Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1864 al 1883 
AsuntoAutor
768/03 - ESPECIALI Humboldt
769/03 - Democraci Humboldt
770/03 - ACTIVIDAD Humboldt
771/03 - Desertifi Humboldt
772/03 - Minera Al Humboldt
773/03 - CURSOS UN Humboldt
774/03 - Caribbean Humboldt
775/03 - A new boo Humboldt
776/03 - Macedonia Humboldt
777/03 - Por un Es Humboldt
778/03 - ESPECIALI Humboldt
779/03 - ACTIVIDAD Humboldt
Re: NoticiasdelCeH ANPG
780/03 - Cultural Humboldt
781/03 - Geography Humboldt
782/03 - Contexto Humboldt
783/03 - Especiali Humboldt
784/03 - Departmen Humboldt
785/03 - ESPECIALI Humboldt
786/03 - ACTIVIDAD Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2064     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 777/03 - Por un Estado, en mejor estado...
Fecha:Jueves, 19 de Junio, 2003  12:19:28 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Bebida de limón

NCeHu 777/03

“Por un Estado, en mejor estado...”

 

Ezequiel Beer

Miembro adherente del Centro Humboldt

 


 

El proceso de reestructuración del estado inaugurado a partir de principios de los noventa, en firme correlación con el llamado “Consenso de Washington” o –en otras palabras- la puesta en práctica de las recetas neoliberales en la Argentina; el afán de la eficiencia y la racionalidad en la utilización de los recursos estatales y el cumplimiento de compromisos externos generados por una apropiación ilegítima del poder del estado, han configurado un futuro incierto en relación con la vital importancia de la producción de conocimiento por parte de la Universidad y la formación de futuros investigadores. Más allá de esta breve introducción es importante  comentar cuales son los factores que permiten comprobar  lo anteriormente expresado. Por lo tanto, será  función de este artículo realizar una breve radiografía del estado actual de la investigación en la universidad pública y poder generar una discusión critica y profunda con respecto a las posibilidades de desarrollo y crecimiento dentro de un contexto tan restrictivo para el quehacer  científico.

A continuación se dará lugar a dos aspectos de intima relación con la temática del artículo para luego poder llevar a cabo un comentario final.

 En primer lugar, la reducción del número de empleados estatales implicó en su mayor medida la desarticulación de los organismos de control  ( Junta Nacional de Carnes, Junta Nacional de Granos, etc.) que, además de  verificar el correcto funcionamiento del proceso productivo del país, realizaban importantes tareas de investigación y de estudio temporal que permitían  generar propuestas alternativas a los complejos problemas de la actividad productiva del país. Es decir,  el Estado en vez de reducir el número de empleados cuya permanencia se debía al clientelismo político y a un nivel de burocratización innecesario y sumamente oneroso, se desprendió de aquellos profesionales que realizaban tareas de vital importancia, estableciéndose así un vacío intelectual de muy difícil recuperación.

En segundo lugar, la situación actual de las universidades públicas argentinas  se debe a un cúmulo de problemas de diversa envergadura pero que tienen como eje el presupuesto universitario. Su disminución no sólo se debe a la reducción de los fondos asignados a cada universidad sino  también a la creación –que dicho sea de paso es beneficiosa para el quehacer universitario del país- de nuevos centros de estudio. Es decir, que la división del presupuesto total redunda en una pérdida de fondos para determinadas universidades (generalmente de tinte político opuesto al gobierno de turno) generando de esta manera un deterioro generalizado de toda la comunidad universitaria argentina. En vez de “ más y mejor educación” se debería decir “más y peor educación”. Otros efectos del problema presupuestario son la sobre-exigencia al plantel docente e investigador de  innumerables  informes y avances y de la obligación de realizar publicaciones periódicas - sin importar su calidad- a fin de obedecer a la  “productividad académica” y sin reparo de sus condiciones salariales. ( Es necesario aclarar que el sueldo mínimo para un docente iniciado luego de invertir más de seis años de estudio es de $ 80, monto que es considerado acorde a la capacitación y al trabajo intelectual que debe desempeñar!!!) . Parafraseando la vieja frase inglesa “ publicar o perecer” se debería decir “ publicar y perecer”. Paralelamente, la reducción del personal no docente encargado de las tareas burocráticas esenciales  tales como la entrega del tan deseado título de graduación y el funcionamiento regular de los concursos para la cobertura de cargos docentes, redunda en la imposibilidad de oxigenar los ámbitos académicos (cada vez más “feudalizados”) y en el desinterés por parte de las camadas más jóvenes en continuar una carrera docente dentro de la universidad.

 

 Eso sí, aquellos docentes que han tenido el “privilegio” de acceder a una dedicación exclusiva- lo que no les permite realizar ninguna tarea fuera del ámbito universitario- se encuentran en la obligación de dictar de tres a cuatro asignaturas, afectandose el grado de actualización de las sub-áreas de la disciplina y la capacitación del estudiante a formar. Vale aclarar que no hemos considerado el aumento constante del número de alumnos que concurren a la universidad publica en búsqueda, por un lado, de una capacitación que les permita insertarse de cualquier manera en el cada vez más informal mercado de trabajo, y por otra, en la posibilidad –cada vez más incierta- de no tener que afrontar un arancel.

 

 

Comentario final

 

El paulatino deterioro de la función del estado de formar e investigar afectará, en el corto plazo, la posibilidad de generar una respuesta innovadora para la resolución de problemáticas de diversa índole y en  la esencial producción de valor agregado, aspecto clave en la constitución de un desarrollo autónomo y autosostenido. La aplicación de recetas foráneas, que nada tienen que ver con los propios problemas del país, en lugar de “solucionarlos”, los agravan. Es por tanto necesario comprender que la inversión en el presupuesto universitario coadyuvará en una mejora equitativa del conjunto de la sociedad, al ser el acceso a la educación uno de los elementos clave de la equidad social. Mientras no se revierta la actual situación, nos veremos postergados y la disparidad social será un proceso en continuo aumento.


 Artículo publicado en el Semanario Noticias y Protagonistas. Mar del Plata - Argentina.