Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18441 al 18460 
AsuntoAutor
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?El_conse =?UTF-8?
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?55=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?56=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
57/19 - VIAJANDO: Centro H
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
58/19 - VIAJANDO: Centro H
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?art=C3=A Stella A
=?UTF-8?Q?59=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?60=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?61=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?62=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?63=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?64=2F19_ Centro H
=?UTF-8?Q?65=2F19_ Centro H
 << 20 ant. | 11 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 141     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 09/02
Fecha:Martes, 15 de Enero, 2002  20:07:03 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

ARGENTINA:
EL PUEBLO NO LUCHÓ POR ESTO
Escribe Horacio López
(Dirigente del Partido Comunista de Argentina)

Más allá de los distintos nombres de los que supuestamente se erigen en salvadores de la Argentina, la crisis capitalista en este país ha tocado fondo, al punto que el tradicional bipartidismo de la U.C.R. y el Partido Justicialista se encuentran imposibilitados de encontrar una salida a la situación actual.
Los cinco presidentes que tuvo la Argentina en los últimos 12 días ( De La Rúa, Puerta, Rodríguez Saá, Camaño y Duhalde) conforman un muestrario más que evidente de la degradación de un sistema político, que no sólo tocó fondo, sino que evidencia no tener ya capacidad para reproducir nuevas expectativas esperanzadas.

El poder de los Cacerolazos
Cuando el pueblo del país salió a las calles, a partir del 19 de Diciembre, espontáneamente y no tanto, con sus ruidosas cacerolas y sus consignas anti-políticos del sistema, y logró tumbar a un gobierno que ya no lo era en la práctica, comenzó a darse cuenta de la capacidad que puede adquirir una movilización popular. Al mismo tiempo que sonaban las cacerolas, en la Argentina profunda los más pobres se cobraban en los supermercados lo que un régimen neoliberal no fue capaz de darle, más allá de las maniobras que realizaban los punteros peronistas para echar más nafta al fuego.
La brutal represión, como no se veía desde la época de la dictadura, y en medio de un Estado de Sitio del cual se hizo caso omiso, intentó aplastar la generalizada reacción.
34 muertos -varios de ellos con balas precisamente dirigidas, lo que demuestra que no fueron balas perdidas- , fue el resultado del accionar de una dirigencia política desbordada, con complicidad de una policía siempre al servicio de los poderosos de turno.

Las maniobras del sistema
En su desesperación por acallar a una sociedad que los condenaba, y presionados por los factores del poder económico internacional -encabezados por Bush exigiendo un gobierno estable y dócil y capaz de controlar la situación, y por los españoles que con celeridad enviaron a Felipe González primero y a su canciller después, para exigir garantías a sus negocios en el país- , intentaron una salida institucional con la designación, por parte de la Asamblea Legislativa de Rodríguez Saá (gobernador de la provincia de San Luis) como nuevo presidente. La maniobra llevada a cabo con el nombramiento de un dirigente peronista de segunda línea, iba dirigida a evitar la interna feroz que comenzaba a desatarse en el seno del P.J. entre los candidatos presidenciables que se proponían para una elección que dicha Asamblea había resuelto convocar para el 3 de marzo.
Rodríguez Saá tuvo que renunciar a los 7 días de haber asumido, al no contar con el apoyo de los principales dirigentes de su partido, y al no poder evitar que el pueblo siguiera expresando que no quería más de los mismo.


Duhalde: la última trinchera
La Alianza no quería elecciones, sabiendo que había perdido toda credibilidad. El P.J. que seguía en su interna, comenzó a ver un escenario peligroso, pues con la Ley de Lemas acordada para el 3 de marzo, podían presentarse alternativas desde la centroizquierda y la izquierda que pusieran en peligro la gobernabilidad bipartidista. Entonces en una brusca maniobra de cúpulas (remedo del pacto de Olivos entre Menem y Alfonsín) le quitan todo apoyo a Rodríguez Saá y acuerdan que Duhalde asuma como nuevo presidente.
¿Quién es Duhalde? Nada más y nada menos que quien fuera vicepresidente de Menem, desde cuyo cargo avaló todas las reformas (privatizaciones de las empresas públicas y de las jubilaciones, flexibilización laboral, acuerdos con el FMI , etc.) del modelo neoliberal que implantó la pobreza extrema en la Argentina Pero además, como gobernador de la Provincia de Buenos Aires (1991-1999) dejó a la misma con un déficit fiscal de más de 2000 millones de dólares; mal vendió las empresas de Agua y Energía, y llevó la deuda provincial, mediante financiamiento proveniente del exterior, de 2500 millones a 5000 millones, sin contabilizar las deudas del Banco Provincia por un total de 2000 millones. La desocupación en la geografía bonaerense alcanzó cifras inéditas en su historia (más del 20%); la educación y la salud fueron prácticamente destruidas. Duhalde es uno de los máximos representantes de la dirigencia política que llevó a este país al desastre.
El sistema se juega su última carta con Duhalde. En su primer discurso como presidente prometió resolver los problemas más acuciantes, pero estos no se resolverán si la Argentina sigue atada a los designios del FMI. Y Duhalde ya mostró su verdadera cara: su intención de enviar al futuro canciller la próxima semana a Washington para negociar el pago de los intereses de la deuda externa, como una muestra de que la Argentina seguirá siendo un socio confiable para las transnacionales y el gran capital, así lo demuestra.

El pueblo no luchó por esto
En las consignas de las movilizaciones que noche a noche se siguen dando, en las marchas de la izquierda y diversas organizaciones sociales, la voluntad que se expresa como una exigencia es la de un cambio total, pidiendo que renuncien todos (Presidente, Diputados, Senadores, Corte Suprema) , reclamando elecciones generales para renovar la totalidad de los cargos políticos y el llamado a una Asamblea Constituyente que reforme de plano un sistema perimido y antipopular.
El Partido Comunista, Izquierda Unida y otras fuerzas de izquierda luchan además por la construcción de una Nueva Alternativa Política capaz de conducir este proceso hacia la liberación nacional y social.
En la medida en que el pueblo siga movilizado, siga repudiando a todos los políticos corruptos, seguirán en pié las garantías para un verdadero cambio popular en la Argentina.

 

Extraído de Correos para la Emancipación Nro 113, del 13 de enero de 2002.