NoticiasdelCeH Elias An
219/20 - VIAJANDO: Noticias
220/20 - La crisis Noticias
221/20 - PANEL 25 Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No Cecilia
222/20 - La cara o Noticias
223/20 - VARIABILI Noticias
224/20 - GEOPOLÍTI Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19091     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 240/20 - La crisis pandémica en una perspectiva muy huma na (Segunda parte)
Fecha:Domingo, 6 de Septiembre, 2020  22:50:20 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 240/20

 

La crisis pandémica en una perspectiva muy humana

(Segunda parte)

 

“La tierra, nuestra casa parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería”  Papa Francisco.

 

Alfredo César Dachary

 

En la primera parte de este artículo analizamos las cinco primeras de diez reflexiones sobre la crisis pandémica, fueron temas más generales que sirven de marco a todo el documento, por lo que seguimos con el sexto al décimo.

El sexto se le denominó “Los DESCA”, que son los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (DESCA) que deben abandonar su supuesto carácter programático y constituirse en inmediatamente operativos. No existe otro límite para su consolidación que el de la disponibilidad de riqueza en el territorio de los Estados, que no deben ser una canasta que se vende al mejor postor, porque no son patrimonio de pocos sino de todos.

El Estado, a través de sus gobernantes y con la anuencia de las leyes y funcionarios judiciales, permiten que se de esta concentración de riqueza, más cuando es el principal recurso del Estado para obtener beneficios, como es el gas, el petróleo, el agua, la electricidad y la gran minería, además de los grandes pulpos del agronegocio que especulan contra el país.

Estos procesos políticos que generan o consolidan nuevos poderes, fruto de la concentración de riqueza del país, que por su parte no permite que la mayoría, los descartados, ingresen en el tejido social con protección, contención y trabajo digno. Sólo así serán viables los DESCA; no existe otra fórmula.

Este nuevo orden generó un cambio sin sustento, basado en un mero voluntarismo, de los que tienen acceso al poder, por ello estamos nuevamente ante la opción del nominalismo jurídico que nos ha llevado a la anomia progresiva, o la consolidación de un verdadero orden sustantivo que motorice una sociedad humana justa y equitativa.

La séptima reflexión trata de la distribución igualitaria de la riqueza, ya que hoy existe lo opuesto, una concentración de la riqueza que es injusta, insostenible e inadmisible, es tan contrastante como violenta, y tan negada u ocultada como real y que si queremos la tenemos muy cerca de donde estamos.

En la situación actual, el mal llamado desarrollo opera de forma polarizada, a una minoría le va adjudicando cada vez más dinero y una gran mayoría cada vez tiene menos, o sea, que carece de lógica evolutiva y es la expresión más clara de la expoliación en masa.

Por ello no hay proceso económico real que pueda justificar que un puñado de personas tengan más riqueza que la mitad de la población del planeta, como lo señalan los estudios de Oxfam, que muestran que la concentración de la riqueza, la tierra y el ingreso es extrema en la región.

En ingreso per cápita, América Latina y el Caribe es la región más desigual del mundo seguida de los países subsaharianos. En riqueza y patrimonio, la desigualdad también es muy elevada, con un Índice de Gini de 0.809 en 2014. La brecha entre los más ricos y los que menos tienen es escandalosa. El 10% más pobre tiene niveles tan bajos de ingreso que en 2013 apenas alcanzaba un pírrico 1.3% del total regional. Entre tanto, el 10% con ingresos más altos de América Latina se queda con el 37%.

Es un verdadero oprobio esa terrible asimetría que se nutre del descarte, la desconsideración y la violencia para sostenerse en pie. Como Francisco ha señalado, no hay democracia con hambre, ni desarrollo con pobreza ni justicia en la inequidad. La concentración de la riqueza ha de ser atomizada si se desea construir una sociedad nueva, integrada, justa y humana.

La octava reflexión es referente a una nueva democracia y un nuevo orden informativo, ya que no puede haber una verdadera democracia si el orden informativo está controlado y solo sirve para justificar la desigualdad.

La pandemia ha puesto en evidencia también la fragilidad del sistema político y la imperiosa necesidad de su revisión. La democracia representativa ha colapsado frente al progresivo y evidente avance del orden informativo que redacta las agendas políticas y diseña con su cotidiana erosión sobre la opinión pública, los límites del propio sistema.

