Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18716 al 18735 
AsuntoAutor
209/20 - NUEVA GEO Noticias
210/20 - GRANDES C Noticias
211/20 - VIAJANDO: Noticias
212/20 - VIAJANDO: Noticias
213/20 - Gloria a Noticias
214/20 - La cara o Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No =?UTF-8?
215/20 - Capitalis Noticias
216/20 - VIAJANDO: Noticias
217/20 - VIAJANDO: Noticias
218/20 - A CIDADE Noticias
Re: NoticiasdelCeH isabel m
Re: NoticiasdelCeH Elias An
219/20 - VIAJANDO: Noticias
220/20 - La crisis Noticias
221/20 - PANEL 25 Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No Cecilia
222/20 - La cara o Noticias
223/20 - VARIABILI Noticias
224/20 - GEOPOLÍTI Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19067     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Re: NoticiasdelCeHu 217/20 - VIAJANDO: Navegando por el mar Egeo
Fecha:Jueves, 27 de Agosto, 2020  06:52:15 (-0300)
Autor:Elias Antonio Vieira <evieira371 @.....com>

Buenos días estimada amiga. Gracias por compartir las noticias de su viaje por el mar Egeo.
Un abrazo.

Em qua, 26 de ago de 2020 22:20, Noticias del CeHu <noticias@centrohumboldt.org> escreveu:

NCeHu 217/20

 

Navegando por el mar Egeo

 

Eran cerca de las cuatro la tarde cuando zarpamos desde el puerto de Athinios, en la isla Santorini a bordo del transbordador ‚ÄúDelos‚ÄĚ de la empresa Blue Star.

Hab√≠amos permanecido all√≠ poco m√¡s de veinticuatro horas, pero la experiencia hab√≠a sido incre√≠ble. Por eso, el viaje de regreso nos daba la posibilidad de recordar y comentar permanentemente todo lo vivido. Est√¡bamos navegando sobre el cr√¡ter hundido de un volc√¡n en actividad, y s√≥lo eso era algo que nos erizaba la piel.

 

Navegando por el cr√¡ter hundido de un volc√¡n en actividad

 

 

La primera parada, a una hora de navegaci√≥n, fue la isla de √ćos, nombre que nos hab√≠a llamado la atenci√≥n. Y como el tiempo disponible y la tranquilidad de la navegaci√≥n lo permit√≠an, me puse a leer diferentes folletos que nos hab√≠an entregado. Y all√≠ dec√≠a que no se conoc√≠a con exactitud el origen de su denominaci√≥n. Que seg√ļn Plutarco, se pensaba que derivaba de una palabra griega referida a las violetas ‚ÄúIa‚ÄĚ, ya que esas flores abundaban en la isla. Sin embargo, otros afirmaban que en la antig√ľedad, los fenicios la hab√≠an llamado ‚ÄúPhiniki‚ÄĚ. Y que, en el siglo III, cuando la isla fue unida a la Liga de los Isle√Īos, probablemente fuera nombrada Ars√≠one en honor a la esposa de Ptolomeo II. En el per√≠odo otomano, la isla se llamaba Anza o Aina, y su nombre actual se hab√≠a establecido oficialmente en el siglo XIX. Sin embargo, popularmente, los habitantes de las C√≠cladas la llamaban ‚ÄúNio‚ÄĚ, un vocablo que proven√≠a de la era bizantina. El nombre Peque√Īa Malta, encontrado en los textos de los viajeros durante la dominaci√≥n otomana, estaba relacionado con la presencia permanente de piratas.

 

Pr√≥ximos a la isla de √ćos

 

 

Esta vez, nuevamente en el sal√≥n de la clase econ√≥mica, nos hab√≠amos ubicado en la proa. La embarcaci√≥n era la m√¡s grande de la flota de Blue Star. Ten√≠a capacidad para dos mil cuatrocientos pasajeros y cuatrocientos treinta veh√≠culos, pero en este viaje estaba ocupada en su tercera parte.

