Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18361 al 18380 
AsuntoAutor
337/18 - Conectivi Noticias
338/18 - Alimentos Noticias
339/18 - XXI ENCON Noticias
340/18 - O DESENVO Noticias
341/18 - VIAJANDO: Noticias
342/18 - CRISE, E Noticias
343/18 - América: Noticias
344/18 - EL TRANSP Noticias
345/18 - CONTRIBUC Noticias
346/18 - De la soc Noticias
=?UTF-8?Q?347/18_- Noticias
348/18 - A "Volta" Noticias
349/18 - El paradi Noticias
350/18 - EL XX ENC Noticias
351/18 - BLOG DEL Noticias
352/18 - A OCUPAÇÃ Noticias
353/18 - VIAJANDO: Noticias
354/18 - LOS HERBI Noticias
1/19 - EZLN: veint Noticias
2/19 - Retos y dud Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18712     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 354/18 - LOS HERBICIDAS Y SU IMPACTO SOBRE LA NATURALEZA Y LA SALUD HUMANA EN LA ARGENTINA
Fecha:Domingo, 30 de Diciembre, 2018  12:47:21 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 354/18
 

 

 

 

LOS HERBICIDAS Y SU IMPACTO SOBRE LA NATURALEZA Y LA SALUD HUMANA EN LA ARGENTINA

El caso del glifosato

 

Ana María Liberali

Centro Humboldt/ Universidad Nacional de Mar del Plata

Mar del Plata - Argentina

 

 

Impacto de los agrotóxicos sobre la naturaleza

Con la adopción gradual de un modelo de producción agrícola moderno e intensivo, el uso de agrotóxicos en la Argentina tiene una tendencia a incrementarse. De todos modos, esto no es parejo en todo el ámbito de la agricultura. Los cultivos que requieren mayor uso de plaguicidas son los hortícolas en los cinturones verdes; el algodón en el Chaco; la soja en la Pampa Húmeda; los frutales en el Alto Valle de Río Negro y el Noroeste, y el arroz en el Litoral.

La erosión y la pérdida de capacidad productiva de los suelos quitan extensas áreas de tierras agrícolas aptas potencialmente cada año. El abuso de fertilizantes y pesticidas trae la contaminación de la superficie y del agua de los acuíferos. Durante el período de inundación estos agroquímicos se expanden por los suelos y posteriormente se infiltran en las napas, siendo fuente de consumo de la población, en especial de la rural, que llega a los niveles máximos de mortalidad temprana del país.

La contaminación del aire se presenta como algo mucho más grave aún que la del agua o del suelo, e incluso que la de la desaparición definitiva de cierta flora o fauna, ya que nadie puede elegir lo que respira. Y si bien los más afectados serán los trabajadores y los habitantes de los campos fumigados, el sistema de vientos se encargará de expandir los venenos hasta el último rincón de la corteza terrestre.

 

Herbicidas y destrucción de la flora

Entre los herbicidas más utilizados en la Argentina se encuentran el Acetoclor, el Metolacloro, la Trifluralina, la Dinitroanilina (2-4D), y el Acetoclor + Prometrina, el Thidiazuron, entre otros. Y si bien todos los agroquímicos mencionados son específicos para determinadas malezas, presentan riesgos variables tanto para el ser humano y ciertos ejemplares de la fauna. Pero últimamente, el que más se aplica es el glifosato, que químicamente es una fosfonometil glicina, principio activo del Roundup (nombre comercial producido por Monsanto). Y aunque es considerado de baja toxicidad para animales y humanos, se trata de un herbicida total, no selectivo, de amplio espectro, desarrollado para la eliminación de hierbas y de arbustos, en especial los perennes. Es absorbido por las hojas y no por las raíces, y mata a las plantas debido a que suprime su capacidad de generar aminoácidos aromáticos.

 

Consecuencias sobre la salud humana

Sabemos que los agroquímicos producen efectos tóxicos agudos y crónicos. Los impactos de largo plazo (crónicos) sobre la salud humana pueden resultar tanto a partir de una única exposición a altas dosis de pesticidas, como también de exposiciones a lo largo de un extenso período de tiempo, aunque los niveles de exposición sean bajos. Pese a que la gente no sepa que estuvo expuesta, los problemas consecuentes pueden emerger muchos años luego de una exposición crónica a bajas dosis de pesticidas.