El law fare o “guerra jurídica” y otras formas de intervención externa enmarcadas en los conflictos de cuarta generación, minan todo intento por sostener la soberanía de los pueblos y la legitimidad democrática.

Ante esta situación es necesario un giro de timón en los órdenes políticos, ya que el orden informativo ha crecido de manera desproporcionada y controla todos los tipos de comunicación desde los periódicos a las redes sociales y en todos se basa en las fake news, que operan con trols, y que terminan dominando todos los espacios, asfixiando a las noticias opuestas o diferentes.

Es imprescindible que el recurso tecnológico se utilice de aquí en más para legitimar en tiempo real decisiones que no pueden continuar adoptándose en la soledad del poder de los lobbies, que hoy tienen entre sus principales empresas los multimedios, por ello la tecnología abre la puerta a formas semidirectas o directas de democracia, tales como la consulta popular, la iniciativa popular o el recall, para que dinamicen la relación entre pueblo y gobierno, tendiendo a su progresiva y real amalgama.

El poder de los medios es tan fuerte que ha logrado en Latinoamérica y el Caribe voltear gobiernos, políticos y partidos, por lo que se consideran a estos nuevos monopolios los multimedios, ya no el cuarto poder sino el primero.

La novena reflexión es sobre un mal que viene de mucho tiempo atrás, la violencia, el racismo y la discriminación. La pandemia no es la única peste del presente, ni la única amenaza, ya que dentro de ella durante las cuarentenas se han profundizado la violencia de género y la intrafamiliar, siendo el incremento de los feminicidios un ejemplo de este tipo de violencia.

En esta emergencia sanitaria hemos podido ver con asombro el crecimiento por parte de ciertos grupos mayoritariamente los anticuarentena, el auge de una violencia inexplicable contra los servidores de la salud desde médicos a enfermeras, camilleros y otros más, que han sido víctimas de violencia en la zona donde viven o en el transporte, lo cual nos muestra otra parte de la desintegración moral del sistema.

El racismo y la discriminación, como formas de odio y de intolerancia, son un virus mortal para la sociedad humana, siendo los ejemplos más conocidos los recientes casos de brutalidad policial o de muertes sistemáticas de líderes sociales, así como otras formas estructurales de violencia sobre grupos sociales y etnias con base en la supremacía racial, religiosa o de género.

Estas prácticas antisociales deben ser desterrados de la faz de la tierra en un esfuerzo central de los poderes públicos. Las juezas y jueces están llamados a encabezar un protagonismo esencial en ese proceso de neutralización de las doctrinas del odio, que hoy se ciernen sobre las mujeres, las personas afrodescendientes, indígenas, grupos religiosos y tantos otros más.

Nos alarma que algunos gobiernos del continente han generado discursos afines con la aludida persecución, y que, de alguna forma directa o indirecta, promuevan conductas ilegales por parte de determinados poderes del Estado; hasta con persecuciones a funcionarios judiciales que son hostigados por cumplir con la ley, y que necesariamente deben ser reconocidos y apoyados en su labor, siendo el caso extremo el de Brasil, Bolivia y Colombia, además de Chile y Perú.

La décima reflexión es la creatividad, porque es en este preciso momento en que la crisis llama a nuestra capacidad creativa, para buscar una solución a esta situación lamentable de pobreza, violencia, racismo y mucho más que se ha construído en el último medio siglo.

Los moldes y modelos del pasado, en los campos políticos, económicos y jurídicos, han demostrado su incapacidad y su perfil destructivo en lo social.

Hacen falta nuevos paradigmas, son necesarios novedosos procedimientos, se tornan indispensables liderazgos creativos y valientes, ya que el peor de los errores sería construir sobre los cimientos negativos del pasado reciente, porque ahora es el momento de un cambio radical.

La pandemia, aún entre medio de las consecuencias dramáticas y dolorosas, nos presenta un resquicio de acción, una pequeña veta paradojal, por donde construir un mundo nuevo, con una economía al servicio del hombre, un derecho comprometido con su dignidad y una democracia política garante de su voluntad real.

El documento aquí analizado fue emitido en Buenos Aires, Capital de la República Argentina, sede bianual de la Presidencia del Comité, el 4 de julio del 2020. Sus redactores juristas son ciudadanos comprometidos y la reflexión va más allá de lo que a veces plantean los partidos políticos, por ello hay más credibilidad, bajo una base ética por los derechos sociales y la doctrina Franciscana.

 

cesaralfredo552@gmail.com