 

Nilda observando el mar desde la proa

 

 

Salón de la clase económica

 

 

En una hora m√¡s estuvimos en la isla de Naxos.

En lo profundo de las brumas del tiempo, el comienzo de la historia de Naxos se entrelazaba con seres míticos, leyendas y héroes que luego se sucedieron por distintas épocas: micénica, romana, bizantina y las de ocupaciones venecianas y otomanas.

Seg√ļn la mitolog√≠a griega, Naxos hab√≠a sido la isla nupcial de Dionisio, el Dios del Vino.

 

La isla de Naxos

 

 

El trayecto entre los puertos de Naxos y de Paros, se hac√≠a en, aproximadamente, cuarenta y cinco minutos, y mientras est√¡bamos cruzando el estrecho que separaba ambas islas, comenzamos a disfrutar de un hermoso atardecer.

Enseguida record√© la frase de Joan Manuel Serrat ‚ÄúA tus atardeceres rojos se acostumbraron mis ojos como el recodo al camino‚Ķ‚ÄĚ, porque el Egeo era parte del Mediterr√¡neo, y en este ocaso, la frase se cumpl√≠a perfectamente.

Pero, de pronto, cuando ya eran casi las siete de la tarde, un marinero vino a cerrar las cortinas, tap√¡ndonos totalmente la visi√≥n del exterior. Yo protest√©, porque nuestra ubicaci√≥n hab√≠a tenido que ver con la posibilidad de tener una visi√≥n amplia del paisaje; pero √©l me indic√≥, con justa raz√≥n, que al capit√¡n le molestaban las luces del interior de la nave, porque dificultaban su visibilidad. Entonces, nos movimos en busca de una nueva ventana a babor, pero ya se hab√≠a hecho totalmente de noche.

 

A tus atardeceres rojos se acostumbraron mis ojos…

 

 

Después del atraque en Paros, pasaron cuatro horas hasta llegar a nuestro destino, con el mar totalmente a oscuras y sin ninguna otra escala. Y fue un buen momento para reflexionar sobre diferentes cuestiones y tener una larga charla con Nilda, sin interrupciones, sin siquiera las de los celulares, ya que durante un largo tiempo carecimos de conexión alguna.

Y en ese momento record√© una frase de autor an√≥nimo que dec√≠a ‚ÄúSi piensas que conoces a una persona, haz un viaje con ella‚ÄĚ. Yo siempre hab√≠a tenido afinidad con mi prima, pero compartiendo d√≠a y noche, sin despegarme de ella ni un minuto, ante situaciones tan especiales, y tan lejos de nuestros hogares, estaba descubriendo que nuestra relaci√≥n era mucho m√¡s cercana que la sangu√≠nea, que ten√≠amos una gran empat√≠a, y que me encontraba ante un ser excepcional, una maravillosa persona, que, con sus casi ochenta y cinco a√Īos, ten√≠a esp√≠ritu juvenil, y tanta curiosidad por conocer nuevos lugares. Y estas islas, hab√≠an sido su gran sue√Īo. As√≠ que su compa√Ī√≠a estaba siendo la raz√≥n m√¡s importante por la cual este viaje fuera tan trascendente para m√≠.

Arribamos a Pire√¡s siendo casi las doce de la noche. El puerto era un verdadero caos, y la lucha por conseguir un taxi libre se convirti√≥ en un problema. Yo no ten√≠a buenas referencias de los taxistas en Grecia, y tem√≠a que, si ten√≠amos que hacer un largo trayecto, pudi√©ramos pasar un mal momento. Por eso, previendo que el horario estipulado de llegada pudiera ser complicado, hab√≠amos reservado una habitaci√≥n en un hotel relativamente cercano, el Pireos Dream.

Y all√≠ pasamos la noche prepar√¡ndonos, para al d√≠a siguiente, continuar con nuestro periplo.

 

 

Ana María Liberali

 

 

 

 

 



--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es humboldt-alta@eListas.net. 
Para darte de baja, envía un mensaje a  
humboldt-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt