Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18701 al 18720 
AsuntoAutor
197/20 - VIAJANDO: Noticias
198/20 - La cara o Noticias
199/20 - Post pand Noticias
200/20 - VIAJANDO: Noticias
201/20 - La cara o Noticias
202/20 - La cara o Noticias
203/20 - VIAJANDO: Noticias
Re: NoticiasdelCeH g_aguila
204/20 - VIAJANDO: Noticias
Re: NoticiasdelCeH Ana Marí
RELATOS SIN IMÁGEN Noticias
205/20 - La cara o Noticias
206/20 - El ocaso Noticias
207/20 - VIAJANDO: Noticias
208/20 - EL "REGRE Noticias
209/20 - NUEVA GEO Noticias
210/20 - GRANDES C Noticias
211/20 - VIAJANDO: Noticias
212/20 - VIAJANDO: Noticias
213/20 - Gloria a Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19051     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 206/20 - El ocaso de Occidente
Fecha:Domingo, 16 de Agosto, 2020  20:44:20 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 206/20

 

El ocaso de Occidente

 

         “Esta vez los bárbaros no esperan más allá de las fronteras han estado gobernando hace bastante tiempo”. Alasdair MacIntyre

                                                                 

Alfredo César Dachary

 

Pensar hoy en la lucha por la hegemonía del sistema mundial puede sonar a reduccionismo o quizás simplificación de la realidad, ya que no se trata de la pugna entre Estados Unidos, la continuidad del colonialismo europeo desde el siglo XV, frente a China un imperio con más de 5,000 años de historia.

La batalla de Estados Unidos con China va más allá de la hegemonía, ya que lo que está en juego es el dominio de occidente que redescubrió el mundo y lo moldeó a su antojo a partir del siglo XV, con la doble cara de la conquista y la colonización, que se define como el inicio de la modernidad eurocentrista y sus amplias consecuencias vigentes hasta la actualidad.

Europa no defiende solo a Estados Unidos, protege su legado, que es la narrativa que ellos construyeron desde el poder de la conquista, pero que no se limitó a éstos, sino que se transformó en la base de la ciencia moderna, al reconstruir la historia desde su perspectiva como el centro del mundo, a crear la botánica, la zoología, la geografía, la antropología y, al final, la sociología para explicar esta visión del mundo, muy alejada de la realidad, pero fruto de la conquista.

La diferencia entre los imperios modernos y los coloniales fue que ganaron la guerra con nuevas armas, pero con un aliado impensado, que hoy nuevamente nos agrede: los virus desde la viruela al cólera, generando el mayor genocidio de la historia, que ha pasado a ser enterrado junto a los que perdieron.

La conquista de América, la de África y luego de parte de Asia sirvió para ratificar las ideas dominantes de la aristocracia europea en el poder de ser la única cultura de la tierra, y el resto eran diferentes escalas de barbarismo lo que llevó, en la medida en que se pudo, a destruir las bases culturales de los pueblos originarios a partir de prohibir su lengua, destruir sus dioses y demás expresiones de la cultura.

Esa larga historia de la conquista y colonización tiene pasajes muy oscuros, además del exterminio de pueblos originarios, estuvo la esclavitud, una huella que ha generado en América la primer gran “minoría”: los afrodescendientes directos y los que generaron nuevos pueblos como es el caso de los Misquitos en Honduras y parte de Nicaragua, costa Caribe.

La primera revolución moderna fue la revolución francesa y la segunda fue la haitiana, para algunos la de América del Norte, pero una lucha de las burguesías locales frente a los ingleses, no cambió en nada el estatus de los pueblos originarios y los esclavos.

Este marcó el Caribe de rojo, ya que la próxima revolución sería la cubana en 1959, luego las dos frustradas de Guyana y Granada y esta región en la zona donde se dieron el mayor número de intervenciones de Estados Unidos, desde la guerra a España invadiendo Cuba y Puerto Rico, a la República Dominicana, a la República Cooperativa de Guyana, Granada, Haití, Panamá, Nicaragua, Guatemala y Honduras, que son parte de las más de 60 grandes operaciones militar oficiales de Estados Unidos en el mundo.

La llamada Teoría del péndulo se basa en que la solución a los problemas de Estados Unidos viene desde dentro de su sociedad, pero en estas últimas décadas, desde el fin de las décadas de oro 1950-1970, donde concluyen con la pérdida del patrón oro para el dólar, el país no ha logrado una verdadera recuperación y replanteamiento para una nueva época, según el historiador cultural de ese país, Morris Bergman, en su libro “Edad oscura americana, la fase final del imperio”.

Bergman plantea la refutación de la teoría del péndulo y las principales afirmaciones son:

Estamos en un grado avanzado de desintegración cultural, lo que puede llamarse la muerte del espíritu, dado el vacío, la alienación, la violencia y la ignorancia que hoy predomina en el país, por lo que es difícil imaginarse de donde provendrían los elementos de la recuperación.

Las libertades civiles, el desarrollo y proliferación de las tecnologías extremadamente sofisticadas, cambia el panorama de manera considerable, con la privacidad amenazada y las tecnologías llegaron para quedarse. Todo esto hace la represión más fácil y el cambio más difícil.

Parece que hemos pasado de una nación de leyes a una de hombres, por lo que es la primera vez que se legaliza la tortura, o se contempla cancelar elecciones presidenciales, lo cual no ha generado objeciones por parte del pueblo; se ha vuelto parte del paisaje.

Como admiten Lieven y Stone, el 11 de septiembre puede haberse dañado el patrón cíclico o auto reparador para siempre. La guerra contra el terror se transformó en una guerra permanente, sin objetivo claro y específico. Para Stone, el riesgo son las llamadas restricciones de emergencia, que se convierten en un rasgo permanente de la vida.

Los cambios en cantidad en algún momento se convierten en calidad, las alteraciones cíclicas pasadas pueden habernos pasado factura y haber agotado nuestra capacidad de recuperación. Arnold Toynbee advirtió que, en el proceso de declive, una civilización puede de vez en cuando recuperarse por un tiempo, pero lo que en última instancia determina el resultado es la trayectoria general, las propiedades estructurales de la situación.

Wallerstein afirma que Europa y Asia ven a Estados Unidos como un país mucho menos importante en el panorama internacional, que el dólar es más débil, que es posible que la proliferación nuclear sea imparable, que el ejército de Estados Unidos se está estirando al límite y que sus deudas comerciales y nacionales son enormes.

Los días de hegemonía y de liderazgo parecen haber terminado. Puede Estados Unidos recuperarse, pero la verdadera recuperación requiere una revisión interna de los valores y de la estructura social e invertir la profunda polarización social, económica y política de los últimos treinta años.

Implica modificar hábitos y valores básicos, particularidades de la vida ciudadana, Jimmy Carter lo intento y perdió, ya que el pueblo norteamericano prefiere la fantasía a la realidad.

Años después, haciendo uso de la famosa frase que la historia se repite primero como tragedia y luego comedia, se encontraron el presidente Donald Trump y el ex presidente Jimmy Carter, en medio de una lucha feroz que tiene el presidente por su reelección y el enfrentamiento que él ha promovido con China. 

Este encuentro lo comentó el ex presidente Carter en la Iglesia Bautista Maranatha, en su ciudad natal de Plains Georgia y lo publicó la revista Newsweek

Lo primero que el ex presidente Jimmy Carter le explica a Trump son las razones por las que China adelantará a Estados Unidos, en el siguiente monólogo con un gran conversador como Trump.

En abril de 2019, Donald Trump habló por teléfono con el ex presidente norteamericano Jimmy Carter, de 94 años, y el tema principal de esa llamada fue la preocupación de Trump sobre el auge de China y el posible sobrepaso a Estados Unidos como primera potencia mundial.

Según Emma Hurt, reportera de WABE, Carter dijo que Trump estaba preocupado de que "China se adelantará a nosotros" y sugirió que el presidente tenía razón en preocuparse, ya que según los modelos económicos China lo superaría pronto. 

Carter, quien normalizó las relaciones diplomáticas entre Washington y Beijing en 1979, sugirió que el crecimiento vertiginoso de China había sido facilitado por inversiones sensatas y alentado por la paz: "Desde 1979, ¿sabes cuántas veces China ha estado en guerra con alguien? Ninguna. Y nosotros vivimos en guerra ... somos la nación más guerrera de la historia del mundo, debido a la tendencia de Estados Unidos de obligar a otras naciones a adoptar nuestros principios".

Mientras tanto, en China, los beneficios económicos de la paz son claros: 

“¿Cuántas millas de ferrocarril de alta velocidad tenemos en este país? China tiene unas 18,000 millas de trenes de alta velocidad, y Estados Unidos ha desperdiciado, creo, 3 billones de dólares en gastos militares. Es más de lo que puedes imaginar. China no ha desperdiciado ni un centavo en la guerra, y es por eso que están por delante de nosotros en casi todos los sentidos”.

Carter añadió también: "Creo que la diferencia es que si tomas 3 billones de dólares y lo pones en la infraestructura estadounidense, probablemente tendrías 2 billones sobrantes. Tendríamos un ferrocarril de alta velocidad. Tendríamos puentes que no se derrumbarían, carreteras que se mantengan adecuadamente. Nuestro sistema educativo sería tan bueno como el de Corea del Sur o Hong Kong".

Antes de abandonar el púlpito, Carter señaló: "No estaba comparando negativamente a mi país con China, solo lo estaba señalando porque recibí una llamada telefónica anoche".

Más recientemente  Jimmy Carter también realizó unas declaraciones sobre la decisión de Trump de dejar de financiar a la OMS. “Estoy angustiado por la decisión de retener los fondos que Estados Unidos necesita para la Organización Mundial de la Salud, especialmente durante una pandemia internacional. La OMS es la única organización internacional capaz de liderar los esfuerzos para controlar este virus”. 

Ya no se trata de enemigos los que plantean la decadencia de Estados Unidos, son los mismos políticos los que ya la ven y temen que en la desesperación, Trump realice una acción grave que podría desatar una conflagración global, de la que difícilmente podríamos sobrevivir.

A Estados Unidos, el imperio más joven, le falta aprender la última lección que se la dio la Reina Victoria de Gran Bretaña. Sabiendo de su pronta muerte, la reina organizó el sepelio de ella como el gran acto de Estado en el que participaron las tres fuerzas armadas y duró varios días. No era la despedida de la tierra, era la despedida del imperio, pero para ello hay que tener la perspectiva que solo los grandes políticos pueden tener; el resto como siempre, termina en el basurero de la historia.

 

cesaralfredo552@gmail.com