Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18701 al 18720 
AsuntoAutor
197/20 - VIAJANDO: Noticias
198/20 - La cara o Noticias
199/20 - Post pand Noticias
200/20 - VIAJANDO: Noticias
201/20 - La cara o Noticias
202/20 - La cara o Noticias
203/20 - VIAJANDO: Noticias
Re: NoticiasdelCeH g_aguila
204/20 - VIAJANDO: Noticias
Re: NoticiasdelCeH Ana Marí
RELATOS SIN IMÁGEN Noticias
205/20 - La cara o Noticias
206/20 - El ocaso Noticias
207/20 - VIAJANDO: Noticias
208/20 - EL "REGRE Noticias
209/20 - NUEVA GEO Noticias
210/20 - GRANDES C Noticias
211/20 - VIAJANDO: Noticias
212/20 - VIAJANDO: Noticias
213/20 - Gloria a Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 19046     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Re: NoticiasdelCeHu VIAJANDO: City tour por Athina y partida hacia Venezia
Fecha:Sabado, 15 de Agosto, 2020  18:31:59 (+0000)
Autor:g_aguila <g_aguila @...............mx>

ESTIMADA MAESTRA ANA MARIA.

EN SUS ULTIMAS NARRATIVAS DE SUS VIAJES POR GRECIA E ITALIA, NO LLEGAN LAS FOTOS.

SERA QUE LAS PUEDA ENVIAR.

SALUDOS

GENARO AGUILAR
MÈXICO

De: Noticias del CeHu <noticias@centrohumboldt.org>
Enviado: viernes, 14 de agosto de 2020 07:20 p. m.
Para: humboldt@eListas.net <humboldt@eListas.net>
Asunto: NoticiasdelCeHu VIAJANDO: City tour por Athina y partida hacia Venezia
 

NCeHu 203/20

 

 

City tour por Athina y partida hacia Venezia

 

El miércoles 23 de enero, a mitad de la mañana, solicitamos un taxi desde el Adam’s Hotel para dirigirnos al Centro de Athina, con el fin de comprar dracmas en metal y papel, que era la moneda oficial griega antes de la utilización del euro. El encargo había sido de mi hijo Joaquín, padre de Laurita, quien se dedicaba a la comercialización de numismática.

El tránsito estaba pesado, pero nosotros no teníamos demasiado apuro, salvo ver el correr del taxímetro, que tampoco era algo muy problemático. Sin embargo, el conductor, que era un hombre de mediana edad, estaba descontrolado. Hacía maniobras alocadas sosteniendo el volante con una sola mano, mientras que, con la otra, sacudía en forma continua un kombolói.

El kombolói consistía en un popular juguete griego, similar a un rosario, pero sin connotaciones religiosas, que contaba con una decoración en su parte inferior. Era utilizado como pasatiempo o bien para control de la ansiedad. Tiempo atrás, sólo podía ser usado por hombres de elevada edad, pero posteriormente se generalizó su uso en toda la sociedad griega.

A pesar del temor que nos había generado el taxista por el evidente estado de nervios que demostraba, llegamos a destino sin dificultades. Y luego de cumplir con el objetivo que nos había llevado hasta los alrededores de la plaza Syntagma, decidimos tomar el ómnibus de turismo, para que Laurita tuviera una visión más amplia de la ciudad.

Frente a la plaza Syntagma se encontraba el Parlamento Helénico o Consejo de los Helenos, la institución democrática suprema que representaba a los ciudadanos griegos a través de trescientos miembros, elegidos por sufragio directo, universal, secreto y obligatorio, para un período de cuatro años.

 

 

Edificio del Parlamento Helénico con columnas dóricas

 

 

A medida en que comenzamos a circular por diferentes calles pudimos ver que en la mayoría de ellas abundaban árboles cargados de mandarinas, y en muchos casos, estando en el piso superior del ómnibus, diría que estaban a nuestro alcance.

En una esquina del recorrido se ubicaba una interesante iglesia, como tantas, de estilo bizantino. Entre las características de la arquitectura bizantina, se destacaban, fundamentalmente, sus cúpulas redondeadas y el uso del ladrillo en sustitución de la piedra.

 

 

Iglesia de estilo bizantino

 

 

Después de bordear el Jardín Nacional de Athina, llegamos al Arco o Puerta de Adriano, que se asemejaba a un arco de triunfo romano. Estaba situado en un antiguo camino que unía el Centro de la Athina Antigua con el complejo de estructuras que incluían al Templo de Zeus Olímpico. Se desconocía el origen de su construcción y había dudas sobre las inscripciones que referían a Teseo y Adriano como fundadores de Athina.

 

 

El Arco o Puerta de Adriano

 

 

Transitando por la avenida Eleftherios Venizelou arribamos a la Academia Nacional de Ciencias de Grecia, el centro de investigación más importante del país. Fundada en 1926, operaba bajo la supervisión del Ministerio de Educación, y su edificio era considerado uno de los monumentos más importantes de la ciudad, en cuyo frente se destacaban seis columnas jónicas.

