Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18441 al 18460 
AsuntoAutor
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?El_conse =?UTF-8?
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?55=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?56=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
57/19 - VIAJANDO: Centro H
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
58/19 - VIAJANDO: Centro H
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?59=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?60=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?61=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?62=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?63=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?64=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?65=2F19_ Centro H
 << 20 ant. | 11 sig. >>
 
Noticias del Cehu
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18785     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 58/19 - VIAJANDO: Visitas a las comunidades originarias
Fecha:Martes, 27 de Agosto, 2019  01:06:32 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <centrohumboldt1995 @.....com>

NCeHu 58/19


 

Visitas a las comunidades originarias

 

El diez de octubre, despu√©s del almuerzo, fuimos a visitar el mercado artesanal ‚ÄúGuanaco Estepa‚ÄĚ, que se encontraba en la localidad de Dina Huapi, a poco m√¡s de quince kil√≥metros al nordeste del Centro de San Carlos de Bariloche, en la intersecci√≥n de las rutas veintitr√©s y cuarenta, formando parte de su conurbano.

El top√≥nimo Dina Huapi proven√≠a de ‚ÄúDina‚ÄĚ por Dinamarca y del mapudungun ‚Äúhuapi‚ÄĚ, isla. Es decir, ‚ÄúIsla danesa‚ÄĚ, en referencia a los primeros inmigrantes europeos no espa√Īoles de la zona; y la menci√≥n insular, por su ubicaci√≥n entre los r√≠os √Ďirihuau, Limay y el lago Nahuel Huapi.

Su clima era fr√≠o, pero, a diferencia de Bariloche, se caracterizaba por ser m√¡s seco, encontr√¡ndose en una zona de transici√≥n entre el bosque de con√≠feras y la estepa arbustiva, no presentando tantos atractivos naturales, sino la tranquilidad del lugar y la amabilidad de sus habitantes, que, en octubre de 2014, momento en que nos encontr√¡bamos all√≠, no llegaban a cuatro mil.

 

Localidad de Dina Huapi

 

 

‚ÄúGuanaco Estepa‚ÄĚ era una organizaci√≥n que reun√≠a a hilanderos y tejedores de la Estepa Patag√≥nica, tanto de zonas rurales como semi-urbanas de las provincias de R√≠o Negro, Neuqu√©n, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. En este caso, se trataba de artesanos del pueblo Mapuche, que complementaban econom√≠as de subsistencia. Y se caracterizaba por utilizar par√¡metros de protecci√≥n animal dentro del modelo de Econom√≠a Social y Solidaria.

Los productos textiles se desarrollaban a partir de fibras org√¡nicas originarias obtenidas de animales dom√©sticos como ovejas, llamas, chivos o conejos, y silvestres como guanacos, empleando t√©cnicas ancestrales para el hilado, en huso o rueca, y te√Īidos a partir de flora nativa o minerales de la regi√≥n, y tejidos en telar mapuche o w√Įtral, dos agujas o crochet.

Mercado artesanal ‚ÄúGuanaco Estepa‚ÄĚ

 

 

Artesanías realizadas por miembros de la comunidad mapuche

 

 

Ya avanzada la tarde nos desplazamos hacia la otra punta de Bariloche, alleg√¡ndonos hasta el barrio popular Virgen Misionera, en el oeste de la ciudad. Y en el trayecto, pudimos observar no solamente el ecotono entre la estepa y el bosque de con√≠feras, sino los picos semejantes a una catedral g√≥tica del majestuoso cerro Catedral.

 

En camino hacia el barrio popular Virgen Misionera

 

 

Vista de los picos del cerro Catedral desde el camino

 

 

Detalle de los picos del cerro Catedral

 

 

Y al arribar a la calle Tejada Gómez 7358, nos detuvimos para ingresar al predio de la Comunidad Mapuche Ranquehue, donde nos recibieron con una mesa de dulces preparados por las mujeres, quienes los vendían a un bajo precio.

 

Llegando a la Comunidad Mapuche Ranquehue

 

 

Dulces preparados por las mujeres de la comunidad

 

 

Las cocineras vendiendo sus productos

 

 

Mientras tanto degust√¡bamos una gran variedad de exquisiteces, afuera se estaba armando el fuego donde calentaron piedras; y algunos hombres se dedicaban al corte de hortalizas con el fin de armar el curanto para cocinar los alimentos que nos servir√≠an durante la cena.

 

Y mientras tanto afuera armando un fogón donde calentar piedras

 

 

Seleccionando la mejor materia prima

 

 

Cortando las hortalizas para hacer el curanto

 

 

El curanto consist√≠a en hacer un hoyo en la tierra, de aproximadamente quince cent√≠metros de profundidad, donde se colocaban piedras bochas (t√≠picas de los lagos del sur), que fueran calentadas previamente al rojo vivo en un fog√≥n. Sobre ellas armaron un colch√≥n de hojas de nalca o maqui donde pusieron todos los ingredientes, tanto de origen animal como vegetal, y los cubrieron nuevamente con hojas. Al poco tiempo comenzaron a salir algunos hilitos de humo para que luego la humareda impidiera vernos los unos a los otros; y fue entonces, que colocaron lienzos h√ļmedos para que no se perdiera el calor, tapando todo con abundante tierra, convirti√©ndose de esa manera en un verdadero horno a presi√≥n.

 

Calentando las piedras sobre las brasas

 

 

Cubriendo los alimentos con ramas

 

 

Comenzó a salir humo…

 

 

Una gran humareda nos impidió vernos entre nosotros

 

 

Taparon todo con lienzos h√ļmedos

 

 

Faltaba a√ļn cubrir todo con tierra

 

 

Luego enterraron todo…

 

 

Despu√©s de una hora y veinte minutos, desenterraron los alimentos, y todo estaba a punto. ¬¡Incre√≠ble!

 

Todo a punto. ¬¡Incre√≠ble!

 

 

Pasamos al sal√≥n y comenzamos a disfrutar de una cena maravillosa, no s√≥lo por la calidad de la comida y de la compa√Ī√≠a de nuestros amigos y colegas, sino por la hospitalidad de los miembros de la comunidad mapuche, que estuvieron atentos permanentemente a todos nuestros requerimientos.

 

Nos sirvieron los alimentos con gran cordialidad

 

 

Angie y Joao degustando las hortalizas

 

 

Nathan (Brasil) y Hortensia Frez (Chile) disfrutando del momento

 

 

Durante toda la cena los miembros de la comunidad mapuche

estuvieron atentos para atender todos nuestros requerimientos

 

 

Ana María Liberali