Los avances en el equipamiento analítico de laboratorio y en los procedimientos de investigación han facilitado la detección de concentraciones muy bajas de pesticidas y sus metabolitos en casi todo tipo de tejido humano.  De detectar rutinariamente partes por millón (miligramos por kilogramo) y más recientemente hasta tan poco como partes por trillón (pico gramos por kilogramo), ahora algunos laboratorios pueden medir concentraciones de hasta partes por quintillón (femtogramos por kilogramo). El desarrollo de métodos no invasivos de obtención de muestras, tales como la detección de pesticidas y sus metabolitos en orina, posibilitó el monitoreo de exposición pesticida en infantes y niños.  Hoy podemos afirmar con suma certeza que todo niño en el planeta está expuesto a pesticidas desde la concepción, a lo largo de su gestación y hasta la lactancia sin importar cuál fue su lugar de nacimiento.

En virtud de la vasta cantidad de pesticidas presentes en el ambiente y de la vasta cantidad de posibles tejidos “blanco” y destinos finales que a menudo difieren dependiendo de la etapa de la vida en que sucede la exposición, se torna evidente la necesidad de abandonar el condicionamiento de toda medida protectiva a la demostración científica de la inocuidad de estas sustancias basada en los criterios de peligrosidad recomendados por la OMS. (Kaczewer; 2009)

Para ubicar a los plaguicidas en los diferentes rangos de peligrosidad la OMS (Organización Mundial de la Salud) se basa en la toxicidad del plaguicida, medida a través de la Dosis Letal 50 (DL50). Este parámetro se define como un valor estadístico del número de miligramos del tóxico por kilo de peso, requerido para matar el 50% de una gran población de animales de laboratorio expuestos. Normalmente se expresa con un número, pero en algunos casos puede ser un rango. La DL50 en el caso de los plaguicidas, debe determinarse para las diferentes rutas de exposición (oral, dérmica y respiratoria) y en diferentes especies de animales. Normalmente la DL50 se expresa por vía oral y para ratas.

Así es como basándose en dichos criterios, la OMS ha determinado que los organoclorados están altamente vinculados con la generación de cáncer de mama, con la disminución de esperma y con alteraciones en el sistema nervioso central; mientras que los organofosforados son causantes de depresiones y muerte rápida por intoxicación.

Algunas de las consecuencias que puede traer el uso de estos biocidas van desde efectos cutáneos, reacciones alérgicas, fotoalérgicas, esterilidad masculina, lesiones hepáticas, depresión, enfermedades mentales, deformaciones en los fetos hasta neumonitis, cáncer o la muerte inmediata por intoxicación aguda. Más aún, los efectos residuales de tales sustancias pueden ser las causas de alteraciones o dolencias en la descendencia. Esto es, que algún agente contaminante, no sólo introducido en el organismo de manera directa (como tabaco, medicamentos, etc.), sino a través del agua o del aire, podría generar modificaciones en los genes, y, en consecuencia, afectar a las siguientes generaciones, fenómeno al que se denomina GENAMB (genes alterados por contaminación ambiental). Pero, además, la intoxicación puede generarse a partir del consumo de alimentos y bebidas contaminados, por ejemplo, el caso de organoclorados como dioxinas y furanos que ingresan a las plantas por las hojas y raíces en zanahorias, coles, lechugas y tubérculos en general, o a través de la ingestión de carne de animales que hayan pastado en campos fumigados.

 

Respecto del glifosato, si bien sus productores aseguran que es inocuo, recientes estudios confirman todo lo contrario.

La siguiente tabla resume una comparación de las aseveraciones de Monsanto, empresa creadora y mayor comercializadora mundial del glifosato, con los hallazgos de la investigación independiente.

Aseveraciones de Monsanto

Hallazgos de Investigaciones Independientes

El Roundup posee un bajo potencial irritativo para ojos y la piel y además no constituye un riesgo para la salud humana.

– El Roundup está entre los pesticidas más denunciados por ocasionar incidentes de envenenamiento en varios países.

– El Roundup ocasiona un espectro de síntomas agudos, incluyendo eczema recurrente, problemas respiratorios, hipertensión arterial y reacciones alérgicas.

El Roundup no ocasiona ningún efecto adverso reproductivo.

– En ensayos de laboratorio sobre conejos el glifosato produjo efectos dañinos duraderos sobre la calidad del esperma y el recuento espermático.

El Roundup no es mutagénico en mamíferos.

– En experimentos de laboratorio se observó daño en el ADN de órganos y tejidos de ratones.

El Roundup es ambientalmente seguro.

– En el medioambiente agrícola, el glifosato es tóxico para organismos benéficos del suelo y artrópodos predadores benéficos, e incrementa la susceptibilidad a enfermedades de los cultivos.

– El uso de glifosato en forestación y agricultura genera efectos indirectos perjudiciales en pájaros y pequeños mamíferos al dañar su provisión alimenticia y su hábitat.

– El contenido de POEA en el Roundup es letal para los renacuajos de tres especies de sapos terrestres y arbóreos en Australia. El gobierno australiano prohibió el uso de estos productos cerca de aguas.

– Dosis sub-letales de glifosato provenientes de la deriva dañan las comunidades de plantas silvestres y pueden afectar algunas especies situadas hasta a 20 metros del fumigador.

– El uso de glifosato en zonas arables ocasiona acronecrosis o gangrena regresiva en árboles perimetrales.

– El glifosato promueve el crecimiento poblacional de un caracol acuático que es el huésped intermedio de fasciolosis hepática en mamíferos.

– La degradación del glifosato por microorganismos en el agua puede estimular los efectos eutroficativos

 

El Roundup es rápidamente inactivado en el suelo y el agua.

– El glifosato es muy persistente en el suelo y los sedimentos.

– El glifosato inhibió la formación de nódulos fijadores de nitrógeno en trébol durante 120 días luego de su aplicación.

– Residuos de glifosato fueron hallados en lechuga, zanahoria y cebada cuando fueron plantados un año después de la aplicación de glifosato.

– Los fertilizantes en base a fosfatos pueden inhibir la degradación en suelo del glifosato.

El Roundup es inmóvil y no percola en los suelos.

– El glifosato puede disolverse fácilmente de las partículas del suelo en un amplio espectro de tipos de suelos. Puede ser extensivamente móvil y percolar hacia capas más profundas del suelo.

– El glifosato puede ser transportado por partículas del suelo en forma de deriva secundaria.

El Roundup no contamina el agua potable cuando es utilizado por autoridades locales sobre superficies duras.

– En Inglaterra, la Welsh Water Company detectó niveles de glifosato superiores al límite establecido por la Unión Europea todos los años desde 1993. El Inspectorado de Agua Potable recomienda que el glifosato sea monitoreado, especialmente en áreas donde es utilizado por autoridades locales sobre superficies duras.

Es virtualmente imposible que se desarrolle resistencia a glifosato en malezas.

– En 1996, se descubrió una gramínea forrajera resistente al glifosato en Australia.

El desplazamiento de genes desde cultivos transgénicos a especies convencionales o malezas y la transferencia horizontal ocurren a corta distancia y pueden manejarse con facilidad.

– En aquellos cultivos que han sido examinados, las densidades de polen son mucho más altas y sus patrones de dispersión difieren de los de campos grandes en comparación con aquellos constatados en lotes experimentales. La dispersión de polen por el viento sucede a distancias mucho mayores y a concentraciones más altas que las predichas por extrapolaciones a partir de cultivos experimentales. La transferencia genética desde cultivos de oleaginosas transgénicos es inevitable.

Los cultivos Roundup Ready reducirán los niveles de utilización de herbicidas.

– Los cultivos tolerantes a herbicidas intensificarán e incrementarán la dependencia del uso agrícola de herbicidas más que conducir a reducciones significativas. Una variedad de herbicidas tendrá que ser reintroducida para controlar voluntarios glifosato-resistentes y malezas resistentes.

Es virtualmente imposible que se desarrolle resistencia a glifosato en malezas.

– En 1996, se descubrió una gramínea forrajera resistente al glifosato en Australia.

El desplazamiento de genes desde cultivos transgénicos a especies convencionales o malezas y la transferencia horizontal ocurren a corta distancia y pueden manejarse con facilidad.

– En aquellos cultivos que han sido examinados, las densidades de polen son mucho más altas y sus patrones de dispersión difieren de los de campos grandes en comparación con aquellos constatados en lotes experimentales. La dispersión de polen por el viento sucede a distancias mucho mayores y a concentraciones más altas que las predichas por extrapolaciones a partir de cultivos experimentales. La transferencia genética desde cultivos de oleaginosas transgénicos es inevitable.

Los cultivos Roundup Ready reducirán los niveles de utilización de herbicidas.

– Los cultivos tolerantes a herbicidas intensificarán e incrementarán la dependencia del uso agrícola de herbicidas más que conducir a reducciones significativas. Una variedad de herbicidas tendrá que ser reintroducida para controlar voluntarios glifosato-resistentes y malezas resistentes.

Fuente: Impactos sanitarios y ambientales del glifosato: Las implicaciones del aumento en la utilización de glifosato en asociación con cultivos genéticamente modificados. Julio de 2001. Informe realizado por David Buffin y Topsy Jewell, miembros del Pesticide Action Network, UK. Tabla basada en datos de: Monsanto Company, 1985, Toxicology of Glyphosate and Roundup Herbicide. Monsanto Company, Department of Medicine and Environmental Health, Missouri, USA; Monsanto Company, Web Site: http://www.monsanto.com, 18th January 1998; Monsanto Advertising Supplements in Farmers*s Weekly, Roundup 91, 7 June 1991, and Roundup 92, 5th June 1992; Pesticide Outlook, Dec. 1997, Royal Society of Chemistry, Vol. 8, No. 6, pp3-4.

 

La mal reputada Monsanto recibió un golpe duro este viernes tras perder el primer juicio por herbicida de glifosato en Estados Unidos. Un jurado de San Francisco ordenó al gigante agroindustrial pagar casi 290 millones de dólares en daños a Dewayne Johnson por no advertir de que el glifosato que contenía su herbicida era cancerígeno. Johnson desarrolló un linfoma no Hodgkin incurable que, según él, apareció tras utilizar los productos de la compañía en los terrenos escolares de la ciudad de Benicia, en California, razón por la que demandó a la multinacional.

El juez encontró que la compañía actuó con "malicia" y que su herbicida Roundup, y su versión profesional RagenrPro, contribuyó "sustancialmente" a la enfermedad terminal de Johnson. La respuesta de la compañía, casi inmediata, fue que apelará el veredicto. "La decisión de hoy no cambia el hecho de que más de 800 estudios y revisiones científicas, y conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de EE UU, los Institutos Nacionales de Salud de los EE UU y las autoridades reguladoras de todo el mundo, respaldan el hecho de que el glifosato no causa cáncer, y no causa el cáncer del Sr. Johnson", sostuvo Scott Partridge, vicepresidente de Monsanto.

Johnson, de 46 años, sufre de un linfoma incurable no hodgkiniano, que atribuye al hecho de haber rociado los terrenos de la escuela para la que trabajaba entre 2012 y 2014 con RoundUp y RangerPro. El caso se basó en las conclusiones del Centro Internacional de Investigación del Cáncer, un organismo de la OMS, que desde 2015 catalogó al glifosato como "probablemente cancerígeno".

Es la primera vez que Monsanto, adquirido por la alemana Bayer en junio por 66.000 millones de dólares (53.373 millones de euros), se encuentra sobre el banquillo de los acusados por los potenciales efectos cancerígenos de estos productos que contienen glifosato, una controvertida sustancia. Los expertos coinciden que el veredicto puede abrir la puerta a centenares de nuevas demandas. El mayor productor de semillas transgénicas padece de una mala reputación y es una de las compañías más controvertidas en el universo corporativo global. No parece estar cerca de alejarse de esa fama.

https://elpais.com/internacional/2018/08/11/actualidad/1533943809_652713.html

 

Conclusiones

Mientras tanto, los gobernantes y productores de la Argentina continúan jactándose de los sorprendentes ingresos provenientes del sector agrario, pero evitando incorporar a los costos el cálculo de los gastos futuros que acarreará el impacto sobre la salud de la población por el uso irresponsable de agrotóxicos.

Para corroborar o bien profundizar este análisis se debería contar con una discriminada información sobre causas de muerte, como también sobre control de aguas por parte de las oficinas bromatológicas correspondientes a las áreas más afectadas.

 

 

Bibliografía

AGENCY FOR TOXIC SUBSTANCES AND DISEASE REGISTRY (ATSDR): http://www.atsdr.cdc.gov/toxfaq.html

ARDILA, Ayda (2004 a) “Bayer tras el velo corporativo”, en The Ecologist para España y Latinoamérica Nro 19 – Barcelona. Octubre – Noviembre. (p. 8).

BENACHOR, Nora y GILLES-ERIC Séraline (2008) “Glyphosate formulations induce apoptosis and necrosis in human umbilical, embryonic and placental cells”, en Chemical Research in Toxicology. Diciembre. Disponible en: http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/tx800218n

BRAILOVSKY, Antonio (1990) “La Nueva Forma de Envenenar”. Buenos Aires.

BRITISH CROP PROTECTION COUNCIL (BCPC): http://www.bcpc.org

CIENTÍFICOS POR LA ELIMINACIÓN DE LOS CONTAMINANTES: http://www.listas.net/ma/decops/decops1.htm

COMPENDIUM OF PESTICIDE COMMON NAMES: http://www.hclrss.demon.co.uk/index.html

ESCUDERO, José Carlos (1985) Lógica de la naturaleza, lógica del lucro: La desnutrición en América Latina, en Revista Salud y Sociedad Nro. 9 y 10. Córdoba.

KACZEWER, Jorge (2009) “Uso de agroquímicos en las fumigaciones periurbanas y su efecto sobre la salud humana”, en www. Observatoriodelglifosato.wordpress.com

LABORDE, Antonia (2018) Monsanto, condenado en EE UU por no advertir de que su herbicida podía ser cancerígeno, en https://elpais.com/internacional/2018/08/11/actualidad/1533943809_652713.html

LIBERALI, Ana María (2015) Impacto geográfico de la utilización de plaguicidas. El caso de la región algodonera del Chaco (1990-2010). Tesis doctoral en Ciencias Sociales y Humanas. Universidad Nacional de Luján. Luján.

PAN INTERNACIONAL. PESTICIDE ACTION NETWEK (RED DE ACCIÓN CONTRA PESTICIDAS): http://www.pan-international.org

PAN NORTE AMÉRICA. PESTICIDE ACTION NETWEK (RED DE ACCIÓN CONTRA PESTICIDAS): http://www.pesticideinfo.org/Index.html

PAN UK. PESTICIDE ACTION NETWEK (RED DE ACCIÓN CONTRA PESTICIDAS): http://www.pan-uk.org/

PENGUE, Walter A. (2000) “Cultivos Transgénicos. ¿Hacia dónde vamos?” Lugar Editorial. Buenos Aires. (208 pp.)

PESTICIDE INFORMATION DATABASES. CALIFORNIA DEPARTMENT OF PESTICIDE REGULATION, DPR. CALIFORNIA ENVIRONMENTAL PROTECTION AGENCY: http://www.cdpr.ca.gov/dprdatabase.htm

QUAGLIANO, Javier (2009) El ciclo de vida de los plaguicidas organofosforados en los agronegocios para la producción sustentable en la Argentina, en www.ciencianet.com, 3 de julio.

WOLANSKY, Marcelo Javier (2011) Plaguicidas y salud humana, en Ciencia Hoy. Revista de divulgación científica y tecnológica de la Asociación Civil Ciencia Hoy. Buenos Aires. Vol 21. Nro. 122. Abril-mayo- pp. 23-29.

 

 


 

 

 

 


Libre de virus. www.avast.com