 

 

La Academia Nacional de Ciencias con columnas jónicas

 

 

Otro edificio imponente era el de la Universidad Nacional y Kapodistríaca de Athina, fundada el 3 de mayo de 1837, por iniciativa del rey bávaro Otón I. Contaba con dos columnas jónicas flanqueando la entrada y otras doce de forma rectangular a lo largo de la galería.

En enero de 2019, momento en que nos encontrábamos allí, una pancarta de protesta se hallaba en sus jardines, mostrando el disconformismo con las políticas llevadas a cabo por las autoridades.

 

 

La Universidad Nacional y Kapodistríaca de Athina con carteles de protesta

 

 

Un tercer edificio que integraba una trilogía con los dos anteriores, era el de la Biblioteca Nacional de Grecia, fundada en 1832. De estilo neoclásico y con seis columnas dóricos en su frente.

 

 

La Biblioteca Nacional de Grecia con columnas dóricas

 

 

Circulando por el Centro, en la calle Oktovriou casi esquina Stournari, nos encontramos ante una de las tantas manifestaciones de protesta, ya que Grecia continuaba en una profunda crisis originada, como no era de extrañar, por las exigencias del Fondo Monetario Internacional, al mantener una deuda con tan despreciable entidad.

 

 

Una de las tantas manifestaciones de protesta

en la calle Oktovriou casi esquina Stournari, del Centro de Athina

 

 

Muy cerca de allí se ubicaba el Museo Arqueológico Nacional de Athina, que albergaba gran parte de los objetos encontrados en Grecia desde su pre-historia hasta la antigüedad tardía. Dependiendo directamente de la Dirección General de Antigüedades, organismo del Ministerio de Cultura, estaba construido en estilo neoclásico y contaba con cuatro columnas jónicas en su frente.

 

 

Museo Arqueológico Nacional con columnas jónicas

 

 

No sé si Laurita había quedado agotada por todas las actividades de los días anteriores, o si el jet lag, la descompensación horaria, se le había producido tardíamente, pero el hecho fue que se había quedado dormida en parte del recorrido. Así que decidí bajar en el barrio de Monastiraki para que tomara aire y se despejara.

La zona debía su nombre a la plaza Monastiraki, que, a su vez, llevaba el nombre de la iglesia bizantina de Pantanassa, que se encontraba dentro de la plaza.

 

 

Plaza de Monastiraki

 

 

La iglesia estaba dedicada a Panagia Pantanassa (Virgen María Reina de Todos Nosotros), y era una de las más antiguas de Athina. A fines de 1678 se convirtió en parroquia, y el monasterio pasó a llamarse Mikromonastiro o Monastiraki, que significaba “Pequeño Monastertio”.

 

 

Torre de la Iglesia de la Asunción de la Virgen de Monastiraki

 

 

La intención era tomar algo por allí y caminar las diez cuadras que nos separaban del hotel, pero, al comenzar a llover, no nos quedó otra opción que la de subirnos a un taxi e ir directamente al café-bar Kidathineon, en Plaka, donde nos encontramos con Aekaterine con el fin de despedirnos.

 

 

Con Aekaterine y Laurita en el café-bar Kidathineon

 

 

Después de una amable charla, recogimos nuestro equipaje, y nos trasladamos hasta el aeropuerto Eleftherios Venizelos, desde donde volaríamos a Venezia con cambio de avión en Roma.

Yo también estaba muy cansada, por lo que me dormí durante el despegue, pero, antes de que pudiera tomar altura, el avión pegó tales sacudones, a causa del viento imperante, que todos los pasajeros comenzaron a gritar, logrando despertarme. No obstante, me mantuve quieta y con los ojos cerrados. Mientras tanto, Laurita, asustada, me sacudió y me dijo desesperada que el avión se caería…

Yo, intentando tranquilizarla, abrí los ojos, miré por la ventanilla, y le contesté muy segura: -“¡No, no se cae!” Y volví a mi posición anterior, haciéndome la dormida, pensando que de esa manera se calmaría. En pocos minutos, todo volvió a la normalidad, pero ella me reclamó no haberla abrazado para contenerla. El siguiente vuelo de Alitalia fue muy tranquilo, arribando a Venezia a las once de la noche.

Nos alojamos en el hotel Centrale de la ciudad de Mestre, que si bien pertenecía al Municipio de Venezia, estaba situado en tierra firme, frente a la zona de los canales. Esta ubicación era beneficiosa para nosotras, tanto porque las tarifas hoteleras eran más bajas que dentro del lido de Venezia, como porque los automotores podían acceder sin inconvenientes.

 

 

Ana María Liberali

 

 

 

 



--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es humboldt-alta@eListas.net. 
Para darte de baja, envía un mensaje a  
humboldt-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt